Logo

Conocer es agradecer

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

En cierta ocasión una amorosa madre salvó a su hijita del incendio producido en su casa, pero sufrió gravísimas quemaduras en sus manos y brazos. Cuando la niña creció, ignorando qué provocó las terribles cicatrices en las manos de su madre, sintió vergüenza de su mamá cuando ella saludaba a alguien y tenía que mostrar las cicatrices. Llegó al punto de exigir a su madre que se comprara unos guantes y los usara en toda ocasión para cubrir aquellas horribles manos.

Un día, la hija le preguntó a su madre cómo fue que sus manos quedaron tan deformadas. Por primera vez la madre le relató la historia de cómo había salvado con aquellas manos la vida de su hijita. La hija rompió a llorar con lágrimas de asombro, gratitud y vergüenza. Comprendió cómo por su ignorancia había ofendido y rechazado a su mamá. Con lágrimas rodando por sus mejillas dijo:

«¡Oh, mamá! ¡Tus manos son las más bellas del mundo! ¡Nunca más las escondas!»

La cruz y la sangre de Cristo parecen un tema desagradable para muchas personas que no comprenden lo que significan. Para los creyentes son elementos preciosos de salvación y vida eterna.

Una respuesta

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR