Logo

Conocerse para estar ubicados

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

Necesitados de orejas. La concesión de orejas en el espectáculo de las corridas de toros es sinónimo de triunfo. Cuantas más pelúas, se dice, mejor. Generalmente, éstas son pedidas para el diestro de turno… pero lo inusual, lo imperdonable es que se pidan para … un subalterno.

Este es el caso de banderillero de Huelva apodado «Redondo». El peón mantenía una relación con una joven un tanto espesa, auditivamente hablando, vamos… una sorda hablando en buen español. Y la joven sorda, enamorada no se perdía ni una sola de las actuaciones de su amado, sin pasar exactamente desapercibida: lo llamaba a gritos, coreaba su nombre y distraía al subalterno a la menor ocasión.

Tuvo «Redondo» una gran actuación en banderillas con un toro, al que el diestro de turno realizó una gran faena. Así, el público, a la muerte del astado, pedía la oreja con insistencia la oreja para el diestro, al tiempo que la novia de «Redondo» exclamaba:

— La oreja pa Redondo, La oreja pa Redondo…

Y un espectador de los que había soportado a la particular Julieta durante todo el espectáculo, le susurró al oído:

— La oreja pa tí, muchacha, que te hace más falta que a Redondo…

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR