Logo

La jaula vacía

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

Una vez había un pastor en un pequeño pueblo de Nueva Inglaterra. Un domingo de Pascua llegó a la iglesia cargando una jaula de pájaros mohosa, doblada y vieja, y la colocó sobre el púlpito.

Se fruncieron varios ceños y, a manera de contestación, el pastor Thomas comenzó a hablar. «Estaba caminando por el pueblo ayer, cuando vi un niño joven caminando hacia mí meciendo esta jaula de pájaros. En el fondo de la jaula, habían tres pequeños pajarillos salvajes, temblando de frío y de miedo. Detuve al muchacho y le pregunté, ¿Qué llevas ahí, hijo?»

— «Son tan sólo unos viejos pájaros,» fue la respuesta.

— «¿Y qué vas a hacer con ellos?» le pregunté.

— «Los voy a llevar a casa y me voy a divertir con ellos,» me contestó.. «Voy a molestarles y a sacarles las plumas y hacerles pelear. Voy a pasar un buen rato.»

— «Pero te vas a cansar de esos pajarillos tarde o temprano. ¿Qué harás con ellos entonces?» — «Tengo unos gatos,» dijo el muchacho. «Les gustan los pájaros. Se los llevaré a ellos.» El pastor estuvo callado un momento.

— «¿Cuánto quieres por esos pájaros, hijo?»

«¡Eh! Usted no quiere estos pájaros, señor. Son tan solo unos simples pájaros viejos del campo. No cantan. ¡Ni siquiera son bonitos! »

— «¿Cuánto?» preguntó el pastor otra vez.

El niño miró al pastor como si estuviera loco y le dijo, «¿$10?»

El pastor buscó en su bolsillo y sacó un billete de diez dólares. Los colocó en la mano del muchacho. En un segundo, el niño desapareció. El pastor levantó la jaula y suavemente la llevó al final del callejón, donde había un árbol y un césped. Poniendo la caja en el piso, abrió la puerta y, golpeando suavemente los barrotes, convenció a los pájaros que salieran, liberándoles.

Bueno, eso explicaba la jaula vacía sobre el púlpito, y entonces el pastor comenzó a contar su historia.

Un día Satanás y Jesús estaban conversando. Satanás acababa de venir del Jardín del Edén y estaba jactándose y vanagloriándose. «Si, señor, acabo de capturar al mundo lleno de gente allá abajo. Me hice una trampa, utilicé carnada que sabía que ellos no podían resistir. ¡Los agarré a todos!»

— «¿Qué vas a hacer con ellos?» preguntó Jesús.

— «¡Me voy a divertir! Voy a enseñarles como casarse y luego divorciarse, como odiarse y abusarse mutuamente, como beber y fumar, maldecir. Les voy a enseñar como inventar las armas y bombas y que se maten unos a otros. ¡Me voy a divertir de verdad!»

— «¿Y qué harás cuando termines con ellos?» preguntó Jesús.

— «Oh, los mataré,» exclamó Satanás orgullosamente.

— «¿Cuánto quieres por ellos?» preguntó Jesús.

— «Oh, tú no quieres a esas personas. No valen nada. Los tomarás y simplemente te odiarán. ¡Te escupirán, te maldecirán y te matarán! ¡Tú no quieres a esa gente!»

— «¿Cuánto?», preguntó nuevamente.

Satanás miró a Jesús y, mofándose, dijo, «Todas tus lágrimas y toda tu sangre.»

Jesús dijo, «¡Hecho!» Entonces Él pagó el precio.

El pastor levantó la jaula, abrió la puerta, y se fue del púlpito.

Reflexiona; «Nunca pienses que la Tierra y todos tus pecados sean imposibles de purificar por Su Sangre. ¡Una sola gota bastaría!».

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR