Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Ezequiel 18: El alma que peque, morirá

Ezequiel 18:1  El alma que peque, morirá[a] Vino a mí palabra de Jehová, diciendo:

Algunas personas del pueblo de Judá creían que estaban siendo castigadas por los pecados de sus antepasados, no por los suyos propios. Ellos pensaban de esta manera porque era lo que enseñaban los Diez Mandamientos. Ezequiel enseñó que la destrucción de Jerusalén era debido al deterioro espiritual en generaciones previas. Pero esta creencia en la vida corporativa de Israel condujo a fatalismo e irresponsabilidad. Así que Ezequiel dio la nueva póliza de Dios para su tierra porque el pueblo había interpretado mal la antigua. Dios juzga a cada persona individualmente, a pesar de que con frecuencia sufrimos los efectos de pecados cometidos por aquellos que nos precedieron. Dios no nos castiga por el pecado de otros. Y no podemos utilizar los errores de la gente como excusa por nuestros pecados. Cada persona es responsable ante Dios por sus acciones.

Ezequiel 18:2  «¿Qué pensáis vosotros, los que en la tierra de Israel usáis este refrán,[b] que dice: “Los padres comieron las uvas agrias, y a los hijos les dio dentera”?[c] 

El énfasis en la solidaridad colectiva condujo a la falsa suposición de que el individuo no era personalmente responsable de sus pecados. Ezequiel cita tres generaciones para mostrar que cada uno sufre las consecuencias de su propios pecados. Cada ejemplo contiene una amplia relación de conductas rectas y torcidas.

Ezequiel 18:3  »Vivo yo, dice Jehová, el Señor, que nunca más tendréis por qué usar este refrán en Israel.

Ezequiel 18:4  He aquí que todas las almas son mías: como el alma del padre, así el alma del hijo es mía. El alma que peque esa morirá. 

Ezequiel 18:5  »El hombre que es justo, que actúa conforme al derecho y la justicia;

Ezequiel 18:6  que no come sobre los montes ni alza sus ojos a los ídolos de la casa de Israel; que no viola a la mujer de su prójimo ni se une a la mujer menstruosa;

Comiere sobre los montes : De acuerdo con Deuteronomio 12:7, Deuteronomio  12:18, los israelitas comerían sus ofrendas sólo donde Dios lo determinase. Ni violare la mujer de su prójimo : Véase 22.11. El adulterio está prohibido en Exodo 20:14; Deuteronomio 22:22. Ni se llegare a la mujer menstruosa.

Ezequiel 18:7  que no oprime a nadie, sino que al deudor devuelve su prenda; que no comete robo alguno; que da su pan al hambriento y cubre con vestido al desnudo;[d]

Oprimiere : Normalmente el rico se aprovecha del pobre.

Ezequiel 18:8  que no presta con interés o con usura; que retrae su mano de la maldad y practica verdaderamente la justicia entre unos y otros;

No prestare a interés : El cobrar intereses se prohíbe en Levítico 25:36; Deuteronomio 23:19-20.

La Ley de Moisés poseía reglas acerca del recargo de intereses para prevenir que se tomara ventajas a costa de los pobres o de los compañeros israelitas.

Ezequiel 18:9  que camina en mis ordenanzas y guarda mis decretos a fin de actuar rectamente, este es justo y vivirá,[e] dice Jehová, el Señor. 

Ezequiel 18:10  »Pero si engendra un hijo ladrón y sanguinario que hace alguna cosa de estas,

La segunda generación es impía y pagará por sus pecados.

Ezequiel 18:11  y no hace las otras, sino que come sobre los montes, viola a la mujer de su prójimo,

Ezequiel 18:12  oprime al pobre y necesitado, comete robos y no devuelve la prenda, alza sus ojos hacia los ídolos y comete abominación,

Devolver la prenda se refiere a que el prestador le permita al deudor usar su manto (que entregó como garantía) todas las noches mientras durara el período de préstamo. Sin el manto, el deudor tendría frío por la noche.

Ezequiel 18:13  presta a interés y con usura, ¿vivirá este? ¡No vivirá! Todas esas abominaciones cometió y, de cierto, morirá: su sangre caerá sobre él. 

Ezequiel 18:14  »Pero si este engendra un hijo que ve todos los pecados que cometió su padre, pero que, aun viéndolos, no los imita:

Ezequiel 18:15  no come sobre los montes ni alza sus ojos a los ídolos de la casa de Israel, a la mujer de su prójimo no viola,

Ezequiel 18:16  no oprime a nadie, no retiene la prenda ni comete robos, da de su pan al hambriento y cubre con vestido al desnudo,

Ezequiel 18:17  aparta su mano del pobre[f] y no cobra interés o usura, guarda mis decretos y anda en mis ordenanzas, este no morirá por la maldad de su padre: de cierto vivirá.

Ezequiel 18:18  Pero su padre, por cuanto hizo agravio, despojó violentamente al hermano e hizo en medio de su pueblo lo que no es bueno, he aquí que él morirá por su maldad. 

La tercera generación es piadosa y vivirá. El pecado de su padre no le será atribuido, pero su impío padre morirá.

Ezequiel 18:19  »Y si preguntáis: “¿Por qué el hijo no llevará el pecado de su padre?”. Pues porque el hijo actuó conforme al derecho y la justicia, guardó todos mis estatutos y los cumplió, de cierto vivirá.

Un pecador que se apartare de sus caminos, vivirá, y si el justo se apartare de su justicia y cometiere maldad . . . morirá. Cada persona es juzgada por sus obras. De ahí que se inste a todos a convertirse.

Ezequiel 18:20  El alma que peque, esa morirá. El hijo no llevará el pecado del padre ni el padre llevará el pecado del hijo;[g] la justicia del justo recaerá sobre él y la impiedad del impío recaerá sobre él. 

Ezequiel 18:21  El camino de Dios es justo (Ez 33. 10-20) »Pero si el impío se aparta de todos sus pecados que cometió, y guarda todos mis estatutos y actúa conforme al derecho y la justicia, de cierto vivirá: no morirá.

Ezequiel 18:22  Ninguna de las transgresiones que cometió le será recordada; por la justicia que practicó, vivirá.

Ezequiel 18:23  ¿Acaso quiero yo la muerte del impío? dice Jehová, el Señor. ¿No vivirá, si se aparta de sus malos caminos?[h]

Dios es un Dios de amor, pero también es un Dios de perfecta justicia. Su amor perfecto hace que sea misericordioso con aquellos que reconocen sus pecados y se vuelven a El, pero no puede hacer la vista gorda con los que pecan voluntariamente. La gente malvada muere tanto física como espiritualmente. Dios no se goza con la muerte de ellos. El preferiría que se volvieran a El y que tuvieran vida eterna. Del mismo modo, no debemos regocijarnos por las desgracias de los inconversos. En vez de eso, debemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para atraerlos a la fe.

Ezequiel 18:24  Pero si el justo se aparta de su justicia, y comete maldad y actúa conforme a todas las abominaciones que el impío hizo, ¿vivirá él? ¡Ninguna de las justicias que hizo le serán tenidas en cuenta! Por su infidelidad que cometió, por el pecado que cometió, por ello morirá. 

Ezequiel 18:25  »Y si decís: “No es recto el camino del Señor”, oíd ahora, casa de Israel: ¿No es recto mi camino? ¿No son vuestros caminos los torcidos?

Una típica respuesta infantil ante el castigo es decir: «¡No es justo!» En realidad, Dios es justo, pero nosotros hemos quebrantado las leyes. No es Dios quien debe vivir de acuerdo con nuestras ideas de justicia, sino nosotros debemos vivir de acuerdo con las suyas. No desperdicie mucho tiempo buscando los pretextos para eludir la ley de Dios, en vez de eso, viva de acuerdo a sus normas.

Ezequiel 18:26  Apartándose el justo de su justicia y cometiendo iniquidad, él morirá por ello; por la iniquidad que hizo, morirá.

Ezequiel 18:27  Pero apartándose el impío de su impiedad que hizo y actuando conforme al derecho y la justicia, hará vivir su alma.

Ezequiel 18:28  Porque miró y se apartó de todas sus transgresiones que había cometido, de cierto vivirá: no morirá.

Ezequiel 18:29  Si aún dice la casa de Israel: “No es recto el camino del Señor”; ¿no son rectos mis caminos, casa de Israel? ¡Ciertamente, vuestros caminos no son rectos! 

Ezequiel 18:30  »Por tanto, casa de Israel, yo os juzgaré a cada uno según sus caminos,[i] dice Jehová, el Señor. Convertíos y apartaos de todas vuestras transgresiones, y no os será la iniquidad causa de ruina.

La solución de Ezequiel a los problemas que respectan a la culpa heredada es para que cada persona tenga un cambio de vida. Esto es obra de Dios en nosotros y no algo que podamos hacer por nuestra propia cuenta. Lo realiza el Espíritu Santo. Si renunciamos a la dirección que lleva nuestra vida de pecado y rebelión, y nos volvemos a Dios, El nos dará un nuevo rumbo, un nuevo amor y un nuevo poder para cambiar. Usted puede comenzar por fe, confiando en el poder de Dios para cambiar su corazón y mente. Luego determine vivir cada día bajo su control.

Ezequiel 18:31  Echad de vosotros todas vuestras transgresiones con que habéis pecado, y haceos un corazón nuevo y un espíritu nuevo.[j] ¿Por qué moriréis, casa de Israel?

Un corazón nuevo y un espíritu nuevo. Transgresiones, pesha: Rebelión, quebrantamiento, o pecado. Pesha viene del verbo pasha que significa «rebelarse, armar una revuelta, o quebrantar». Transgresión, como sustantivo o verbo, tenía que ver con una revuelta contra la Ley, Dios o el gobierno, y constituía una violación de las normas establecidas. Pesha se prodría describir como una «rebelión», o como un «salir en contra de». Isaias 53:5 declara que el Mesías fue herido a causa de nuestras transgresiones (pesha), y el versículo 12 lo muestra intercediendo por los transgresores (pasha)

Ezequiel 18:32  Porque yo no quiero la muerte del que muere, dice Jehová, el Señor. ¡Convertíos, pues, y viviréis![k]

    Páginas: 1 2 3

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar