Logo

La tentación

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

Un hombre con problemas de obesidad había decidido dejar de comer, sobre todo, aquello que le hacía mal y nutría su obesidad.

 
Un día, al pasear por cierta avenida en la cual se hallaba una repostería dijo: «no pasaré cerca de esa tienda» y… después de un momento dijo: «bueno… ¿qué de malo hay en que pase por el frente?».
 
Con esto en mente se acercó poco a poco a la tienda y… una vez estando frente a los pastelillos dijo: «¿qué puede pasarme si entro a la tienda… finalmente… no compraré ni un solo pastelillo» y entró a la tienda con esta idea. Ya estando dentro dijo: «bueno y… ¿que tiene de malo que compre un pastelillo y le dé solo una mordida?» y efectivamente, compró un pastelillo y lo mordió. A estas alturas ya había sucumbido a la tentación.
 
La tentación es tan sutil en determinadas circunstancias que, aparentemente, no nos damos cuenta en qué momento se cede ante ella y se engendra al pecado; y aún cuando detectamos la sospecha de que hay peligro en tal o cual asunto, no lo detenemos a tiempo cuando hay escasez de dedicación y consagración.

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR