Logo

Morir por otro, gracias Señor por ocupar mi lugar

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

Franciszek Gajowniczek estaba preso en un campo nazi en Auschwitz cuando escapó un compañero de prisión. La disciplina aplicada cuando alguien escapaba era seleccionar a diez hombres al azar y encerrarlos en una celda donde se les dejaba morir de hambre. Cuando Gajowniczek oyó leer su nombre, sollozó diciendo:«!Mi mujer y mis hijos!» En aquel momento, un sacerdote franciscano y compañero de cárcel llamado Koble se adelantó y dijo: «Yo moriré en su lugar. No tengo ni mujer ni hijos…» El comandante del campo le concedió su petición.

Años más tarde fueron liberados. Desde entonces, Gajownizek ha vuelto cada año a Auschwitz el 14 de agosto para recordar al hombre que murió por él en aquella fecha en 1941. Y en su patio ha puesto una placa para honrar a este sacerdote y recordar a otros su gran sacrificio.

¿Serías capaz de hacerlo tú? Pues Jesucristo lo hizo, por ti, y por aquel que aún hoy le desprecia… Esperando que se arrepienta y se vuelva para decirle ¡Te amo Señor, gracias por ocupar mi lugar!

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR