Logo

No juzgues a nadie

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

Un médico entró en el hospital de prisa después de haber sido llamado para una cirugía urgente. Contestó a la llamada lo más rápido que pudo, se cambió de ropa y se fue directamente al quirófano.

Encontró el padre del niño yendo y viniendo en la sala de espera. Al verlo, el padre gritó:

«»¿Por qué tomaste todo este tiempo por venir? ¿No sabes que la vida de mi hijo está en peligro? ¿No tienes sentido de responsabilidad?»

El médico sonrió y dijo:

«»Lo siento, no estaba en el hospital y vine lo más rápido que pude después de recibir la llamada. Y ahora, me gustaría que te calmaras para que yo pueda hacer mi trabajo»

«¿Calmarme? ¿Qué pasaría si su hijo se encontrara en esta habitación ahora mismo, se calmaría? ¿Si su hijo se muere ahora qué harías?», Dijo el padre enojado

El médico volvió a sonreír y contestó:

«Diría lo que dijo Job en la Biblia: Del polvo venimos y al polvo volveremos, bendito sea el nombre de Dios. Los médicos no pueden prolongar la vida. Vé e intercede por tu hijo, vamos a hacer todo lo posible por la gracia de Dios»

«Dar consejos cuando no estamos en el problema es tan fácil», murmuró el padre.

La cirugía tardó algunas horas. El médico salió feliz y dijo al Padre:

«¡Gracias a Dios, tu hijo se ha salvado!»

Y sin esperar la respuesta del padre siguió su camino corriendo. «Si tienes alguna pregunta, pregúntale a la enfermera!»

«¿Por qué es tan arrogante? ¿No podía esperar algunos minutos para que hablarme sobre el estado de mi hijo?, comentó el padre, al ver la enfermería poco después de que el médico se fuera.

La enfermera respondió, con lágrimas por su rostro:

«Su hijo murió ayer en un accidente de autos, estaba en el cementerio en el entierro cuando se le llamó para la cirugía de su hijo. Ahora que le salvó la vida, se fue corriendo para terminar el entierro de su hijo.»

Nunca juzgues a nadie, porque nunca se sabe cómo es su vida en cuanto a lo que le está sucediendo o lo que le está pasando.

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Apocalipsis 2: La carta a Éfeso

Escribe al ángel de la Iglesia de Éfeso: Estas cosas las dice el Que sostiene las siete estrellas en Su mano derecha y anda en medio de los siete candelabros de oro. Yo conozco tus obras; es decir, tu brega y tu firme constancia; y sé que no puedes soportar a los malos, y que has puesto a prueba a los que se llaman…

Continuar Leyendo »

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR