Logo

Por qué tardaste tanto

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

Hubo una vez dos mejores amigos. Ellos eran inseparables, eran una sola alma. Por alguna razón sus caminos tomaron dos rumbos distintos y se separaron.

Yo nunca volví a saber de mi amigo hasta el día de ayer, después de 10 años, que caminando por la calle me encontré a su madre.

La saludé y le pregunté por mi amigo. En ese momento sus ojos se llenaron de lágrimas y me miró a los ojos diciendo: murió ayer….

No supe qué decir, ella me siguió mirando y pregunté cómo había muerto.

Ella me invitó a su casa, al llegar allá me ofreció sentarme en la sala vieja donde pasé gran parte de mi vida, siempre jugamos mi amigo y yo. Me senté y ella comenzó a contarme la triste historia.

«Hace 2 años le diagnosticaron una rara enfermedad, y su cura era recibir cada mes una transfusión de sangre durante 3 meses, pero recuerdas que su sangre era muy rara?, igual que la tuya….

Estuvimos buscando donadores y al fin encontramos a un señor vagabundo.

Tu amigo, como te acordarás, era muy testarudo, no quiso recibir la sangre del vagabundo. Él decía que de la única persona que recibiría sangre sería de ti, pero no quiso que te buscáramos.

Él decía todas las noches: no lo busquen, estoy seguro que mañana si vendrá…. Así pasaron los meses, y todas las noches se sentaba en esa misma silla donde estás sentado y oraba para que te acordaras de Él y vinieras a la mañana siguiente.

Así acabó su vida y en la última noche de su vida, estaba muy mal, y Sonriendo me dijo: madre mía, yo sé que pronto mi amigo vendrá, pregúntale por qué tardó tanto y dale esa nota que está en mi escritorio».

La señora se levantó, regresó y me entregó la nota que decía:

«Amigo mío, sabía que vendrías, tardaste un poco pero no importa, lo importante es que viniste. Ahora te estoy esperando en otro sitio espero que no tardes en llegar, pero mientras tanto quiero decirte que todas las noches oré por ti.

Ah, por cierto, te acuerdas por qué nos distanciamos? sí, fue porque no te quise prestar mi pelota nueva, ja ja, qué tiempos…. Éramos insoportables,
bueno pues quiero decirte que te la regalo y espero que te guste mucho. Te quiere mucho: tu amigo por siempre.»

«No dejes que tu orgullo pueda más que tú corazón…

La amistad es como el mar, se ve el principio pero no el final».

Y dije: Hasta aquí llegarás, y no pasarás adelante, Y ahí parará el orgullo de tus olas? Job 38:11.

Altivez de ojos, y orgullo de corazón, Y pensamiento de impíos, son pecado. Proverbios 21:4.

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR