Logo

Qué bueno

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

Cuentan que un rey tenía un consejero que ante circunstancias adversas siempre decía: “Que bueno, que bueno, que bueno”. Pasó que un día andando de cacería, el rey se cortó un dedo del pie y el consejero exclamó: “Que bueno, que bueno, que bueno” El rey cansado de esta actitud, lo despidió y el consejero respondió: “Que bueno, que bueno, que bueno”.

Tiempo después, el rey fue capturado por otra tribu para sacrificarlo ante su dios. Cuando lo preparaban para el ritual, vieron que le faltaba un dedo del pie y decidieron que no era digno para su divinidad al estar incompleto, dejándolo en libertad.

El rey ahora entendía las palabras de su consejero y pensó: “Que bueno que haya perdido el dedo gordo del pie, de lo contrario ya estaría muerto”.

Mandó llamar a palacio al consejero y le agradeció. Pero antes le preguntó por que dijo “Que bueno” cuando fue despedido. El consejero respondió: “Si no me hubiese despedido, habría estado contigo y como a ti te habrían rechazado, a mí me hubieran sacrificado”.

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR