Logo

El empujón del águila

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

El águila empujó gentilmente sus hijitos hacia la orilla del nido. Su corazón se aceleró con emociones conflictivas, al mismo tiempo en que sintió la resistencia de los hijos a sus insistentes empujones.

¿Por qué la emoción de volar tiene que comenzar con el miedo de caer? pensó ella. El nido estaba colocado bien en el alto de un pico rocoso. Abajo, solamente el abismo y el aire para sustentar las alas de los hijos. ¿Y si justamente ahora esto no funcionase ? pensó ella…

A pesar del miedo, el águila sabí­a que aquel era el momento.  Su misión estaba presta a ser completada; restaba todaví­a una tarea final: el empujón.

El águila se llenó de coraje.  Mientras sus hijos no descubriesen sus alas no habrí­a propósito para sus vidas. Mientras ellos no aprendieran a volar no comprenderí­an el privilegio que era nacer águila.

El empujón era el mejor regalo que ella podí­a ofrecerles.  Era su supremo acto de amor. Entonces, uno a uno, ella los precipitó hacia el abismo.

¡Y ellos volaron!

A veces, en nuestras vidas, las circunstancias hacen el papel del águila. Son ellas las que nos empujan hacia el abismo. Y quien sabe…

Tal vez sean ellas, las propias circunstancias, las que nos hacen descubrir que tenemos alas para volar…

Que hermosa comparación, no entendemos muchas veces los reveses que trae la vida, pero cuando lo comprendemos damos gracias a Dios por ellos, nos aportan mucho conocimiento y madurez y es cuando podemos dar fruto, asi como estos pichones aprendieron a volar, vuela tu en la libertad que da Cristo y depende de Su amor y gracia que tiene cada dí­a, Su cuidado es el mas tierno y nos entiende como nadie, por eso se hizo hombre.

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR