Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Ester 8: Decreto de Asuero a favor de los judíos

Nuestra respuesta inicial a la historia de Amán es decir que obtuvo lo que se merecía. Pero la Biblia nos lleva a hacernos preguntas más profundas: «¿Cuánto hay de Amán en mí?», «¿Deseo controlar a otros?», «¿Me siento amenazado cuando los demás no me aprecian como yo creo que debieran hacerlo?», «¿Busco venganza cuando mi orgullo es atacado?» Confiese estas actitudes a Dios y pídale que las reemplace con una actitud de perdón. De otra manera, la justicia de Dios se encargará de resolver el problema.

Amán: Alcanzó gran poder, fue el segundo en mando después de Asuero, rey de Persia; pero tenía sus debilidades y cometió sus errores: El deseo de controlar a los demás y recibir honor era su meta mayor; Fue cegado por su arrogancia y presunción; Planeó el asesinato de Mardoqueo y construyó una horca para él; Orquestó el plan para masacrar al pueblo de Dios de todo el imperio

De su vida aprendemos que: El odio será castigado; Dios tiene un registro sorprendente por hacer que planes perversos se vuelvan en contra de quienes los diseñan; La soberbia y la presunción serán castigados; La insaciable sed de poder y de prestigio resulta autodestructiva

A Amán le encontramos en Susa, capital de Persia de ocupación: Segundo en jerarquía en todo el imperio. Esposo de Zeres. Contemporáneo de Asuero, Mardoqueo, Ester.

    Páginas: 1 2 3

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar