Logo

Ezequiel 22: Los pecados de Jerusalén

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

Ezequiel 22:26 Sus sacerdotes violaron mi Ley y contaminaron mis santuarios; entre lo santo y lo profano no hicieron diferencia, ni distinguieron entre inmundo y limpio.[m] De mis sábados apartaron sus ojos, y yo he sido profanado en medio de ellos.

Se suponía que los sacerdotes debían mantener pura la adoración a Dios y debían enseñar al pueblo la vida recta. Sin embargo, Dios se había vuelto algo común para ellos, ignoraban el día de reposo y se negaban a enseñar al pueblo. Ya no cumplían más con los deberes que Dios les había dado. Cuando llevar a cabo la obra de Dios ya no es más importante que cualquier otra tarea secular, dejamos de darle a Dios la reverencia que merece. En lugar de bajar a Dios a nuestro nivel, deberíamos subir al suyo.

Ezequiel 22:27 Sus jefes en medio de ella son como lobos que arrebatan la presa: derraman sangre para destruir las vidas, para obtener ganancias injustas.

Ezequiel 22:28 Sus profetas recubrían con lodo suelto, profetizando vanidad y prediciéndoles mentira, diciendo: ‘Así ha dicho Jehová, el Señor’, y Jehová no había hablado.[n]

Ezequiel 22:29 El pueblo de la tierra oprimía y robaba; al afligido y necesitado hacía violencia y al extranjero oprimía contra derecho.

Ezequiel 22:30 Busqué entre ellos un hombre que levantara una muralla y que se pusiera en la brecha delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la destruyera; pero no lo hallé.

Y busqué entre ellos hombre: Probablemente, no tanto un simple individuo, sino un rey que pudiese guiar al pueblo en justicia.

brecha, perets: Una abertura, fisura, grieta, especialmente una grieta en la muralla. Perets viene del verbo parats, que quiere decir: «abrir, romper o penetrar». Perets aparece unas 25 veces. Dos versículos muestran que las brechas o las grietas deben ser reparadas. El versículo anterior se refiere a las ruinas físicas y espirituales de Sion, y el otro al tabernáculo de David. En esta referencia, el pararse sobre la brecha es una metáfora que alude a una acción intercesora. Hay una brecha entre Dios y el hombre que un intercesor intenta reparar.

La intercesión en la guerra espiritual, La guerra de la fe. Fue un día muy triste en la historia de Israel cuando Dios mandó a Ezequiel a profetizar contra los pecados de Jerusalén, declarando así que no tenía otra alternativa sino juzgar la tierra. Este capítulo describe una condición tan vergonzosa, que el mismo Dios finalmente grita: «¡Basta ya!» Entonces el Señor hace un sorprendente pronunciamiento: esto pudo haberse evitado si sólo uno hubiera venido ante su presencia a interceder a favor de la tierra. Sucintamente declaró: «¡Busqué a ese hombre!»

El texto dice: «Y busqué entre ellos hombre… que se pusiese en la brecha delante de mí, a favor de la tierra». Esto identifica claramente este pasaje con una intercesión. Ninguna frase en la Escritura describe con mayor certeza la obra de un intercesor que la frase: «delante de mí, a favor de». El intercesor siempre viene «ante Dios, a favor» de otros.

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR