Logo

Job 19: Job confía en que Dios lo justificará

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

Job 19:1  Job confía en que Dios lo justificará[a] Respondió entonces Job y dijo:

En su quinta respuesta, Job ruega piedad a sus amigos, quienes se han convertido en sus más crueles verdugos. Aunque las esperanzas de recuperación parecen desvanecerse, y todavía se queja amargamente de la forma brutal en que Dios lo ha tratado, Job expresa su firme convicción de que al final será reivindicado por Dios su redentor. Concluye con una advertencia dirigida a sus amigos.

Job 19:2  «¿Hasta cuándo angustiaréis mi alma y me moleréis con palabras?

Job 19:3  Ya me habéis insultado diez veces, ¿no os avergonzáis de injuriarme?

Es muy fácil señalar los defectos o los pecados de alguien. Los amigos de Job lo acusaron de pecador para hacerlo sentir culpable, no para alentarlo ni corregirlo. Si sentimos que debemos reprender a alguien, debemos asegurarnos de que estamos confrontando a esa persona porque la amamos, no porque estemos enojados, incomodados o porque estemos buscando culparlo.

Job 19:4  Aun siendo verdad que yo haya errado, sobre mí recaería mi error.

Job 19:5  Pero si vosotros os jactáis contra mí, y contra mí alegáis mi oprobio,

Job 19:6  sabed ahora que Dios me ha derribado, y me ha atrapado en su red.

Job sintió que Dios estaba tratándolo como un enemigo cuando, en realidad, Dios era su amigo y lo tenía en alta estima. En medio de la dificultad, Job señaló a la persona equivocada. Era Satanás, no Dios, el enemigo de Job. Debido a que los israelitas ponían mucho énfasis en la causa final de las cosas, creían que tanto el bien como el mal provenían de Dios. También pensaban que la gente era responsable por sus propios destinos. Sin embargo, el poder maligno que anda suelto en este mundo es el culpable de mucho del sufrimiento que experimentamos. En el versículo 7, Job continúa clamando para que Dios lo escuche.

Job 19:7  Yo grito: “¡Agravio!”, pero no se me oye; doy voces, pero no se me hace justicia.

Job 19:8  Dios ha cercado con valla mi camino y no puedo pasar; y sobre mis veredas ha tendido tinieblas.

Job 19:9  Me ha despojado de mi gloria y ha quitado la corona de mi cabeza.[b]

Job 19:10  Por todos lados me ha arruinado, y perezco; ha hecho que pase mi esperanza como un árbol arrancado.

Job 19:11  Hace arder contra mí su furor y me tiene por uno de sus enemigos.

Job 19:12  A una vienen sus ejércitos, se atrincheran contra mí, y acampan en derredor de mi morada.

Job 19:13  »Hace que de mí se alejen mis hermanos, y que mis conocidos, como extraños, se aparten de mí.[c]

Job 19:14  Mis parientes se detienen; mis conocidos me olvidan.

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR