Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Salmo 22: Un grito de angustia y un canto de alabanza

Salmo 22:1 Un grito de angustia y un canto de alabanza[a] Al músico principal; sobre Ajelet-sahar.[b] Salmo de DavidDios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?[c] ¿Por qué estás tan lejos de mi salvación y de las palabras de mi clamor?

Dios mío , Dios mío : Cuando estaba en la cruz, el Cristo lacerado gritó estas palabras. El infierno es el castigo que nos condena a una total separación de Dios a causa del pecado; la situación del que se siente completamente desamparado . Jesús vivió esta experiencia a causa de nuestros pecados y en nuestro lugar, para que fuésemos librados de ello.

Detalles de la muerte del Mesías, la venida del Mesías. En este salmo hay varias profecías que se cumplieron en la muerte de Jesús. Echemos un vistazo a cuatro de ellas. Primero, se predice las burlas del populacho. Las mismas expresiones se escucharon de labios de los principales sacerdotes ante la cruz. Segundo, el versículo 16 específicamente predice que sus manos y sus pies serían traspasados. Esto se cumplió en la muerte de Jesús. Además, el echar suertes por la vestimenta de Jesús fue profetizado en el versículo 18. Pero quizá la declaración más significativa en todo el salmo está en el versículo 1, el cual Jesús citó desde la cruz. La palabra «desamparado» describe la soledad del amado Hijo, que lleva el pecado del mundo. Jesús carga con la sentencia de la humanidad, no sólo la de muerte, sino también con la sentencia de la separación de Dios. En ese momento Jesús experimentó el momento más oscuro de su vida y lo sobrellevó por nosotros.

David hizo una descripción sorprendentemente acertada del sufrimiento que el Mesías soportaría cientos de años más tarde. Es obvio que David estaba pasando por una gran prueba, pero en medio de su sufrimiento, al igual que el Mesías venidero, obtuvo la victoria. Jesús, el Mesías, citó este versículo cuando estaba colgado de la cruz llevando la carga de nuestros pecados. No era una queja, sino una apelación urgente a Dios.

Este salmo es frecuentemente citado en los Evangelios del NT en relación con la crucifixión de Jesús. Constituye un paralelo del tema del siervo sufriente de Isaías 53.

Salmo 22:2 Dios mío, clamo de día y no respondes; y de noche no hay para mí descanso.

Salmo 22:3 Pero tú eres santo, tú que habitas entre las alabanzas de Israel.

Como Dios habita entre las alabanzas , rendirle tributo de adoración es la vía para disfrutar plenamente de su presencia. El concepto aquí es que la alabanza realza la gloria de Dios y permite a quienes la tributan escuchar la respuesta de su soberano celestial. A través del Espíritu Santo esta respuesta de lo alto puede adoptar formas diversas, tales como profecía, sanidades, milagros, consolación, un llamado al silencio o al temor reverentes, la convicción de pecado y la salvación de los pecadores. Este versículo debe servir de orientación y modelo en los momentos de la adoración colectiva e individual.

El establecimiento del trono de Dios, La Adoración y el Reino. Los Salmos fueron el himnario de alabanzas de la iglesia primitiva, y como tal están llenos de principios completamente aplicables para la vida neotestamentaria de hoy. Muy pocos principios son más esenciales para nosotros que éste: la presencia del poder del Reino de Dios se relaciona directamente con la práctica de la alabanza a Dios. El verbo «habitar» indica que siempre que el pueblo de Dios exalte su nombre, el Señor estará dispuesto a manifestar el poder de su reino, de la manera más apropiada, según la situación. Este hecho lleva a muchos a concluir que, de una manera muy real, la alabanza crea un espacio para la presencia, y prepara un lugar específico, para que Dios more en medio de su pueblo. Algunos han elegido la frase «establecer su trono» para describir este «habitar» de Dios en nuestro medio, gracias a nuestra adoración y bienvenida acompañada de alabanzas. Dios aguarda por nuestra adoración, llena de un espíritu de alabanza, para apresurar la «llegada» de su reino y la realización de su voluntad entre los seres humanos. Nosotros no manipulamos a Dios sino que nos alineamos con la gran verdad del reino: suyo es el poder, y nuestro el privilegio (y responsabilidad) de darle la bienvenida en nuestro medio, ya sea en la esfera privada, social, nacional o internacional..

Salmo 22:4 En ti esperaron nuestros padres; esperaron y tú los libraste.

La alabanza : senda hacia la presencia de Dios, La senda de la Alabanza. Sin lugar a dudas, aquí se enseña una de las cosas más excitantes y notables de la alabanza honesta y sincera: la alabanza traerá la presencia de Dios. Aunque Dios está presente dondequiera, hay una manifestación única de su dominio, que se revela de manera particular en una atmósfera de alabanza. Aquí encontramos el remedio para los momentos cuando nos sentimos solos, abandonados o deprimidos. ¡Alabar! No importa cuan simple sea, compón tu canción y testifica de la bondad de Dios en tu vida. El resultado : ¡Dios entrará! Su presencia vivirá (morará) en nuestras vidas. La palabra «habitar» (del hebreo yawshab significa «sentarse, permanecer, establecerse, o casarse». Es decir, Dios hace más que visitarnos cuando le alabamos, su presencia permanece con nosotros y establecemos una relación cada vez más fuerte con él. Permitamos que esta verdad haga crecer nuestra fe y nuestra confianza, y nos libere de las molestias, el tormento y la esclavitud satánicas. Notemos como el texto utiliza simultáneamente estas tres palabras: «alabar», «esperar» y «liberar».

Salmo 22:5 Clamaron a ti y fueron librados; confiaron en ti y no fueron avergonzados.

Salmo 22:6 Pero yo soy gusano[d] y no hombre;[e] oprobio de los hombres y despreciado del pueblo.[f]

Cuando otros nos desprecian y se burlan de nosotros, nos tratan como si fuéramos menos que humanos. Después de tanta degradación, uno, como el rey David, se siente como gusano. Cuando sintamos el aguijón del rechazo, debemos tener en mente la victoria que Dios nos promete

Salmo 22:7 Todos los que me ven se burlan de mí; tuercen la boca y menean la cabeza,[g] diciendo:

Salmo 22:8 «Se encomendó a Jehová, líbrelo él; sálvelo, puesto que en él se complacía».[h]

El escarnio de la turba que al pie de la cruz pedía a Dios la liberación de Jesús, aparece en Mateo 27:40-43.

Salmo 22:9 Pero tú eres el que me sacó del vientre, el que me hizo estar confiado desde que estaba en el regazo de mi madre.

Salmo 22:10 A ti fui encomendado desde antes de nacer; desde el vientre de mi madre, tú eres mi Dios.

Salmo 22:11 No te alejes de mí, porque la angustia está cerca y no hay quien me ayude.

El cuidado amoroso de Dios no comienza el día que nacemos ni concluye el día que morimos, sino que va con nosotros desde antes de nacer y nos acompaña por el largo camino de la eternidad. La única ayuda segura que recibimos en la vida proviene de Dios, cuyo cuidado se prolonga más allá de la existencia terrenal. ¿Cómo puede una persona rechazar semejante amor?

Salmo 22:12 Me han rodeado muchos toros; fuertes toros de Basán me han cercado.[i]

La tierra de Basán, localizada al este del mar de Galilea, era conocida por su ganado fuerte y bien alimentado. Debido a sus campos de cultivo, a menudo fue llamada el granero de Palestina.

Salmo 22:13 Abrieron contra mí su boca como león rapaz y rugiente.

Basán : Era una región ideal para la cría de ganado, al este del mar de Galilea, donde se cultivaban granos. Los toros bravos son temibles cuando atacan a alguien, lo mismo que el león cuando persiguen a su presa.

Salmo 22:14 He sido derramado como el agua y todos mis huesos se descoyuntaron. Mi corazón fue como cera, derritiéndose dentro de mí.

Salmo 22:15 Como un tiesto se secó mi vigor[j] y mi lengua se pegó a mi paladar. ¡Me has puesto en el polvo de la muerte!

«Tieso» es un fragmento de cerámica o un trozo de barro seco al sol.

Salmo 22:16 Perros me han rodeado; me ha cercado una banda de malignos; desgarraron mis manos y mis pies.[k]

Perros : Alude generalmente a todo tipo de gente malvada. Lo de horadar las manos y los pies se cumplió literalmente cuando Jesús fue crucificado.

Salmo 22:17 ¡Contar puedo todos mis huesos! Entre tanto, ellos me miran y me observan.

Salmo 22:18 Repartieron entre sí mis vestidos y sobre mi ropa echaron suertes.[l]

Vestidos : Esto se cita en los cuatro Evangelios en relación con el reparto de las vestimentas de Cristo entre los soldados que echaron suertes sobre ellas cuando crucificaron a Jesús.

Robarle a una persona todo, aun su ropa, dejándolo desnudo y desamparado, es un gran insulto a la dignidad humana. Jesús el Mesías sufriría esta experiencia humillante en la cruz. La mayoría de nosotros nunca conoceremos la vergüenza y el sufrimiento de quedarse sin dinero y desnudo en un lugar público, como les sucedió a muchos de los judíos durante la Segunda Guerra Mundial o a los desamparados que hoy viven en las calles de nuestra ciudad. Sin embargo, cualquiera de nosotros se sentiría desnudo si algún pecado nuestro, ya sea secreto o no, es descubierto. En ese momento, necesitaremos clamar como el salmista: «Fortaleza mía, apresúrate a socorrerme».

Salmo 22:19 Mas tú, Jehová, ¡no te alejes! Fortaleza mía, ¡apresúrate a socorrerme!

Salmo 22:20 Libra de la espada mi alma, del poder del perro mi vida.

Salmo 22:21 Sálvame de la boca del león y líbrame de los cuernos de los toros salvajes.

De aquí en adelante el salmo cambia el tema de la crucifixión por el de la resurrección.

Salmo 22:22 Anunciaré tu nombre a mis hermanos; en medio de la congregación te alabaré.[m]

David alabaría a Dios en la congregación porque su liberación en privado merecía un testimonio público. Dios interviene maravillosamente para liberarnos cuando estamos sufriendo calladamente, y debemos estar preparados para ofrecer alabanza pública por su ayuda.

El equivalente en el NT del término congregación , utilizado en el AT, es iglesia, a cuyos miembros Jesús llama sus «hermanos»

Salmo 22:23 Los que teméis a Jehová, ¡alabadlo! ¡Glorificadlo, descendencia toda de Jacob! ¡Temedlo vosotros, descendencia toda de Israel!,

Salmo 22:24 porque no menospreció ni rechazó el dolor del afligido, ni de él escondió su rostro,
sino que cuando clamó a él, lo escuchó.

Salmo 22:25 De ti será mi alabanza en la gran congregación; mis votos pagaré delante de los que lo temen.

Salmo 22:26 Comerán los humildes hasta quedar saciados; alabarán a Jehová los que lo buscan;
vivirá vuestro corazón para siempre.

Salmo 22:27 Se acordarán y se volverán a Jehová todos los confines de la tierra, y todas las familias de las naciones adorarán delante de ti,

Cuando se recuerda algo, ello viene a la mente y entonces se actúa.

Salmo 22:28 porque de Jehová es el reino y él regirá las naciones.

Salmo 22:29 Comerán y adorarán todos los poderosos de la tierra; se postrarán delante de él todos los que descienden al polvo, aun el que no puede conservar la vida a su propia alma.

Esto se refleja en Filipenses 2:9-11, donde se dice que toda rodilla se postrarán delante del Señor de todas las cosas.

Salmo 22:30 La posteridad lo servirá; esto será contado de Jehová hasta la postrera generación.

Salmo 22:31 Vendrán y anunciarán su justicia; a pueblo no nacido aún, anunciarán que él hizo esto.

Las generaciones del mañana dependen de nuestra fidelidad presente. De la manera en que enseñamos a nuestros hijos acerca de Dios, ellos enseñarán a sus hijos y a los hijos de sus hijos. Si no les hablamos de Dios a nuestros hijos, estaremos rompiendo la cadena de la influencia de Dios en las generaciones venideras. Debemos vislumbrar a nuestros hijos y a toda la gente joven con la que nos encontramos como los futuros líderes de Dios. Si somos fieles en las oportunidades que se nos presentan hoy, estaremos afectando el futuro.

Si queremos que nuestros hijos sirvan a Dios, deben escucharnos hablar de El. No basta que la iglesia o los que tienen más conocimiento les impartan educación cristiana. Las lecciones de las Escrituras deben ser

Cristo en los Salmos

Los judíos y los cristianos han creído por mucho tiempo que muchos salmos se refieren al Mesías prometido a la vez que a acontecimientos del momento. Como el Mesías tenía que ser un descendiente de David, se esperaba que muchos de los salmos acerca de la realeza se aplicaran a El. Los cristianos se han dado cuenta de que muchos de los pasajes parecen describir con todo detalle los hechos de la vida y de la muerte de Cristo. Jesús mismo con frecuencia citaba los salmos. Casi todo lo que sucedió en la crucifixión y la mayoría de las palabras de Jesús en sus horas finales fueron profetizados en los salmos. La siguiente es una lista de las principales referencias que aparecen allí y que pertenecen a Cristo.

Cumplimiento en el Nuevo Testamento
El Mesías sería el Hijo de Dios: Hebreos 1:5-6
Se levantaría de entre los muertos: Lucas 24:5-7
Experimentaría la agonía de la crucifixión: Mateo 26, 27
Echarían suertes por su ropa: Mateo 27:35; Juan 19:23-24
Tendría sed en la cruz Juan 19:28
Anunciaría el nombre del Padre: Hebreos 2:12
huesos no serían quebrantados Juan 19:36-37
Vendría para hacer la voluntad de Dios: Hebreos 10:5-7
Una persona allegada lo traicionaría: Lucas 22:48
Su Reino sería eterno: Hebreos 1:8-9
Ascendería a los cielos Efesios 4:8-10
Lo consumiría el celo por su casa Juan 2:17
Se le ofrecería hiel y vinagre para saciar su sed en la cruz: Mateo 27:48
Sería descendiente de David: Lucas 1:31-33
Regresaría para juzgar al mundo 1 de Tesalonicences 1:10
Es hijo de David y Señor de David: Mateo 22:44
Es el Sumo Sacerdote eterno: Hebreos 6:20
Es rechazado por muchos pero aceptado por Dios: 1 se Pedro 2:7-8

Suplica individual: sufrimiento y victoria. Mesianico.

Este Salmo es un ejemplo del género literario súplicas individuales. Las súplicas o lamentos individuales forman el grupo más numeroso del salterio. Surgen de tres tipos de circunstancias:

1) acusaciones falsas u opresión de los enemigos;
2) penitencia por pecado personal
3) enfermedad o incapacidad. Su estructura es similar a las súplicas colectivas; aunque se presentan muchas variaciones, las partes comunes son las siguientes:

a) Clamor del salmista por ayuda
b) súplica altamente figurativa
c) confesión de confianza
d) Petición, expresada en un deseo o por imperativos: “Oye, responde”
e) un argumento adicional como una apelación al cuidado de Dios, una oración de confesión, o una declaración de inocencia
f) un voto de alabanza pública
g) expresión de confianza de haber sido oído y de la respuesta.

El Salmo 22 surge de una experiencia de sufrimiento muy intenso. El que sufre se siente muy solo, abandonado, pero sigue confiando en Dios. Podría ser de una experiencia de David, pero no podemos limitar el Salmo a su contexto original; seguramente mira hacia adelante al Mesías sufriente. El salmista no hubiera entendido toda esta aplicación al Mesías, pero su propio sufrimiento prefiguraba el de Cristo y su poesía era profética porque era inspirada por el Espíritu de Dios. Según Pedro, David: Siendo, pues, profeta y sabiendo que Dios le había jurado con juramento que se sentaría sobre su trono uno de su descendencia, y viéndolo de antemano, habló .

La exégesis judía entendió varios versículos del Salmo como dichos del Mesías. Jesús y los autores del NT vieron en ello muchos detalles que fueron cumplidos en la crucifixión de Jesús. Se destacan la exactitud con que aquí se describe lo que Cristo sufrió en la cruz, también la humildad del que sufre y la visión de salvación a las naciones. Además de las divisiones en párrafos podríamos hablar de los versículos 1-21 como “El poder de las tinieblas” y los versículos 22-31 como “El gozo de la victoria”.

1. Clamor por socorro, versículos 1, 2

El salmista no entiende por qué tiene que sufrir tanto, por qué Dios retira su presencia y su protección. Es el grito de muchos que sufren; se sienten completamente solos y abandonados. Dios mío, Dios mío nos hace pensar en Cristo desde el principio del Salmo, pues son las palabras que él clamó desde la cruz.

2. Confesión de confianza, versículos 3-5

El salmista no flaquea en su fe. La santidad es otro aspecto de la fidelidad y la misericordia de Dios; ya que Dios ha respondido en el pasado, el salmista apela a su fidelidad. Recordar cómo Dios ha respondido en el pasado siempre fortalece nuestra fe.

3. Descripción del problema, versículos 6-8

Yo soy un gusano muestra la humildad del que sufre. Cuando se pisa una serpiente, resiste y muerde; pero el gusano es lo opuesto. El salmista se siente muy despreciable. El cumplimiento pleno en el Siervo sufriente, el Mesías, es evidente. En Isaías 41-53 hay varios ecos de este versículo (Isa_41:14; Isa_52:14; Isa_49:7; Isa_50:6; Isa_53:3).

Además del terrible sufrimiento físico, sufrió la burla. Los que se burlaron de Jesús en la cruz usaron las mismas palabras que el versículo 8 ( Mateo 27:43; Marcos1:11).

4. Apelación a su relación con Dios, versículos 9-11

El salmista apela a los propósitos de Dios; Dios lo había llamado; había disfrutado de buena comunión con él. Todo esto hizo más horrible el sufrimiento del abandono de Dios. ¡Cuán solo estaba Cristo en la cruz! Nadie le ayudó; aun Dios, el Padre, lo abandonó, sufrimiento que los creyentes en Cristo nunca tendrán que soportar.

5. Descripción del sufrimiento, versículos 12-18

La estrofa es la descripción de un sufrimiento espantoso. Uno podría pensar que es una descripción hiperbólica, pero a la luz de su cumplimiento en Cristo y la explicación del NT, es claro que por inspiración el salmista está profetizando lo que sucedería cuando Cristo muriera por nuestros pecados. La descripción tan exacta de lo que sufrió Jesús es sorprendente.

Los pobres comerán y serán saciados

Muchos toros, los malvados y poderosos se juntaron contra él. Estiraron su cuerpo; Causaron terrible dolor en sus manos y pies; tenía mucha sed; echaron suertes sobre su ropa. Cristo mismo citó este Salmo cuando moría en la cruz.

6. Petición por auxilio, versículos 19-21

Como en todos los salmos de súplica, el salmista clama a Dios por ayuda. Usa muchas figuras para hacer más fuerte el clamor.

7. Alabanza por la respuesta, versículos 22-24

El salmista siempre está seguro de la respuesta de Dios. ¡Me has respondido! ¡Qué grito de victoria! Esto también requiere una respuesta de parte del orador: que lo anuncie a sus hermanos. Hemos de alabar a Dios por sus respuestas a nuestras oraciones y hacerlo de tal manera que los otros también adoren a Dios.

Pero, se hace la pregunta: En el caso de Cristo, ¿recibió la respuesta? La respuesta se encuentra en la resurrección de Cristo, y lo demás de este Salmo habla de la victoria que incluye la victoria del Mesías.

8. Voto y testimonio de alabanza, versículos 25-28

El salmista, agradecido a Dios, promete alabarle en la gran congregación. Sigue enfatizando su responsabilidad de hacer que toda la congregación le alabe por lo que hace en respuesta a su clamor.

El versículo 26 sigue dando motivos de alabanza. Los que buscan a Dios lo encuentran; los que piden pan serán saciados; Dios responde al clamor de su pueblo. La última frase indica que su respuesta no se limita a lo físico, incluye lo espiritual; también se presenta como un vistazo de la vida eterna. El versículo siguiente confirma este enfoque espiritual.

Cuando Dios actúa la gente quiere conocerlo. Aquí se nota un énfasis misionero: todos los pueblos adorarán a Dios. Este enfoque universal y el énfasis en el reino de Dios confirman el carácter profético y mesiánico del Salmo.

9. Enfoque misionero de la alabanza, versículos 29-31

Esta estrofa sigue el énfasis misionero, que ciertamente concuerda con el carácter mesiánico del Salmo. Se postrarán; el texto heb. dice “comerán y adorarán”. La verdad de Filipenses 2:10 está bien expresada aquí: Para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla. No pueden conservar la vida hace claro que el ser humano no es dueño de su propia vida; todos tendrán que reconocer el señorío de Dios. Lo importante es que reconozcan al Mesías de Dios mientras que todavía viven en esta vida.

A menudo el salmista habla de las consecuencias de servir y alabar a Dios. Nuestra confianza en Dios, nuestra alabanza y nuestro anuncio de lo que Dios ha hecho afectarán a las próximas generaciones. Hoy más que nunca la gente está consciente de la historia. Muchos dicen que ya sabemos que el hombre es dueño de su historia. Tienen razón al decir que las decisiones de esta generación van a determinar la historia de la próxima; pero no somos dueños de la historia sino mayordomos. Dios es Señor de la historia; el ha ordenado que las decisiones tengan valor y él las va tejiendo en la trama de la historia.

El Salmo empieza con angustia pero termina con un grito de victoria: ¡El hizo esto! En el desarrollo de la historia de la redención sucedió lo mismo; lo que parecía todo un fracaso con todos los seres humanos alienados de Dios, precisamente por lo que sufrió Jesucristo en la cruz, tiene un clímax victorioso: la resurrección y la vida eterna con Dios. ¡El hizo esto!

Cristo en el Salmo 22

Este salmo mesiánico nos ofrece un aspecto profético y conmovedor de la muerte de Cristo, desamparado de su Padre por el amor que nos ampara a nosotros, usando una fórmula que tiene un triple significado:

(1) Por amor a nosotros.

(2) En nuestro favor.

(3) En nuestro lugar.

Y que de forma magistral podemos ver en los siguientes pasajes del NT:

1. Marcos14:24 : “Esto es mi sangre del pacto, la cual es derramada a favor de muchos.”

2. Lucas 22:19 : “Esto es mi cuerpo que por vosotros es dado. Haced esto en memoria de mí.”

3. Galatas2:20 : “Con Cristo he sido juntamente crucificado, y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en la carne, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios, quien me amó y se entregó por mí.”

4. Galatas3:13 : “Cristo nos redimió de la maldición de la ley al hacerse maldición por nosotros (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero).”

5. Romanos5:6 : “Porque aún siendo nosotros débiles, a su tiempo Cristo murió por los impíos.”

6. Romanos5:8 : “Pero Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.”

7. Romanos8:32 : “El que no eximió ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros.”

8. Romanos14:15 : “No arruines por tu comida a aquel por quien Cristo murió.”

9. 1 de Corintios_11:24 : “Tomad, comed. Esto es mi cuerpo que por vosotros es partido.”

10. 2 de Corintios_5:15 : “Y él murió por todos para que los que viven ya no vivan más para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos.”

11. 2 de Corintios_5:21 : “Al que no conoció pecado, por nosotros Dios le hizo pecado, para que nosotros fuéramos hechos justicia de Dios en él.”

12. Efesios 5:2 : “Y andad en amor, como Cristo también nos amó y se entregó a sí mismo por nosotros como ofrenda y sacrificio en olor fragante a Dios.”

13. 1de Tito 2:6 : “Quien se dio a sí mismo en rescate por todos…”

14. Hebreos 5:1 : “Pues todo sumo sacerdote que es tomado de entre los hombres es constituido para servicio a favor de los hombres delante de Dios, para que ofrezca ofrendas y sacrificios por los pecados.”

15. Hebreos 9:24 : “Porque Cristo no entró en un lugar santísimo hecho de manos, figura del verdadero, sino en el cielo mismo, para presentarse ahora delante de Dios a nuestro favor.”

16. 1 de Pedro 2:21 : “Pues para esto fuisteis llamados, porque también Cristo sufrió por nosotros.”

17. 1 de Juan 3:16 : “En esto hemos conocido el amor; en que él puso su vida por nosotros.”

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar