Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

1 de Samuel 16: David, ungido rey para suceder a Saúl

1 de Samuel 16:1 David, ungido rey para suceder a Saúl (16.1–31.13) Samuel unge a David[a] Dijo Jehová a Samuel: –¿Hasta cuándo llorarás por Saúl, habiéndolo yo rechazado para que no reine sobre Israel? Llena tu cuerno de aceite y ven, te enviaré a Isaí de Belén, porque de entre sus hijos me he elegido un rey.

Isaí de Belén, nieto de Rut y Booz, se hallaba en la línea del pacto de Abraham. Belén está aproximadamente a 16 km de Ramá en territorio de Judá, lo cual colocaba a la monarquía dentro de la línea de la profecía de Genesis 49:10, «no será quitado el cetro de Judá». Me he provisto : Saúl fue la selección del pueblo; Dios le proporcionaría ahora al pueblo alguien que él había seleccionado, «un varón conforme a su corazón». Saúl fue designado comandante o príncipe, mientras que David iba a ser coronado rey .

1 de Samuel 16:2 Samuel preguntó: –¿Cómo iré? Si Saúl lo supiera, me mataría. Jehová respondió: –Toma contigo una becerra de la vacada, y di: “A ofrecer sacrificio a Jehová he venido”.

Toma contigo una becerra : El Señor no está autorizando a Samuel a mentir, pero Samuel debe ofrecer un sacrificio a Jehová y toma un animal con ese propósito. No se le revela a Saúl todo el propósito del viaje de Samuel.

1 de Samuel 16:3 Invita a Isaí al sacrificio y yo te enseñaré lo que has de hacer; me ungirás al que yo te diga.

1 de Samuel 16:4 Hizo, pues, Samuel como le dijo Jehová. Luego que él llegó a Belén, los ancianos de la ciudad[b] salieron a recibirlo con miedo, y le preguntaron: –¿Es pacífica tu venida?

Los ancianos . . . salieron a recibirle con miedo : Ello indica que durante el tiempo del rechazo y la declinación de Saúl, Samuel retenía aún gran parte de su autoridad como juez y como sacerdote.

1 de Samuel 16:5 –Sí, vengo a ofrecer sacrificio a Jehová; santificaos[c] y venid conmigo al sacrificio –respondió él. Luego santificó él a Isaí y a sus hijos, y los invitó al sacrificio.

Samuel santificó a Isaí y a sus hijos para prepararlos para presentarse ante Dios en adoración o para ofrecer un sacrificio. Si desea más información acerca de la ceremonia de purificación.

1 de Samuel 16:6 Aconteció que cuando ellos vinieron, vio él a Eliab, y se dijo: «De cierto delante de Jehová está su ungido».

1 de Samuel 16:7 Pero Jehová respondió a Samuel: –No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre, pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón. 

Saúl era alto y atractivo. Era un hombre que impresionaba por su buena apariencia. Samuel pudo haber estado buscando alguien que se pareciera a Saúl para ser el siguiente rey de Israel, pero Dios le advirtió que no juzgara sólo por las apariencias. Cuando la gente juzga sólo por las apariencias externas, pueden pasar por alto a individuos que carecen de cualidades físicas particulares que la sociedad admira en ese momento. Pero la apariencia no revela lo que la gente es en realidad, ni sus verdaderos valores.

Afortunadamente, Dios juzga por la fe y el carácter, no por las apariencias. Y debido a que sólo Dios puede ver el interior, sólo El puede juzgar a las personas con precisión. La mayoría de las personas invierten horas cada semana en mantener su apariencia externa. Deberían hacer aún más para desarrollar su carácter interior. Mientras todo el mundo puede ver su cara, sólo usted y Dios saben como es por dentro. ¿Qué pasos está tomando para mejorar la actitud de su corazón?

1 de Samuel 16:8 Entonces llamó Isaí a Abinadab y lo hizo pasar delante de Samuel, el cual dijo: –Tampoco a este ha escogido Jehová.

1 de Samuel 16:9 Hizo luego pasar Isaí a Sama. Pero Samuel dijo: –Tampoco a este ha elegido Jehová.

1 de Samuel 16:10 Hizo luego pasar Isaí siete hijos suyos delante de Samuel; pero Samuel dijo a Isaí: –Jehová no ha elegido a estos.

1 de Samuel 16:11 Entonces dijo Samuel a Isaí: –¿Son estos todos tus hijos? Isaí respondió: –Queda aún el menor, que apacienta las ovejas. Y dijo Samuel a Isaí: –Envía por él, porque no nos sentaremos a la mesa hasta que él venga aquí.

1 de Samuel 16:12 Envió, pues, por él, y lo hizo entrar. Era rubio, de hermosos ojos y de buen parecer.[d] Entonces Jehová dijo: «Levántate y úngelo, porque este es».

Rubio : Se refiere a su tipo físico.

1 de Samuel 16:13 Samuel tomó el cuerno del aceite y lo ungió en medio de sus hermanos. A partir de aquel día vino sobre David el espíritu de Jehová.[e] Se levantó luego Samuel y regresó a Ramá. 

Como en el caso de Saúl, el Espíritu de Jehová acompaña el ungimiento de David por Samuel. Desde ese momento Dios comienza a preparar a David: guía todos los detalles de su vida, aunque todavía faltan algunos años para que ascienda al trono. David tiene ahora alrededor de 15 años. Este es el primero de los tres ungimientos que experimentará; más adelante será ungido rey de Judá y, siete años después, rey de todo Israel.

David fue ungido rey, pero se hizo en secreto. No fue coronado sino hasta mucho tiempo después. Saúl seguía siendo legalmente el rey, pero Dios estaba preparando a David para sus responsabilidades futuras. El aceite de la unción que fue derramado sobre la cabeza de David simbolizaba santidad. Era utilizado para apartar personas u objetos para el servicio a Dios. Cada rey y sumo sacerdote de Israel era ungido con aceite. Esto los comisionaba como representantes de Dios ante la nación. A pesar de que Dios rechazó el reinado de Saúl al no permitir que ninguno de sus descendientes se sentaran en el trono de Israel, Saúl mismo permaneció en su puesto hasta su muerte.

1 de Samuel 16:14 David entra al servicio de Saúl El espíritu de Jehová se apartó de Saúl, y un espíritu malo de parte de Jehová lo atormentaba.

Y le atormentaba un espíritu malo de parte de Jehová : Ilustra que en ausencia del Espíritu de Dios los seres humanos quedan expuestos a la influencia de malos espíritus. Dios es soberano en todas las esferas, la física y la espiritual. Sin embargo, a menos que nos sometamos a él y a su dirección, estaremos indefensos ante el mal y sus consecuencias. Es en este sentido que se dice que Dios mandó el espíritu.

¿Qué era este espíritu malo que lo atormentaba de parte de Jehová? Quizá Saúl estuviera simplemente deprimido. O quizá, el Espíritu Santo había dejado a Saúl y Dios permitió que un espíritu inicuo (un demonio) lo atormentara como castigo por su desobediencia (esto demostraría el poder de Dios sobre el mundo espiritua). De todos modos Saúl se estaba enloqueciendo, por lo cual intentó matar a David.

1 de Samuel 16:15 Y los criados de Saúl le dijeron: –Mira, un espíritu malo de parte de Dios te atormenta.

1 de Samuel 16:16 Diga, pues, nuestro señor a tus siervos que están en tu presencia, que busquen a alguno que sepa tocar el arpa, para que cuando esté sobre ti el espíritu malo de parte de Dios, toque con su mano y tengas alivio.

La música de David, porque «Jehová está con él», tiene poder para expulsar el espíritu malo. Arpa, o lira, es el primer instrumento musical del que se habla en la Escritura. Ya mencionada en relación con los profetas, desempeñó un papel importante en la vida de Israel.

Las arpas eran instrumentos musicales populares en los días de Saúl, y su música sigue siendo conocida por sus cualidades sedantes. Las arpas más sencillas eran de sólo dos piezas de madera atadas entre sí en ángulos. Las cuerdas se extendían entre las maderas para dar al arpa una forma triangular. Las cuerdas simples podían hacerse con hojas de hierbas retorcidas, sin embargo las mejores cuerdas se hacían de intestinos secos de animales. Las arpas podían tener hasta cuarenta cuerdas y sonaban más fuerte que los pequeños instrumentos de tres o cuatro cuerdas llamados liras. David, conocido por sus habilidades como pastor y su valentía, era además un talentoso arpista y músico que a la larga escribiría muchos de los salmos encontrados en la Biblia.

1 de Samuel 16:17 Saúl respondió a sus criados: –Buscadme ahora, pues, a alguno que toque bien, y traédmelo. 

1 de Samuel 16:18 Entonces uno de los criados respondió: –He visto a un hijo de Isaí de Belén que sabe tocar; es valiente y vigoroso, hombre de guerra, prudente en sus palabras, hermoso, y Jehová está con él.

Hombre de guerra : No significa que haya combatido en alguna guerra, sino que David ha probado su coraje, probablemente al enfrentarse con el león y el oso.

1 de Samuel 16:19 Entonces Saúl envió mensajeros a Isaí, diciendo: «Envíame a David tu hijo, el que está con las ovejas».

Cuando Saúl pidió a David que se uniera a su servicio, obviamente no sabía que David había sido ungido rey en secreto. La invitación de Saúl representó una oportunidad excelente para que el joven, futuro rey, obtuviera información de primera mano acerca de la manera en la que se guiaba una nación (David iba y venía delante de Saúl).

1 de Samuel 16:20 Y tomó Isaí un asno cargado de pan, una vasija de vino y un cabrito, y lo envió a Saúl por medio de David, su hijo.

1 de Samuel 16:21 David se presentó ante Saúl y se puso a su servicio. Saúl lo amó mucho y lo hizo su paje de armas.

Algunas veces nuestros planes, aun aquellos que creemos que Dios ha aprobado, tienen que esperar por tiempo indefinido. Al igual que David, podemos aprovechar este tiempo de espera. Podemos elegir aprender y crecer en nuestras circunstancias presentes, cualquiera que estas sean.

Saúl le amó mucho , a causa del atractivo personal de David y debido a la gracia sobrenatural con que lo había dotado el Espíritu Santo.

1 de Samuel 16:22 Luego mandó a decir a Isaí: «Te ruego que David se quede conmigo, pues ha hallado gracia a mis ojos».[f]

1 de Samuel 16:23 Así, cuando el espíritu malo de parte de Dios venía sobre Saúl, David tomaba el arpa y la tocaba. Saúl se aliviaba y se sentía mejor, y el espíritu malo se apartaba de él.

Su unción por Dios

La sumisión de Samuel

Hay un tiempo para llorar y hay un tiempo para buscar dice Proverbios 3:4, Proverbios 3:6. Samuel había estado llorando tristemente por Saúl. Ahora Dios le avisa que es tiempo de buscar al que sería designado “a tu prójimo, que es mejor que tú”. Le envió al pueblo llamado Belén, que en hebreo es “casa de pan”. Le quedaban solamente unos 17 km. para caminar.

Belén nunca había sido importante. Se menciona por primera vez relacionada con la muerte de Raquel, aunque allí se llama Efrata que es “fructífero”. Se menciona como el lugar de origen de dos personas involucradas en la historia. Más importante es la parte que juega en el libro de Rut que termina con la genealogía de David. Los ángeles que anunciaron el nacimiento de Jesús la llaman “la ciudad de David”. Fue profetizado por Miqueas que nacería allí el Señor en Israel. Así que los lugares más insignificantes a los ojos del mundo son a veces los más importantes a los ojos de Dios. Esto también se ve en cuanto a los hombres que Dios escoge y usa. Como dice en 1 de Corintios 1:27 : “Dios ha elegido lo necio del mundo para avergonzar a los sabios, y lo débil del mundo Dios ha elegido para avergonzar a lo fuerte.” Belén sigue siendo una aldea pequeña. Ubicada apenas a diez km. al sur de Jerusalén. Está a 770 m. sobre el nivel del mar todavía en la cordillera de Israel. Rodeada por campos de cultivo, realmente es un lugar fructífero. Y en el plan profético de Dios fructificó, produciendo el rey más importante en la historia de Israel, de cuya familia vino el Mesías que sería Rey de reyes y Señor de señores.

Saúl naturalmente se opondría al reconocimiento de un nuevo rey. Humanamente hablando, el acto de ungir a otro se consideraría como traición y rebelión. Probablemente el temor de Samuel de ser ejecutado por Saúl carecía de base, puesto que Saúl más bien temía al viejo profeta. Pero es cierto que habría problemas. Así que Dios instruye a Samuel que lleve una novilla a sacrificar. Sería motivo para ir a Belén y proveería la oportunidad para llevar a cabo su misión.

Vemos otra vez la absoluta obediencia de Samuel donde dice que hizo lo que dijo Jehová. La LXX dice aquí: “hizo todo lo que el Señor le dijo”. Es muy notable que cumpliera sin cuestionar las indicaciones divinas. Esta bella característica fue el atributo más sobresaliente de la vida y del ministerio de Samuel y debe ser también de nuestra vida y ministerio. Al llegar a Belén, su presencia provocó sorpresa y temor. Nunca pasaba Samuel por allí y tenía fama de ser juez y fuerte defensor del Santo, celoso de lo recto y justo. Sólo una mala conciencia podría producir una reacción tan recelosa. Para nosotros la buena conciencia nos da confianza de que cuando aparezca Cristo no nos avergonzaremos delante de él en su venida. Esa confianza es justamente lo que no tenían en Belén, cosa que se demuestra con su pregunta: i ¿Tú vienes pacíficamentei?

La dirección de Samuel para santificarse precisa una explicación. Algunas referencias nos ayudan a entender el proceso de la santificación aunque no explican todo. Sabemos que se trataba de un cambio o lavado de ropa, una preparación de mente y corazón como también una separación de lo inmundo. Es un precepto antiguotestamentario pero tiene aplicación para el adorador de Dios en cualquier época. El cristiano haría bien en prepararse de antemano para rendir culto o adorar bien a Dios. Aquí el sacrificio se trata de una expiación o uno de paz. Una fiesta seguía tales sacrificios comúnmente y los adoradores participarían en la comida preparada con parte de la carne del animal sacrificado. Samuel tenía especial cuidado en invitar a la familia de Isaí a esta fiesta.

La selección de David

Samuel no tenía otro criterio de evaluación que la apariencia física, criterio que motivó la exclamación del pueblo referente a Saúl: i ¡Viva el reyi ! Como Saúl fue imponente en su apariencia, así también lo era Eliab, el primogénito de Isaí. Pero aquí aprendemos que sólo Dios mira al corazón. El hombre no puede más que mirar lo que está delante de sus ojos (lit. mirar los ojos). Jehová mira o ve aun los pensamientos. Hay una repetición destacada de la palabra “ve” en esta sección. En la LXX, dice el versículo 4:  ¿Vienes en paz oh videntei? Fue algo común la palabra vidente para designar al profeta como uno que veía el futuro. Pero sólo veía lo que Dios le mostraba. Y luego en el versículo 7 se menciona la palabra ver o “mirar” cinco veces. Con razón pide el salmista en Job 119:18 : “Abre mis ojos, y miraré…” Quizás pensando en ese versículo, Clara Scott escribió, en el siglo pasado, el himno “Abre Mis Ojos a la Luz”. Todavía cantamos con gusto la letra que dice: “Abre mis ojos a la luz, Tu rostro quiero ver Jesús; Pon en mi corazón tu bondad, Y dame paz y santidad.” En ese sentido, todos podemos ser videntes, viendo la Luz de la vida.

Después de hacerles pasar a todos sin resultado, pregunta Samuel si no hay otro. El versículo 10 dice que eran siete. Da la impresión que con David eran ocho en total. Sin embargo dice 1 de Crónicas 2:13-15 que eran siete en total. Puede que uno murió poco después o que los siete de referencia aquí en 1 Samuel 16 incluye anticipadamente a David también. Lo importante es que uno de estos hijos de Isaí sería el designado por Dios y que todavía no estaba presente. Samuel dice que no se sentarían hasta que llegara el más joven. La palabra “sentarse” quiere decir “dar la vuelta” o “rodear”. Quizás se refiere a la costumbre de rodear la mesa y en ese sentido sentarse para comer. Es más probable la sugerencia de algunos que proponen la idea de volver o seguir con otra cosa. Es decir, no podrían seguir con la cena o fiesta hasta que el más joven se presentara. Evidentemente el más joven no fue estimado y no se le daba lugar a la par de los mayores. A menudo fue dejado con las tareas más humildes. En este caso David se había quedado apacentando (pastoreando) las ovejas. Nunca se imaginaba que pronto sería el pastor de Israel y que el gran Hijo de David, el Señor Jesucristo, sería el cumplimiento cabal de este cuidado pastoral por todos los siglos.

David se describe como rubio, de ojos llamativos y bien parecido. La palabra rubio o de tez sonrosada es lit. rojo. La palabra lat. es rufus. Sería algo inusitado ver en Israel a un pelirrojo, puesto que la mayoría tendría el pelo castaño. Llamaban también la atención sus ojos, cosa de frecuente comentario entre los judíos. Su buena presencia quiere decir lit. “de buen mirar”, es decir bueno para mirar. Todo esto llamaba la atención de Samuel pero no por eso le ungió, sino porque Dios había visto su corazón y era conforme al corazón suyo.

Este ungimiento de David tomó lugar en privado. Fue ungido tres veces en total. Una vez en preparación, otra vez proclamado rey de Judá y al fin presentado como rey sobre todo Israel. Jesucristo es el Ungido de Dios (palabra Mesías en heb.). El fue ungido para ser profeta durante su ministerio terrenal, para ser sacerdote en su muerte, resurrección y ministerio actual, y para ser rey en su reino milenario. En el AT, los profetas, sacerdotes y reyes fueron ungidos para simbolizar la presencia del Espíritu Santo en sus vidas para poder ministrar. Así también Jesucristo, quien es el Ungido de Dios, comparte el simbolismo dándonos a entender que es el Señalado por Dios con poder para llevar a cabo su ministerio tripartidario.

Lo leímos y oímos en algún lugar : «la pinta es lo de menos»

Las rutas y los largos viajes suelen traer sus sorpresas. Un pinchazo en el camino es la cosa más común que debe esperar el automovilista. Es lo que le sucedió a la noble dama de esta historia. Carecía de la experiencia necesaria y de las fuerzas para el caso de colocar un crique y cambiar una cubierta de su coche. Afortunadamente pasó por el lugar un pastor, que no imitó al levita de la parábola del buen samaritano, y se detuvo para socorrerla. Muy poco pudo hacer solo; pero las providencias del camino que suelen contarse como bendiciones inesperadas hizo que de pronto se detuviera otro coche del cual bajaron dos individuos corpulentos, aunque con cara de pocos amigos que no dejaron de levantar una sospecha. Sin embargo, interesados en la situación, ofrecieron sus servicios con mucha amabilidad. Uno de ellos, muy mal trazado, puso manos a la obra y en pocos minutos con gran experiencia solucionó el problema. La mujer agradecida, ofreció pagar ese servicio, pero ambos al unísono rechazaron la propuesta con estas palabras: «Ayude a alguien que encuentre en el camino en la misma situación, y eso será suficiente paga, señora», alejándose de inmediato del lugar.

El pastor que fue testigo de ese momento, mientras los dos hombres anónimos se alejaban con su rodado en el camino, dijo: «Allí va el sermón del próximo domingo.»

«La pinta es lo de menos», dice un popular refrán en estas tierras. El Señor dice: «No mires su apariencia ni lo alto de su estatura, pues yo lo he rechazado. Porque Jehová no mira lo que mira el hombre: el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón». ¿Qué le parece?

David toca el arpa para Saúl

El Espíritu de Dios descendió sobre David de acuerdo con su llamamiento, y se apartó de Saúl por cuanto había sido rechazado como rey. Esto no quiere decir que Saúl perdió así su salvación sino que Dios había retirado su poder y capacitación especial de él para ser instrumento divino en la dirección del pueblo de Israel. Sabiendo que Dios ya no estaba con él y que no le daría éxito como antes, se produjo en Saúl una tremenda melancolía. El diablo y sus dominios siempre quieren tocar, estorbar o devorar a los que confiesan el nombre de Dios. Pero no pueden sin el permiso divino. Dios permite, por ejemplo, que David en su madurez sea incitado por Satanás en el censo de Israel. Saúl, al ser rechazado por su desobediencia, se deja vulnerable a que un demonio le aflija, siempre con el permiso y conocimiento de Dios. Por eso dice un espíritu malo de parte de Jehová. Tal es el control divino sobre los suyos que nada ni nadie les pueda tocar sin su permiso.

¿Por qué permitió Dios que le afligiera a Saúl un espíritu malo? No podemos decir con absoluta seguridad. Pero el texto sugiere que Dios lo usó para ponerle en contacto con David (v. 18). La música tiene fama universalmente como calmante. Y no solo eso, sino que la música que alaba y ensalza al Señor ahuyenta al enemigo. El diablo y sus demonios no aguantan las alabanzas sinceras del creyente. El hecho de que los siervos de Saúl conocían a David demuestra que ya tenía cierta reputación de músico. Tocaba el arpa. Josefo, el historiador judío, dice que este instrumento tenía diez cuerdas y se tocaba con plectro o sea un palillo. Se ve sin embargo que David tocaba con la mano. La palabra que corresponde en griego es cítara. Y cada vez que Saúl sentía la opresión del demonio, los cantos de David le aliviaban. Quizás hay un esfuerzo aquí en el hebreo de hacer rima con estas palabras. Tales rimas o similitud de sonido no son frecuentes en hebreo pero se ve de cuando en cuando. En el versículo 23 espíritu malo es ruach raah, y “alivio” es ravach. Mientras David seguía tocando su música, Saúl experimentaba alivio de la opresión del espíritu malo. Fue cuando se volvió guerrero también que David despertó los celos y envidia que casi destruyeron a Saúl, y por poco a David también.

En 2 de Samuel 23:1 David se llama “el dulce cantor de Israel”. Es interesante que un manuscrito de los salmos encontrado en la cueva 11 de Qumrán, según Ralph Klein, comenta que David escribió 3.600 salmos y 450 canciones. Más adelante veremos que es responsable por los numerosos coros y el uso amplio de la música en el culto del templo. Hasta aquí según el versículo 21, Saúl le estimaba mucho. La palabra “estimar” también podría traducirse “deleitarse” con alguien. Se puede también decir “amar”, pero el contexto sugiere que estimar o deleitarse sería mejor. Saúl retuvo a David en su servicio puesto que había hallado gracia (o favor) ante sus ojos. Y David comienza su entrenamiento militar sirviendo de escudero para el renombrado general y rey de Israel.

¡Cuántas oportunidades nos abre la música! Es cierto lo que dijo Martín Lutero: “La música es un deleitoso y hermoso don de Dios. Muchas veces ha producido en mí una profunda emoción y me ha movido y motivado a predicar.”

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar