Logo

1 de Samuel 8: Institución de la monarquía de Israel

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

1 de Samuel 8:10 Samuel repitió todas las palabras de Jehová al pueblo que le había pedido rey.

1 de Samuel 8:11 Dijo, pues: –Así hará el rey que reine sobre vosotros: tomará vuestros hijos y los destinará a sus carros y a su gente de a caballo, para que corran delante de su carro.

1 de Samuel 8:12 Los empleará como jefes de millar y jefes de cincuentenas; los pondrá a que aren sus campos y sieguen sus mieses, y a que fabriquen sus armas de guerra y los pertrechos de sus carros.

1 de Samuel 8:13 Tomará también a vuestras hijas para perfumistas, cocineras y amasadoras.

1 de Samuel 8:14 Asimismo tomará lo mejor de vuestras tierras, de vuestras viñas[e] y de vuestros olivares, para dárselo a sus siervos.

1 de Samuel 8:15 Diezmará vuestro grano y vuestras viñas, para dárselo a sus oficiales[f] y a sus siervos.

1 de Samuel 8:16 Tomará vuestros siervos y vuestras siervas, vuestros mejores jóvenes y vuestros asnos, para emplearlos en sus obras.

1 de Samuel 8:17 Diezmará también vuestros rebaños y seréis sus siervos.

1 de Samuel 8:18 Aquel día os lamentaréis a causa del rey que habréis elegido, pero entonces Jehová no os responderá.

1 de Samuel 8:19 Pero el pueblo no quiso oir la voz de Samuel, y dijo: –No. Habrá un rey sobre nosotros,

1 de Samuel 8:20 y seremos también como todas las naciones. Nuestro rey nos gobernará, saldrá delante de nosotros y hará nuestras guerras.

Samuel explicó cuidadosamente todas las consecuencias negativas de tener un rey, pero los israelitas se negaron a escuchar. Cuando usted tenga que tomar una decisión importante, evalúe cuidadosamente lo positivo y lo negativo, considerando a todos los que pueden resultar afectados por su decisión. Cuando con vehemencia desea algo, es difícil ver los problemas que pueden surgir. Pero no descarte lo negativo. A menos que tenga un plan para manejar cada uno de ellos, más tarde le darán muchos problemas.

Israel fue llamada para ser una nación santa, separada y única entre todas las demás. Los motivos que tenían los israelitas al pedir un rey era ser iguales a las naciones que los rodeaban. Esto estaba totalmente en oposición con el plan original de Dios. No era malo su deseo de tener un rey, sino que lo malo eran las razones por las que lo querían.

A menudo permitimos que los valores y acciones de otros determinen nuestras actitudes y comportamiento. ¿Ha tomado alguna vez una decisión equivocada debido a que quería parecerse a alguien? Tenga cuidado de que los valores de sus amigos o «héroes» no lo desvíen de lo que Dios dice que es correcto. Cuando el pueblo de Dios quiere ser como los incrédulos, se está encaminando hacia una decadencia espiritual.

1 de Samuel 8:21 Oyó Samuel todas las palabras del pueblo y las repitió a oídos de Jehová.

1 de Samuel 8:22 Pero Jehová dijo a Samuel: –Oye su voz y dales un rey. Entonces dijo Samuel a los varones de Israel: –Volveos cada uno a vuestra ciudad.

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR