Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Isaías 35: La redención de Sion

Isaías 35:1 Futuro glorioso de Sión[a] Se alegrarán el desierto y el erial; la estepa se gozará y florecerá como la rosa.

Tras la consumación del juicio, Dios reinará en justicia y paz. Esta sección también posee un significado mesiánico, que se cumple por etapas a través del ministerio de Cristo.

Isaías 35:2  Florecerá profusamente y también se alegrará y cantará con júbilo; la gloria del Líbano le será dada, la hermosura del Carmelo y de Sarón.[b] Ellos verán la gloria de Jehová, el esplendor del Dios nuestro.

La belleza del reino mesiánico se compara con la del Líbano , el Carmelo y Sarón, los más bellos sitios de Israel.

Isaías 35:3  ¡Fortaleced las manos cansadas, afirmad las rodillas endebles![c]

Hebreos 12:12 cita este versículo como parte de la respuesta cristiana a la disciplina de Dios. Esto muestra otra vez la multiplicidad de aplicaciones de tales promesas mesiánicas.

Isaías 35:4  Decid a los de corazón apocado: «¡Esforzaos, no temáis! He aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago; Dios mismo vendrá y os salvará».

Isaías 35:5  Entonces los ojos de los ciegos serán abiertos y destapados los oídos de los sordos.

Isaías 35:6  Entonces el cojo saltará como un ciervo y cantará la lengua del mudo,[d] porque aguas serán cavadas en el desierto y torrentes en la estepa.

Isaías 35:7  El lugar seco se convertirá en estanque y el sequedal en manaderos de aguas. La guarida de los chacales, donde ellos se refugian, será lugar de cañas y juncos.[e]

Isaías 35:8  Y habrá allí calzada y camino, el cual será llamado Camino de Santidad.[f] No pasará por allí ningún impuro, sino que él mismo estará con ellos. El que ande por este camino, por torpe que sea, no se extraviará.[g]

Santidad : Es un atributo básico de Jehová. Isaías se refiere al Señor 26 veces como «el Santo de Israel». Aquellos que poseen la santidad de Dios gracias a la obra justificadora de Cristo caminarán por calzada de santidad con gozo y alegría.

Isaías 35:9  No habrá allí león, ni fieras subirán por él ni allí se encontrarán, para que caminen los redimidos.

El «Camino de Santidad» es el que parte del desierto de sufrimiento a Sion (Jerusalén). Solo se encuentra al seguir a Dios. Unicamente los redimidos viajarán por el «Camino de Santidad» de Dios. Los protegerán de viajeros malvados y animales peligrosos. Dios está preparando un camino para que su pueblo viaje a su casa y El caminará con nosotros. Dios no solo nos señala el camino a seguir, sino que siempre marcha a nuestro lado.

Isaías 35:10  Y los redimidos por Jehová volverán a Sión con alegría; y habrá gozo perpetuo sobre sus cabezas. Tendrán gozo y alegría, y huirán la tristeza y el gemido.[h]

La redención de Sion

Como el capítulo 34, también este capítulo parece tener un contexto histórico posterior a Isaías. El versículo 4b parece aludir de nuevo al adversario más cruel de Sion: Edom. Pero al mismo tiempo, ésta es una era de redención para Sion.

Se habla de los redimidos o de los rescatados como retornando y entrando en Sion con cánticos. La referencia al retorno a Sion tras la caída de Babilonia y la instauración del poderío persa está clara.

Este capítulo describe la creación de una amplia calzada (v. 8) que conducirá a los redimidos a Sion. La naturaleza misma sentirá el regocijo de esta era y lo reflejará floreciendo profusamente, porque aguas irrumpirán en el desierto, y torrentes en el Arabá.

La alegría del retorno a Sion no descartará la necesidad de que cada uno aliente a sus hermanos para acudir a Sion. Esta interacción humana y el entusiasmo de demostrar la salvación que el mismo Señor obrará, será tal que serán abiertos los ojos de los ciegos, se destaparán los oídos de los sordos, los cojos saltarán como venados y cantará la lengua del mudo.

Pero el profeta advierte que aquella calzada que conducirá a Sion se llamará Camino de Santidad, y que por ella no transitará ningún impuro. Finalmente dice: Alcanzarán gozo y alegría, y huirán la tristeza y el gemido. La LXX tiene: El gozo y la alegría los alcanzarán.

Tanto el capítulo 34 como el 35 parecen de una época posterior a Isaías. Nos preguntamos: ¿Por qué están estos capítulos donde están, antes de la sección histórica de los caps. 36-39, y no después? Antes que nada, hay que recordar que si bien la parte histórica tiene como eje el desempeño profético de Isaías, en ninguna parte se especifica que él la haya escrito. La pregunta debe ser formulada en otros términos: ¿Por qué juzgaron los editores incluir estas profecías del retorno a Sion antes de los capítulos 36-39? Las explicaciones son variadas. Creo que el editor de Isaías quizo honrar a Isaías hijo de Amoz demostrando a todo el mundo que su oración que aparece en el cap. 33 fue respondida. En 33:8, Isaías lamenta la desolación de los caminos de Judá a raíz de la invasión del ejército asirio. Y en 33:9 dice: La tierra se ha secado y languidece. El Líbano se ha avergonzado y se ha marchitado. Sarón se ha convertido en Arabá; Basán y el Carmelo se han sacudido. Y ahora, en 35:1 y 2 dice: Se alegrarán el desierto y el sequedal. Se regocijará el Arabá y florecerá como la rosa… Le será dada la gloria del Líbano y la majestad del Carmelo y de Sarón. Ellos verán la gloria de Jehová, la majestad de nuestro Dios.

El desierto floreciente

La gloria de este capítulo está acrecentada, de ser posible, por su situación como un oasis entre el erial visionario del capítulo 34 y el relato de guerra, enfermedad y locura de los capítulos 36-39.

Su tema es el próximo éxodo, mayor que el primero. 1, 2 Por qué el desierto estará alfombrado de flores primaverales (el azafrán, o probablemente el “narciso” [NC], o el lirio o simplemente la “flor” [BJ] reemplazan correctamente la tradicional rosa [RVA]), y sombreado por grandes árboles (la gloria del Líbano), es una pregunta que obtiene su respuesta del hecho de que Jehovah pasará por allí; 3-6 y la razón de su venida surge del versículo 4: es para recoger a su pueblo y llevarlo de vuelta al hogar. Heb. 12:12 trata el versículo 3 como que viene al caso todavía para la esperanza de los cristianos; y cuando los milagros de sanidad en los Evangelios anuncian la alborada de una nueva era según los versículos 5 y 6, la culminación de la promesa del versículo 4b aún no se ha cumplido.

Si los primeros versículos describieron indirectamente la venida de Dios, reflejada en el desierto primaveral, el repentino acrecentamiento en las esperanzas y los milagros de sanidad, el viaje de vuelta al hogar de su pueblo es similarmente presentado en los versículos 6b-10. El desierto producirá arroyos y praderas, aparece una calzada segura, y finalmente hacen su entrada en el último versículo los alegres peregrinos camino de Sion.

De modo que la profecía alcanza un clímax que ya se remonta muy por encima de la época de Isaías, y anticipa el estilo y el pensamiento de los caps. 40-66 en su descripción lírica de este nuevo éxodo, la venida de Dios mismo, la repoblación de Sion y la alegría sin fin de los redimidos.

    Páginas: 1 2 3

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar