Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Ezequiel 28: Lamentación por el rey de Tiro

Ezequiel 28:1  Y vino a mí la palabra del Señor, diciendo:

Antes, Ezequiel profetizó en contra de Tiro. Ahora enfocaba su profecía a su líder. El pecado principal del rey de Tiro era la soberbia, ya que se creía un Dios. Pero Ezequiel hizo una aplicación más amplia, hablando acerca del príncipe espiritual de Tiro, Satanás, a quien el pueblo seguía en realidad.

Ezequiel 28:2  Hijo de hombre, di al príncipe de Tiro: «Así dice el Señor Dios: ‹Aun cuando tu corazón se ha enaltecido y has dicho: «Un Dios soy, sentado estoy en el trono de los Dioses, en el corazón de los mares», no eres más que un hombre y no Dios, aunque hayas igualado tu corazón al corazón de Dios.

Príncipe de Tiro : Probablemente, Itobal II, de quien dice Josefo era rey durante el sitio de Nabucodonosor. Yo soy un Dios : Debido a su sabiduría y riqueza, el rey se consideraba un ser divino. Esta misma vanidosa pretensión se ve en Isaias 14:12-15, donde el rey de Babilonia se exalta a sí mismo. El uso del término «Dios» aquí puede compararse con la forma cómo se emplea en el Salmo 82 (donde esos «Dioses» mueren como los seres humanos). En todos estos pasajes el que reclama poseer la condición de un «Dios» morirá «de muerte de incircuncisos», será enviado al Seol, o morirá igual que los hombres.

Ezequiel 28:3  ‹He aquí, tú eres más sabio que Daniel; ningún secreto te es oculto.

Daniel, un funcionario importante en el reino de Nabucodonosor, era bien conocido por su sabiduría. Daniel proclamó que toda su sabiduría provenía de Dios. En contraste, el rey de Tiro pensaba que él mismo era un Dios. Cuando el pueblo realmente sabio está cerca de Dios, reconoce su necesidad de depender de su dirección.

Ezequiel 28:4  ‹Con tu sabiduría y tu entendimiento has adquirido riquezas para ti, y has adquirido oro y plata para tus tesoros.

Ezequiel 28:5  ‹Con tu gran sabiduría, con tu comercio, has aumentado tus riquezas, y se ha enaltecido tu corazón a causa de tus riquezas.

Ezequiel 28:6  ‹Por lo cual, así dice el Señor Dios: «Por cuanto has igualado tu corazón al corazón de Dios,

Ezequiel 28:7  por tanto, he aquí, traeré sobre ti extranjeros, los más crueles de entre las naciones. Y ellos desenvainarán sus espadas contra la hermosura de tu sabiduría y profanarán tu esplendor.

Los fuertes de las naciones : Babilonia.

Ezequiel 28:8  «Te harán bajar al sepulcro, y morirás con la muerte de los que mueren en el corazón de los mares.

Muerte : Aquí y en el versículo  10 se utiliza la forma plural; la mejor traducción sería «de muerte violenta»

Ezequiel 28:9  «¿Dirás aún: ‹Un Dios soy›, en presencia de tu verdugo, tú que eres un hombre y no Dios, en manos de los que te hieren?

Ezequiel 28:10  «Con la muerte de los incircuncisos morirás a manos de extraños, porque yo he hablado»–declara el Señor Dios.›»

El ejército enemigo («extranjeros») que atacó a Tiro era el ejército babilónico comandado por Nabucodonosor. Este ataque ocurrió en 573/572 a.C.

Ezequiel 28:11  Y vino a mí la palabra del Señor, diciendo:

Esta endecha parece una burla dirigida al rey de Tiro. Muchos ven en este pasaje la caída de Satanás, punto de vista compartido por varios padres de la Iglesia en la segunda mitad del siglo IV d.C. Tal interpretación se ve reforzada por las palabras de los versículos  16, 17, pero no toma en cuenta del todo el contexto. La caída del rey de Tiro puede reflejar la caída de Adán, el primer rey, así como la caída de cualquier individuo presuntuoso. Lo mismo sucede con la caída de Satanás, porque la caída de cualquier persona presuntuosa refleja la de aquél que personifica como nadie el orgullo. Como Adán y como Satanás antes de su caída, el rey de Tiro pertenecía a Dios como una criatura creada perfecta (tú eras el sello de la perfección,. Su destino era llevar a cabo los planes de Dios y se le situó en Edén, en la presencia de Dios. A diferencia de Adán, quien estaba desnudo, el rey de Tiro se hallaba vestido de toda piedra preciosa, para resaltar su belleza y gloria.

Los versículos  14, 15 parecen constituir la más fuerte evidencia de que este texto se refiere a la caída de Satanás. Querubín grande , protector indica una alta posición, con responsabilidad y autoridad para proteger y defender (protector) el santo monte de Dios , una alusión al trono divino. La elevada posición, y el lugar específico que le correspondía a Lucifer antes de su caída, le ofrecía una oportunidad única para glorificar a Dios. (Algunos ven en el versículo 13 una referencia a que su función celestial era dirigir los coros cuyas voces alaban al Altísimo). Su caída fue ocasionada por el intento de apropiarse de esta gloria.

El pecado del rey de Tiro consistió en que a causa de la multitud de sus contrataciones se llenó de iniquidad . . . por lo que fue echado del monte de Dios.

Ezequiel 28:12  Hijo de hombre, eleva una elegía sobre el rey de Tiro y dile: «Así dice el Señor Dios: ‹Tú eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría y perfecto en hermosura.

hermosura, yophi: Belleza, esplendor, brillantez, perfecto en su forma física, sin falta alguna en su simetría. Yophi proviene del verbo yaphah, que significa: «hermoso, amable, bello y elegante». Yophi aparece 18 veces en el Antiguo Testamento, la mitad de ellas en el libro de Ezequiel. En este pasaje, el rey de Tiro es descrito como «acabado de hermosura» cuando su nacimiento. En Ezequiel 16:14-15, la belleza que Dios otorgó a Israel era tan extraordinaria que llegó a ser famosa en todo el mundo. A Sion se le llama «perfección de hermosura». La visión más hermosa en la Escritura es la del Rey mesiánico disfrutando de su reino sin fin.

Ezequiel 28:13  ‹En el Edén estabas, en el huerto de Dios; toda piedra preciosa era tu vestidura: el rubí, el topacio y el diamante, el berilo, el ónice y el jaspe, el zafiro, la turquesa y la esmeralda; y el oro, la hechura de tus engastes y de tus encajes, estaba en ti. El día que fuiste creado fueron preparados.

Ezequiel 28:14  ‹Tú, querubín protector de alas desplegadas, yo te puse allí. Estabas en el santo monte de Dios, andabas en medio de las piedras de fuego.

Ezequiel 28:15  ‹Perfecto eras en tus caminos desde el día que fuiste creado hasta que la iniquidad se halló en ti.

Ezequiel 28:16  ‹A causa de la abundancia de tu comercio te llenaste de violencia, y pecaste; yo, pues, te he expulsado por profano del monte de Dios, y te he eliminado, querubín protector, de en medio de las piedras de fuego.

Ezequiel 28:17  ‹Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura; corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor. Te arrojé en tierra, te puse delante de los reyes, para que vieran en ti un ejemplo .

Ezequiel 28:18  ‹Por la multitud de tus iniquidades, por la injusticia de tu comercio, profanaste tus santuarios. Y yo he sacado fuego de en medio de ti, que te ha consumido; y te he reducido a ceniza sobre la tierra a los ojos de todos los que te miran.

Ezequiel 28:19  ‹Todos los que entre los pueblos te conocen están asombrados de ti; te has convertido en terrores, y ya no serás más.›»

Algunas de las frases de este pasaje que definen al rey humano de Tiro pueden describir a Satanás. Se debe tener mucho cuidado a fin de interpretar estos versículos con discernimiento. Queda claro que, en ocasiones, Ezequiel describe a este rey en términos que no pueden aplicarse a un simple ser humano. Este rey estuvo en el huerto de Edén, fue un «querubín grande, protector», tenía acceso al monte santo de Dios y lo echaron del monte. Por lo tanto, Ezequiel pudo haber estado pronunciando juicio no solo sobre el rey de Tiro, sino sobre Satanás, el que motivó al rey a pecar.

Ezequiel 28:20  Y vino a mí la palabra del Señor, diciendo:

Ezequiel 28:21  Hijo de hombre, pon tu rostro hacia Sidón, profetiza contra ella,

Sidón era otro puerto marítimo famoso, localizado a 40 km al norte de Tiro. Dios culpó a esta ciudad por despreciar a su pueblo. La economía de Sidón estaba muy ligada a la de Tiro, por lo que cuando Tiro cayó ante Nabucodonosor, Sidón estaba destinada a seguirlo.

Ezequiel 28:22  y di: «Así dice el Señor Dios: ‹He aquí, estoy contra ti, Sidón, y seré glorificado en medio de ti; y sabrán que yo soy el Señor, cuando ejecute juicios en ella, y manifieste en ella mi santidad.

Ezequiel 28:23  ‹Enviaré a ella pestilencia y sangre a sus calles; los heridos caerán en medio de ella por la espada que está sobre ella por todos lados; y sabrán que yo soy el Señor.

Un oráculo contra Sidón , puerto marítimo rival de Tiro (véase 27.8). Después de la acción de Nabucodonosor contra Tiro, creció la importancia de Sidón. Lo que sucedió a Tiro también le ocurrió a Sidón.

Ezequiel 28:24  ‹Y no habrá más zarza punzante ni espina dolorosa para la casa de Israel de ninguno de los que la rodean y la desprecian; y sabrán que yo soy el Señor Dios.›

Ezequiel 28:25  «Así dice el Señor Dios: ‹Cuando yo recoja a la casa de Israel de los pueblos donde está dispersa, y manifieste en ellos mi santidad a los ojos de las naciones, entonces habitarán en su tierra que di a mi siervo Jacob.

Ezequiel 28:26  ‹Y habitarán en ella seguros; edificarán casas, plantarán viñas, y habitarán seguros, cuando yo haga juicios sobre todos los que a su alrededor la desprecian. Y sabrán que yo soy el Señor su Dios.›»

Esta nota sobre la restauración de Israel cierra la primera sección de los oráculos concernientes a las naciones foráneas.

Esta promesa de que el pueblo de Dios viviría completamente seguro aún no se ha cumplido. Si bien a muchos se les permitió regresar del cautiverio bajo el gobierno de Zorobabel, Esdras y Nehemías, y a pesar de que la nación política está restaurada en la actualidad, los habitantes aún hoy no viven del todo seguros. Por lo tanto, esta promesa tendrá su cumplimiento final cuando Cristo establezca su reino eterno. Entonces todos los que han sido fieles a Dios morarán juntos en armonía y completa paz.

    Páginas: 1 2 3 4

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar