Logo

Isaías 14: El rey de Babilonia, objeto de burla

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

Isaías 14:10 Todos ellos darán voces y te dirán: “¿Tú también te debilitaste como nosotros y llegaste a ser como nosotros?”.

Isaías 14:11 Descendió al seol tu soberbia y el sonido de tus arpas; gusanos serán tu cama y gusanos te cubrirán.

Isaías 14:12 ¡Cómo caíste del cielo,[k] Lucero, hijo de la mañana![l] Derribado fuiste a tierra, tú que debilitabas a las naciones.

Lucero, ángeles. Satanás fue un ángel llamado Lucero o Lucifer, que enamorado de su propia belleza, cayó en el orgullo y en una sobrestimación de sí mismo. Su rebelión se manifiesta en cinco acciones dirigidas contra Dios. En cinco frases declara que tomará el lugar del Altísimo. Pero los versículos 15-20 revelan que a Dios pertenece la última palabra, al responder el Altísimo de la siguiente forma: «Satanás tú

1) serás echado al infierno;

2) te contemplarán (es decir, harán un espectáculo contigo);

3) hablarán de ti (es decir, se mofarán y te maldecirán);

4) serás echado de tu sepulcro como cadáver y

5) estarás solo».

La «última palabra» de Dios sobre Satanás aún es aplicable a cualquier reto que intente contra el pueblo de Dios.

Lucero , hijo de la mañana : Estos versículos tienen también una doble significación. Todavía forman parte del proverbio pronunciado contra el rey de Babilonia. El lenguaje, sin embargo, muestra que éste es un prototipo de Satanás. El pecado fundamental de Lucero (o Lucifer) fue su ilimitada ambición, su deseo de ser igual o estar por encima del Altísimo . Con referencia a Satanás, es mejor no intentar explorar cada detalle sino tratar de comprender su simbolismo. En versículos 13-15 el tiempo futuro se usa en cinco ocasiones. La caída de Satanás se debió a dos cosas: el orgullo que lo condujo a querer suplantar el reino de Dios por el suyo, y la autosuficiencia que lo hizo intentar independizarse del Altísimo.

«Lucero, hijo de la mañana» podrían ser nombres usados para adorar a los reyes de Asiria y Babilonia. Lo más probable es que signifique que desaparecerán como la estrella de la mañana, cuando salga el sol.

Hay varias interpretaciones sobre el que cayó del cielo en estos versículos.

(1) Es Satanás, porque la persona aquí mencionada es demasiado poderosa para ser cualquier rey humano. Además, Satanás encaja en los versículos 12-14, no así con el resto del capítulo.

(2) Podría ser Senaquerib o Nabucodonosor, reyes que tenían un poder supremo. Sus pueblos los consideraban dioses. Estos reyes deseaban gobernar el mundo.

(3) Podrían ser ambos, Satanás y un gran rey humano, tal vez Nabucodonosor ya que Babilonia se describe como un trono del mal en Apocalipsis 17, 18.

El pecado de Satanás y Babilonia fue la soberbia. Común a estos tres puntos de vista es la verdad de que la soberbia está en contra de Dios y tendrá como resultado su castigo. Israel cometió el error de ser muy orgulloso para depender de Dios y nosotros somos vulnerables a cometer el mismo error.

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR