Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Isaías 64: El silencio de Jehová

Isaías 64:1 ¡Oh, si rasgaras los cielos y descendieras, si los montes se estremecieran ante tu presencia

Una continuación de la oración de Isaías, quien aquí implora a Jehová que descienda y, en medio de un terremoto, castigue a las naciones y salve a Sion , como lo haría un Padre .

Isaías 64:2 (como el fuego enciende el matorral, como el fuego hace hervir el agua), para dar a conocer tu nombre a tus adversarios, para que ante tu presencia tiemblen las naciones!

Isaías 64:3 Cuando hiciste cosas terribles que no esperábamos, y descendiste, los montes se estremecieron ante tu presencia. [private]

Isaías 64:4 Desde la antigüedad no habían escuchado ni dado oídos, ni el ojo había visto a un Dios fuera de ti que obrara a favor del que esperaba en El.

Pablo alude a este versículo en 1 de Corintios 2:9, en apoyo del hecho de que el pecador ignora lo que Dios ha realizado en Cristo.

Isaías 64:5 Sales al encuentro del que se regocija y practica la justicia, de los que se acuerdan de ti en tus caminos. He aquí, te enojaste porque pecamos; continuamos en los pecados por mucho tiempo, ¿y seremos salvos?

alegría, su: Regocijarse, estar extremadamente feliz. Sus es una de las varias palabras hebreas para «alegría». Aparece 27 veces. De este verbo deriva sason, un sustantivo que significa «gozo, regocijo y alegría».

Isaías 64:6 Todos nosotros somos como el inmundo, y como trapo de inmundicia todas nuestras obras justas; todos nos marchitamos como una hoja, y nuestras iniquidades, como el viento, nos arrastran.

Justicias . . . trapo de inmundicia : El pecado y la culpa habían dejado a los israelitas recubiertos de andrajos desde el punto de vista moral. La apariencia de Dios es tan intensa como un fuego abrasador que consume todo a su paso. Si somos tan impuros, ¿cómo podemos ser salvos? Solo por la misericordia de Dios. Los israelitas experimentaron la gloria de Dios en el monte Sinaí. Cuando Dios se presentó ante Moisés, hubo truenos, humo y un terremoto. Si Dios se presentara ante nosotros, su gloria nos aplastaría especialmente cuando miráramos nuestros «trapos de inmundicia»

El pecado nos hace impuros para que no podamos acercarnos más a Dios, más que un mendigo en harapos podría comer a la mesa del rey. Nuestros mejores esfuerzos siguen infectados de pecado. La única esperanza, por lo tanto, es la fe en Jesucristo, quien nos puede limpiar y llevar ante la presencia de Dios. Este pasaje puede malinterpretarse con mucha facilidad. No significa que Dios nos rechace si vamos a El con fe, ni que El desprecia nuestros esfuerzos para agradarle. Significa que si vamos a Dios demandando su aceptación sobre la base de nuestra «buena» conducta, El señalará que nuestra bondad no es nada comparada con su justicia infinita. Este pasaje va dirigido sobre todo a los impenitentes, no para el verdadero seguidor de Dios.

Isaías 64:7 Y no hay quien invoque tu nombre, quien se despierte para asirse de ti; porque has escondido tu rostro de nosotros y nos has entregado al poder de nuestras iniquidades.

Isaías 64:8 Mas ahora, oh Señor, tú eres nuestro Padre, nosotros el barro, y tú nuestro alfarero; obra de tus manos somos todos nosotros.

Nosotros barro : Esta metáfora alude a la soberanía de Dios, que moldea a los individuos, a las naciones y la historia de la humanidad según su propósito.

Isaías 64:9 No te enojes en exceso, oh Señor, ni para siempre te acuerdes de la iniquidad; he aquí, mira, te rogamos, todos nosotros somos tu pueblo.

Isaías 64:10 Tus ciudades santas se han vuelto un desierto; Sion se ha convertido en un desierto, Jerusalén en una desolación.

Proféticamente hablando, Isaías describe como quedarían Jerusalén y el templo, desolados y en ruinas, cien años después del cautiverio.

Isaías 64:11 Nuestra casa santa y hermosa donde te alababan nuestros padres, ha sido quemada por el fuego y todas nuestras cosas preciosas se han convertido en ruinas.

Isaías 64:12 ¿Te contendrás ante estas cosas, oh Señor? ¿Guardarás silencio y nos afligirás sin medida?

¿Cómo pudo Dios permitir, en silencio, lo que ocurrió con Jerusalén y el templo? Expresa el asombro ante la pasividad de Dios, oculto en su santa morada, como si su silencio negara que alguna vez fue real algún pacto de amor entre Jehová y una familia del planeta: Israel.

Por eso, el profeta expresa su profundo anhelo de que por fin Dios desgarrara los cielos que impiden que sea visto por los seres humanos, y se hiciera visible descendiendo. Entonces su teofanía o manifestación visual sería tan imponente y conmocionaría el cosmos haciendo cosas que jamás se han visto ni escuchado, a favor de los que esperan en él.

El versículo 5, según una opinión muy aceptada en la crítica textual, también expresaría el deseo vehemente por que Dios saliera por fin al encuentro de aquellos de su pueblo que aún le toman en cuenta. El profeta expresa tal anhelo, aunque consciente de la indignidad del pueblo en general como para tener tal manifestación de Dios. Sin embargo, en los versículos 9 y 10 de nuevo apela al carácter paternal de Dios en su relación con su pueblo Israel.

Finalmente, en los versículos 10-12 el profeta apela a la dignidad de Dios y a la manifestación de su gloria a los demás pueblos. Termina con dos preguntas retóricas que resumen su intercesión: Con todo lo ocurrido, ¿vas a contenerte, oh Jehová? ¿Vas a callar y a afligirnos sin medida? [/private]

    Páginas: 1 2

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar