Logo

Levítico 19: Leyes de santidad y de justicia

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

Lev 19:1 Habló Jehová a Moisés, diciendo:

Lev 19:2 Habla a toda la congregación de los hijos de Israel, y diles: Santos seréis, porque santo soy yo Jehová vuestro Dios.(A)

Santos seréis : El pueblo debe imitar la santidad de Dios poniendo en práctica las normas que la reflejan. Este capítulo hace énfasis en numerosos mandamientos dados al pueblo sobre la vida religiosa, la buena vecindad, el respeto a los ancianos y a los extranjeros, y el comercio.

santos, qadosh: Apartado, dedicado a propósitos santos; santo, sagrado, limpio, moral o ceremonialmente puro. El verbo qadash significa «apartar algo o a alguien para un uso santo». La santidad implica tanto la separación de todo lo profano y contaminante, como la dedicación a todo lo santo y puro. La gente o aun los objetos, tales como el aceite de unción o los utensilios, pueden ser vistos como santos para el Señor. Levítico es el libro de la Biblia donde más énfasis se hace en la «santidad» y la «impureza». Se muestra que Dios desea que los sacerdotes puedan distinguir estos conceptos y sean capaces de enseñarle al pueblo a hacer lo mismo. La naturaleza, motivos, palabras, pensamientos y obras de Dios son completamente santas, por esto se le llama Qadosh «el Santo» o Qedosh Yisrael «el Santo de Israel». De ahí que 19.2 diga: «Qedoshim (Santos) seréis porque santo soy yo Jehová vuestro Dios».

Lev 19:3 Cada uno temerá a su madre y a su padre,(B) y mis días de reposo[a] guardaréis.(C) Yo Jehová vuestro Dios.

Lev 19:4 No os volveréis a los ídolos,(D) ni haréis para vosotros dioses de fundición.(E) Yo Jehová vuestro Dios.

Lev 19:5 Y cuando ofreciereis sacrificio de ofrenda de paz a Jehová, ofrecedlo de tal manera que seáis aceptos.

Lev 19:6 Será comido el día que lo ofreciereis, y el día siguiente; y lo que quedare para el tercer día, será quemado en el fuego.

Lev 19:7 Y si se comiere el día tercero, será abominación; no será acepto,

Lev 19:8 y el que lo comiere llevará su delito, por cuanto profanó lo santo de Jehová; y la tal persona será cortada de su pueblo.

Lev 19:9 Cuando siegues la mies de tu tierra, no segarás hasta el último rincón de ella, ni espigarás tu tierra segada.

Lev 19:10 Y no rebuscarás tu viña, ni recogerás el fruto caído de tu viña; para el pobre y para el extranjero lo dejarás.(F) Yo Jehová vuestro Dios.

Esta ley era una protección para el pobre y el extranjero y un recordatorio de que la tierra pertenecía a Dios; las personas sólo la cuidaban. Leyes como estas mostraban la generosidad y liberalidad de Dios. Como pueblo de Dios, los israelitas tenían que reflejar su naturaleza y características en sus actitudes y acciones. Rut y Noemí fueron dos personas que se beneficiaron de esta ley misericordiosa.

Dios instruyó a los hebreos para que proveyeran para los necesitados. Les exigió que dejaran los bordes de sus campos sin cosechar, para proporcionar comida a los viajeros y a los pobres. Es muy fácil ignorar al pobre u olvidar a aquellos que tienen menos que nosotros. Pero Dios desea la generosidad. ¿En qué manera puede usted dejar los «bordes de sus campos» para aquellos que padecen necesidad?

Lev 19:11 No hurtaréis,(G) y no engañaréis(H) ni mentiréis el uno al otro.

Lev 19:12 Y no juraréis falsamente por mi nombre,(I) profanando así el nombre de tu Dios. Yo Jehová.

Lev 19:13 No oprimirás a tu prójimo, ni le robarás. No retendrás el salario del jornalero en tu casa hasta la mañana.(J)

Lev 19:14 No maldecirás al sordo, y delante del ciego no pondrás tropiezo,(K) sino que tendrás temor de tu Dios. Yo Jehová.

Lev 19:15 No harás injusticia en el juicio, ni favoreciendo al pobre ni complaciendo al grande; con justicia juzgarás a tu prójimo.(L)

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR