Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Números 10: Las trompetas de plata

Núm 10:1 Jehová habló a Moisés, diciendo:

Núm 10:2  Hazte dos trompetas de plata; de obra de martillo las harás, las cuales te servirán para convocar la congregación, y para hacer mover los campamentos.

Núm 10:3  Y cuando las tocaren, toda la congregación se reunirá ante ti a la puerta del tabernáculo de reunión.

Núm 10:4  Mas cuando tocaren sólo una, entonces se congregarán ante ti los príncipes, los jefes de los millares de Israel.

Núm 10:5  Y cuando tocareis alarma, entonces moverán los campamentos de los que están acampados al oriente.

Núm 10:6  Y cuando tocareis alarma la segunda vez, entonces moverán los campamentos de los que están acampados al sur; alarma tocarán para sus partidas.

Núm 10:7  Pero para reunir la congregación tocaréis, mas no con sonido de alarma.

Núm 10:8  Y los hijos de Aarón, los sacerdotes, tocarán las trompetas; y las tendréis por estatuto perpetuo por vuestras generaciones.

Sólo los lados oriente y sur del campamento se mencionan en razón de que debían preceder al tabernáculo en la marcha.

Núm 10:9  Y cuando saliereis a la guerra en vuestra tierra contra el enemigo que os molestare, tocaréis alarma con las trompetas; y seréis recordados por Jehová vuestro Dios, y seréis salvos de vuestros enemigos.

Núm 10:10  Y en el día de vuestra alegría, y en vuestras solemnidades, y en los principios de vuestros meses, tocaréis las trompetas sobre vuestros holocaustos, y sobre los sacrificios de paz, y os serán por memoria delante de vuestro Dios. Yo Jehová vuestro Dios.

El elemento final en la preparación para la marcha —la señal de las trompetas— permitió al campamento dirigirse al centro de reuniones, y moverse dentro y fuera de él. Cuando los israelitas se asentaran en su tierra, las trompetas tendrían una función militar y una función ceremonial

Trompetas y guerra espiritual.

El uso de trompetas mantiene una relación singular con el ejercicio de la autoridad espiritual en la oración. En esta ocasión se consagraron dos trompetas de plata para el uso del liderazgo espiritual de Israel. Una fue destinada a la convocatoria de la asamblea y la otra para la movilización de los campamentos cuando estaban a punto de salir para una jornada de marcha. Por lo tanto, la primera trompeta servía primordialmente para juntar al pueblo, mientras que la segunda ordenaba a los campamentos ponerse en movimiento, generalmente para salir «a la guerra». En cuanto al uso de la segunda trompeta, «tocaréis alarma con las trompetas… y seréis salvos de vuestros enemigos».

El sonar de las trompetas durante la victoriosa batalla espiritual tiene particular importancia para el plan divino en los tiempos postreros. Todos los sucesos cruciales de Apocalipsis 12 ocurren al sonar la séptima trompeta. Además, el sonar de las siete trompetas no se escucha hasta que se elevan, al igual que el incienso (símbolo de la adoración), las oraciones de los santos ante el trono de Dios, lo que posiblemente indica que las oraciones del pueblo de Dios hacen sonar la séptima trompeta, la cual anuncia la llegada y el establecimiento del reino eterno de Cristo en la tierra. El escuchar el claro sonido de la trompeta nos comunica el llamado a la batalla del Espíritu Santo.

Las dos trompetas de plata se usaban para coordinar a las tribus en su traslado por el desierto. Para mantener a tantas personas en formación ordenada hacían falta comunicación clara y control. El toque de la trompeta también recordaba a Israel de la protección de Dios sobre ellos.

Los israelitas salen de Sinaí

Núm 10:11  En el año segundo, en el mes segundo, a los veinte días del mes, la nube se alzó del tabernáculo del testimonio.

Núm 10:12  Y partieron los hijos de Israel del desierto de Sinaí según el orden de marcha; y se detuvo la nube en el desierto de Parán.

se detuvo, shachan: asentarse, morar, permanecer, descansar en, «tabernáculo». Este verbo aparece más de 120 veces. La gente mora en tiendas o en una tierra en particular; Dios mora en el monte de Sion; la gloria mora en la Tierra Santa. Mishkan  «tabernáculo», «la morada» de Dios deriva de shakan  Este término también designa al tabernáculo de Moisés, así como a otros lugares de residencia. Mishkan aparece más de 50 veces en el libro de éxodo. Otro derivado de shakan es shekinah  «la presencia permanente del Todopoderoso Dios». En ocasiones la shekinah aparece de una forma visible. Esta palabra no se halla en la Biblia, sino que ha llegado a nosotros a través de escritos judaicos.

Núm 10:13  Partieron la primera vez al mandato de Jehová por medio de Moisés.

Este es el principal giro en el relato de Números, y uno de los momentos cruciales del Pentateuco. Israel emprende ahora la marcha desde el Sinaí y se dirige a la tierra prometida. Estos capítulos se caracterizan por los casos de desobediencia, las murmuraciones y la rebelión en el seno del pueblo, a medida que la unidad que prevalecía en el monte Sinaí da paso a las luchas suscitadas durante la marcha. Esos problemas culminan con la muerte de toda la primera generación de israelitas.

En el mes segundo , a los veinte días del mes : La cuenta comienza con el éxodo. Como entraron al Sinaí en el tercer mes, estuvieron acampados allí cerca de un año. Tras estos versículos se abandona la cronología del relato. Más adelante, se fecha la muerte de Aarón en el año cuarenta del éxodo. No tenemos otras noticias sobre la secuencia cronológica de los acontecimientos ocurridos durante el peregrinaje por el desierto.

La nube se alzó

La intención aquí, es mostrar la conformidad del liderazgo humano con la dirección divina.

El desierto de Parán : Una referencia general al área situada al norte de la ubicación tradicional del Sinaí. Incluye todas las localidades a las que llegaron antes de su arribo al desierto de Zin.

Núm 10:14  La bandera del campamento de los hijos de Judá comenzó a marchar primero, por sus ejércitos; y Naasón hijo de Aminadab estaba sobre su cuerpo de ejército.

Núm 10:15  Sobre el cuerpo de ejército de la tribu de los hijos de Isacar, Natanael hijo de Zuar.

Núm 10:16  Y sobre el cuerpo de ejército de la tribu de los hijos de Zabulón, Eliab hijo de Helón.

Núm 10:17  Después que estaba ya desarmado el tabernáculo, se movieron los hijos de Gersón y los hijos de Merari, que lo llevaban.

Núm 10:18  Luego comenzó a marchar la bandera del campamento de Rubén por sus ejércitos; y Elisur hijo de Sedeur estaba sobre su cuerpo de ejército.

Núm 10:19  Sobre el cuerpo de ejército de la tribu de los hijos de Simeón, Selumiel hijo de Zurisadai.

Núm 10:20  Y sobre el cuerpo de ejército de la tribu de los hijos de Gad, Eliasaf hijo de Deuel.

Núm 10:21  Luego comenzaron a marchar los coatitas llevando el santuario; y entretanto que ellos llegaban, los otros acondicionaron el tabernáculo.

Aquellos que viajan, se trasladan o se enfrentan nuevos retos saben lo que es estar desarraigados. La vida está llena de cambios, y pocas cosas permanecen estables. Los israelitas estuvieron viajando constantemente a través del desierto. Pudieron manejar estos cambios debido exclusivamente a que la presencia de Dios estuvo siempre con ellos en el tabernáculo. El tabernáculo portátil significaba cómo Dios y su pueblo se movían juntos. Para nosotros, la estabilidad no significa ausencia de cambios, sino movernos con Dios en cualquier circunstancia.

Núm 10:22  Después comenzó a marchar la bandera del campamento de los hijos de Efraín por sus ejércitos; y Elisama hijo de Amiud estaba sobre su cuerpo de ejército.

Núm 10:23  Sobre el cuerpo de ejército de la tribu de los hijos de Manasés, Gamaliel hijo de Pedasur.

Núm 10:24  Y sobre el cuerpo de ejército de la tribu de los hijos de Benjamín, Abidán hijo de Gedeoni.

Núm 10:25  Luego comenzó a marchar la bandera del campamento de los hijos de Dan por sus ejércitos, a retaguardia de todos los campamentos; y Ahiezer hijo de Amisadai estaba sobre su cuerpo de ejército.

Núm 10:26  Sobre el cuerpo de ejército de la tribu de los hijos de Aser, Pagiel hijo de Ocrán.

Núm 10:27  Y sobre el cuerpo de ejército de la tribu de los hijos de Neftalí, Ahira hijo de Enán.

Núm 10:28  Este era el orden de marcha de los hijos de Israel por sus ejércitos cuando partían.

La expresión hebrea se movieron indica lo que iba a pasar; de ahí que deba ser traducida «se moverían».

Núm 10:29  Entonces dijo Moisés a Hobab, hijo de Rag:uel madianita, su suegro: Nosotros partimos para el lugar del cual Jehová ha dicho: Yo os lo daré. Ven con nosotros, y te haremos bien; porque Jehová ha prometido el bien a Israel.

Núm 10:30  Y él le respondió: Yo no iré, sino que me marcharé a mi tierra y a mi parentela.(A)

Núm 10:31  Y él le dijo: Te ruego que no nos dejes; porque tú conoces los lugares donde hemos de acampar en el desierto, y nos serás en lugar de ojos.

Núm 10:32  Y si vienes con nosotros, cuando tengamos el bien que Jehová nos ha de hacer, nosotros te haremos bien.

Al hacer un cumplido sobre sus habilidades en el desierto, Moisés le hizo saber a Hobab que lo necesitaba. Los demás pueden no saber que los aprecia si no les dice que son importantes para usted. El felicitar a los que lo merecen construye relaciones duraderas y ayuda a que los demás sepan que son valiosos para otros. Piense en los que lo han ayudado en este mes. ¿Qué puede hacer para que sepan cuánto los necesita y los aprecia?

Hobab. Y nos serás en lugar de ojos : Parece que Hobab conocía el terreno y estaba en condiciones de brindarles un servicio inestimable a los israelitas.

Núm 10:33  Así partieron del monte de Jehová camino de tres días; y el arca del pacto de Jehová fue delante de ellos camino de tres días, buscándoles lugar de descanso.

Núm 10:34  Y la nube de Jehová iba sobre ellos de día, desde que salieron del campamento.

Núm 10:35  Cuando el arca se movía, Moisés decía: Levántate, oh Jehová, y sean dispersados tus enemigos, y huyan de tu presencia los que te aborrecen.(B)

Núm 10:36  Y cuando ella se detenía, decía: Vuelve, oh Jehová, a los millares de millares de Israel.

La partida del Sinaí se relata tres veces en esta sección, de diferentes maneras: de forma sumaria; con detalles sobre el orden de marcha; a través de una declaración general en torno a las normas para levantar el campamento.

El arca, acompañada por la nube, constituía la vanguardia de la congregación. Aparentemente, Hobab y un contingente de exploradores buscarían un lugar adecuado para acampar. La congregación esperaría entonces que se levantara la nube y partiría hacia el próximo destino. También se sugiere aquí el papel del arca en caso de guerra.

Las trompetas de plata.

Dios manda que Moisés haga dos trompetas de plata que sólo los hijos de Aarón pueden tocar. Las usan para llamar al pueblo (o solamente sus líderes) a una asamblea a la puerta del tabernáculo\, y para dar la orden de salir del campamento. También se usarían dentro de la tierra prometida para llamar al pueblo a la guerra y a las fiestas sagradas. Según la tradición judía, se usaban notas prolongadas para llamar al pueblo a una asamblea. El alarma era una serie de notas cortas según la misma tradición. Este uso concuerda con la costumbre en Egipto entre los siglos XVI y XI a. de J.C., de usar trompetas para llamar al pueblo a la guerra o a la adoración. Otra vez tenemos una confirmación de la antigüedad de los materiales contenidos en Números. A través de la nube entonces, Dios indica al pueblo cuando debe levantar el campamento y moverse a otro lugar. Por el sonido de las trompetas se puede mantener comunicación con todas las tribus y coordinar sus movimientos. Así se hace provisión por la dirección del pueblo en el viaje que se acerca.

El pueblo ya ha sido constituido y organizado como una teocracia sacerdotal. Jehovah es su Rey divino, quien mora en medio del pueblo para proteger, guiar y bendecirlo. Los levitas y sacerdotes juegan un papel especial como mediadores entre Dios y el pueblo. El pueblo ha aceptado y dado su apoyo a esta estructura, y ha sido instruido en cómo mantenerse como un pueblo santo. Los levitas han sido organizados y purificados para llevar a cabo sus tareas en relación con el tabernáculo. El pueblo ha sido organizado para la marcha y para la guerra. Todo está listo entonces para la salida del pueblo del monte Sinaí en su marcha hacia la tierra prometida.

El viaje desde Sinaí hasta Cadesbarnea

Muchos intérpretes juntan todo en una división. Sin embargo, los eventos en Cadesbarnea, son tan importantes que merecen una consideración aparte. Además, Wenham demuestra que hay paralelos importantes entre los eventos en el monte Sinaí, en Cades, y en las llanuras de Moab. También hay paralelos entre los relatos de los viajes entre el Mar y el monte Sinaí, entre Sinaí y Cades, y entre Cades y Moab. Por eso consideramos que forma la segunda división del libro.

Se puede hacer el viaje entre el monte Horeb (Sinaí) y Cades en 11 jornadas, pero para el pueblo, con sus niños y animales, llevó como dos meses. Salieron del monte Sinaí el 20 del mes segundo, o sea en los primeros días de mayo. Mandaron a los espías para reconocer la tierra de Canaán desde el desierto de Parán en el tiempo de las primeras uvas, o sea en el mes cuarto de juniojulio.

El tema que se destaca en esta segunda división del libro es la murmuración y la falta de fe del pueblo. El viaje empieza con una nota de confianza triunfante. Pero al encontrar dificultades y experimentar la falta del alimento, el pueblo se queja amargamente. En esto, hay paralelos estrechos con el viaje entre el mar y el monte Sinaí. La diferencia es que en Exodo la respuesta de Dios fue siempre la provisión benévola por las necesidades del pueblo, mientras que Dios castiga al pueblo por su murmuración. Quizá esto es porque después de haber visto tantas veces la provisión de Dios en el viaje anterior, y después de haber recibido la revelación en el monte Sinaí, el pueblo ya debe demostrar una fe madura en Jehová.

La salida del monte Sinaí

Comparando, vemos que los hijos de Israel pasaron casi un año en el monte Sinaí. Durante este período entraron en el pacto con Jehová; recibieron la ley; hicieron, erigieron y consagraron el tabernáculo; consagraron a los sacerdotes y levitas; y tomaron el censo. Al fin salen del monte Sinaí rumbo a Cadesbarnea, en la frontera sureña de la tierra prometida.

Siguiendo la nube, el pueblo sale y va al desierto de Parán. Marcha en las cuatro compañías descritas. Un problema surge en cuanto al lugar de los levitas. Los levitas salen con el tabernáculo después de las compañías de Judá y de Rubén. Pero los clanes levíticos de Gersón y Merari salen con el tabernáculo después de Judá y antes de Rubén. Los cohatitas siguen después del grupo bajo Rubén con los muebles sagrados. Quizá tenemos aquí un ajuste práctico que deja salir antes a los levitas que llevan el tabernáculo y el atrio; así pueden tener el tabernáculo ya armado cuando los cohatitas llegan al próximo campamento con los muebles. Posiblemente tenemos aquí un ejemplo de la técnica literaria del escritor. Estaba pensando en la organización del pueblo, y puso a los levitas en medio del pueblo porque de veras los cohatitas, que llevaban los muebles sagrados, estaban allí. Pero aquí, donde el enfoque es el pueblo en la marcha, agrega el detalle, omitido antes, de que los clanes de Gersón y Merari parten antes del clan de Cohat.

El pedido de un guía,. Moisés pide que Hobab les acompañe y que les sirva como ojos. Quiere tener un explorador que conoce el territorio que van a pasar. Tal persona puede ayudar mucho en encontrar agua y advertir en cuanto a otros pueblos hostiles. Aunque Dios guía al pueblo de una manera general por la nube, hay muchas maneras prácticas en que alguien como Hobab puede ayudar. No debemos ver el pedido de Moisés como una falta de fe en la dirección de Dios. Moisés parece ver a su pariente como un instrumento de Dios, provisto por su gracia.

¿Es Hobab el suegro de Moisés? En este caso, Hobab sería otro nombre para Jetro y Reue. O, ¿es Hobab el cuñado de Moisés y el hijo de Ragüel (RVR-60), el suegro de Moisés? Ragüel sería entonces otra forma del nombre Reuel. RVR-60 interpreta que Hobab era el suegro de Moisés, pero otras versiones allí traducen “Hobab, el cuñado de Moisés”. El relato en Números no da la respuesta final de Hobab, pero, parece que Hobab al fin acompañó a los hijos de Israel, porque sus descendientes se cuentan con los israelitas en la tierra prometida.

La primera etapa del viaje.

El pueblo marcha por tres días en el desierto. Plantea un problema porque dice que el arca del pacto iba delante del pueblo en la marcha. Los levitas del clan de Cohat llevan el arca, y los cohatitas salen después de las compañías bajo Judá y Rubén, en medio del pueblo. Muchos eruditos ven aquí otra evidencia del uso de diferentes fuentes. Pero esto realmente no resuelve el problema porque no contesta la pregunta de por qué un redactor tomaría de diferentes fuentes dos pasajes que están en conflicto abierto y los incluiría dentro de un espacio tan corto. Un intérprete ha sugerido que el arca iba delante solamente durante esta primera etapa del viaje; después, volvió a llevarse por los cohatitas en medio del pueblo. Otra posibilidad es de ver aquí otro ejemplo de la técnica literaria del escritor de volver a un tema anterior y agregar detalles no revelados antes. Aunque la mayoría de los cohatitas van en medio del pueblo con los otros muebles sagrados, aparece que unos pocos van delante con el arca. El autor o redactor final no mencionó este detalle antes porque no le vino al caso. Pero aquí quiere enfatizar la presencia y la dirección de Dios con la mención del arca que va delante y la nube que va sobre el pueblo.

El hecho de que el arca vaya delante indica que el pueblo estaba participando en una procesión santa, aun litúrgica. (Varios eruditos creen que una procesión del pueblo hacia el templo, con el arca adelante, era una parte de la adoración de Israel en años posteriores.) El pueblo empieza el viaje con una nota de celebración, siguiendo confiadamente la dirección divina.

Los dos poemas citados parecen ser partes de canciones o poemas muy antiguos. Demuestran un tono de guerra que refleja la realidad de que la marcha para tomar la tierra prometida es el comienzo de una guerra santa. También demuestran la actitud triunfante de Moisés al principio por lo menos de este viaje. Con un Dios tan poderoso como Jehová que los guía, protege y acompaña, ¿qué enemigo puede atemorizar al pueblo? Lamentablemente esta actitud muy pronto cambiará en quejas de parte del pueblo y frustración de parte de Moisés.

    Páginas: 1 2 3 4

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar