Logo

Predestinación y Libre Albedrío

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

Llevo algún tiempo una charla con un amigo Pastor; una disertación sobre el libre albedrío y la predestinación. El cree en la predestinación dualista de Calvino. Yo no lo creo. El versículo bíblico que se discute es Juan 15:16. Escogí en mi disertación del 11-16.

Juan 15:11-16

-Os he dicho estas cosas para que tengáis Mi alegría, y vuestra alegría llegue al colmo. Aquí tenéis Mis instrucciones: Que os améis los unos a los otros como os he amado Yo. Nadie puede llegar en su amor más allá de dar la vida por un amigo: vosotros sois Mis amigos, si hacéis lo que Yo os mando. No digo que sois Mis esclavos, porque un esclavo no sabe lo que su señor tiene entre manos; digo que sois Mis amigos, porque os he dado a conocer todo lo que he recibido de Mi Padre. No habéis sido vosotros los que Me habéis escogido a Mí, sino que he sido Yo el Que os he escogido a vosotros, y os he comisionado para que salgáis a producir fruto, y del que permanece. Así lo he hecho para que el Padre os dé todo lo que Le pidáis en Mi nombre. Estas son Mis instrucciones: que os améis los unos a los otros.

Como he estipulado desde el principio de esta charla Dios quiere que el hombre sea salvo y sabiendo desde antes de la creación que habría de sucumbir ante el pecado creó el Plan de Salvación, estableciendo antes de que las cosas ocurrieran que aquellos que escucharan el mensaje de Salvación serían salvos y los que no lo escucharan se perderían -Juan 3:16-. Aquí establece con toda claridad la cláusula condicional de la aceptación del mensaje «para que todos los que en Él crean no se pierdan.

Hay que tomar en consideración que aquí Jesús no le está hablando al pueblo sino a sus discípulos -aquellos que escogieron voluntariamente aceptar el mensaje- y les dice que va a dar su vida para la salvación de ellos -los que aceptaron, aceptan y habrán de aceptar el mensaje..  «Nadie puede llegar en su amor más allá de dar la vida por un amigo: vosotros sois Mis amigos, si hacéis lo que Yo os mando.» Puedes observar que aquí se repite la cláusula condicional en nuevas palabras: «si hacéis lo que Yo os mando.» Aunque no se menciona es de suponer que aquí, entre este grupo se encuentra Judas. Judas no se perdió porque Dios le predestinó para que se perdiera. Aceptar que Dios lo predestinó para que traicionara a Jesús sería aceptar la mezquindad y la acepción como algo divino. Judas se perdió porque aun cuando en un principio aceptó el mensaje de salvación no cumplió con la cláusula condicional de «si hacéis lo que Yo os mando.» Esto no es un acto voluntarioso de «o haces lo que Yo digo o te vas para el infierno» Se trata de un acto de amor. «Aquí tenéis Mis instrucciones: Que os améis los unos a los otros como os he amado Yo».

La ley 22 de Puerto Rico establece antes de que ocurra que toda persona que viole la ley de tránsito será culpable y establece las penas. Por ejemplo «toda persona que exceda los límites de velocidad establecidos será culpable y tendrá que pagar una multa de $100.00 mas $10.00 adicionales por cada milla que vaya en exceso» Si violas la ley -«no aceptar lo establecido en la ley»-, ¿te predestinó el gobierno o te condenaste tú mismo por no aceptar lo establecido?

Mis padres fallecieron ambos. No sé si soy millonario ¿sabes por qué?; porque nunca fui donde mis hermanos a reclamar herencia si alguna hubiera.

La salvación es la herencia que Dios estableció para el hombre, pero hay que acudir a reclamarla. Yo acudí a reclamarla aceptando a Jesús como mi verdadero y único salvador y soy salvo porque decidí hacer la voluntad de Dios, hacer lo que Jesús ordena o manda y lo hago en agradecimiento a la herencia ofrecida, no por formar parte de la «supremacía cristiana» de pertenecer a un grupo escogido caprichosamente por Dios, desde antes de estar en el vientre de las madres y de la fundación del mundo.

A parte de todo esto Jesús les dice: ustedes van a salir a producir el fruto que permanece, no porque ustedes me escogieran a Mí, sino porque Yo los escogí a ustedes para que así lo hagan. Dios escoge y predestina los propósitos, no las personas para los propósitos.

Esta es la idea clave de este pasaje. No han sido Sus discípulos los que Le han escogido a Él, sino Él a Sus discípulos. No hemos sido nosotros los que hemos escogido a Dios, sino que Dios, en Su gracia, Se ha acercado a nosotros con la llamada y la invitación de Su amor. Jesús nos está dando aquí una nueva percepción de Dios. Dios no es el Dios que el hombre del Antiguo Testamento nos pintó. Dios es Amor y quiere compartir su amor con nosotros, quiere ser nuestro Amigo, pero para ello tenemos que hacer lo que Él nos dice o tendremos el pago de nuestras acciones.

Debemos amarnos unos a otros como nos amó Jesús, y El nos amó tanto que dio su vida por nosotros. Tal vez no sea necesario que demos nuestra vida por otro, pero existen otras formas de practicar el amor sacrificial: escuchar, ayudar, alentar, dar. Piensa en alguien en particular que necesite hoy esta clase de amor. Dale todo el amor que puedas y luego trata de dar un poco más, es lo que nos pide Jesús.

Como Jesucristo es Señor y Amo, bien pudiera llamarnos esclavos -dulos-; pero nos llama amigos. Consuelo y seguridad nos da el hecho de que Dios nos «haya escogido» -en verdad es una invitación a ser sus amigos- como amigos de Cristo. Como El es Señor, le debemos nuestra obediencia plena. Pero por sobre todo, Jesús nos pide que le obedezcamos por amor.

Jesús tomó la primera decisión: amar y morir por nosotros y lo hizo como hombre, como humano, para que entendiéramos que también nosotros podemos vivir como Él. Con este sacrificio nos invita a vivir con Él para siempre. Nos toca a nosotros la siguiente decisión: aceptar o rechazar su oferta. Sin la decisión de El, no nos quedaría alternativa alguna. Yo tomé mi decisión, libre y voluntariamente; y esto se llama libre albedrío.

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR