Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Proverbios 20: El vino es escarnecedor

Proverbios 20:1  El vino es escarnecedor, la sidra alborotadora; ninguno que por su causa yerre es sabio.[a]

Proverbios 20:2  Como rugido de cachorro de león es la ira del rey;  el que lo enfurece peca contra sí mismo.[b]

Proverbios 20:3  Honra es del hombre abandonar la contienda, pero cualquier insensato se enreda en ella.7

Un apaciguador es mejor que un incendiario.

Una persona que tiene confianza plena en su fuerza no necesita alardear. Una persona valiente de verdad no necesita buscar oportunidades para probar su valor. Una mujer llena de recursos descubre cómo salir de una pelea. Un hombre paciente evitará tomar represalias. Es imposible para los hombres insensatos mantenerse alejados de las peleas. Las personas de carácter sí pueden. ¿Qué clase de persona es usted?

Proverbios 20:4  El perezoso no ara a causa del invierno; luego, cuando llegue la siega, pedirá y no hallará.[c]

Sin duda, ha escuchado advertencias similares: si no estudias, no pasarás el examen; si no ahorras, no tendrás dinero cuando lo necesites. Dios quiere que nos anticipemos a las necesidades futuras y nos preparemos para ellas. No podemos esperar que El venga a rescatarnos cuando nos hemos acarreado los problemas por falta de planificación y acción. El nos abastece, pero además espera que seamos responsables.

Proverbios 20:5  Como aguas profundas es el consejo en el corazón del hombre, pero el inteligente sabe alcanzarlo.[d]

Proverbios 20:6  Muchos hay que proclaman su propia bondad, pero un hombre de verdad, ¿quién lo hallará?

Proverbios 20:7  Camina en su integridad el justo y sus hijos son dichosos después de él.

Proverbios 20:8  El rey, al sentarse en el trono para juzgar, con su mirada descubre todo mal.[e]

Con su mirar : Una clara percepción de los hechos es lo que permite derrotar la injusticia ante el tribunal.

Proverbios 20:9  ¿Quién puede decir: «Yo he limpiado mi corazón, limpio estoy de mi pecado»?[f]

Nadie está exento del pecado. En cuanto confesamos nuestro pecado y nos arrepentimos, las acciones y los pensamientos pecaminosos comienzan a retroceder en nuestra vida. Todos necesitamos una limpieza continua, una vez tras otra. Agradezca a Dios porque El la ofrece mediante su misericordia cuando la pedimos. Haga de la confesión y del arrepentimiento una parte regular de sus conversaciones con Dios. Dependa de El en cada momento para la limpieza que necesita.

Proverbios 20:10  Pesa falsa y medida falsa, ambas cosas son abominables para Jehová.[g]

Proverbios 20:11  Aun el muchacho es conocido por sus hechos, si su conducta es limpia y recta.[h]

Proverbios 20:12  El oído que oye y el ojo que ve, ambos igualmente ha hecho Jehová.

Proverbios 20:13  No ames el sueño, para no empobrecerte; abre tus ojos y te saciarás de pan.[i]

Proverbios 20:14  El comprador dice: «¡Malo, malo!», pero cuando se va, se jacta por la compra.

El traficante abarata la mercancía cuando compra, para inflar su precio después cuando la vende.

Proverbios 20:15  Hay oro y multitud de piedras preciosas, pero joya más preciosa son los labios prudentes.[j]

Proverbios 20:16  Quítale su ropa al que salió fiador de un extraño; tómale prenda al que se fió de desconocidos.[k]

Proverbios 20:17  Sabroso le es al hombre el pan de mentira, pero después se le llena la boca de cascajo.[l]

Proverbios 20:18  Los pensamientos se ordenan con el consejo, y con dirección sabia se hace la guerra.[m]

Proverbios 20:19  El que anda con chismes descubre los secretos: no te entremetas, pues, con el suelto de lengua.[n]

Proverbios 20:20  Al que maldice a su padre o a su madre se le apagará su lámpara en la más profunda oscuridad.[ñ]

Proverbios 20:21  Los bienes que al principio se adquieren de prisa, no serán al final bendecidos.[o]

Proverbios 20:22  No digas: «Yo me vengaré»; espera en Jehová y él te salvará.[p]

Proverbios 20:23  Abominables son para Jehová las pesas falsas, y la balanza falsa no es buena.[q]

“Pesas falsas” se refiere a las balanzas adulteradas que un comerciante puede utilizar a fin de engañar a sus clientes. La deshonestidad es un pecado difícil de evitar. Es muy fácil hacer trampa si pensamos que nadie nos ve. Sin embargo, la falta de honradez afecta el mismo corazón de una persona. Hace que nadie confíe en él y que este no confíe en nadie. A la larga lo hace incapaz de conocerse a sí mismo o de relacionarse con los demás. No tome la deshonestidad a la ligera. Incluso la porción más pequeña contiene suficiente porción de engaño para matar su vida espiritual. Si existe alguna deshonestidad en su vida, dígaselo ahora mismo a Dios.

Proverbios 20:24  De Jehová son los pasos del hombre, ¿cómo, pues, entenderá el hombre su camino?[r]

A menudo los sucesos de nuestra vida nos confunden. Hay muchas cosas que nunca comprenderemos. Otras se colocarán en su lugar en el futuro cuando miremos y veamos cómo Dios trabajaba. Este proverbio nos aconseja que no nos preocupemos si no comprendemos todo lo que sucede. En vez de eso, confiemos en que Dios sabe lo que hace, incluso si su intención no es clara para nosotros. En el Salmo 37:23 se nos da una promesa que nos asegura que Dios dirige nuestras vidas.

Proverbios 20:25  Una trampa es para el hombre hacer apresuradamente voto de consagración y reflexionar después de haberlo hecho.[s]

Voto de consagración significa su intención de dar algo como ofrenda a Dios. Consagración denota apartar algo para uso religioso. Este proverbio puntualiza lo malo que es hacer un voto a la ligera y luego reconsiderarlo. Dios toma los votos con seriedad y demanda que se lleven a cabo. A menudo tenemos buenas intenciones cuando hacemos un voto porque queremos mostrar a Dios que estamos determinados a servirlo. Sin embargo, Jesús dice que es mejor no hacer promesas a Dios porque El sabe lo difícil que son de cumplir. Si usted sigue sintiendo que es importante hacer un voto, asegúrese de que ha considerado las consecuencias de quebrantarlo. (En Jueces 11, Jefté hizo una promesa temeraria de sacrificar a cualquiera que saliera para recibirle cuando regresara a casa. Llegado el momento, la primera que le recibió fue su hija.) Es mejor no hacer promesas, que hacerlas y más tarde querer cambiarlas. Incluso, es mejor analizar el costo de antemano y luego cumplirlas.

Proverbios 20:26  El rey sabio dispersa a los malvados y sobre ellos hace rodar la rueda.[t]

Proverbios 20:27  Lámpara de Jehová es el espíritu del hombre, la cual escudriña lo más profundo del corazón.[u]

Lámpara de Jehová : El espíritu del ser humano es su punto de contacto con Dios (más que el alma o el cuerpo), a través del cual éste lo ilumina y le hace ver su propia naturaleza.

Proverbios 20:28  La misericordia y la verdad guardan al rey, y con clemencia se sustenta su trono.[v]

Proverbios 20:29  La gloria de los jóvenes es su fuerza; la belleza de los ancianos, su vejez.[w]

Proverbios 20:30  Los azotes que hieren son medicina para el malo; el castigo purifica el corazón.

Honestidad y deshonestidad

Proverbios nos dice muy claramente que Dios desprecia cualquier forma de deshonestidad. No solo la odia, sino que se nos dice que ella obra en nuestra contra: los demás desconfían en nosotros y ni siquiera podemos disfrutar nuestras ganancias deshonestas. Es más sabio ser honesto debido a que “el justo saldrá de la tribulación”

Opinión de los demás

Los líderes se alegran con los que hablan verdad.
A la larga, la gente aprecia más la franqueza que la lisonja.

Calidad de vida

Los pensamientos de los justos son rectos.
El testigo verdadero no mentirá; mas el testigo falso hablará mentiras.
El testigo verdadero libra las almas.
Los hijos del justo son dichosos.

Resultados a corto plazo

La ganancia mal habida no será de provecho.
El justo se libra de la tribulación.
El impío se enreda con sus labios.
La ganancia mal habida es sabrosa solo por un tiempo.

Resultados a largo plazo

La integridad de los rectos los encaminará.
El labio veraz permanecerá para siempre.
Enriquecerse rápidamente al final no es una bendición.
Las ganancias deshonestas no duran.
El que camina en integridad será salvo.

Opinión de Dios

Se complace en la honradez.
Se deleita en los que hablan verdad.
Abomina las medidas falsas.
Se complace cuando hacemos lo que es recto y justo.

El alcoholismo y otros males

La palabra burla une el versículo 1 con 19:29. Se subraya la influencia trágica del vino y la bebida fuerte (¿licor u otro nombre para el vino?). Le hace a uno “burlador” (mirando todo en menos) y “alborotador” (ruidoso, como la mujer adúltera). Ser sabio es opuesto a ser un bebedor de vino. Según el AT, el vino ha sido un elemento de fácil abuso. Jesús fue acusado de ser un bebedor de vino (en contraste con Juan el Bautista, quien se abstuvo del vino), es decir un borracho. Hay muchas expresiones populares para referirse al borracho, como “estar curado”,“estar con el cuerpo malo”, etc. Desafortunadamente, la escena de algún borracho es demasiado frecuente.

En el versículo 2 se acentúa la furia del rey como el león rugiente. Se agrega el hecho de aquella persona que causa al rey poner en peligro su vida, pecando contra su persona (su alma). En vez de amarse, él se daña por el pecado. El espíritu del dicho es: “¡No lo haga!”

En el versículo 3 se muestran las dos actitudes acerca de la contienda. Por un lado, es la gloria o el honor (aun la jactancia o el orgullo sano de una persona “cesar” una contienda. Tal actitud muestra una gran capacidad hacia el dominio propio. Por otro lado, todo insensato, va a “mostrar los dientes y rugir”, es decir involucrarse en la disputa.

El versículo 4 repite la enseñanza sobre el perezoso, quien no hace nada en el otoño, la estación para arar. Después busca intensamente algo en el tiempo de la cosecha (de la forma verbal de piel) y no encuentra nada.

En el versículo 5 se utiliza otra vez la metáfora de las aguas profundas. Se presenta aquí la verdad sobre lo oculto del propósito que está en el corazón del hombre (ver 10:8 para corazón). Sin embargo, el hombre de entendimiento es capaz de revelarlo.

El modismo popular “del dicho al hecho hay un gran trecho” resume el sentido del versículo 6. Por un lado, muchos se proclaman leales o fieles (una característica divina que significa la fidelidad o la misericordia). Sin embargo, un hombre fiel (o confiable), ¿quién lo hallará? Las personas así son únicas y muy estimadas. Aristóteles habla de la fidelidad en palabra y hecho (Ethica Nicomachea).

La integridad personal y profesional

El versículo 7 muestra la rica herencia dejada por el hombre de integridad o madurez (que se define como “completo” o “realizado”) quien es justo o recto. La palabra bienaventurados o “dichosos” pone énfasis en el bienestar que queda con los hijos del justo. Se acentúa el efecto positivo sobre los hijos. El carácter recto es una gran herencia.

En el versículo 8 el rey es el juez, tal como Salomón. Utilizando sus ojos, el rey disipa (ver 20:26 donde apunta a la acción de la separación de los desperdicios del grano, quizás el trigo). Así, el rey ha de examinar toda la evidencia y descubrir todo mal.

En el versículo 9 otra vez se encuentra una pregunta retórica que busca la respuesta: “¡Necio!” . La pregunta afirma la ausencia de algún hombre con un corazón limpio, puro, inocente y puede decir que es limpio del pecado. La idea central se repite en Romanos 3:23 : … porque todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios. Por otro lado, el Salmista declara: ¿Cón qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra. Ya tenemos un sacrificio perfecto para nuestro pecado, quien es Cristo. Así, podemos ser justificados por medio del Espíritu Santo y en Cristo. Calvino pone énfasis en la naturaleza única de la fe como el medio de la salvación, mostrando el fracaso de las obras. Un dicho egipcio reza: “No digas: ‘Mal no hice’ ” (La Sabiduría de Amenemopet). El pecado es universal, y aun así lo veían los egipcios.

El versículo 10 vuelve al tema del comercio en que se encuentra el fraude en pesas y medidas. Además de un acto material, es algo espiritual porque muestra la calidad del pueblo. Se declara abominación y necesariamente hay que alejarlo de Dios.

La palabra aun aparece de nuevo en el versículo 11, subrayando de ese modo lo que sigue. El na’ar es un término ambiguo que puede significar el joven de 17 años, como José en Genesis 37:2, y el niño que ha dejado de mamar recientemente, como Samuel. De todos modos, el muchacho es conocido a través de su conducta. Se espera un joven “hecho y derecho”.

Siete claves para el éxito en los negocios

1.     Practicar la honestidad.

2.     Madrugar para trabajar duro.

3.     No ser fiador sin garantía.

4.     Buscar consejos sabios.

5.     Planificar una estrategia sabia.

6.     Engrandecer el negocio paulatinamente.

7.     Confiar en Jehová.

Las formas inadecuadas para adquirir el pan cotidiano.

En el versículo 12 se subraya otra vez que Jehová es el creador de las cosas. Dos cosas ha hecho Dios que favorecen en una manera grandísima al hombre: los oídos y los ojos. Dios está diciéndonos: “¡Utilícelos!” Sólo al perder el sentido auditivo o el sentido visual, uno se da cuenta del gran valor de estas dos características del hombre. Son dos grandes dones de Dios.

El versículo 13 trata el tema de la pereza. Aquí, el perezoso es llamado el amante del sueño. La conjunción pen es difícil de traducir. Apunta a un posible futuro si no se escucha la advertencia anterior. La oración dice: No ames el sueño para que no te empobrezcas. En este mismo sentido, el segundo imperativo abre tus ojos tiene una doble connotación: Primeramente como el aspecto antitético con “dormir” (los ojos cerrados), y en segundo lugar como el aspecto de entender (un sentido figurativo). El que se esfuerza está asegurado de tener una abundancia para comer (pan es la palabra para “comida”). Hay una discusión amplia sobre la adquisición de los bienes en 10:2-5.

En el versículo 14 saltan de las páginas las palabras Malo es, malo es. Se muestra cómo el comprador busca desvalorizar el objeto que está comprando por medio de exagerar las fallas. Así se negociaban las propiedades, los animales, etc. Por otra parte, al terminar la negociación, el comprador va a jactarse de su astucia (notar que tales expresiones se escuchan en las ferias y los mercados) y del gran valor de lo comprado. Cervantes pone un refrán semejante en los labios del Quijote: “No quiero, no quiero, pero echádmelo en la capilla.”

El versículo 15 repite el tema del valor superior de la sabiduría sobre los bienes materiales. Aquí son los labios del conocimiento, para representar un conocimiento de las normas morales, el orden en el universo, etc. en contraste con los labios necios y perversos. La superioridad del habla que se basa en el conocimiento está por sobre el oro y las perlas (o corales), porque tales labios son un objeto preciosísimo.

El versículo 16 vuelve a la forma imperativa del proverbio. Se trata el tema del gran peligro de la fianza. La frase quítale su ropa viene de la imagen del fiador en  Deuteronomio 24:10-13 (en el contexto del enemigo que haya quitado el manto). Los otros ejemplos del vestido en Proverbios son el vestido con el fuego como símbolo del peligro y el vestido quitado en el invierno como símbolo de la aflicción. Además, “quitarse la ropa” puede ser un símbolo del lamento y del arrepentimiento, aunque la frase más frecuente es “rasgar el manto”), aunque no es probable aquí. Perder la ropa o la prenda era una pérdida mayor. Tales pérdidas eran frecuentes en la fianza y la relación ilícita con una mujer casada. Otra posibilidad de traducción es “los extranjeros o los desconocidos” en vez de la mujer ajena (el texto hebreo). La mujer ajena se repite en 27:13, mientras “los hombres desconocidos” son sinónimos con el “extraño” de la primera parte.

En el versículo 17 la palabra sabroso (lit. “dulce”) describe la ilusión del “pan de engaño”. La palabra “engaño” muestra la forma de la adquisición, utilizando, por ejemplo, el robo, la mentira, etc.. Por lo tanto, se encuentra luego con una boca llena de cascajo. Hay la ilusión y hay la realidad del resultado.

El versículo 18 subraya la importancia de la planificación y el consejo, especialmente algo tan peligroso y lamentable como la guerra. Se contrasta con ellos que hablan sin pensar y aquellos que se burlan del consejo y son indiferentes al mismo.

Los hechos repugnantes

La primera parte del versículo 19 repite en 11:13 acerca del “cuchicheo” (ver Levítico 19:16 donde se usa la palabra hebrea traducida como “calumniar”, algo condenado; Jeremías 6:28 y 9:4 donde está traducida “calumniar”). Al no guardar la confianza, el chismoso lastima a las personas en vez de esperar una mejoría de la situación y una reconciliación de ellas. En este mismo sentido, el suelto de lengua (lit. aquel con los labios siempre abiertos, en el mismo hecho de hablar) es un amigo peligroso. Un relato egipcio dice: “No repartas tus palabras a la gente común, ni asocies a ti a uno (demasiado) expresivo de corazón” (La Sabiduría de Amenemopet). Aristóteles acentuaba el hecho de que el habla ha de ser utilizada en una forma correcta y no para causar un “gran daño”, mostrando así su naturaleza peligrosa.

Las páginas de la Palabra de Dios se llenan con el tema sobre la relación entre el hijo y sus padres que se encuentra en el versículo 20. Este hijo maldice o “desfavorece” intensamente (la forma verbal de piel) en palabra y en hecho (“maldecir”) a sus padres. Desafortunadamente, el autor de Proverbios y Pablo podían ver una generación llena de los hijos que eran así. El destino del hijo que maldice a su padre o a su madre será acortado con una vida que termina prematuramente como la de los impíos. Un dicho egipcio instruye lo siguiente: “Quien no se enorgullece de los nombres de su padre y madre, así el sol no brille sobre él, pues es un perverso” (Ahiqar).

El versículo 21 muestra la vanidad de la posesión obtenida apresuradamente. La palabra “posesión” es comúnmente traducida “herencia”. Así, tal herencia normalmente resulta en una maldición, una dejadez del trabajo. Por otra parte, si se toma como “posesión”, se puede hacer referencia al ladrón o al rico que haya oprimido al pobre. De todos modos, la última etapa o el final no será de bendición.

El tema de la venganza en el versículo 22 es uno muy delicado dentro de las Escrituras, porque por un lado se buscaba la justicia pero por otro lado la reformación del malhechor. Espera a Jehová no significa “guiñar el ojo” o hacer la vista gorda, ignorando así el mal. Al contrario, Dios es justo y santo, y no se lo puede burlar. Dios le hace a uno responsable por sus hechos, pero solo él puede juzgar en una manera totalmente recta. Además, todos somos pecadores. Se puede recordar la actitud vengativa de Absalón hacia Amnón y todo el daño hecho a toda la familia y al reino (p. ej. la desgracia de la familia real, la guerra civil, etc.). Mejor esperar la acción de Dios y ver cómo él es nuestro auxilio. Los verbos en piel muestran la intensidad del movimiento del texto. Pablo exhorta: Mirad que nadie devuelva a otro mal por mal; en cambio, procurad siempre lo bueno los unos para los otros y para con todos. Esta actitud es atacada por Elie Wiesel, un sobreviviente del campo nazi de la concentración y Premio Nobel de Literatura, quien rechaza tal “espera” en Dios.

En el versículo 23 se repite el rechazo total del comercio corrupto. La palabra abominación, que nació en el culto para apuntar a algo impuro y no usable, muestra el rechazo absoluto de Dios hacia tales prácticas. La frase no es algo bueno expresa la actitud en una forma sinónima. El fraude no muestra la astucia sino lo abominable ante los ojos de Dios. Un dicho egipcio instruye: “No inclines la balanza, ni falsees las pesas, ni alteres las fracciones de la medida” (Amenemopet).

El versículo 24 subraya la soberanía de Dios sobre el hombre. Hay un elemento del misterio en la soberanía divina y cómo funciona en la vida del ser humano. En esta manera, se puede ver cómo Dios, a través del maestro sabio, busca mostrar las dos grandes opciones de la vida: Un camino de acuerdo con la voluntad divina, que ayuda en prolongar la vida y mejorarla, y un camino perverso que quita la vida, produciendo una muerte prematura. El sentido de urgencia muestra que es el joven el que tiene que decidir si seguir a Dios o no. El versículo aquí subraya la verdad de que las posibilidades de “caminar” vienen de Dios y entonces el hombre no es capaz de entender su andar (así se capta el espíritu de la pregunta retórica que pide la respuesta: “No se puede.”)

El versículo 25 pone énfasis en la manera ligera que algunos tratan las cosas espirituales en la vida. Aquí, la palabra trampa es clave para entender el dicho. Parece ser que la persona que declara algo (p. ej. un toro, un grano, etc.) como consagrado (dedicado a Dios como qodesh) en una manera apresurada y jactanciosa de hablar es como los que pretenden ser ricos. En este mismo sentido, el paralelismo sinónimo muestra la ausencia del pensar antes de tomar los votos. En  Deuteronomio 23:21-23 se afirma: Cuando hagas un voto a Jehová tu Dios, no tardes en cumplirlo… (o) sería en ti pecado. Pero si te abstienes de hacer un voto, no sería en ti pecado… harás de acuerdo con el voto que hayas hecho… El voto apresurado es peligroso, como se puede ver en la historia de Jefté, el juez, quien hizo un voto de sacrificar al primer ser que saliera de su casa si Dios le daba la victoria. Desafortunadamente, salió al encuentro de Jefté su única hija con panderos y danza. El voto de Jefté fue un doble pecado, porque fue apresurado y a la vez contra la voluntad de Dios. Las cosas espirituales son sumamente importantes y deben ser hechas con una consideración óptima.

Las cualidades del buen gobierno

El versículo 26 acentúa el sano juicio del rey sabio. El verbo dispersa muestra la acción de separar los desperdicios del grano, de esa forma haciendo correr a los impíos. Por lo tanto, ellos reciben un castigo merecido (lit. “la rueda encima”, y puede significar “la derrota”, “el trabajo esforzado” o “el castigo”).

En el versículo 27 se subraya la autoconciencia que está en el espíritu del hombre. Tal autoconciencia es un don de Dios; el soplo viene de la misma palabra para espíritu aquí), es como una lámpara dada por Dios al hombre. Con la metáfora lámpara, se pone énfasis en la capacidad del espíritu para alumbrar revelando los porqué de las acciones. El mismo espíritu es capaz de extraer hasta lo más interior del ser humano. Así, el hombre no tiene la excusa de no saber lo que está haciendo.

Las palabras misericordia y verdad, en el versículo 28, recalcan una combinación de los atributos que son divinos, y a la vez imitables por el hombre recto. Estos atributos guardan al rey, mientras la justicia afirma al trono (es decir, su reino).

El versículo 29 es un dicho acerca de la realidad que percibe la sociedad. La palabra gloria apunta a la jactancia o el orgullo sano (del vocablo tipe’ arah, La gloria de los jóvenes es su fuerza: Aun los muchachos se fatigan y se cansan; los jóvenes tropiezan y caen. Pero los que esperan en Jehová renovarán sus fuerzas; levantarán las alas como águilas. Correrán y no se cansarán; caminarán y no se fatigarán). En este mismo sentido, la gloria o el orgullo sano de los ancianos son sus canas (el símbolo de la vida larga).

En el versículo 30 se repite el tema del castigo físico como un medio legítimo para reformar al individuo. Se notan dos aspectos del castigo físico: Las marcas de los azotes… y los golpes. Son dos los resultados: la purificación o la limpieza del mal (todo el proceso desde buscarlo hasta involucrarse en él) y la purificación del interior del hombre (corazón). Este mashal es optimista; los dichos Deuteronomio 9:7-8 y 17:10 son más pesimistas. De todas maneras, la palabra persuasiva es la forma normal para guiar a las personas.

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar