Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Proverbios 22: La compleja relación entre la riqueza y la bendición

Proverbios 22:1 Más vale el buen nombre que las muchas riquezas, y la buena fama vale más que la plata y el oro.[a]

Proverbios 22:2 El rico y el pobre tienen en común que a ambos los hizo Jehová.[b]

Proverbios 22:3 El prudente ve el mal y se esconde, pero los ingenuos pasan y reciben el daño.[c]

Proverbios 22:4 Riquezas, honor y vida son el premio de la humildad y del temor de Jehová.[d]

Esta es una observación general aplicable sobre todo a un israelita obediente que viviera en el reino piadoso de Salomón. Sin embargo, algunos han sido mártires a corta edad y otros han entregado su riqueza en el nombre del Reino de Dios. El libro de Proverbios describe la vida como debe ser. No hace hincapié en las excepciones.

Proverbios 22:5 Espinos y trampas hay en el camino del perverso; el que a sí mismo se guarda se alejará de ellos.[e]

Proverbios 22:6 Instruye al niño en su camino, y ni aun de viejo se apartará de él.[f]

Instruye : Encierra la idea de unos padres que dedican sus energías a dotar a un niño de sabiduría y amor, a alimentarlo y disciplinarlo para que se convierta en alguien completamente dedicado a Dios. Ello presupone madurez espiritual y emocional por parte de los padres. En su camino : Significa también que se le instruya para que sea capaz de refrenar cualquier inclinación que lo aparte de Dios (por ejemplo, falta de voluntad o disciplina, predisposición a la depresión). De esa manera, la promesa consiste en que un desarrollo apropiado del niño asegura que éste se mantenga en los caminos de Dios.

«Instruye al niño en su camino» es literalmente: «de acuerdo a su [el del niño] camino». Es natural que queramos criar a cada hijo o prepararlo de manera similar. Este versículo denota que los padres deberían discernir los puntos fuertes especiales e individuales que Dios le ha dado a cada uno de ellos. A la vez que no debemos condonar ni excusar la terquedad, cada niño tiene una inclinación natural que los padres pueden desarrollar. Al hablar con maestros, otros padres y abuelos seremos más capaces de discernir y desarrollar las capacidades de cada hijo.

Muchos padres quieren tomar todas las decisiones por sus hijos, pero esto los daña a la larga. Cuando los padres enseñan a sus hijos a tomar decisiones, no tienen que cuidar cada paso que estos den. Los padres saben que permanecerán en el buen camino porque ellos solos lo han decidido. Prepare a sus hijos para que escojan el camino correcto.

Proverbios 22:7 El rico se hace dueño de los pobres y el que toma prestado se hace siervo del que presta.

¿Significa esto que nunca debe pedir prestado? No, sin embargo nos advierte a nunca pedir un préstamo sin examinar con cuidado su potencial para pagarlo. Un préstamo que pueda enfrentar es permitido, uno que no pueda enfrentar es esclavizante. Quien pide prestado debe darse cuenta que hasta que no pague el préstamo, será esclavo del individuo o institución que le prestó.

Proverbios 22:8 El que siembra iniquidad, iniquidad segará, y la vara de su insolencia será quebrada.[g]

iniquidad, aven: Agotamiento, aflicción, maldad, injusticia, pena, lamento, vacío e idolatría. Aven aparece cerca de 85 veces. En el idioma hebreo hay cierto vínculo entre la maldad y sus efectos perniciosos; por eso aven puede contener ambos niveles de significado. Aven es una de las varias palabras hebreas que vinculan el pecado y su inexorable penalidad.

Proverbios 22:9 El que mira con misericordia será bendito, porque dio de su pan al indigente.[h]

Proverbios 22:10 Echa fuera al escarnecedor y se terminará la contienda, y cesará el pleito y la afrenta.

Proverbios 22:11 El que ama la pureza del corazón, con la gracia de sus labios se ganará la amistad del rey.[i]

Proverbios 22:12 Los ojos de Jehová velan por la ciencia, pero él trastorna las cosas de los prevaricadores.

«Ciencia» se refiere a los entendidos, los que aman lo recto y hablan la verdad. Se necesita disciplina, determinación y trabajo arduo para vivir al estilo de Dios, pero El protege y recompensa a los que se comprometen a seguirlo.

Proverbios 22:13 Dice el perezoso: «Ahí fuera hay un león: me matará en la calle».[j]

La pereza inventa excusas increíbles.

Este proverbio se refiere a la excusa que un perezoso podría utilizar para no trabajar. A nosotros nos parece graciosa, pero es así como, a menudo, nuestras excusas les parecen a otros. No racionalice la pereza. Asuma sus responsabilidades con seriedad y póngase a trabajar.

Proverbios 22:14 Fosa profunda es la boca de la mujer extraña; el que provoque la ira de Jehová, caerá en ella.[k]

Proverbios 22:15 La necedad está ligada al corazón del muchacho, pero la vara de la corrección la alejará de él.[l]

Los niños a menudo hacen cosas tontas y peligrosas solo porque no comprenden las consecuencias. La sabiduría y el sentido común no se transfieren a través de un buen ejemplo. Un niño aprende sabiduría cuando esta se enseña concienzudamente. «La vara de la corrección» representa todas las formas de disciplina o preparación. De la misma manera en que Dios nos capacita y corrige para hacernos mejores, así los padres deben disciplinar a sus hijos para que aprendan la diferencia entre el bien y el mal.

Proverbios 22:16 El que por aumentar sus ganancias oprime al pobre o da al rico, ciertamente se empobrecerá.[m]

Proverbios 22:17 tercera colección: palabras de los sabios (22.17–24.22)[N] Preceptos y amonestaciones: Inclina tu oído, escucha las palabras de los sabios y aplica tu corazón a mi sabiduría,[ñ]

Los sabios : Probablemente alude a un grupo de sabios cuyas enseñanzas se citan a continuación, aunque el uso de la primera persona en los versículos 19, 20, 21 le da un toque personal a estos proverbios. Puede que el propio Salomón sea quien hable o quizás sea el primero de los sabios citados. Nota literaria : Esta colección de proverbios (hasta 24.22) exhibe varias diferencias notables con las precedentes: No se sigue de manera tan uniforme el método de versos pareados; la estructura gramatical contiene construcciones más largas y complejas, e intercala explicaciones con mayor frecuencia; sin embargo, el significado es aún más oscuro y difícil de descifrar; se utilizan más giros retóricos e imperativos.

Proverbios 22:18 porque es cosa deliciosa que las guardes dentro de ti y que, a la vez, se afirmen en tus labios.

Proverbios 22:19 Para que tu confianza esté puesta en Jehová[o] te las he hecho saber hoy a ti también.

Proverbios 22:20 ¿Acaso no te he escrito tres veces,[p] con consejos y ciencia,

Proverbios 22:21 para hacerte saber con certidumbre las palabras de verdad, a fin de que vuelvas a llevar palabras de verdad a los que te enviaron?[q],[r]

Proverbios 22:22 -1- No robes al pobre, porque es pobre, ni oprimas al desdichado en las puertas de la ciudad,[s]

Proverbios 22:23 porque Jehová juzgará la causa de ellos y despojará de la vida a quienes los despojen.[t]

Este proverbio es un mensaje de esperanza para la gente que debe vivir y trabajar bajo la autoridad de líderes injustos y autoritarios. Es además una advertencia para los que disfrutan gobernar con mano de hierro. Algunas veces Dios interviene y destruye directamente a los tiranos. Con más frecuencia usa otros gobernantes para derrocarlos u ocasiona que el mismo pueblo oprimido se rebele en su contra. Si usted tiene una posición de autoridad en la iglesia, en el trabajo o en su casa, recuerde lo que le sucede a los tiranos. El liderazgo llevado mediante la bondad es más eficaz y dura más que uno impuesto por la fuerza.

Proverbios 22:24 -2- No te unas al iracundo ni te acompañes del irascible,

Proverbios 22:25 no sea que aprendas sus costumbres y pongas trampa a tu propia vida.

Las personas tienden a parecerse a las que las rodean. Incluso en ocasiones hasta las características negativas desaparecen. La Biblia nos exhorta a ser cautelosos al elegir amigos. Seleccione personas con características que quisiera desarrollar en su propia vida.

Proverbios 22:26 -3- No seas de aquellos que se comprometen, de los que salen fiadores de deudas ajenas.

Este versículo dice que es de sabios ser lentos para comprometerse o salir por fiador de las deudas de otros.

Proverbios 22:27 Si luego no tienes con qué pagar, ¿por qué habrán de quitar tu cama de debajo de ti?[u]

Proverbios 22:28 -4- No remuevas los linderos antiguos que pusieron tus padres.[v]

Respeta las normas tradicionales, tanto morales como culturales. En Josué 13-21, la tierra se dividió y se marcaron los límites de cada tribu. Moisés ya había advertido al pueblo que cuando llegaran a la tierra prometida no debían engañar moviendo la marca que señalaba el límite para obtener más tierra a costa de sus vecinos. Cambiar los límites políticos para que un grupo de votantes se beneficie y otro pierda es una forma moderna de mover las marcas de los linderos.

Proverbios 22:29 -5- ¿Has visto un hombre cuidadoso en su trabajo? Delante de los reyes estará, no delante de gente de baja condición.

Los de baja condición : El destino del diligente es destacarse socialmente.

La compleja relación entre la riqueza y la bendición

En el versículo 1 la palabra nombre acentúa el concepto de “reputación” o “fama”:. El texto griego agrega buen, para aclarar el espíritu del texto. Aquí se subraya que “la reputación” es más importante que los bienes, aunque sean muchas riquezas (se elige “la reputación [positiva]” por sobre las riquezas). Es mejor que la plata y el oro, los bienes de mucho valor. Cuidar la reputación es más importante que acumular bienes.

El versículo 2 se concentra en el verbo “encontrar”, que tiene la forma de niphal, para mostrar que una fuerza ajena ejecuta la acción del verbo. Así, se puede escribir el versículo de la siguiente manera: “El rico y el pobre están juntos…” (el espíritu de tienen esto en común). El punto del encuentro está en el creador, Dios. Sobre todo, hay que admitir que Dios es el creador de todos y entonces los hombres no son tan distintos los unos de los otros.

En el versículo 3 se contrasta a el prudente con los ingenuos. Por un lado, el prudente ve el mal y se esconde para no estar en el mal y todas sus consecuencias. Por otra parte, el ingenuo sigue y sufre. No es como el ingenuo en Deuteronomio 21:11, quien aprende.

El versículo 4 repite los valores adquiridos a través de la humildad y la fe reverente en Dios. Estos valores igualan los de sabiduría en 3:16: Riquezas, honra y vida.

En el versículo 5 se subrayan los dos obstáculos del camino del perverso. Son dos peligros en el caminar común. Primero, los espinos que crecen en el camino, escondiéndolo y escondiendo los peligros del camino, como la serpiente. En segundo lugar, está la trampa (de ave, la red). Así es la vida, llena de obstáculos, algunos de la naturaleza, otros hechos por el ser humano. Por otro lado, el que se cuida se va a alejar de estos dos obstáculos.

El versículo 6 entrega un mashal imperativo. La palabra instruye aparece sólo cinco veces en el AT, con un significado en las otras veces como “dedicar o estrenar” . Entonces, mejor sería decir algo como “dedicar los primeros pasos al niño en el camino (recto)…” (es el tiempo cuando el niño está empezando a aprender las cosas de la vida como en 19:18, el tiempo oportuno); Aristóteles pensaba que las buenas virtudes se aprendían en el hábito de cumplirlas. La palabra na’ar puede significar la edad desde el infante hasta el joven o adolescente. De todos modos, es la primera etapa del niño, una etapa importantísima. Otra dificultad del pasaje es la expresión “boca del camino” que se encuentra traducida como en su camino (quizá la apertura del camino como la boca del pozo; la entrada o boca de la cueva). Se trata, entonces, del comienzo del caminar del niño en vías de ser adolescente. La frase y aun cuando sea viejo trata la edad de la madurez. Estos primeros pasos instructivos forman una parte imborrable del ser. La formación buena es mas fácil que la reformación que ha de venir con un joven mal formado. El dicho: “Hombre prevenido vale por dos” tiene razón. Este versículo no se encuentra en la Septuaginta. Hay pasajes paralelos importantes en el NT.

El versículo 7 vuelve a tratar algunos temas de la realidad de la sociedad. Se nota la autoridad del rico sobre el pobre, y el que presta sobre el que pide préstamos. Se destaca la palabra esclavo, mostrando la fuerte dependencia del que recibió el préstamo

El versículo 8 muestra el fracaso del inicuo, quien recibe devuelto el mal (quizá la violencia) que fue pensado. La imagen de la vara tan frecuente en Proverbios se frustra aquí por la naturaleza del uso inapropiado. Dios frena el mal y hay que confiar en él.

El versículo 9 vuelve a repetir el tema sobre el pobre, o necesitado. El hombre que tiene “un ojo bueno”, en vez de “los ojos altivos”, será bendecido, porque “comparte el pan” (¿amistad y ayuda material?) con el pobre. La actitud del hombre hacia el pobre ha de imitar la naturaleza divina y no los prejuicios humanos.

Los rasgos de la inmadurez

Desafortunadamente, la ausencia de algunas personas mejora el mundo, como se subraya en el versículo 10. Aquí se encuentra el burlador, quien ha de ser echado fuera intensamente (la forma verbal del piel). Son tres factores negativos que se pueden eliminar:

(1) La contienda o “la disputa”x
(2) el pleito o “la accion legal”
(3) la afrenta o “deshonra” o “desgracia” . Ningún hogar puede soportar tantas desgracias.

El versículo 11 muestra la actitud de un rey bueno. El “amante” del corazón (ver 10:8 para corazón) puro o limpio, del habla llena de gracia, (tendrá) al rey como un prójimo o amigo. ¡Que todo líder político sea así!

El versículo 12 subraya dos características de Dios. Por un lado, Dios vigila el conocimiento (del vocablo da’at, que significa un blanco de la sabiduría en 1:4, la información sobre el orden moral en el universo. La forma verbal del piel muestra tal acción como una seguridad). Por otra parte, Dios arruina (traducida pervierte) las palabras de “los que no son fieles” (traicioneros). Nos hace recordar las palabras de Jesús: … no podéis oír mi palabra. Vosotros sois de vuestro padre el diablo… homicida desde el principio y no se basaba en la verdad, porque no hay verdad en él… es mentiroso y padre de mentira.

El versículo 13 es una escena absurda del perezoso para una repetición de esta escena). El escenario acentúa al perezoso gritando: “¡León! ¡León!”, evitando así el cumplimiento del trabajo. El sigue: “¡Me va a hacer pedazos! ¡Me va a hacer pedazos !” Nos hace recordar las palabras del niño que gritaba: “¡Lobo! ¡Lobo!” para mostrar su poder, hasta cuando abusó del asunto, nadie le creyó en un momento dado y el lobo le comió. Asimismo, la gente va a darse cuenta del perezoso y no le va a creer aunque se presente un león. El trabajo es inevitable, y “no hay pero que valga”.

El versículo 14 trata la metáfora de la fosa profunda (la fosa que atrapa a los leones; la fosa como un símbolo de la muerte) que es un símbolo de la trampa, el peligro o la muerte. Aquella imagen del peligro (o la muerte) es un símbolo de la boca de la mujer extraña (las opciones son la mujer extranjera o la mujer de otro hombre, que es lo más probable se muestra que ella está casada con otro hombre, donde habla de la casa del desconocido y del marido en viaje, la mujer adúltera. ¡Ojo con ella! Hay que recordar el peligro del marido furioso, el gasto económico, la pérdida emocional y de la energía sexual, la vergüenza pública y el castigo público y últimamente la muerte prematura.

El versículo 15 subraya el hecho de la insensatez como un elemento que agarra (del verbo “atar”) al corazón del adolescente. Así, la insensatez es una parte del ser del adolescente. Sin embargo, la vara de la disciplina (de musar) llega a ser responsable (el espíritu de la forma hiphil) del alejamiento de la insensatez. Tal mashal anima a la disciplina de los hijos de parte de los padres.

El versículo 16 repite la advertencia contra el trato al pobre o “necesitado”. Habla de la opresión del pobre de parte de aquel hombre que desea “aumentar” lo suyo (seguramente sus bienes) o que desea dar al rico. El fin del que oprime al pobre es la pobreza misma (el mal pensado que vuelve al malo). La acción de oprimir al pobre está fuertemente condenada por Dios. Por supuesto aquí no se trata del pobre que fue negligente ni del pobre que era un impío.

Así termina esta sección de los proverbios de Salomón. Luego con el título de “los proverbios de Salomón” y una descripción de aquellos responsables por los proverbios, se entrega una cantidad adicional. Entremedio se encuentran los proverbios de los sabios por medio de dos listas independientes. En primer lugar, se nota la gran cantidad de mashal o dichos sobre la manera de hablar. Aprox. 80 de los 375 proverbios tratan el tema del buen habla. Seguramente este es el tema central de la sección, como la preocupación de la mujer adúltera fue destacada en los primeros nueve capítulos. En segundo lugar, se nota el énfasis integral de los proverbios que apuntan a las motivaciones, las actitudes, las acciones, las consecuencias y los destinos del hombre. Finalmente, se presenta el punto de vista de cómo la disciplina y la sabiduría que vienen de Dios pueden hacer una diferencia en la vida del hombre.

Los treinta dichos de los sabios

Esta sección empieza una nueva etapa en el libro de Proverbios. Hasta ahora se han atribuido todos los proverbios a Salomón. Sin embargo, se han presentado dos juegos de proverbios, los discursos largos y los aforismos o proverbios de una oración. Esta sección tiene como autor a los sabios. El contenido son las palabras y treinta dichos, aunque hay otras posibilidades para la traducciones. Organizar la sección en treinta dichos no es tan fácil, aunque hay alrededor de ésta cantidad de temas. La traducción española ha seguido el bosquejo más frecuente de la materia por los autores modernos, un bosquejo influido por el descubrimiento y la publicación del relato egipcio, La Sabiduría de Amenemopet en 1923 y su división en 30 “casas” (o capítulos).

Una disposición para el desarrollo de la personalidad

En el versículo 17 se repite el llamado a tener una actitud que valoriza las palabras de los sabios. La palabra inclina subraya la necesidad de una humildad sana. Los sabios nos hace recordar aquéllos del tiempo de Salomón: Etán, Hemán, Calcol y Darda; también los sabios amigos de Job, además de él: Elifaz, Bildad y Zofar. Además, estaban los sabios José y Daniel. Seguramente había algunas escuelas de los sabios dentro de la corte real.

En el versículo 18 se encuentran las palabras corazón y labios, una combinación frecuente, en la que los labios son la expresión externa del carácter, y el corazón, del hombre. La frase cosa placentera imita la frase su delicia. Tales cosas son agradables y nunca llegan a ser amargas, como las palabras de la mujer adúltera. Aquí tenemos un placer legítimo y duradero. Se afirmen, en el hebreo, subraya el sentido de las palabras que esperan ser concretadas.

En el versículo 19 se acentúa el tema de la confianza en Jehová. Además, se nota el espíritu de poner énfasis en la revelación de las palabras hoy y que se dirige también a ti. El lenguaje es de la revelación divina.

La oración en el versículo 20 revela una interrogativa retórica en la que se espera una respuesta afirmativa. La forma verbal del tiempo perfecto muestra la acción como acabada, algo ya hecho. Las palabras treinta dichos son el centro de las inquietudes del versículo. El texto hebreo presenta la palabra shilshom H7991, que significa “hace tres días” o “anteriormente” (la Septuaginta guarda la traducción de “tres”; la Peshita asume que se escribieron las palabras de los sabios tres veces). Una nota marginal en el texto hebreo entrega la palabra “nobles”, utilizando una vocalización distinta. Tal palabra “nobles” fue entendida como “principales” o “excelentes”. El descubrimiento del texto egipcio La Sabiduría de Amenemopet, en 1923, abre la posibilidad de que había 30 dichos de los sabios, modificando de esa forma la palabra shilshom a la palabra sheloshim, que se traduce “treinta”.

El versículo 20 también muestra la naturaleza escrita de las palabras de los sabios. De esta forma, se presenta una evidencia de la autoridad de los dichos y el deseo de guardar sus enseñanzas. Este versículo fue utilizado por Jerónimo, en la traducción de la Vulgata, para hablar de tres sentidos de la interpretación de las Escrituras.

El versículo 21 da una breve orientación a los oyentes o lectores. La palabra certidumbre da una garantía a los que aprenden las palabras de verdad (frase repetida) para que se usen cuando responden a los que te envían (¿la contestación del alumno al maestro o a los padres, o la contestación del embajador al gobierno que le envía, es decir un cargo administrativo?).

El opresor del pobre, el amigo del violento

Los versículos 22 y 23 tratan el tema del pobre (del vocablo hebreo dal para “necesitado”) que fue el último tema de los 375 proverbios de la sección anterior. Tal tema es frecuente en el libro de Proverbios, subrayando la naturaleza del pobre, el compromiso divino con el pobre, la integridad del pobre recto (ver 19:1), la sociedad o generación que aflige al pobre, el pobre no bendecido como el pretencioso, como el impío, como el mezquino y como el flojo y la pobreza que resulta de un gobierno abusivo. Por lo tanto, el tema del pobre tiene paralelos en la literatura oriental (ver Amehemopet).

En estos versículos se encuentra un juego doble de ciertas palabras o sinónimos:

(1) Pobre; afligido (‘aniy, traducida humilde; pobre; afligido
(2) robes (del vocablo hebreo gazal para “arrancar”); oprimas, que se define como “aplastar”; “despojar”, en las formas verbal y del sustantivo (del qaba, con una connotación de robar o desprender);
(3) defenderála causa (ambas palabras de la misma raíz para contender, dando una posible traducción como: “Porque Jehová contiende la contienda de ellos o disputa la disputa de ellos”). Estos juegos son muy efectivos en el hebreo. Las puertas muestra la naturaleza pública, o económica, o legal, o social, de la ofensa. Al robar oprimir despojar (un lenguaje violento) al pobre, el hombre va en contra de Dios (el espíritu de go’el), quien hace en una forma recíproca el daño pensado contra el pobre (la expresión despojará… quienes los despojan). La forma verbal del perfecto muestra la certidumbre de tal juicio divino.

Los versículos 24 y 25 siguen la forma imperativa, acentuando el peligro de una amistad (es decir, ser prójimo) o aun una relación “andante” (nos recuerda la relación entre Don Quijote y Sancho Panza) con un hombre iracundo (lit. “señor o dueño de la nariz”;) o “violento” (lit. “hombre de calor”; el furioso). Un dicho apropiado afirma: “Dime con quién andas y te diré quién eres.” En el versículo 25, el “amigo” del iracundo llega a “atraparse” a sí mismo. Hay que evitar la mala compañía (Amenemopet; Aristóteles, Magna Moralia).

Las tres enseñanzas financieras

Los versículos 26 y 27 hablan en contra de la fianza. Se presenta a un hombre sin poder económico, quien hace un compromiso como fiador (¿pretende ser rico? y puede esperar la pérdida de todo hasta la misma cama, quedando así sin un lugar para ser consolado.

El versículo 28 repite el concepto del lindero. Normalmente, el lindero consiste en unas piedras que marcan los límites de un terreno (ver frontera, en el sentido de un pueblo; lindero, en el sentido de una familia). Se prohíbe desde la antigüedad el cambio de los linderos. Tal hecho podría empobrecer una familia y era, en un sentido legal, un robo. (En una forma figurativa, algunos líderes de la iglesia de la Edad Media utilizaron este versículo para afirmar que la tradición podía fijar la fe ortodoxa.)

El versículo 29 entrega una pregunta retórica para apuntar al hombre diligente. Tal individuo estará con los reyes, los hombres de renombre e influencia, y no con los de baja condición o puede apuntar a aquellos que son “oscuros” o “desconocidos”.

Una respuesta al grito del pobre

Nuestro mundo egoísta se caracteriza por el triste lamento de la explotación y marginación del necesitado. Hoy más que nunca el grito del pobre resuena en toda conciencia cristiana. La pregunta es: ¿Cómo responder al clamor del marginado?

1. Hay que identificarse con los pobres.

(1) En su dolor
(2) En su situación social
(3) En su derecho

2. Hay que buscar una justicia social.

(1) En los derechos humanos
(2) En la justicia gubernamental

3. Hay que ofrecer una salvación integral.

(1) Espiritual
(2) Socioeconómica
(3) Política

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar