Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Salmo 101: El carácter del rey

Salmo 101:1 Salmo de David. La misericordia y la justicia cantaré; a ti, oh SEÑOR, cantaré alabanzas.

Tal vez David escribió este salmo al comienzo de su reinado cuando estableció las normas que quería seguir. Sabía que si quería andar por el camino de la perfección, necesitaría la ayuda de Dios. Podemos andar por este camino intachable si evitamos:

(1) mirar la maldad («no pondré delante de mis ojos cosa injusta»
(2) asociarnos con malvados («corazón perverso se apartará de mí»
(3) difamación
(4) vanidad.

Si bien debemos evitar todo lo enumerado anteriormente, también debemos permitir que la Palabra de Dios nos enseñe a vivir en rectitud.

Salmo 101:2 Prestaré atención al camino de integridad. ¿Cuándo vendrás, Señor, a mí? En la integridad de mi corazón andaré dentro de mi casa.

Algunos consideran que este salmo de David debe definirse como un «voto profesional», debido a que describe la forma como debe comportarse un funcionario público

Salmo 101:3 No pondré cosa indigna delante de mis ojos; aborrezco la obra de los que se desvían; no se aferrará a mí.

Injusta : La palabra hebrea es belial

Salmo 101:4 El corazón perverso se alejará de mí; no conoceré maldad.

Salmo 101:5 Destruiré al que en secreto calumnia a su prójimo; no toleraré al de ojos altaneros y de corazón arrogante.

Salmo 101:6 Mis ojos estarán sobre los fieles de la tierra, para que moren conmigo; el que anda en camino de integridad me servirá.

David dijo que mantendría sus ojos en «los fieles de la tierra». En otras palabras, escogería como modelos y amigos a quienes son veraces y piadosos. Nuestros amigos y socios tienen una profunda influencia en nuestra vida. Asegúrese en mantener su mirada en los que son fieles a Dios y su Palabra.

Salmo 101:7 El que practica el engaño no morará en mi casa; el que habla mentiras no permanecerá en mi presencia.

Salmo 101:8 Cada mañana destruiré a todos los impíos de la tierra, para extirpar de la ciudad del SEÑOR a todos los que hacen iniquidad.

De mañana : Al final de su vida, el rey David le dio instrucciones a Salomón para que se enfrentara a los impíos de la ciudad. Solamente en la «Nueva Jerusalén» será aplicado íntegramente este principio

Salmo real. Didáctico : votos de un gobernante

El Salmo muestra la determinación de un rey de tener un reinado justo y sujeto a la voluntad de Dios. Se cree que era un conjunto de ideales o votos pronunciados por el rey en el acto de su coronación. Bien puede ser del tiempo de David, o de algún otro tiempo en la monarquía. El Salmo presenta un desafío a cualquier gobernante civil hoy, y también es aplicable a cualquier líder, sea civil o de la iglesia.

El carácter del rey

¡Qué grandioso es cuando un líder o gobernante primero vuelve su corazón a Dios para alabarle! Misericordia y juicio son características especiales de Dios; el rey quiere seguir este mismo modelo en el ejercicio de su autoridad; sujeta su propia persona y su administración a las demandas de Dios.

El rey tiene que dar atención a los detalles de la integridad. Primero él mismo tiene que andar en integridad, en su propia casa, en sus pensamientos y en sus juicios morales. Para esto reconoce que necesita la presencia de Dios en su vida. ¿Cuándo vendrás a mí? Algunos piensan que se refiere a la venida del arca a Jerusalén, pero es mejor entenderlo como una petición de la presencia y poder de Dios en su vida.

Los versículos 3 y 4 indican que la integridad de vida implica el rechazo de ciertas cosas, de todo lo que no agrade a Dios. No mirará cosa indigna; uno debe decidir evitar las tentaciones que compremeterán su integridad. El líder también tiene que rechazar aun la ayuda de los que tienen corazón perverso.

Principios de integridad y justicia

En este párrafo se explica la necesidad de escoger bien a los ayudantes y rechazar a los que pueden traer corrupción e injusticia al reino. Aun cuando parece apoyar su proyecto el líder no debe bajar la guardia contra el chismorreo y la difamación. A menudo un colaborador difama a otro para conseguir su puesto. El buen líder tiene que rechazar este tipo de ayudante; asimismo no le conviene el que es arrogante u orgulloso.

El versículo 6 presenta el lado positivo; el buen líder tiene que rechazar cierto tipo de colaboradores, pero también debe usar sus principios de integridad para escoger a los que van a ayudarle. El líder también es responsable por la integridad de los que escoge como colaboradores.

El versículo 7 de nuevo habla de cuidarse de ciertos peligros. Debe cuidar las influencias que entran en su familia y no debe estar en liga con los que hacen fraude. En nuestro contexto contemporáneo son dos desafíos grandes.

Por las mañanas alude a la costumbre oriental de convocar la corte por las mañanas. Habla de administrar justicia rápidamente al pueblo, estar disponible para resolver los problemas de la gente.

El Salmo presenta un modelo del buen liderazgo. Si fue escrito por David, parece que lo vivió bien en la primera parte de su reinado, pero después falló en varios de estos aspectos. Reconociendo esto, todo el AT mira hacia el Mesías que tendrá un reino de verdadera justicia. No obstante el Salmo sigue siendo un ideal y un modelo que se debe tomar en serio en nuestro tiempo porque es el tipo de líder que Dios quiere.

Cumpliendo los deberes

I. Lo que hará el salmista.

1. Cantará la misericordia y el derecho
2. Andará en camino de integridad
3. Aborrecerá la obra del corazón perverso, versículo 3.

II. Lo que no hará el salmista

1. Poner los ojos en cosa indigna
2. Habitar en casa del que habla mentira
3. Soportar a los que hacen iniquidad

    Páginas: 1 2 3

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar