Logo

Salmo 120: Los Enemigos de la Paz

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

Salmo 120:1  Cántico de ascenso gradual. En mi angustia clamé al SEÑOR, y El me respondió.

A los Salmos 120-134 se les llama «salmos de los peregrinos» o «cánticos graduales» (literalmente ascensos). Los cantaban los que viajaban y, por lo tanto, subían al templo para las festividades anuales. Cada salmo es un «paso» a través del viaje. El Salmo 120 comienza con la marcha desde una tierra distante en un medio hostil. El Salmo 122 describe a los peregrinos que llegan a Jerusalén, y el resto de los salmos se refieren al templo y mencionan varias características de Dios.

Salmo 120:2  Libra mi alma, SEÑOR, de labios mentirosos, y de lengua engañosa.

Salmo 120:3  ¿Qué se te dará, y qué se te añadirá, oh lengua engañosa?

Salmo 120:4  Agudas flechas de guerrero, con brasas de enebro.

Salmo 120:5  ¡Ay de mí, porque soy peregrino en Mesec, y habito entre las tiendas de Cedar!

Mesec era una nación ubicada al norte, lejos de Israel, y Cedar era una nación hacia el sudeste. Ambas se conocían como guerreras y bárbaras. Debido a que el salmista no podía estar en ambos lugares a la vez, quizás se refería a esas naciones como para decir que se sentía lejos de casa y rodeado de paganos.

Salmo 120:6  Demasiado tiempo ha morado mi alma con los que odian la paz.

Salmo 120:7  Yo amo la paz, mas cuando hablo, ellos están por la guerra.

Hacer la paz no es siempre popular. Algunos prefieren pelear por lo que creen. La gloria de la batalla es la esperanza de ganar, pero alguien debe perder. La gloria de hacer la paz es que puede producir realmente dos ganadores. Hacer la paz es el camino de Dios, así que debemos intentar, con esmero y oración, ser pacificadores.

Suplica individual por liberación de lengua engañosa

Este es el primero de los 15 cánticos graduales o salmos de peregrinación. Los israelitas los cantaron cuando iban peregrinando de otras tierras y cuando subían a las fiestas en Jerusalén. Se nota cierto progreso en el grupo; el peregrino empieza desde lejos, luego está dentro de Jerusalén y al final está dentro de la casa de Jehová. Estos salmos son de lindo estilo y tan bellos que un comentarista dijo que ellos son a los demás salmos lo que era Edén a lo demás de la creación en Génesis.

El Salmo 120 es una queja contra la mentira y la maledicencia de la gente hostil a Dios.

Clamor por liberación

A Jehová llamé; el mejor recurso cuando uno está angustiado es clamar a Dios. Algunos toman el versículo como un resumen del Salmo, que está hablando de la crisis actual, “llamo” y él me “responde”. Si mantenemos el tiempo pasado, podemos pensar que el salmista habla de una experiencia pasada para confirmar su fe en Dios en la crisis actual. Labios mentirosos y lengua fraudulenta. Los salmistas hablan a menudo de la opresión que sufren por “las palabras” de los impíos. A través de la Biblia se nota la enorme importancia de lo que uno dice; puede hacer mucho bien o mucho mal.

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR