Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Salmo 132: La resolución de David

Salmo 132:1  Cántico de ascenso gradual. Acuérdate, SEÑOR, de David, de toda su aflicción;

Salmo 132:2  de cómo juró al SEÑOR, y prometió al Poderoso de Jacob:

Esto se refiere al deseo de David de construir el templo. Cuando David subió al trono, construyó un hermoso palacio, pero le preocupaba que el arca del pacto, símbolo de la presencia de Dios entre su pueblo, permaneciera en una tienda. Esto le preocupó tanto, que no pudo dormir hasta que enmendó la situación. Comenzó a planear el templo en el que se alojaría el arca. Debemos vivir lo bastante cerca de Dios para que no descansemos hasta que se cumpla su voluntad a través de nosotros.

Salmo 132:3  Ciertamente no entraré en mi casa, ni en mi lecho me acostaré;

Salmo 132:4  no daré sueño a mis ojos, ni a mis párpados adormecimiento,

Salmo 132:5  hasta que halle un lugar para el SEÑOR, una morada para el Poderoso de Jacob.

Esto es, halle lugar donde se pueda situar el arca del pacto; un templo magnífico.

Salmo 132:6  He aquí, oímos de ella en Efrata; la hallamos en los campos de Jaar.

Bosque : El arca del pacto había sido situada en Quiriat-jearim («la ciudad del bosque») antes de que David la trajera a Jerusalén

Salmo 132:7  Entremos a sus moradas; postrémonos ante el estrado de sus pies.

Salmo 132:8  Levántate, SEÑOR, al lugar de tu reposo; tú y el arca de tu poder.

Levántate : Palabra que se empleaba cuando se iba a mover el arca

Salmo 132:9  Vístanse de justicia tus sacerdotes; y canten con gozo tus santos.

Salmo 132:10  Por amor a David tu siervo, no hagas volver el rostro de tu ungido.

Salmo 132:11  El SEÑOR ha jurado a David una verdad de la cual no se retractará: De tu descendencia pondré sobre tu trono.

Esto fue citado por Pedro el día de Pentecostés al confirmar la resurrección de Jesús y su ascensión al trono de David

Salmo 132:12  Si tus hijos guardan mi pacto, y mi testimonio que les enseñaré, sus hijos también ocuparán tu trono para siempre.

Esta promesa de que los descendientes de David se sentarían en el trono para siempre se encuentra en 2 de Samuel 7:8-29. Esta promesa tenía dos partes:

(1) los descendientes de David gobernarían perpetuamente sobre Israel mientras siguieran a Dios, y
(2) la línea real de David nunca terminaría. La primera parte era condicional. En la medida que los reyes obedecieran a Dios («guardaren mi pacto, y mi testimonio que yo les enseñaré»), su dinastía continuaría. La segunda parte de la promesa era incondicional y se cumplió en Jesucristo, un descendiente de David, que reinará para siempre

Salmo 132:13  Porque el SEÑOR ha escogido a Sion; la quiso para su habitación.

Salmo 132:14  Este es mi lugar de reposo para siempre; aquí habitaré, porque la he deseado.

Salmo 132:15  Su provisión bendeciré en abundancia; de pan saciaré a sus pobres.

Salmo 132:16  A sus sacerdotes también vestiré de salvación, y sus santos darán voces de júbilo.

Salmo 132:17  Allí haré surgir el poder de David; he preparado una lámpara para mi ungido.

Salmo 132:18  A sus enemigos cubriré de vergüenza, mas sobre él resplandecerá su corona.

«Haré retoñar el poder de David» se refiere a uno de sus poderosos descendientes. Salomón, el hijo de David, fue en efecto un rey glorioso (1Ki_3:10-14). Sin embargo, estos  versículos miran más allá, hasta otro descendiente de David, Jesús el Mesías (Mat_1:17). El poder, la majestad y la gloria del Mesías durarán para siempre.

Himno de procesion. Salmo real y mesianico

Es el más largo de los salmos de ascenso gradual que fueron cantados por los peregrinos cuando subieron a Jerusalén. Tiene cierta semejanza con los Salmos 24 y 68 que recuerdan cuando David llevó el arca de Quiriatjearim a Jerusalén, pero debe ser posterior. Algunos piensan que es posexílico, escrito para la dedicación del segundo templo. Pero Zorobabel no se hubiera llamado ungido. Es más razonable pensar que tiene su origen en la dedicación del templo por Salomón, o alguna conmemoración de ese evento. Varios detalles arcaicos del lenguaje indicarían una fecha del tiempo de Salomón.

La resolución de David, versículos

Desde el principio el Salmo enfoca la línea davídica y el pacto entre Dios y David. Pide que Dios se acuerde de las dificultades que David tuvo para conquistar Jerusalén y Ilevar allí el arca.

Lo demás de la estrofa recuenta la promesa que David había hecho a Dios. David amaba a Dios y quiso glorificarlo construyendo su templo. Le fue negado ese privilegio, pero Dios lo bendijo y permitió que preparara todo para que su hijo Salomón lo construyera.

Preparación para llevar el arca

Aún no se menciona, pero los pronombres ella y la se refieren al arca del pacto. Es probable que Efrata aquí se refiera a la región donde estaba Quiriatjearim; el arca estuvo en Quiriatjearim durante 20 años. El salmista está recordando el tiempo cuando la llevaron a Jerusalén; ahora vuelve su cara hacia Jerusalén y de su corazón brota un llamado a la adoración.

La entrada en Jerusalén

Levántate… es lo que decía Moisés cada vez que marchaban con el arca por el desierto. Aquí también el salmista invoca a Dios pidiéndole que actúe; cuando adoramos, hacemos lo mismo.

El arca de tu poder, es la única mención del arca en el libro de los Salmos. Sólo aquí y en 2 de Cronicas 6:41 se usa la frase el arca de tu poder.

Los  versículos 9 y 10 muestran el gozo de la ocasión y la petición de que este rey “ungido” sea aceptado por causa de David.

El pacto de Dios con David

Desde 2 de Samuel 7 en adelante, a través de la Biblia, el pacto davídico es importante. Marca las pautas para la monarquía; provee el marco para muchas profecías mesiánicas; y provee la base para las promesas del reino de Dios. El NT destaca que en y a través de Jesucristo se cumple este pacto.

El pacto con David destaca la gracia de Dios, pero el versículo 12 muestra que también pide respuesta del hombre.

Dios eligió a Sion

El salmista ya pone su atención en Jerusalén. Dios elige personas para cumplir sus propósitos; también elige lugares específicos. La elección de Dios incluye bendición y provisión de sus necesidades. Los primeros beneficiados son los necesitados; toda la Biblia pone énfasis en ayudar a los pobres y desvalidos.

Vestiré…. El vestido simboliza carácter y función. Lo que se pidió en el versículo 9, aquí es prometido. El “cuerno” (poderío) simboliza dominio victorioso. Una lámpara simboliza la perpetuidad o continuidad de la línea davídica en este caso. “Apagar la lámpara” significa que uno muere sin dejar descendencia.

El pacto davídico con estas promesas apunta hacia el Mesías y el reino de Dios. El versículo 18 destaca el contraste entre las consecuencias de los que no obedecen a Dios (sus enemigos) y el que reina en el poder y la bendición de Dios.

    Páginas: 1 2 3

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar