Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Salmo 145: Majestad y Bondad de Dios

Salmo 145:1 Salmo de Alabanza; de David. Te exaltaré mi Dios, oh Rey, y bendeciré tu nombre eternamente y para siempre.

Este poema acróstico (alfabético) contiene 22 versos pareados que comienzan con letras sucesivas del alfabeto hebreo. Abarca prácticamente todos los aspectos de la alabanza (Te exaltaré , bendeciré , alabaré , publicaré , meditaré , hablarán , proclamarán , cantarán , hacer saber), justificando el uso de la palabra hebrea tehillah (himno de alabanza) como título del salmo.

Salmo 145:2 Todos los días te bendeciré, y alabaré tu nombre eternamente y para siempre.

Bendeciré, barach: Bendecir; saludar, felicitar, agradecer, alabar; arrodillarse. Barach es la raíz de la cual derivan baruch («bendecido») y barachah («bendición»). Berech, «rodilla», es probablemente la fuente de esas palabras. En tiempos del Antiguo Testamento, uno se arrodillaba, ya fuera ante Dios, o ante el trono del rey, al disponerse a hablar o a recibir una bendición. Desde la perspectiva divina, Dios es el que bendice, el que nos prepara para vivir una vida plena y rica. La primera acción de Dios el Creador con el hombre recién creado fue bendecirlo. La bendición aarónica resume la promesa divina a su pueblo. En el culto de adoración judío, a Dios se le llama con frecuencia ha-Qodesh baruch hu o, literalmente, «¡Bendecido sea el Santo!»

Salmo 145:3 Grande es el SEÑOR, y digno de ser alabado en gran manera; y su grandeza es inescrutable.

Salmo 145:4 Una generación alabará tus obras a otra generación, y anunciará tus hechos poderosos.

Las obras y los hechos de Dios se mencionan ocho veces en este breve cántico y constituyen uno de las principales motivos de alabanza. Enseña a tus niños la alabanza, la senda de la alabanza. Este versículo destaca la importancia de trasmitir la alabanza a Dios de una generación a otra. La alabanza debe ser enseñada a nuestros hijos. La Biblia nos anima a criar una generación de creyentes que alaban. No debemos meramente «suponer» que los niños crecerán y desearán a Dios. Debemos ser cuidadosos. Lo que poseamos de la bendición y la revelación divinas se puede perder en una generación. Debemos alabar a Dios sistemáticamente, y también enseñar (a través de las palabras y el ejemplo) a nuestros niños a hacerlo para que ellos y sus hijos hagan lo mismo.

Salmo 145:5 En el glorioso esplendor de tu majestad, y en tus maravillosas obras meditaré.

Salmo 145:6 Los hombres hablarán del poder de tus hechos portentosos, y yo contaré tu grandeza.

Salmo 145:7 Ellos proclamarán con entusiasmo la memoria de tu mucha bondad, y cantarán con gozo de tu justicia.

Salmo 145:8 Clemente y compasivo es el SEÑOR, lento para la ira y grande en misericordia.

Salmo 145:9 El SEÑOR es bueno para con todos, y su compasión, sobre todas sus obras.

Salmo 145:10 SEÑOR, tus obras todas te darán gracias, y tus santos te bendecirán.

Salmo 145:11 La gloria de tu reino dirán, y hablarán de tu poder,

Salmo 145:12 para dar a conocer a los hijos de los hombres tus hechos poderosos, y la gloria de la majestad de tu reino.

Salmo 145:13 Tu reino es reino por todos los siglos, y tu dominio permanece por todas las generaciones.

Salmo 145:14 El SEÑOR sostiene a todos los que caen, y levanta a todos los oprimidos.

Esto es, los que caen en desgracia, enfermedad o pobreza. En ocasiones, nuestras cargas parecen algo más de lo que podemos soportar y nos preguntamos cómo podremos continuar. El salmista pasaba por esta sombría encrucijada del camino de la vida y señala hacia Dios, el único capaz de llevar todas nuestras cargas. Dios puede llevar nuestras cargas insoportables porque:

(1) su grandeza es inescrutable
(2) lleva a cabo grandes obras a través de muchas generaciones (
(3) está lleno de gloriosa magnificencia
4) sus hechos son maravillosos y estupendos
(5) es justo
(6) es clemente, misericordioso y paciente
(7) gobierna sobre un reino de todos los siglos
(8) es fuente para todas nuestras necesidades diarias
(9) es justo en todos sus caminos y está lleno de misericordia
(10) permanece cerca de los que le invocan
(11) oye nuestro clamor y nos salva

Si a usted le agobia una carga y siente que está a punto de caer, vuélvase a Dios y pídale ayuda. El está listo para levantarlo y llevar su carga.

Salmo 145:15 A ti miran los ojos de todos, y a su tiempo tú les das su alimento.

Dios es nuestra ayuda segura; por eso Jesús elevó su vista hacia el cielo cuando bendijo los alimentos

Salmo 145:16 Abres tu mano, y sacias el deseo de todo ser viviente.

Salmo 145:17 Justo es el SEÑOR en todos sus caminos, y bondadoso en todos sus hechos.

Salmo 145:18 El SEÑOR está cerca de todos los que le invocan, de todos los que le invocan en verdad.

Salmo 145:19 Cumplirá el deseo de los que le temen, también escuchará su clamor y los salvará.

Salmo 145:20 El SEÑOR guarda a todos los que le aman, pero a todos los impíos destruirá.

Salmo 145:21 Mi boca proclamará la alabanza del SEÑOR; y toda carne bendecirá su santo nombre eternamente y para siempre.

El salmista no sólo alabó a Dios con su boca , sino que todos, judíos y gentiles, debían unir sus voces para bendecir eternamente su nombre

Himno de alabanza a Jehová Rey. Acrostico

Este Salmo, el último de los salmos acrósticos, era importante en el Talmud, por esa razón y porque habla del amor de Dios a todos; y era importante en la iglesia primitiva donde se acostumbró usarlo durante el almuerzo. El salmista usa a menudo el adjetivo “todo” para exaltar la grandeza del poder y el amor de Dios.

Exaltación de Dios Rey

“Exaltar” es “subir” o “levantar”. Cuando alabamos a Dios lo “levantamos” en nuestro canto y en nuestra habla; el efecto debe ser que nosotros, y otros, tengamos más alto concepto de él. Nuestra alabanza no lo exalta si no lo exaltamos en la vida diaria.

“Bendecir su nombre” destaca que la alabanza es para que él se goce, es para mostrar nuestro amor a él. Uno decide a quién ama; el creyente toma una decisión definida de bendecir a Dios. Con doble énfasis, eternamente y para siempre, el salmista muestra su seguridad en Dios, que incluye una vida continuada con él, aun después de la muerte.

No habla solamente de la duración eterna de esta comunión con Dios en la alabanza, sino se goza de ella cada día; y de nuevo agrega eternamente y para siempre. La variación poética con exaltaré y bendeciré en los versículos 1 y 2 ejemplifica la belleza del paralelismo en la poesía hebrea.

Jehová merece toda esta alabanza porque realmente es grande. Aunque el hombre moderno piensa dominar la creación con su tecnología, esta misma tecnología muestra cada vez más la grandeza del universo. Con más razón que nunca el creyente hoy puede gritar: Su grandeza es inescrutable.

Sus obras maravillosas

Ahora el salmista presenta detalles; la grandeza de Dios se manifiesta en sus obras y hechos. Celebrar estas obras y hechos de Dios es una manera de alabarle. Esto es lo que hacía Israel en sus grandes fiestas. El salmista amontona vocablos: “tu majestad brillantemente gloriosa”, para enfatizar lo maravilloso de lo que Dios ha hecho.

En los versículos 4 y 5 el salmista nos da varios desafíos para nuestra adoración. Primero hablarán; hemos de hablar de lo que Dios ha hecho en nuestras vidas. También los padres y adultos lo cuentan y lo celebran ante otra generación (v. 4); debemos decir a los hijos lo que Dios ha hecho en nuestras vidas. Además, debemos “meditar” en las maravillas de Dios; nos hace agradecidos y aumenta la confianza en Dios. Igual que el salmista, veremos en los actos de Dios su bondad y su justicia. Te exaltaré, mi Dios, el Rey

Su misericordia y su reino

Pareciera que estos dos temas no deben estar juntos, pero es por su misericordia que podemos estar en su reino. Clemente y compasivo (v. 8) destaca el amor de Dios; sobre esto se construye su reino.

Bueno en el versículo 9 habla de su actitud bondadosa, y dice que Jehová tiene esta actitud para con todos. Dios es justo; tiene que actuar con ira contra la maldad; pero es lento, se retrasa su ira. Sólo cuando el ser humano insiste en rechazarlo tiene que actuar así.

Todas tus obras alaban (yodah), están agradecidos, le confiesan. Dice Calvino: “Aunque muchos suprimirían las alabanzas de Dios, guardando un silencio malvado en cuanto a ellas, David dice que se irradian de todo lugar solas y son cantadas por todas la criaturas más sencillas.” Es el trabajo especial de los fieles el de alabar a Dios. ¡Qué privilegio tenemos los redimidos de Dios!

El versículo 11 dice que estas alabanzas recalcan la gloria de tu reino y tu poder. Nos muestra una guía para nuestra adoración. Y el versículo 12 lo lleva un paso más; presenta el móvil misionero. Un tema importante en los salmos es el énfasis misionero, el deseo de que todos los pueblos alaben a Dios. Este reino es sumamente majestuoso como Dios; se amontonan los tres vocablos como en el versículo 5. Además, este reino de Dios es duradero.

En el Texto Masorético el orden alfabético se rompe entre los versículos 13 y 14; es decir, falta una letra, la “n”. La LXX, la Versión Siríaca y un manuscrito de Qumrán agregan: “Fiel es Jehová en todas sus palabras, y misericordioso en todas sus obras.” La frase empieza con la letra “n”; es probable que estuviera en el texto original.

Dios es proveedor

¿Cómo se manifiesta la gloria y el poder de Dios? No en los símbolos humanos de poder y orgullo sino en su misericordia a los caídos y oprimidos. Dios resiste a los soberbios, pero extiende su misericordia a los que caen. Es importante reconocer esto cuando uno está caído.

Según el versículo 15 todos dependen de Dios para su provisión. Con razón los cristianos damos gracias a Dios por cada comida.

Abres tu mano…. ¡Qué linda figura es! Dios tiene todo el poder; sólo tiene que abrir su mano para que todos tengamos comida. Entonces, ¿por qué hay tantos que sufren hambre? Pues, la desobediencia, la alienación de Dios de parte de la raza humana conlleva esta consecuencia. La enseñanza aquí es que sin la intervención de Dios, nadie tendría alimento.

Dios bondadoso y accesible

El amor y la justicia de Dios no son contradictorios; todas las obras de Dios manifiestan los dos. Dios no es caprichoso ni parcial; podemos confiar en su fidelidad. A la vez ha provisto una salvación que satisface su justicia y abre su amor a los que aceptan esta salvación en Cristo.

El versículo 18 sigue mostrando este amor, pues está cercano… a… los que le invocan. El NT dice lo mismo: … todo aquel que invoque el nombre del Señor será salvo. Dice Calvino que la fe queda inútil y aun muerta si uno no ora, como dice Rom_8:15. Entonces, ¿por qué algunos oran y parece que Dios no “está cerca”? La segunda frase explica: que le invocan de verdad, con sinceridad, como dijo Jesús en Juan 4:24-25.

Los versículos 18-20 respiran la profunda confianza en Dios que caracteriza a los salmistas. Nótense los que le invocan, los que le temen y los que le aman. El salmista está hablando de las mismas personas; a la vez se nota una profundización de la vida con Dios que debe ser la experiencia de todo creyente.

Una doxología final

Con la tav (“t”) llegamos al final del alfabeto heb. El salmista dirige al clímax reiterando los temas del Salmo.

a) Su boca debe expresar las grandezas de Dios;
b) el deseo de que todos “bendigan” a Dios, el propósito misionero que motiva la alabanza; y
c) lo duradero de todo este “proyecto” de Dios.

¡Qué bendición es ser parte de este proyecto de Dios!

Joya bíblica

Justo es Jehová en todos sus caminos y bondadoso en todas sus obras.

Cercano está Jehová a todos los que le invocan, a todos los que le invocan de verdad

Bendiciones incontables. Las bendiciones del creyente que Dios ama.

1. Ser amado.
2. Ser feliz.
3. Ser eficiente.
4. Ser lleno de poder.
5. Ser fuerte en fe.
6. Ser valeroso.
7. Ser digno de confianza.
8. Ser enteramente consagrado.

Joya bíblica Clemente y compasivo es Jehová, lento para la ira y grande en misericordia

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar