Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Salmo 67: Misericordia para el pueblo de Dios

Salmo 67:1  Para el director del coro; con instrumentos de cuerda. Salmo. Cántico. Dios tenga piedad de nosotros y nos bendiga, y haga resplandecer su rostro sobre nosotros; (Selah)

Este salmo comienza con la bendición sacerdotal de Numeros 6:24-26, donde el resplandor del rostro equivale a nuestra moderna «sonrisa de aprobación». ¿Acaso el salmista pudo dar un vistazo a través de los años para ver el evangelio extenderse en toda la tierra? Sin duda, este salmo habla del cumplimiento de la Gran Comisión, cuando Jesús mandó que el mensaje de las buenas nuevas de Dios se llevara a todas las naciones. Cuéntese dentro de la gran multitud de creyentes que en todo el mundo conocen al Salvador, lo alaban por sus buenas nuevas y difunden el evangelio hasta lograr que haya una gran cosecha.

Salmo 67:2  para que sea conocido en la tierra tu camino, entre todas las naciones tu salvación.

Salmo 67:3  Te den gracias los pueblos, oh Dios, todos los pueblos te den gracias.

Aquí se hace evidente que el plan de salvación de Dios no estuvo nunca dirigido a un único pueblo o raza, sino a todos los pueblos y naciones.

Salmo 67:4  Alégrense y canten con júbilo las naciones, porque tú juzgarás a los pueblos con equidad, y guiarás a las naciones en la tierra. (Selah)

Salmo 67:5  Te den gracias los pueblos, oh Dios, todos los pueblos te den gracias.

Salmo 67:6  La tierra ha dado su fruto; Dios, nuestro Dios, nos bendice.

Salmo 67:7  Dios nos bendice, para que le teman todos los términos de la tierra.

Alabanza al Salvador Universal

Un lindo salmo con maravilloso enfoque misionero. El salmista reconoce que el pueblo de Dios tiene el propósito de hacer conocer la salvación de Dios a todos los pueblos. Pone todo su interés en la gloria de Dios y pide que todos los pueblos le alaben; no se nota ninguna preocupación por sí mismo; su oración y su alabanza no tiene nada de egocentrismo.

No se sabe la fecha de origen del Salmo. Algunos lo fechan temprano por semejanzas con poemas ugaríticos; otros lo fechan después del exilio. Algunos, y puede ser la opinión más acertada, lo fechan tarde en la monarquía, posiblemente en el tiempo de Ezequías.

El Salmo no presenta problemas de interpretación; sin embargo, a los traductores y comentaristas les cuesta determinar si deben traducir los verbos en tiempo pasado, presente o futuro. Sólo un verbo, dará en el versículo  6, es perfecto en heb. (que a menudo indica tiempo pasado), todos los otros son imperfectos o subjuntivos (que te alaben).

Una posibilidad es traducirlos como subjuntivos o tiempo presente como algo que constantemente sucede (ej., versículo  4, “tú juzgas” y “tú guías”); otra posibilidad es la que se usa en RVA, el tiempo futuro.

Misericordia para el pueblo de Dios

El salmista pide un avivamiento para el pueblo de Dios, y este avivamiento resultará en la expansión misionera que alcanzará a todas las naciones. Siempre hace falta una continua renovación en el pueblo de Dios.

Nos bendiga y haga resplandecer su rostro se basan en la bendición aarónica de Numeros 6:24-26. Vale notar que en Jerusalén, en una tumba del tiempo de Ezequías, los arqueólogos han encontrado esta bendición escrita en un rollo de cobre.

La bendición de Dios se manifiesta en el bienestar total de la vida (física, emocional, espiritual) del individuo y de la comunidad. Según algunos pasajes, hace posible el crecimiento, la fertilidad y la prosperidad. Incluye también la presencia de Dios, su sustento y su provisión de familia, alimento, rocío y Iluvia.

Haga resplandecer su rostro es una metáfora que habla del beneplácito y bendición de Dios, pero cuando Dios esconde su rostro ocurre lo opuesto.

Normalmente la bendición se dio al final del culto de adoración. Así la bendición es un puente que conecta el culto con la vida cotidiana de la comunidad. Es una oración pidiendo que la bendición recibida de Dios en el culto vaya con los adoradores y les afecte en todos los aspectos de su vida.

El versículo  3 expresa la motivación misionera que se ve en varios salmos, que todos los pueblos le alaben. Es como un estribillo que se repite en el versículo  5. Aquí la bendición de Dios sobre su propio pueblo resulta en alabanza universal.

La reacción de las naciones

El conocer a Dios produce gozo. “Juzgar” también implica aquí “gobernar”. Cuando Dios gobierna y dirige a los pueblos tendrán mucho gozo porque lo hace con equidad. Ahora, el grito en todo el mundo es que haya justicia. Cuando acepten el señorío de Cristo habrá justicia y gozo. Nótense los muchos pasajes donde Dios es juez de todo el mundo.

Esta vez el estribillo se basa en el juicio y la dirección de Dios sobre los pueblos (en el versículo  3 era por su bendición sobre Israel). El énfasis está en todos los pueblos, por eso se repite y se agrega todos en la segunda línea.

La presencia y la bendición de Dios

La tierra dará. Es el único verbo del Salmo que está en perfecto. Algunos traducen: “La tierra da su fruto.” Cuando otros pueblos adoran a Dios, este hecho no disminuye su cuidado de Israel. Dios es tan grande que su misericordia hacia otros pueblos que se vuelvan a él no disminuirá su interés personal en nosotros.

Así el salmista termina con un resumen de su tema principal: Dios bendice a su pueblo para que sea instrumento de la bendición de Dios a todos los confines de la tierra.

    Páginas: 1 2

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar