Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Salmo 85: Misericordia en el pasado

Salmo 85:1 Para el director del coro. Salmo de los hijos de Coré. Oh SEÑOR, tú mostraste favor a tu tierra, cambiaste la cautividad de Jacob.

Puede que este poema de gratitud haya sido escrito después de la cautividad en Babilonia

Salmo 85:2 Perdonaste la iniquidad de tu pueblo, cubriste todo su pecado. (Selah)

Salmo 85:3 Retiraste toda tu furia, te apartaste del ardor de tu ira.

Salmo 85:4 Restáuranos, oh Dios de nuestra salvación, haz cesar tu indignación contra nosotros.

Todavía había trabajo que hacer cuando los exiliados retornaron, de ahí la oración implorando restauración a Dios

Salmo 85:5 ¿Estarás airado con nosotros para siempre? ¿Prolongarás tu ira de generación en generación?

Salmo 85:6 ¿No volverás a darnos vida para que tu pueblo se regocije en ti?

Salmo 85:7 Muéstranos, oh SEÑOR, tu misericordia, y danos tu salvación.

El salmista pedía a Dios que renovara a su pueblo. Dios es capaz de renovar a las iglesias y a los individuos. Puede derramar su amor sobre nosotros, nos puede hacer que lo volvamos a amar. Si usted necesita un avivamiento en su iglesia, en su familia o en su vida espiritual, pida a Dios que le dé un toque fresco de su amor.

Salmo 85:8 Escucharé lo que dirá Dios el SEÑOR, porque hablará paz a su pueblo, a sus santos; pero que no vuelvan ellos a la insensatez.

Escucharé : Introduce la respuesta de Dios. Hoy como ayer él habla de paz. Locura no es simplemente insensatez, sino que se usa en el AT como sinónimo de mal, maldad e idolatría.

Salmo 85:9 Ciertamente cercana está su salvación para los que le temen, para que more su gloria en nuestra tierra.

Salmo 85:10 La misericordia y la verdad se han encontrado, la justicia y la paz se han besado.

Salmo 85:11 La verdad brota de la tierra, y la justicia mira desde los cielos.

Salmo 85:12 Ciertamente el SEÑOR dará lo que es bueno, y nuestra tierra dará su fruto.

Salmo 85:13 La justicia irá delante de El, y sus pasos pondrá por camino.

Suplica por un avivamiento

Muchos creen que este Salmo fue escrito después del retorno del cautiverio babilónico, posiblemente cerca del tiempo de Esdras y Nehemías; pero el Salmo expresa el anhelo del pueblo de Dios en cualquier situación de dificultad y apocamiento físico, económico o espiritual.

Misericordia en el pasado

Primero el pueblo agradece a Dios y le alaba por toda su misericordia en tiempos pasados. El pueblo reconoce que Dios ha hecho grandes cosas y los ha restaurado. Si el retorno de Babilonia está en mente, esta restauración era material y espiritual.

Los seres humanos somos pecadores. El pueblo de Dios sufre a menudo por desobedecer a Dios. Una parte principal de la restauración en el pasado la sido el perdón de los pecados. Normalmente es la iniquidad, la desobediencia, el pecado lo que hace necesario un avivamiento del pueblo de Dios. Toda restauración empieza con el reconocimiento de los pecados, el arrepentimiento y la sumisión a Dios.

El pueblo reconoce que su cautiverio era consecuencia del pecado y el castigo de Dios. Ahora agradece a Dios porque perdonó y apartó su enojo de ellos.

La necesidad ahora

Pero, a pesar de la alabanza por la restauración que Dios ha hecho, surge otra crisis. Cuando hay tiempos de renovación en el pueblo de Dios, el enemigo hará todo lo posible para traer problemas. El Salmo no explica cuál es la crisis. Si es en la época de Esdras y Nehemías pueden ser los ataques de los vecinos enemigos, o la apostasía del mismo pueblo, o alguna sequía.

Esta estrofa indica que el Salmo es una súplica comunitaria. La alabanza de la primera estrofa prepara para el clamor de ésta. Hace falta un nuevo toque, una nueva intervención de Dios. Ya saben que Dios puede hacerlo, pues lo experimentaron antes.

Las preguntas de los versículos 5 y 6 son retóricas. Son clamores para que Dios envíe una nueva restauración. ¿No volverás a darnos vida? es un pedido por avivamiento. Vivificar significa eliminar lo que impide la bendición de Dios. Cuando el pueblo de Dios pide avivamiento, está pidiendo a Dios que le quite todo que impida este avivamiento.

Muéstranos… concédenos; peticiones directas a Dios. La historia de la iglesia indica que siempre que ha habido avivamientos especiales algunos creyentes se han unido para pedir con persistencia ese avivamiento.

Confianza

La confianza del salmista se expresa con el escuchar. Está seguro de que Dios hablará, y cuando Dios habla, suceden cosas. Entonces, está dispuesto a estar quieto (y atento) y esperar la respuesta de Dios. Está seguro de que él hablará paz a su pueblo. La paz (shalom) es personal y corporativa o comunitaria. En el AT es un concepto comprehensivo de bienestar que incluye el amor, la verdad y fidelidad, la justicia, la prosperidad y la gloria de Dios.

¡Qué aliento da saber que cercana está su salvación! Es verdad para los que le temen. El temor de Jehová es otro concepto importante en el AT. Implica reverencia, obediencia a Dios, todo un estilo de vida centrado en Dios.

El avivamiento de Dios incluye la conciencia de su presencia; su gloria se manifiesta en su pueblo. El vocablo habite es shakan que se usa a menudo para hablar de la gloria de Dios que habita o “hace tabernáculo” entre su pueblo.

Avivamiento

Esta estrofa describe lo que Dios desea para su pueblo. Algunos la ven como puramente escatológica, que se cumplirá cuando Cristo establezca su reino eterno. Allí el cumplimiento será pleno, pero Dios también lo cumple cada vez que restaura a su pueblo, cada vez que manda un avivamiento.

¡Qué riqueza de bendición: misericordia, verdad o fidelidad, justicia y paz, las cuatro virtudes principales del reino de Cristo! Estas cualidades deben caracterizar el pueblo de Dios; en la medida que Dios vivifica su pueblo serán realizadas. La manera de expresar estas virtudes es poética y significativa, pues a veces uno cree que el amor no estará cómodo con la verdad. Pero en la obra de Dios todas actúan en armonía. Asimismo, la justicia requiere castigo que pareciera negar la paz del pueblo. Pero, el plan redentor de Dios logró que se besaran.

El versículo 11 sigue la linda manera poética de expresar lo que Dios hace. La verdad y la justicia también se juntan en un “estrechar de manos” de la tierra y los cielos. El avivamiento de Dios trae las bendiciones a la tierra. El versículo 12 explica lo que sucede. Jehová dará el bien y el resultado es que la tierra dará su fruto. Dios promete suficiencia material y abundancia espiritual.

El final, habla de movimiento y progreso. La presencia de Dios abre camino. Cuando Dios hace justicia en su pueblo se abre camino para el avance de su reino.

    Páginas: 1 2 3

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar