Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Salmo 88: La oscuridad de la muerte

Salmo 88:1 Cántico. Salmo de los hijos de Coré. Para el director del coro; sobre Mahalat Leannot. Masquil de Hemán ezraíta. Oh SEÑOR, Dios de mi salvación, de día y de noche he clamado delante de ti.

¿Ha sentido alguna vez que ha tocado el fondo? El salmista está tan abatido que hasta perdió la esperanza en la vida misma. A pesar de que todo iba de mal en peor, fue capaz de contarle todo a Dios. Este es uno de los pocos salmos que no da respuesta ni esperanza. No piense que siempre debe estar alegre y positivo. La angustia y la depresión requieren de tiempo para sanar. No importa cuán deprimidos nos sintamos, siempre podemos llevar nuestros problemas a Dios y expresarle nuestra angustia.

Salmo 88:2 Llegue mi oración a tu presencia; inclina tu oído a mi clamor.

Salmo 88:3 Porque saturada está mi alma de males, y mi vida se ha acercado al Seol.

Salmo 88:4 Soy contado entre los que descienden a la fosa; he llegado a ser como hombre sin fuerza,

Sepulcro : Literalmente una cisterna; se utiliza aquí como símbolo de la tumba.

Salmo 88:5 abandonado entre los muertos; como los caídos a espada que yacen en el sepulcro, de quienes ya no te acuerdas, y que han sido arrancados de tu mano.

Salmo 88:6 Me has puesto en la fosa más profunda, en lugares tenebrosos, en las profundidades.

Salmo 88:7 Ha reposado sobre mí tu furor, y me has afligido con todas tus olas. (Selah)

Salmo 88:8 Has alejado de mí mis amistades, me has hecho objeto de repugnancia para ellos; encerrado estoy y no puedo salir.

Salmo 88:9 Han languidecido mis ojos a causa de la aflicción; oh SEÑOR, cada día te he invocado, he extendido mis manos hacia ti.

Salmo 88:10 ¿Harás maravillas a los muertos? ¿Se levantarán los muertos y te alabarán? (Selah)

Muertos : El alma afligida a veces no tiene la misma perspectiva que el ojo de la fe.

Salmo 88:11 ¿Se hablará de tu misericordia en el sepulcro, y de tu fidelidad en el Abadón?

Salmo 88:12 ¿Se darán a conocer tus maravillas en las tinieblas, y tu justicia en la tierra del olvido?

Salmo 88:13 Mas yo, a ti pido auxilio, SEÑOR, y mi oración llega ante ti por la mañana.

Aunque acongojado, el salmista se mantiene firme en la oración.

Salmo 88:14 ¿Por qué, SEÑOR, rechazas mi alma? ¿Por qué escondes de mí tu rostro?

Cuando el salmista escribió esto, estaba cerca de la muerte, quizás debilitado por una enfermedad o abandonado por amigos. Pero todavía podía orar. Tal vez usted no esté afligido, pero conoce a alguien que sí lo está. Considere la posibilidad de ser un compañero de oración para esa persona. Este salmo puede ser una oración que usted eleve a Dios en beneficio del necesitado.

Salmo 88:15 He estado afligido y a punto de morir desde mi juventud; sufro tus terrores, estoy abatido.

Salmo 88:16 Sobre mí ha pasado tu ardiente ira; tus terrores me han destruido.

Salmo 88:17 Me han rodeado como aguas todo el día; a una me han cercado.

Salmo 88:18 Has alejado de mí al compañero y al amigo; mis amistades son las tinieblas.

Suplica individual de un afligido

Esta súplica es mayormente lamento; lo llaman el Salmo más triste del Salterio. El salmista se encuentra en una crisis; los detalles indican una enfermedad grave; pero pueden aplicarse a cualquier situación angustiosa.

En contraste con los Salmos 87 y 89, éste termina con una nota triste. Pero si fue escrito por Hemán, nos alienta saber que él llegó a ser un líder de adoración y dio su nombre a uno de los gremios de cantantes.

Hemán se menciona varias veces en la Biblia; aunque no sabemos si es siempre el mismo Hemán. La palabra ezraíta originalmente significaba “nativo” o “indígena”; luego se usó para referirse a los que venían de familias preisraelitas.

Clamor de urgencia

Aunque todo el Salmo parece ser muy pesimista, por lo menos en el primer versículo hay una nota positiva: el salmista se dirige a Dios de mi salvación. Indica su fe y la base de una experiencia personal con Dios. Por eso puede clamar día y noche. A pesar de la gravedad de su crisis y la falta de respuesta de Dios, él persiste en la oración (vv. 1, 9, 13).

Llegue mi oración e inclina tu oído son expresiones comunes en las súplicas. El versículo 3 indica que el salmista está muy angustiado.

Descripción de sufrimientos

La estrofa describe una enfermedad grave; el salmista está para morir. Ya está perdiendo la esperanza; le cuentan como muerto, apenas existe como sombra de un hombre.

Estoy libre conlleva la idea de “abandonado”, está libre o “desconectado” de las cosas de la vida. El versículo 6 usa varios sinónimos de Seol.

Me has puesto…, tu ira…, me has afligido… destacan que Dios hace esto, o lo permite. Nada sucede por la suerte. Algunos ven detalles que indicarían la lepra, pero puede ser otra enfermedad. El salmista se siente muy solo, aun sus conocidos le han abandonado. Sin embargo, sigue orando cada día; no ha dejado de confiar en Dios.

La oscuridad de la muerte

El salmista hace una serie de preguntas retóricas. Por un lado, es cierto que es en la vida donde Dios hace milagros y el ser humano le adora (el salmista muestra una visión parcial); por otro lado, la Biblia, en otros lugares, indica que Dios también cuida a los muertos. No queda mucha respuesta a estas preguntas hasta que lleguemos al NT, pues allí, en Cristo Jesús, la respuesta es la resurrección.

Petición y lamento

Aunque el salmista está triste y sin esperanza, persiste en la oración; sigue levantándose en la mañana para orar y buscar a Dios. En esto es un ejemplo para todos los creyentes.

Los ¿por qué? del versículo 14 encuentran eco en muchas vidas, pues Dios no ha prometido no permitir sufrimiento a sus hijos. El que deriva de las Escrituras una filosofía que dice que todo siempre va bien a los creyentes, tiene que quitar esta página de su Biblia. Perece que tales preguntas indican duda; por lo menos el salmista es franco con Dios. Dios quiere que abramos nuestro corazón a él. El saneamiento de Jeremías empezó cuando habló francamente con Dios.

En los versículos 16-18, el salmista repite las quejas que había hecho antes. Hace conocer a Dios su problema; ha sufrido mucho a través de su vida. Nos preguntamos por qué el Salmo termina en una nota tan triste. La Biblia es realista; no esconde la realidad del sufrimiento. Podemos notar algunos beneficios del Salmo:

1. Muestra la posibilidad de que en esta vida haya sufrimiento sin alivio.
2. Nos hace recordar que este mundo no es el estado final; Dios tiene algo mejor para sus hijos.
3. El mismo título indicaría que el autor salió de la crisis y Dios lo usó para dirigir a muchos en la alabanza.
4. A pesar de la oscuridad de su situación, el salmista sigue orando. La dependencia de Dios es un estilo de vida.
5. Los salmos son escritos para guiarnos en la expresión de nuestra oración a Dios. En semejantes situaciones, podemos tambén ser francos con Dios.

El poder de la oración

Cuando Hudson Taylor fue a China, viajó en un velero. Al aproximarse al estrecho entre la península meridional de Malasia y la isla de Sumatra, escuchó un fuerte golpe en la puerta de su camarote. La abrió, y vio al capitán del barco.

—Señor Taylor —le dijo—, no tenemos viento, y corremos el grave riesgo de encallar en la costa, y temo que las gentes puedan ser caníbales.

—¿Qué puedo hacer?—preguntó Taylor.

—He oído que usted cree en Dios. Quiero que ore por viento.

—Muy bien, capitán, lo haré, pero tiene que izar las velas.

—Pero esto es ridículo. No hay ni la más ligera brisa. Además los marineros pensarán que estoy loco.

Sin embargo, al ver la actitud firme de Hudson Taylor, el capitán accedió a izar las velas. Cuarenta y cinco minutos después volvió y encontró al misionero todavía de rodillas.

—Puede dejar de orar ahora —dijo el capitán. —¡Tenemos más viento que el que podemos manejar!

    Páginas: 1 2 3

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar