Menú

Todo tiene su tiempo

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

Todo tiene su tiempo

En este mundo todo tiene su hora; hay un momento para todo cuanto ocurre: Un momento para nacer, y un momento para morir. Un momento para plantar, y un momento para arrancar lo plantado. Eclesiastés 3:1-2  

Si el valor de la retribución falla, quizás exista algún orden cósmico que dé sentido a la vida, porque cada cosa tiene su tiempo, o forma parte de un ciclo.

Lo que quiere decir Salomón en esta sección es que Dios tiene un plan para todas las personas. Por lo tanto, proporciona ciclos de vida y trabajo para que lo realicemos. A pesar de que nos enfrentamos con muchos problemas que parecen contradecir los planes de Dios, estos no deben ser obstáculos para creer en Él, sino más bien oportunidades para descubrir que, sin Dios, los problemas de la vida no ofrecen soluciones duraderas.

Cuando el hombre se enfrenta a este determinismo se siente indefenso para controlarlo o cambiarlo.

Nos dice Eclesiastés que todo tiene su tiempo y representa un hermoso canto a la naturaleza cambiante del ser humano y su existencia. Nos enseña que vivir con madurez, al reconocer y saber que cada situación que debamos vivir bajo el cielo ocurrirá eventualmente y en la voluntad de Dios, nos deja una lección final: Si todo lo que debe ocurrir, pasará, ¿por qué afanarse?

No todos vivimos en la misma temporada al mismo tiempo. Habrá veces cuando alguien más está disfrutando de la cosecha mientras tu todavía estás en la temporada de siembra. En aquellos tiempos, recuerda que ellos tuvieron que pasar a través de una temporada de plantación tal como la que tú estás pasando.

La siembra representa aprender la voluntad de Dios. Cada vez que elijo la voluntad de Dios en lugar de la mía, estoy plantando una buena semilla que eventualmente traerá una cosecha en mi vida.

Entre la siembra y la cosecha viene un tiempo de espera. Las raíces crecen cavando a través del suelo. Toma tiempo para que esto suceda, y se lleva a cabo debajo de la tierra. Por encima del suelo, no puedes decir que algo está sucediendo.

Después de plantar semillas de obediencia, sentimos que nada está sucediendo, pero todo tipo de cosas están sucediendo por dentro donde no podemos ver. Y como la semilla que finalmente florece del suelo con un hermoso brote verde, nuestras semillas de obediencia finalmente se romperán hacia una hermosa cosecha de lo que Dios ha planeado para nuestras vidas.

Deja un Comentario. Tu opinión es muy valiosa para nosotros

Lionel Valentin

Evangelista, Periodista y Caricaturista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobra Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR