Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

1 de Samuel 26: El campamento de Saúl

El campamento de Saúl

Zif quiere decir “fluir” o “fundir” en hebreo aunque no se sabe por qué se llama así, la impresión es que se refiere al proceso de refinar. Y ciertamente fue un lugar de refinación para David. Esta es la segunda vez que los habitantes de Zif ofrecían entregarle a David. Contribuyeron a sus tribulaciones sin darse cuenta que le eran un aguijón en la carne, un mensajero de Satanás para abofetear a David. Los detalles de esta persecución son muy similares a la anterior (ver 23:19 para una orientación). Desde luego, no es el mismo acontecimiento, porque en este caso David no huyó. Al contrario, tomó la iniciativa del contraataque. Espió el lugar del campamento de Saúl y observó su ubicación. El lugar es sumamente fuerte y bien defendido. El rey está en el centro del campamento (se usa una palabra que viene de carreta). Evidentemente, es un campamento hecho redondo con las carretas de bagaje y soldados alrededor del rey. En medio se había hecho un reparo donde moraba el rey. En la LXX del versículo 7 dice que Saúl estaba acostado “en el carro”. Pero el heb. implica más bien “en medio de las carretas”. Su posición fue sumamente fuerte.

El contraataque de David

¡Lo que David propuso es absolutamente una locura, humanamente hablando! ¡Entrar en un campamento militar solo y sin ayuda es una osadía en extremo! Al pedir voluntarios David consigue uno, el joven Abisai. Este es sobrino de David y. Fue el principal de los 30 valientes de David y salvó la vida de David, matando a un gigante de los filisteos. Sin duda el espíritu de guerra y la valentía corría en sus venas, pero es interesante que antes de David no había en Israel quién se atreviera a desafiar a los gigantes. Por el ejemplo y liderazgo de David surgieron varios después. David es un líder tremendo, inspirando a sus seguidores y dándoles el ejemplo que debían seguir. Y no le seguían por obligación sino voluntariamente, por amor. Así busca también el Hijo de David, el Señor Jesucristo, que todos le sigan, voluntariamente y por amor.

Jehová tenía que haberle dado a David la idea de descender al campamento de Saúl. Envió sobre Saúl y sus soldados un profundo sueño para que no se despertaran.. No es meramente sueño de cansancio sino algo como una anestesia divinamente aplicada al hombre. Dios hizo caer sobre Adán este sueño profundo para poderle sacar del costado hueso y carne para la creación de Eva. Y podemos decir que el sueño profundo de Jesús en la tumba vino de Dios y produjo la nueva creación de su novia, la iglesia, la esposa del Cordero. El sueño que experimentaron Saúl y sus hombres fue una intervención de Dios, un milagro divinamente enviado.

La palabra de David prevalecía con Abisai. Este era valiente pero no siempre prudente. Las dos cosas se complementan. Y para que sea prudente, David le explica otra vez el concepto de ungido. Es decir, Dios es el que unge o designa, y sólo él puede quitarlo. David no pretendía usurpar las prerrogativas de Dios. Saúl al contrario perseguía a David como a una perdiz por los montes. Es notable que la palabra “perdiz” y la palabra “estimada preciosa” en el versículo 21 se parecen algo. Quizá Saúl a propósito hace resaltar el hecho de que mientras él perseguía a David como una perdiz, David estimaba preciosa la vida de Saúl. Se llevó la lanza de Saúl consigo, esa misma lanza clavada en tierra que había clavado Saúl en la pared cuando se la tiró a David. Se llevó también su cantimplora de agua, elemento imprescindible en una tierra cálida.

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar