Logo

2 de Samuel 16: David sube el monte de los Olivos

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

2 de Samuel 16:11 Luego dijo David a Abisai y a todos sus siervos: –Mirad, mi hijo, salido de mis entrañas, acecha mi vida; ¿cuánto más ahora un hijo de Benjamín? Dejadlo que maldiga, pues Jehová se lo ha mandado.

2 de Samuel 16:12 Acaso Jehová mire mi aflicción y cambie en bien sus maldiciones de hoy.

2 de Samuel 16:13 Y mientras David y los suyos continuaban su camino, Simei iba frente a él por la ladera del monte, andando y maldiciendo, arrojando piedras delante de él y esparciendo polvo.

2 de Samuel 16:14 El rey y todo el pueblo que con él estaba llegaron fatigados y descansaron allí. 

Simei mantuvo una constante perorata en contra de David. A pesar de que las maldiciones era injustificadas, ya que David no tuvo parte en la muerte de Saúl; David y sus seguidores toleraron tranquilamente el abuso. El mantener la compostura frente a la crítica injustificada puede ser una experiencia difícil y un desgaste emocional, pero si no puede detener la crítica, es mejor ignorarla. Recuerde que Dios sabe cuánto está soportando, y El lo reivindicará si está en lo correcto.

2 de Samuel 16:15 Absalón y toda su gente, los hombres de Israel, entraron en Jerusalén, y Ahitofel lo acompañaba.

2 de Samuel 16:16 Cuando Husai, el arquita, amigo de David,[i] llegó adonde estaba Absalón, dijo: –¡Viva el rey, viva el rey! 

2 de Samuel 16:17 Pero Absalón respondió a Husai: –¿Es este tu agradecimiento para con tu amigo? ¿Por qué no fuiste con tu amigo? 

Tu amigo : O sea, David.

2 de Samuel 16:18 Entonces Husai dijo a Absalón: –No, yo estaré y me quedaré con aquel que haya elegido Jehová y también este pueblo y todos los hombres de Israel.

2 de Samuel 16:19 ¿A quién había yo de servir? ¿No es a su hijo? Como he servido delante de tu padre, así lo haré delante de ti.

2 de Samuel 16:20 Luego Absalón dijo a Ahitofel: –Dad vuestro consejo sobre lo que debemos hacer.

2 de Samuel 16:21 Ahitofel dijo a Absalón: –Llégate a las concubinas de tu padre, que él dejó para guardar la casa. Todo el pueblo de Israel oirá que te has hecho aborrecible a tu padre, y así se fortalecerán las manos de todos los que están contigo.

Este incidente dio cumplimiento a la predicción de Natán de que por el pecado de David, otro hombre dormiría con sus esposas.

Cuando Absalón tomó las concubinas de su padre, se cumplió la profecía de Natán. Tomar las concubinas se consideraba un símbolo del reclamo de la sucesión al trono.

2 de Samuel 16:22 Entonces pusieron para Absalón una tienda sobre el terrado, y se llegó Absalón a las concubinas de su padre, ante los ojos de todo Israel.[j],[k]

2 de Samuel 16:23 En aquellos días, el consejo que daba Ahitofel era como si se consultara la palabra de Dios, tanto cuando aconsejaba a David como a Absalón.

La palabra de Dios : Indicación de lo respetado que era el consejo de Ahitofel, tanto para David como para Absalón. Su defección afectó a los más altos niveles del reino de David.

Ahitofel era un consejero de Absalón. La mayoría de los gobernantes tenían consejeros que los ayudaban a tomar decisiones acerca de asuntos políticos y gubernamentales. Probablemente también arreglaban los matrimonios del rey, ya que estas uniones eran generalmente por motivos políticos. Pero Dios hizo que Ahitofel le diera un consejo necio a Absalón, tal y como había orado David. 

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR