Logo

Dios es nuestro amparo y fortaleza

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

Dios es nuestro amparo y fortaleza

El poder de Dios. Al músico principal; de los hijos de Coré. Salmo sobre Alamot. Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, y se traspasen los montes al corazón del mar; aunque bramen y se turben sus aguas, y tiemblen los montes a causa de su braveza. Selah -Salmo 46 vv. 1–3
a) Refugio nuestra verdadera seguridad reside no en las armas humanas, sino en el Dios todopoderoso. Todas las otras promesas de seguridad ofrecen falsas esperanzas y son, al final, inútiles.
b) Reposo Él ordena el caos cósmico, y la confusión da paso al reposo. Él no es sólo un refugio, sino que es de fácil acceso, de manera que Su poder y ayuda están siempre a nuestra disposición. El contenido de los versículos 2 y 3 tienen estrecha relación con los versículos 7 y 11.

Alamot (título): Significa «doncellas», esto es, voces de soprano. Algunos especialistas piensan que esto es una añadidura al salmo anterior, que habla del matrimonio de una princesa real. Pronto auxilio: Alude a una ayuda que ha probado ser segura en el pasado, por lo que ninguna futura calamidad debe ser temida. Jesús estaba tan confiado en que Dios acompañaba al hombre, que enseñó que la fe puede mover los montes al corazón del mar. El temor de que los montes o las ciudades caigan de repente al mar debido a una explosión nuclear persigue a mucha gente en la actualidad. Pero el salmista dice que incluso si el mundo se acabara, «¡no temeremos!» Aun frente a una destrucción total, expresó una gran confianza en la capacidad de Dios para salvarlo. Parece imposible enfrentarse al fin del mundo sin temor, pero la Biblia es clara: Dios es nuestro refugio aun frente a la destrucción total. No es un simple refugio temporal, es nuestro refugio eterno y pude fortalecernos en toda circunstancia. Jehová de los ejércitos (en hebreo Yahweh Sabaot ): es una frase común en la era de los reyes hebreos y fue utilizada por Ana en 1 de Samuel 1:11

La presencia de Dios. Del río sus corrientes alegran la ciudad de Dios, el santuario de las moradas del Altísimo. Dios está en medio de ella; no será conmovida. Dios la ayudará al clarear la mañana. Bramaron las naciones, titubearon los reinos; Dio él su voz, se derritió la tierra. Jehová de los ejércitos está con nosotros; nuestro refugio es el Dios de Jacob. Selah -versículos 4–7

a) Consolación: la escena cambia, y ahora es la omnipresencia de Dios más que Su omnipotencia lo que nos trae consolación. El tumulto cesa, y la presencia de Dios llena de gracia es el retiro seguro de un alma sacudida por la tormenta, como un cielo de descanso después de una tempestad.
b) Bienestar: Dios es eterno, inmutable, el Dios de los ángeles, y el Dios de un hombre, aun de alguien tan débil como Jacob. Si a pesar de todos los fracasos de Jacob, el Señor quiere ser su Dios, entonces también querrá ser el Dios nuestro y el Dios de cada débil pecador.

En comparación con el amenazante contorno, un apacible río abastece al santuario de Dios. Muchas grandes ciudades tienen ríos que fluyen a través de ellas, sosteniendo así la vida de la gente al hacer posible la agricultura y facilitando el comercio con otras ciudades. Jerusalén no tenía río, pero tenía a Dios que, como un río, sostenía la vida del pueblo. Mientras Dios vivió entre su pueblo, la ciudad fue invencible. Pero cuando el pueblo lo abandonó, Dios lo dejó y Jerusalén cayó ante el ejército babilónico.

La paz de Dios: Venid, ved las obras de Jehová, que ha puesto asolamientos en la tierra. Que hace cesar las guerras hasta los fines de la tierra. Que quiebra el arco, corta la lanza, y quema los carros en el fuego. Estad quietos, y conoced que yo soy Dios; seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra. Jehová de los ejércitos está con nosotros; nuestro refugio es el Dios de Jacob. Selah -versículos 8–11
a) La Providencia los caminos de Dios a veces no son fáciles de entender, pero en cada acontecimiento está la Providencia, que hace que todas las cosas obren para bien. Esto trae la paz a un alma azotada por la tempestad.
b) Protección nuevamente el gozoso refrán que suena como música al oído de los afligidos. Dios es nuestra segura defensa y protección. Su presencia es la promesa de victoria y lo único que puede traernos una auténtica paz.

Asolamientos : Más apropiadamente «asombrosos y terribles acontecimientos», como destruir el mal y acabar con los ejércitos y las guerras. Estad quietos : Este no es un llamado a la adoración «silente». El versículo 10 es la voz de Dios dirigiéndoles una advertencia a los pueblos que desatan guerras. En otras palabras, «Cesen o desistan; soy yo, Dios, quien seré exaltado en la victoria; ningún otro tiene oportunidad alguna de vencer». La guerra y la destrucción son inevitables, pero también lo es la victoria final de Dios. En ese momento, todos permanecerán en silencio ante el Dios Todopoderoso. Cuán oportuno es para nosotros estar quietos honrando y reverenciando su poder y majestad. Dedique cada día el tiempo necesario para permanecer quieto y exaltar a Dios.

Este Salmo como los dos que siguen celebran victorias. Posiblemente fuera inspirado por la victoria en tiempo de Josafat o la de 701 a. de J.C. sobre Senaquerib, pero su lenguaje sublime puede aplicarse a cualquier situación de crisis. Aunque es un himno, falta el Ilamado introductorio a la alabanza; aunque es un cántico de Sion, no menciona a Jerusalén (sobre cánticos de Sion y salmos de los hijos de Coré). Sobre Alamot puede indicar voces altas (sopranos o tenores) o pueden ser instrumentos como la flauta.

Dios, nuestro refugio en la tormenta

En cualquier crisis, Dios es nuestro amparo y fortaleza. Amparo enfatiza más su protección; fortaleza la fuerza interior que da. Pronto, “muy encontrado”, recalca que Dios está siempre dispuesto a ayudarnos; por eso podemos confiar en él. Normalmente el cristiano cree que Dios “puede”, pero duda de que “esté dispuesto” en este caso. El salmista insiste en que Dios siempre está dispuesto.

El uso de palabras es pintoresco: los montes representa lo que se considera más estable, el mar representa lo que siempre está moviéndose. Asimismo en el versículo 3, “rugir” (yehemú) y “echar espuma” (yejmerú) acentúan el efecto del cuadro de crisis. Dice Calvino que nuestra fe solamente se prueba de veras cuando pasamos por conflictos severos.

Selah es una nota musical, quizá para sñalar un interludio instrumental.

Nuestro refugio en la crisis política

Las crisis políticas, sean entre naciones o dentro de una, a menudo ponen en peligro la vida de todos y la obra de la iglesia. Pero los que confían en Dios no dependen de las aguas políticas que “echan espuma”; más bien se alimentan de “aguas de vida” que brotan de Dios. El mismo está en medio de su pueblo. Dice Calvino: “Si deseamos la protección de Dios, sobre todo debemos interesarnos en que él more entre nosotros.”

El salmista alude a hechos históricos específicos como el cruce del mar Rojo. Al clarear la mañana es la misma frase que se usa en Exodo 14:27. Es cierto que las naciones conmocionan (la misma palabra que rujan en el versículo 3), pero con sólo la voz de Dios se derrite la tierra (en Génesis 1, creó la tierra por su palabra), desaparece o cambia por completo la situación. Todos podemos recordar tales obras de Dios en nuestro tiempo. Tanto frente al caos cósmico como al caos histórico, nuestro refugio es Dios porque él está con nosotros.

Refugio típico del mundo antiguo. Nuestro refugio en la crisis internacional

El salmista puede señalar hechos concretos, por eso dice, venid y ved. Por cierto, muchos no quieren ver y darán otras explicaciones. Desolaciones también puede traducirse “cosas sorprendentes”. Como vemos en Apocalipsis, antes de instituir un reino de paz, Dios tiene que hacer juicio. La victoria y subsecuente paz, aquí, anticipa la paz total en el futuro. Dios destruye las armas; carros se refiere a carros de guerra.

Estad quietos es una exhortación necesitada hoy. Dios es exaltado cuando permitimos que él obre.

El versículo 11 repite el estribillo del versículo 7. Dado que Dios controla la naturaleza y la historia, podemos confiar en él. Dios de Jacob recalca su misericordia y su paciencia. Calvino se queja de los que no aplican este desafío a su propia situación. Insiste en que con estos dos (su poder y su misericordia) nada puede impedir que nuestra fe confronte a todos los enemigos que se levanten contra la iglesia.

Dios, fuente de ayuda

1. Dios no se dedica a manipular los acontecimientos en su propio beneficio.
2. Dios se interesa profundamente por el mundo y por sus habitantes.
3. Dios se interesa por las personas y desea su bien.
4. Dios no está alejado de las personas y de sus necesidades.
5. Dios está cerca y es nuestro refugio y consolador en cada momento.

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR