Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Ezequiel 34: Los pastores de Israel denunciados

El rey, el profeta y el sacerdote como pastor, era una imagen cuya historia se remontaba a más de mil años antes de Ezequiel. El rey tenía la responsabilidad de suplir comida y agua a su rebaño, de destruir a aquellos que quisieran hacerle daño y defender el derecho del débil: la viuda, el huérfano y el extranjero. Pero los reyes de Israel habían fallado. En lugar de alimentar el rebaño, se habían apacentado a sí mismos y se habían vestido de su lana. Como resultado de su negligencia, las ovejas están errantes. Dios intenvendrá y reunirá las ovejas dispersas como el Buen Pastor. Juzgará entre oveja y oveja y levantará a David como su pastor. Finalmente, establecerá con ellos pacto de paz; él será su Dios y ellos su pueblo. Los profetas y sacerdotes también fallaron.

Ezequiel 34:1  Profecía contra los pastores de Israel Vino a mí palabra de Jehová, diciendo:

Ezequiel llamó a los cautivos «Israel», refiriéndose a los judíos del cautiverio, tanto del reino del norte como del sur. Criticó a los líderes de Israel por preocuparse por ellos y no por su pueblo. Enfatizó sus pecados y pronunció juicio sobre ellos. Luego prometió que vendría un verdadero Pastor (el Mesías) que cuidaría al pueblo como se suponía que los otros líderes debían hacerlo. En este hermoso mensaje se ve el destino de esos pastores, la obra del nuevo Pastor y el futuro de las ovejas

Ezequiel 34:2  «Hijo de hombre, profetiza contra los pastores de Israel; profetiza, y di a los pastores: “Así ha dicho Jehová, el Señor: ¡Ay de los pastores de Israel, que se apacientan a sí mismos! ¿Acaso los pastores no apacientan a los rebaños?

Ezequiel 34:3  Os alimentáis con la leche de las ovejas, os vestís con su lana y degolláis a la engordada, pero no las apacentáis.

Ezequiel 34:4  No fortalecisteis a las débiles ni curasteis a la enferma; no vendasteis la perniquebrada ni volvisteis al redil a la descarriada ni buscasteis a la perdida, sino que os habéis enSeñoreado de ellas con dureza y con violencia.

Ezequiel 34:5  Andan errantes por falta de pastor[b] y son presa de todas las fieras del campo. ¡Se han dispersado!

Y andan errantes : Separadas del rebaño, las ovejas podrían ser presa de las fieras del campo . La falta de pastor permite a las potencias hostiles al pueblo de Israel dispersarlas y conducir el pueblo al exilio.

Ezequiel 34:6  Han andado perdidas mis ovejas por todos los montes y en todo collado alto. Por toda la faz de la tierra fueron esparcidas mis ovejas y no hubo quien las buscara ni quien preguntara por ellas.

Dios juzgaría a los líderes religiosos porque se dejaron atrapar por sus intereses y olvidaron su servicio a los demás. Los líderes espirituales deben cuidarse de ir en pos del desarrollo personal a expensas de un pueblo quebrantado y esparcido. Cuando prestamos mucha atención a nuestras necesidades e ideas, tal vez echemos a un lado a Dios y abandonemos a los que dependen de nosotros.

Ezequiel 34:7  »Por tanto, pastores, oíd palabra de Jehová:

Ezequiel 34:8  Vivo yo, ha dicho Jehová, el Señor, que por cuanto mi rebaño fue expuesto al robo, y mis ovejas fueron para ser presa de todas las fieras del campo, sin pastor; ni mis pastores buscaron a mis ovejas, sino que los pastores se apacentaron a sí mismos y no apacentaron a mis ovejas;

Ezequiel 34:9  por eso, pastores, oíd palabra de Jehová.

Ezequiel 34:10  Así ha dicho Jehová, el Señor: ¡Yo estoy contra los pastores y demandaré mis ovejas de su mano! Haré que dejen de apacentar mis ovejas, y ya no se apacentarán más los pastores a sí mismos, pues yo libraré a mis ovejas de sus bocas y no les serán más por comida.

La corrupción y la restauración de los líderes, Restauración. Este texto muestra la corrupción del liderazgo y la necesidad de restauración a ese nivel. Había que destituir de sus oficios a los pastores que desviaron a sus rebaños y responsabilizarlos por lo sucedido al pueblo que se suponía debían guiar. Los líderes cristianos deben escuchar esta advertencia y cuidar de su rebaño o tendrán como resultado un fracaso total. El verdadero liderazgo se centra en ayudar a otros y no solo en la autosatisfacción.

Ezequiel 34:11  [c]»Porque así ha dicho Jehová, el Señor: Yo, yo mismo, iré a buscar a mis ovejas, y las reconoceré.

Dios promete asumir el cargo de pastor de su rebaño esparcido. Cuando los líderes nos fallen, no nos desesperemos, sino recordemos que Dios todavía tiene el control y promete regresar y cuidar su rebaño. Sabemos que podemos volvernos a Dios para buscar su ayuda. El puede transformar cualquier situación trágica y producir un bien para su Reino.

Ezequiel 34:12  Como reconoce su rebaño el pastor el día que está en medio de sus ovejas esparcidas, así reconoceré yo a mis ovejas y las libraré de todos los lugares en que fueron esparcidas el día del nublado y de la oscuridad.

Ezequiel 34:13  Yo las sacaré de los pueblos y las juntaré de los países; las traeré a su propio país y las apacentaré en los montes de Israel, por las riberas y en todos los lugares habitados del país.

Ezequiel 34:14  En buenos pastos las apacentaré y en los altos montes de Israel estará su pastizal; allí dormirán en buen redil y con pastos suculentos serán apacentadas sobre los montes de Israel.

buenos, tob: Benévolo, bondadoso, cualquier cosa que sea correcta, agradable o alegre, lo opuesto a la pena y la maldad. Este adjetivo aparece más de 500 veces, con un alcance mucho más amplio del que tiene la palabra «bueno» en español. En la primera, el Creador evalúa su creación: «Dios vio la luz y era buena». Poco después, se utiliza tob junto a su antónimo ra (malvado o malo), en la frase «árbol de la ciencia del bien y del mal»

Ezequiel 34:15  Yo apacentaré mis ovejas y les daré aprisco,[d] dice Jehová, el Señor.

Ezequiel 34:16  Yo buscaré a la perdida[e] y haré volver al redil a la descarriada, vendaré la perniquebrada y fortaleceré a la débil; pero a la engordada y a la fuerte destruiré:[f] las apacentaré con justicia.[g]

Esta profecía se entiende mejor si se la interpreta desde una perspectiva escatológica, ya que la figura del pastor tiene, de acuerdo a cómo se le describe en versículo 23, un claro perfil mesiánico, en su calidad de descendiente de David. La interpretación dispensacionalista interpreta este pasaje literalmente, y lo aplica a los tiempos de la restauración histórica de Israel. La visión clásica lo interpreta de forma simbólica, y considera que las ovejas reunidas representan tanto a la Iglesia como a la nación israelita. A la engordada y a la fuerte : Son aquellas ovejas que han buscado su propio bienestar a expensas de las demás.

Ezequiel 34:17  »En cuanto a vosotras, ovejas mías, así ha dicho Jehová, el Señor: Yo juzgo entre oveja y oveja, entre carneros y machos cabríos.[h]

Ezequiel 34:18  ¿No os basta con comer los buenos pastos, sino que también pisoteáis lo que de vuestros pastos queda, y cuando bebéis las aguas claras enturbiáis el resto con vuestros pies?

Ezequiel 34:19  Y así mis ovejas han de comer lo que vosotros habéis pisoteado y han de beber lo que con vuestros pies habéis enturbiado.

Ezequiel 34:20  »Por tanto, así les dice Jehová, el Señor: Yo, yo mismo, juzgaré entre la oveja engordada y la oveja flaca,

Un mal pastor no solo es egoísta sino destructivo. Un ministro que enturbia las aguas de los demás al crear dudas innecesarias, enseña ideas falsas y actúa de manera pecaminosa que destruye el alimento espiritual de su rebaño.

Ezequiel 34:21  por cuanto empujasteis con el costado y con el hombro, y acorneasteis con vuestros cuernos a todas las débiles, hasta que las echasteis y las dispersasteis.

Ezequiel 34:22  Yo salvaré a mis ovejas y nunca más serán objeto de rapiña; y juzgaré entre oveja y oveja.

Ezequiel 34:23  Yo levantaré sobre ellas a un pastor que las apaciente: mi siervo David. Él las apacentará, pues será su pastor.[i]

Mi siervo David : Gobernante mesiánico, de la línea de David, quien verdaderamente será un hombre según el corazón de Dios. Sin duda esto se cumplió en Jesucristo.

Ezequiel 34:24  Yo, Jehová, seré el Dios de ellos, y mi siervo David, en medio de ellos, será su gobernante.[j] Yo, Jehová, he hablado.

En contraste con estos pastores malvados (líderes) del pueblo de Dios, Dios enviará a un Pastor perfecto, el Mesías («mi siervo David»), quien cuidará de satisfacer cada una de las necesidades de su pueblo y establecerá un reino perfecto de paz y justicia. «Paz» aquí significa más que ausencia de conflictos. Es contentamiento, satisfacción y seguridad.

Malos pastores versus buenos pastores

Los malos pastores:

Cuidan de ellos
Se preocupan por su salud
Gobiernan con dureza y crueldad
Abandonan y dispersan a las ovejas
Guardan lo mejor para ellos

Los buenos pastores:

Cuidan de su rebaño
Cuidan al débil y al enfermo, buscan al perdido
Gobiernan con amor y respeto
Reúnen y protegen a las ovejas
Dan lo mejor a sus ovejas

Ezequiel 34:25  »Estableceré con ellos un pacto de paz, y quitaré de la tierra las fieras; habitarán en el desierto con seguridad y dormirán en los bosques.

Aquí otra profecía escatológica, que parece estar empleando un lenguaje simbólico más que literal, algo común en el caso de Ezequiel. Aplicada a la Iglesia, su cumplimiento puede verse como un proceso en tres etapas, con implicaciones tanto espirituales como históricas. Las bendiciones y la prosperidad durante la era de la Iglesia serán fundamentalmente de carácter espiritual (por ejemplo, las fieras simbolizan a los enemigos espirituales). En el Milenio y el mundo por venir, su cumplimiento tendrá tanto un sentido literal como espiritual, porque entonces seremos testigos de las lluvias de bendición, de una planta de renombre, y la desaparición del hambre.

Ezequiel 34:26  Y daré bendición a ellos y a los alrededores de mi collado, y haré descender la lluvia en su tiempo: lluvias de bendición serán.

Ezequiel 34:27  El árbol del campo dará su fruto y la tierra dará su fruto. Estarán en su tierra con seguridad, y sabrán que yo soy Jehová, cuando rompa las coyundas de su yugo y los libre de mano de los que se sirven de ellos.

Ezequiel 34:28  No serán más por presa de las naciones ni las fieras del país las devorarán, sino que habitarán con seguridad y no habrá quien las espante.

Ezequiel 34:29  Prepararé para ellos un plantío de renombre,[k] y nunca más serán consumidos por el hambre en el país ni nunca más serán afrentados por las naciones.

Una planta de renombre : Los profetas a menudo describen el futuro como un regreso al Paraíso, al Jardín del Edén

Ezequiel 34:30  Y sabrán que yo, Jehová, su Dios, estoy con ellos, y que ellos son mi pueblo, la casa de Israel, dice Jehová, el Señor.

Ezequiel 34:31  Y vosotras, ovejas mías, ovejas de mi pasto, hombres sois, y yo vuestro Dios, dice Jehová, el Señor”».

Los pastores de Israel denunciados

La figura del pueblo de Dios como un rebaño de ovejas aparece varias veces a través de la Biblia. En este oráculo los pastores de la época, es decir los gobernantes de Israel, son reprendidos por su egoísmo y falta de cuidado por sus súbditos. Además, algunas ovejas habían engordado a expensas de otras, es decir, algunas personas habían adquirido riqueza y poder oprimiendo a otras que eran más pobres y más débiles. Ezequiel advierte que la justicia será restablecida.

La advertencia se torna en una promesa para el futuro. El Señor no sólo salvará a sus ovejas, sino que también levantará a su siervo David para que las apaciente, y hará un pacto de paz con ellas. Como en otros oráculos, el nombre es simbólico. La referencia a David no significa que el antiguo rey David será lit. resucitado y establecido como gobernante. Su valor primordial es que el futuro gobernante tendrá los atributos ejemplares de David, alguien en quien el Señor se deleitaba y que triunfaba sobre los enemigos de Israel. También hay referencia a David, donde su gobierno se describe como durando para siempre. El mismo pasaje también hace referencia al pacto eterno de paz que el Señor hará con su pueblo.

Ambos pasajes están claramente mirando hacia adelante, no sólo al futuro inmediato de Israel sino también a su futuro lejano. Dios hará la paz con el pueblo, y levantará a un pastor para que las gobierne.

El oráculo trae una promesa de esperanza. Aun si el pueblo de Dios fuese esparcido y oprimido, un día recibiría justicia. Los lectores del NT verán ese día como el tiempo del regreso de Jesucristo, una promesa sellada por su primera venida, muerte y resurrección.

Ezequiel ha de proclamar a los pastores de Israel, en otras palabras: “¡Ay de vosotros, pastores de Israel! Vosotros no habéis cuidado de mis ovejas. Han sido esparcidas por toda la faz de la tierra. Vosotros sólo os cuidasteis a vosotros mismos. Yo estoy en contra de los pastores. Serán tenidos por responsables del rebaño, pero serán quitados de sus puestos. Ya no se alimentarán más de mis ovejas. Rescataré a mi rebaño disperso. Lo juntaré de las naciones y lo traeré a buenos pastos en la tierra de Israel. Yo mismo lo apacentaré y seré un pastor justo. Juzgaré entre una oveja y otra. Algunas han engordado a expensas de otras. El rebaño no será saqueado más. Pondré a mi siervo David como pastor de las ovejas. Seré el Dios de ellas y David será su príncipe. Haré un pacto de paz con ellas. Ellas habitarán seguras en una tierra fértil. Serán rescatadas de esclavitud. Entonces sabrán que yo su Dios estoy con ellas, y que ellas son mi pueblo.”

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar