Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Salmo 77: Confesión de dudas

Salmo 77:1 Para el director del coro; según Jedutún. Salmo de Asaf. Mi voz se eleva a Dios, y a El clamaré; mi voz se eleva a Dios, y El me oirá.

Asaf imploró a Dios que le diera valor durante momentos de mucha aflicción. La causa de su angustia era su duda. El dice: «Con mi voz clamé a Dios». Pero en 77.13-20, se olvida de sí mismo. Cuando Asaf hizo sus peticiones a Dios, su centro de atención cambió. Antes pensaba en él, ahora adora a Dios y dice: «Tú eres el Dios que hace maravillas». Solo después de echar a un lado las dudas acerca de la santidad y el cuidado de Dios, logró eliminar la angustia. Cuando oramos, Dios nos levanta para que lo miremos a El y no a nosotros mismos.

Salmo 77:2 En el día de mi angustia busqué al Señor; en la noche mi mano se extendía sin cansarse; mi alma rehusaba ser consolada.

Salmo 77:3 Me acuerdo de Dios, y me siento turbado; me lamento, y mi espíritu desmaya. (Selah)

Salmo 77:4 Has mantenido abiertos mis párpados; estoy tan turbado que no puedo hablar.

Pegar los ojos : Está tan conturbado que no puede dormir.

Salmo 77:5 He pensado en los días pasados, en los años antiguos.

Salmo 77:6 De noche me acordaré de mi canción; en mi corazón meditaré; y mi espíritu inquiere.

Salmo 77:7 ¿Rechazará el Señor para siempre, y no mostrará más su favor?

Salmo 77:8 ¿Ha cesado para siempre su misericordia? ¿Ha terminado para siempre su promesa?

Salmo 77:9 ¿Ha olvidado Dios tener piedad, o ha retirado con su ira su compasión? (Selah)

Para siempre : Las seis preguntas retóricas acerca de la misericordia de Dios se contestan recordando que él ha guiado en el pasado fielmente a Israel en medio de las dificultades

Salmo 77:10 Entonces dije: Este es mi dolor: que la diestra del Altísimo ha cambiado.

La diestra : Este símbolo, que a menudo se utiliza en los salmos de Asaf, alude a la capacidad de Dios para realizar prodigios

Salmo 77:11 Me acordaré de las obras del SEÑOR; ciertamente me acordaré de tus maravillas antiguas.

Los recuerdos de la bondad y la fidelidad de Dios sustentaron a Israel a través de sus dificultades. Sabían que Dios era capaz y digno de confianza. Cuando se enfrente a nuevas pruebas, repase las cosas buenas que Dios ha hecho en su vida y esto lo fortalecerá en su fe.

Salmo 77:12 Meditaré en toda tu obra, y reflexionaré en tus hechos.

Salmo 77:13 Santo es, oh Dios, tu camino; ¿qué dios hay grande como nuestro Dios?

Salmo 77:14 Tú eres el Dios que hace maravillas, has hecho conocer tu poder entre los pueblos.

Salmo 77:15 Con tu brazo has redimido a tu pueblo, a los hijos de Jacob y de José. (Selah)

Salmo 77:16 Las aguas te vieron, oh Dios, te vieron las aguas y temieron, los abismos también se estremecieron.

Esta afirmación se refiere a la división milagrosa del Mar Rojo. Este gran hecho se menciona muchas veces en el Antiguo Testamento. La historia de este increíble milagro se trasmitió de generación en generación, recordando a los israelitas el poder, la protección y el amor de Dios.

Salmo 77:17 Derramaron aguas las nubes, tronaron los nubarrones, también tus saetas centellearon por doquier.

Salmo 77:18 La voz de tu trueno estaba en el torbellino, los relámpagos iluminaron al mundo, la tierra se estremeció y tembló.

Salmo 77:19 En el mar estaba tu camino, y tus sendas en las aguas inmensas, y no se conocieron tus huellas.

Salmo 77:20 Como rebaño guiaste a tu pueblo por mano de Moisés y de Aarón.

Dudas a fe en el Dios de las maravillas

Es difícil clasificar este Salmo porque es de un individuo pero enfoca una desgracia nacional y expresa la angustia, las dudas y la fe de todo el pueblo. Asimismo el estilo literario se presta a discusión sobre su origen. Algunos hablan de dos salmos juntados porque la primera parte es un lamento y la última parte es un himno de alabanza por los grandes actos de Dios. Sin embargo, muchos detalles estilísticos (especialmente palabras, como recuerdo, repetidas en las dos partes) señalan la unidad del Salmo.

También es difícil saber si hemos de traducir los verbos, en la primera parte, en tiempo pasado o presente. ¿Es un salmo de acción de gracias por la liberación de la crisis que ya ha pasado? O, ¿es una súplica pidiendo ayuda en una crisis de ahora? La última opción es la más indicada.

Angustia

Es evidente que el pueblo está sufriendo una crisis. El salmista, aunque es un individuo, expresa lo que siente todo el pueblo. Se destacan en esta estrofa los verbos y pronombres de primera persona, “yo” y “mi”. El salmista está absorto en su problema. A través del Salmo el enfoque cambia; la fe va creciendo, hasta poner todo el énfasis en los poderosos actos de Dios.

Mi voz elevo. Dios escucha aun los pensamientos de sus hijos, pero aquí el salmista eleva su voz. A veces la intensidad del clamor se expresa por el volumen de la voz. Clamar a Dios, buscarlo en la angustia, levantar las manos y orar a través de la noche son temas frecuentes en los salmos de súplica.

Me acuerdo es la misma palabra que recuerdo en el versículo 6. Aquí el recuerdo del tiempo pasado y el contraste con la crisis actual desanima más al salmista. Pero, a la vez, es un paso positivo, pues los recuerdos de los actos de Dios en el pasado van a hacer crecer su fe. Vale notar este proceso de clamar, recordar, meditar y adorar en todo el Salmo, y cómo esto amplió la fe del salmista.

Confesión de dudas

En los versículos 4-6 el salmista sigue hablando de su angustia. Todavía cuando recuerda el tiempo pasado, piensa que ahora está peor. Antes Dios estaba presente, pero ahora parece que no. Esta meditación e investigación hace surgir preguntas que el salmista presenta en los versículos 7-9.

Las preguntas de los versículos 7-9 realmente expresan dudas. Pero no son dudas de una persona rebelde, sino de alguien que busca respuestas. Reconoce que Dios actuaba a favor de su pueblo en el pasado, pero en la situación presente parece que Dios ya no volverá a ser propicio, ya no va a respaldar sus promesas y dejó de mostrar compasión.

¿Indica esto que al salmista le faltó fe? Puede ser pero, a la vez, hemos de ver que sentía suficiente confianza en Dios para hablarle francamente. El creyente hoy día también puede, y debe, hablar francamente con Dios. De todos modos, Dios sabe lo que está en el corazón. Es mejor abrir el corazón, decir a Dios lo que uno piensa y siente y pedir que él le corrija. Notamos que esta franqueza del salmista abre el camino para un cambio; desde el versículo siguiente se palpita una nueva actitud de fe y confianza en el Dios que redimió al pueblo en tiempos pasados.

Lo que Dios ha hecho

El versículo 10 es difícil en el heb. y se han dado varias interpretaciones. Una, como en RVA, es que el salmista sigue con su actitud pesimista. Con esta interpretación, traduciendo Shenot como cambio, el versículo es parte de la primera estrofa. Otra interpretación, traduciendo shenot como “años”, lo ve como parte de los versículos que siguen, que muestran un cambio de actitud. La traducción de la RVR-1960 se presta a esta interpretación: “Dije: Enfermedad mía es esta; traeré, pues, a la memoria los años de la diestra del Altísimo.” Puesto que la anotación Selah se coloca al final del versículo 9, esta última interpretación parece la más aceptable. Es decir, el salmista decide recordar y meditar en las obras maravillosas de Dios en la vida de Israel y en su propia vida.

Así el salmista va reflexionando sobre los grandes hechos de Dios. Entonces empieza a adorarle; en el versículo 13, reconoce su santidad y su grandeza. En el versículo 14 esta adoración toma un matiz misionero, pues cuando el poder de Dios se manifiesta en su pueblo, los otros pueblos reconocen la mano de Dios. Esta adoración culmina en alabar a Dios por redimir a Israel.

El gran poder de Dios

Ahora el salmista presenta una descripción gráfica del poder de Dios. Puede tener en mente el cruce del mar Rojo y las batallas de conquista cuando Dios utilizó tormentas y otros elementos de la naturaleza.

Llama la atención el contraste entre los versículos 15-19 y el versículo 20. Se manifiesta el poder de Dios en los grandes trastornos de la naturaleza, pero este mismo Dios poderoso conduce con ternura a su pueblo; y lo hace por medio de hombres como Moisés y Aarón.

Es notable el crecimiento de la fe del salmista a través de este Salmo. Ya, en la última parte, no se oye nada de sus problemas ni de sus dudas. Ha puesto su confianza y todo su interés en Dios. Los creyentes hoy podemos aprender de este Salmo: ser franco con Dios, recordar y meditar en lo que él ha hecho, adorarle y proclamar su gran redención.

Los brazos de redención: Hebreos 77:15; Con tu brazo has redimido a tu pueblo.

1. Brazos santos: Para salvar
2. Brazo redentor: Para librar
3. Brazo fuerte: Para guardar
4. Brazo extendido: Para sostener
5. Brazo de pastor: Para llevar
6. Brazos eternos: Para proteger\

Pensamiento “No digas nunca que Dios está de nuestra parte, ora más bien para que tú puedas estar de parte de Dios.” Abraham Lincoln

Recuerdos preciosos

1. Me acordaré: Me acordaba de Dios y me conmovía
2. Haré memoria: Consideraba los días desde el principio
3. Meditaré: Meditaba en mi corazón, y mi espíritu inquiría
4. Hablaré: Haré memoria de tus maravillas

    Páginas: 1 2 3 4

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar