Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Salmo 76: Dios se hace conocer por su victoria

Salmo 76:1 Para el director del coro; con instrumentos de cuerdas. Salmo de Asaf. Cántico. Dios es conocido en Judá; grande es su nombre en Israel.

Esta canción de victoria, escrita según la tradición de Asaf, quizás se refiere a la confrontación de Israel con Senaquerib. Este salmo alaba a Dios por su poder que inspira temor reverente y es muy probable que se escribiera para celebrar la derrota del ejército de Senaquerib después que invadió Judá

Salmo 76:2 En Salem está su tabernáculo, y en Sion su morada.

Salmo 76:3 Allí quebró las saetas encendidas del arco, el escudo, la espada y las armas de guerra. (Selah)

Salmo 76:4 Resplandeciente eres, más majestuoso que los montes de caza.

Salmo 76:5 Fueron despojados los fuertes de corazón; durmieron su sueño, y ninguno de los guerreros pudo usar sus manos.

Salmo 76:6 A tu reprensión, oh Dios de Jacob, auriga y caballo cayeron en profundo sueño.

Salmo 76:7 Tú, sólo tú, has de ser temido; ¿y quién podrá estar en pie en tu presencia en el momento de tu ira?

Salmo 76:8 Hiciste oír juicio desde los cielos; temió la tierra y enmudeció

Salmo 76:9 al levantarse Dios para juzgar, para salvar a todos los humildes de la tierra. (Selah)

Salmo 76:10 Pues el furor del hombre te alabará; con un residuo de furor te ceñirás.

¿Cómo puede glorificar a Dios la ira de alguien? La hostilidad hacia Dios y su pueblo le da a Dios la oportunidad de hacer grandes cosas. Por ejemplo, el Faraón de Egipto se negó a liberar a los esclavos hebreos, pero esto permitió que Dios obrara poderosos milagros a favor de su pueblo (Exo_11:9). Dios da su recompensa a los malvados y se glorifica a través de la necedad de quienes tratan de negarlo o se revelan en su contra. La ira de Dios expresada en juicio produce alabanza en los que reciben liberación.

Salmo 76:11 Haced votos al SEÑOR vuestro Dios, y cumplidlos ; todos los que están alrededor de El traigan presentes al que debe ser temido.

Salmo 76:12 El cortará el espíritu de los príncipes; temido es por los reyes de la tierra.

Cántico de Sión: Dios temible y victorioso

Igual que otros “cánticos de Sion” este Salmo celebra una victoria sobre los enemigos; en este caso, sobre el ejército asirio de Senaquerib en 701 a. de J.C. Sin embargo, el lenguaje desborda este escenario para aplicarse a todas las victorias de Dios y, en la óptica neotestamentaria, a la victoria sobre los enemigos espirituales, las huestes de maldad.

El Salmo tiene tono hímnico. Los paralelos de estilo y palabras indican que el mismo autor escribió el Salmo 75. El 75 es un salmo de “enseñanza profética” que anuncia de antemano la victoria de Dios.

Dios se hace conocer por su victoria

Dios es conocido o “se hace conocer”, se revela en Judá, su pueblo. El verbo en forma de participio indica acción presente. ¿Dónde es conocido Dios? No entre los filósofos agnósticos que especulan sobre la deidad, sino entre su pueblo, donde él mismo se revela. ¡Qué privilegio es ser parte del pueblo de Dios y conocerlo. Es en este pueblo que su nombre es grande. Lo que hace su pueblo debe exaltar su nombre.

Dios es omnipresente, pero su morada especial está en su pueblo. ¡Qué motivo de alabanza! Su habitación se usa para la cueva o guarida del león. Salem es un nombre antiguo de Jerusalén; algunos creen que el Salem de Melquisedec era otro lugar.

Quebró… el arma de guerra implica quebrar todo el poder del enemigo. Donde está Dios, se manifiesta su poder victorioso. Los salmos hablan mucho del conflicto con los enemigos de Dios, pero Dios es victorioso y hace participar a su pueblo en su victoria. El NT habla de enemigos poderosos, pero Cristo los venció y nos hace partícipes en su victoria.

Esta victoria hace al salmista brotar en un cántico de alabanza. Dios es esplendoroso, más majestuoso y más firme que las montañas eternas, o “con animales de cacería” (en heb. taref). Parece que los traductores de la LXX leyeron ?ad, que puede tener los dos sentidos. (Según algunos, debe ser ?ad, pero un escriba puso taref; otros piensan que el salmista pensaba en la figura del león; Dios es el “león de Judá”.)

Aun los enemigos fuertes ahora duermen, que probablemente quiere decir que están muertos. A pesar del poder del enemigo Dios es victorioso y su pueblo disfruta la victoria. “No poder usar (o encontrar) sus manos” significó “perder valor o fuerza”. El versículo 6 explica por qué fueron derrotados: A tu reprensión; cuando Dios reprende al enemigo, la victoria es segura.

Dios juzga a los enemigos

Esta estrofa sigue explicando par qué un enemigo tan poderoso está vencido. Dios es juez, y cuando él pronuncia su juicio contra sus enemigos éstos no pueden hacer nada. Temible sobresale: ¿quién podrá…. El poderío de Dios no tiene límites; nadie ni nada puede resistirle.

Armas de guerra

Toda la creación está sujeta a Dios. El versículo 8 nos hace pensar en el poder de Jesús; todos los enemigos “demonios” tenían temor y callaron.

Nótense los verbos juzgar y librar; los juicios de Dios tienen propósito: salvar a los que están afligidos por el enemigo de Dios.

El versículo 10 es difícil de entender. Aun la ira del hombre trae alabanza a Dios, pues cuando se manifiesta su juicio contra ella, los pueblos reconocen el poder de Dios. La segunda línea parece recalcar la misma idea: puede ser sobrevivientes o “lo que resta”; en cualquier caso destaca que Dios vuelve toda esa ira para su gloria y su propósito. El ejemplo más importante de esta verdad es lo que sucedió en el Calvario.

La respuesta de alabanza

La victoria sobre los enemigos profundiza la consagración del pueblo de Dios, y los de afuera quieren traerle ofrendas también. Cuando el poder de Dios se manifiesta en y a través de su pueblo, deja un testimonio impactante. Cuando Dios quiere hacer algo, aun los princípes y reyes son humillados. El Salmo presenta dos desafíos: que alabemos a Dios porque suya es la victoria, y que el pueblo de Dios sea instrumento para que Dios manifieste su poder victorioso.

Joya bíblica Haced votos y pagadlos a Jehová, vuestro Dios; todos los que están alrededor traerán obsequios al Temible.

    Páginas: 1 2 3

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar