Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Salmo 78: Aprendamos de la historia

Salmo 78:1 Masquil de Asaf. Escucha, pueblo mío, mi enseñanza; inclinad vuestro oído a las palabras de mi boca.

El pueblo de Israel se rebeló y no fue fiel a Dios, se olvidó de las maravillas que hizo, puso a prueba a Dios al hacerle demandas (78.18), mintieron y trataron de adularlo y siguieron olvidándolo aun cuando hizo grandes obras en su beneficio. Esto aparece en la Palabra de Dios para que no cometamos los mismos errores. En 1 de Corintios 10:5-12, Pablo usa esta clásica historia de la infidelidad de Israel para advertir a los primeros cristianos a ser fieles.

Salmo 78:2 En parábolas abriré mi boca; hablaré proverbios de la antigüedad,

Esto lo cita Mateo en relación con el uso de parábolas por Jesús. Es la misma palabra hebrea (mashal) que se traduce como «proverbio» en el libro de los Proverbios y significa «comparación».

Salmo 78:3 que hemos oído y conocido, y que nuestros padres nos han contado.

Salmo 78:4 No lo ocultaremos a sus hijos, sino que contaremos a la generación venidera las alabanzas del SEÑOR, su poder y las maravillas que hizo.

Es muy importante que los padres conduzcan a sus hijos a la fe. Esta debe ser siempre la fuente primaria de la instrucción religiosa.

Salmo 78:5 Porque El estableció un testimonio en Jacob, y puso una ley en Israel, la cual ordenó a nuestros padres que enseñaran a sus hijos;

Dios ordenó que sus leyes y estos hechos poderosos en la historia de Israel se trasmitieran de padres a hijos. Esto muestra el propósito y la importancia de la educación religiosa: ayudar a cada generación a obedecer a Dios y a depositar su esperanza en El. Es importante evitar que los niños repitan los mismos errores que sus antepasados. ¿Qué hace usted para trasmitir a la próxima generación la historia de la obra de Dios en el mundo?

Salmo 78:6 para que la generación venidera lo supiera, aun los hijos que habían de nacer; y éstos se levantaran y lo contaran a sus hijos,

Salmo 78:7 para que ellos pusieran su confianza en Dios, y no se olvidaran de las obras de Dios, sino que guardaran sus mandamientos;

Salmo 78:8 y no fueran como sus padres, una generación porfiada y rebelde, generación que no preparó su corazón, y cuyo espíritu no fue fiel a Dios.

Salmo 78:9 Los hijos de Efraín eran arqueros bien equipados, pero volvieron las espaldas el día de la batalla.

El autor parece favorecer a Judá, una tribu meridional, y no a Efraín , una tribu norteña, lo que implica que esto fue escrito después de que el reino de Israel se dividió a causa de la rebelión de Jeroboam.

Salmo 78:10 No guardaron el pacto de Dios, y rehusaron andar en su ley;

Efraín era la tribu más prominente de Israel desde los días de Moisés hasta la época de Saúl. El tabernáculo se colocó en su territorio. No existe otra narración bíblica que diga que los soldados de Efraín salieron huyendo de la batalla, así que tal vez sea una metáfora referente al fracaso de Efraín al no poder proveer un liderazgo firme en esos días. Cuando David subió al trono, la tribu de Judá ganó prominencia. Debido a la fe y la obediencia de David, Dios escogió a Jerusalén en Judá para ser el lugar del nuevo templo y rechazó a Efraín ocasionando tensiones entre las dos tribus. Tal vez este salmo se escribió debido a esa tensión a fin de demostrar una vez más el porqué Dios eligió a Judá. Dios obra mediante aquellos que le son más fieles.

Salmo 78:11 olvidaron sus obras, y los milagros que les había mostrado.

Salmo 78:12 El hizo maravillas en presencia de sus padres, en la tierra de Egipto, en el campo de Zoán.

Salmo 78:13 Dividió el mar y los hizo pasar, y contuvo las aguas como en un montón.

Salmo 78:14 Después los guió de día con la nube, y toda la noche con un resplandor de fuego.

Salmo 78:15 Partió las rocas en el desierto, y les dio agua tan abundante como las profundidades del océano;

Salmo 78:16 hizo salir corrientes de la peña, e hizo descender aguas como ríos.

Salmo 78:17 Pero aún siguieron pecando contra El, rebelándose contra el Altísimo en el desierto.

Salmo 78:18 Y en sus corazones tentaron a Dios, pidiendo comida a su gusto.

Salmo 78:19 Hablaron contra Dios, y dijeron: ¿Podrá Dios preparar mesa en el desierto?

Salmo 78:20 He aquí, hirió la roca y brotaron aguas, y torrentes se desbordaron; ¿podrá también dar pan?, ¿proveerá carne para su pueblo?

Salmo 78:21 Por tanto, al oírlo, el SEÑOR se indignó; un fuego se encendió contra Jacob, y aumentó también la ira contra Israel,

Salmo 78:22 porque no creyeron en Dios, ni confiaron en su salvación.

Salmo 78:23 Sin embargo, dio órdenes a las nubes arriba, y abrió las puertas de los cielos;

Salmo 78:24 hizo llover sobre ellos maná para comer, y les dio comida del cielo.

Salmo 78:25 Pan de ángeles comió el hombre; Dios les mandó comida hasta saciarlos.

Pan de nobles : Literalmente significa «pan de los poderosos».

Salmo 78:26 Hizo soplar en el cielo el viento solano, y con su poder dirigió el viento del sur,

Salmo 78:27 El hizo llover sobre ellos carne como polvo, aladas aves como la arena de los mares,

Salmo 78:28 y las hizo caer en medio del campamento, alrededor de sus viviendas.

Salmo 78:29 Comieron y quedaron bien saciados, y les concedió su deseo.

Salmo 78:30 Antes de que hubieran satisfecho su deseo, mientras la comida aún estaba en su boca,

Salmo 78:31 la ira de Dios se alzó contra ellos y mató a algunos de los más robustos, y subyugó a los escogidos de Israel.

Salmo 78:32 A pesar de todo esto, todavía pecaron y no creyeron en sus maravillas.

Salmo 78:33 El, pues, hizo terminar sus días en vanidad, y sus años en terror súbito.

Salmo 78:34 Cuando los hería de muerte, entonces le buscaban, y se volvían y buscaban con diligencia a Dios;

Salmo 78:35 se acordaban de que Dios era su roca, y el Dios Altísimo su Redentor.

Salmo 78:36 Mas con su boca le engañaban, y con su lengua le mentían.

Una y otra vez los hijos de Israel decían que seguirían a Dios, pero después se apartaban de El. El problema era que seguían a Dios con palabras y no de corazón, así su arrepentimiento estaba vacío. Las palabras son huecas. Dios quiere que nuestras vidas apoyen nuestras afirmaciones espirituales y promesas.

Salmo 78:37 Pues su corazón no era leal para con El, ni eran fieles a su pacto.

Salmo 78:38 Mas El, siendo compasivo, perdonaba sus iniquidades y no los destruía; muchas veces contuvo su ira, y no despertó todo su furor.

Salmo 78:39 Se acordaba de que ellos eran carne, un soplo que pasa y no vuelve.

Salmo 78:40 ¡Cuántas veces se rebelaron contra El en el desierto, y le entristecieron en las soledades!

Salmo 78:41 Tentaron a Dios una y otra vez, y afligieron al Santo de Israel.

tentaban, nasah: Probar; intentar, tratar, tentar. Este verbo aparece menos de 40 veces en el Antiguo Testamento. Encierra la idea de poner a prueba a alguien para ver cómo responderá, tal cual aparece en 1 de Reyes 10:1. Abraham fue probado por Dios hasta lo último. David clamó para que Dios probara su mente y su corazón, confiado en que pasaría la prueba.

Salmo 78:42 No se acordaron de su poder, del día en que los redimió del adversario,

Salmo 78:43 cuando hizo sus señales en Egipto, y sus prodigios en el campo de Zoán.

Salmo 78:44 Convirtió en sangre sus ríos y sus corrientes, y no pudieron beber.

Salmo 78:45 Envió entre ellos enjambres de moscas que los devoraban, y ranas que los destruían.

Salmo 78:46 Entregó también sus cosechas al saltamontes, y el fruto de su trabajo a la langosta.

Salmo 78:47 Con granizo destruyó sus vides, y sus sicómoros con escarcha.

Salmo 78:48 Entregó también al granizo sus ganados, y sus rebaños a los rayos.

Salmo 78:49 Envió sobre ellos el ardor de su ira, furia, indignación y angustia, un ejército de ángeles destructores.

Salmo 78:50 Preparó senda para su ira; no eximió sus almas de la muerte, sino que entregó sus vidas a la plaga,

Salmo 78:51 e hirió a todos los primogénitos en Egipto, las primicias de su virilidad en las tiendas de Cam.

Esta era la Pascua descrita en Exodo 12:29-30 cuando murieron todos los primogénitos de Egipto. Con las tiendas de Cam se hace referencia al segundo hijo de Noé, quien fue ancestro de los egipcios. Algunas veces se menciona a Cam como sinónimo de Egipto.

Cam : Fue hijo de Noé y antepasado de los pueblos egipcios

Salmo 78:52 Mas a su pueblo lo sacó como a ovejas, como a rebaño los condujo en el desierto;

Salmo 78:53 los guió con seguridad, de modo que no temieron, pero el mar se tragó a sus enemigos.

Salmo 78:54 Los trajo, pues, a su tierra santa, a esta tierra montañosa que su diestra había adquirido.

Salmo 78:55 Y expulsó a las naciones de delante de ellos; las repartió con medida por herencia, e hizo habitar en sus tiendas a las tribus de Israel.

Salmo 78:56 Empero ellos tentaron y provocaron al Dios Altísimo, y no guardaron sus testimonios,

Salmo 78:57 sino que se volvieron atrás y fueron desleales como sus padres; se desviaron como arco engañoso.

Salmo 78:58 Pues le provocaron con sus lugares altos, y despertaron sus celos con sus imágenes talladas.

Salmo 78:59 Al oírlo Dios, se indignó, y aborreció a Israel en gran manera.

Salmo 78:60 Abandonó la morada en Silo, la tienda que había levantado entre los hombres,

Tras la conquista de la tierra prometida, el tabernáculo que había acompañado a Israel durante la peregrinación por el desierto fue erigido en Silo , a aproximadamente 56 km al noreste de Jerusalén.

Salmo 78:61 y entregó al cautiverio su poderío, y su gloria en manos del adversario.

Salmo 78:62 Entregó también su pueblo a la espada, y se indignó contra su heredad.

Salmo 78:63 El fuego consumió a sus jóvenes, y no tuvieron canciones de bodas sus doncellas.

Salmo 78:64 Sus sacerdotes cayeron a espada, y sus viudas no pudieron llorar.

Salmo 78:65 Entonces despertó el Señor como de un sueño, como guerrero vencido por el vino,

Salmo 78:66 e hizo retroceder a sus adversarios, poniendo sobre ellos una afrenta perpetua.

Salmo 78:67 Desechó también la tienda de José, y no escogió a la tribu de Efraín,

Salmo 78:68 sino que escogió a la tribu de Judá, al monte Sion que El amaba.

Salmo 78:69 Y edificó su santuario como las alturas, como la tierra que ha fundado para siempre.

Salmo 78:70 Escogió también a David su siervo, lo tomó de entre los apriscos de las ovejas;

Salmo 78:71 lo trajo de cuidar las ovejas con sus corderitos, para pastorear a Jacob, su pueblo, y a Israel, su heredad.

Referencias al pastor o a su labor, aquí y en los Salmos 77, 79 y 80, dio lugar a que se les llamara a estos salmos asáficos «salmos pastorales».

Salmo 78:72 Y él los pastoreó según la integridad de su corazón, y los guió con la destreza de sus manos.

A pesar de que David reinaba cuando se escribió este salmo, se le llama pastor y no rey. Ser pastor, una profesión común en los tiempos bíblicos, era un trabajo de mucha responsabilidad. Los rebaños dependían completamente de la guía, protección y provisión de los pastores. David pasó sus primeros años como pastor. Esto fue una especie de preparación para las responsabilidades futuras que Dios le tenía preparadas. Cuando estuvo listo, Dios lo sacó de cuidar ovejas para cuidar a Israel, el pueblo de Dios. No tome a la ligera ni con insensatez su situación actual. Quizás sea el campo de entrenamiento en el que lo puso Dios para su futuro.

Lecciones de la historia

Este Salmo es el más largo de los históricos. Los Salmos 105, 106, 107 y 136 también relatan los grandes hechos de Dios en la historia de Israel, aunque son de diferentes géneros literarios (El Sal. 105 es un himno, el 106 una súplica colectiva, el 107 una súplica individual y el 136 un himno). Aquí el salmista empieza con lenguaje común en escritos sapienciales, quiere enseñar a sus destinatarios; y lo hace connsiderando las desobeciencias del pueblo y recordando las grandes maravillas que Dios ha hecho.

Así el salmista contrasta la ingratitud y la infidelidad de Israel con la fidelidad y la misericordia de Dios. Sigue las enseñanzas de Moisés en Deuteronomio; por cierto el Salmo contiene varios ecos de pasajes en Deuteronomio.

No se da mucha indicación de la fecha del Salmo. Algunos detalles indicarían el siglo X a. de J.C., o en el reinado de David o después de la división del reino (931 a. de J.C.); también algunos lo colocan después de la caída del Reino del Norte (722 a. de J.C.). La más indicada parece ser una fecha temprana en la monarquía pero después de 931 a. de J.C.

El Salmo no se presta a un bosquejo sencillo. Después de una introducción que presenta el propósito encontramos dos grandes recitales de la historia, el primero en los versículos 12-32 (eventos en el desierto) y el segundo en los versículos 42-72 (de Egipto a Canaán), y cada uno termina con un resumen o secuela. Estos dos grandes recitales siguen un orden paralelo: actos de Dios, la rebelión del pueblo, la ira y el castigo de Dios, la secuela o resumen.

Introducción : aprendamos de la historia

Escucha … es típico de escritos sapienciales, el autor insta a que los oidores tomen en serio su enseñanza. Ley se usa para la instrucción que Dios ha dado. Israel conoce a Dios de dos maneras: por la acción divina y por la ley, ambas son necesarias. La ley en sí es una combinación de relatos e instrucciones.

Parabolas traduce el heb. mashal, la misma que se traduce proverbio en el libro de Proverbios. Su significado básico es “comparación”. Este versículo es citado en Mateo 13:35 en referencia a la enseñanza de Cristo. Las cosas escondidas no son los hechos históricos, pues el Salmo da por sentado que el pueblo los conocía. Más bien, el salmista quiere enseñar la interpretación y su aplicación al tiempo presente.

Como hace Deuteronomio, el salmista enfatiza la gran necesidad de que cada generación enseñe a sus hijos lo que Dios ha hecho en su propia historia y lo que Dios quiere de cada uno. Es una responsabilidad que Dios encargó a cada uno. Los padres deben enseñar para que sus hijos confíen en Dios, para que no olviden sus obras, para que guarden sus mandamientos y para que no caigan en los errores de sus padres.

Efraín se usa para referirse a todo el Reino del Norte, pues era la tribu más grande. Algunos creen que volvieron las espaldas se refiere a los acontecimientos de los versículos 56-72; otros piensan que más bien se refiere al tiempo cuando Efraín y todos los del norte volvieron sus espaldas a la monarquía davídica; o podría ser cuando se perdió el arca en 1 de Samuel 4:10, donde cada uno huyó.

Lo importante es lo que el salmista enseña, pues el rehusar participar en la batalla es empezar a dejar el pacto, y rechazar los mandamientos es romper el pacto.

Actos misericordiosos de Dios

El salmista recuenta los grandes milagros que hizo Dios a favor de su pueblo en el éxodo y en el peregrinaje en el desierto. Los israelitas conocían bien la historia; habían mantenido vivas estas tradiciones. Reconocieron que Dios les salvó, les mantuvo y les formó su nación. La fe bíblica es una fe arraigada en hechos históricos, hechos de la acción de Dios en eventos históricos específicos.

Rebelión

Los versículos 12-16 contienen diez líneas que presentan las maravillas misericordiosas que Dios hizo a favor de Israel; en contraste, los versículos 17-20 presentan diez demostraciones del espíritu de rebelión en el pueblo. El énfasis está en la persistencia de la actitud de rebelión, a pesar de todo lo que Dios hacía.

Probaron a Dios. Una manera de rebelarse contra Dios es quejarse o dudar de que Dios proveerá. ¿Cómo hablaron contra Dios? Dijo Spurgeon que a menudo somos muy lentos en creer a Dios y confiar en él, y ésta es una falla seria. Por esta causa entristecemos al Señor, él se enoja con nosotros y tiene que castigarnos porque la incredulidad contiene un alto grado de provocación. Nótese la actitud del versículo 19b, tan opuesta a la de Job 23:5.

La ira y el castigo de Dios

En el heb. el versículo 21 empieza con “Por lo tanto” o “ciertamente”. Los versículos 22-25 explican por qué Dios se enojó y los versículos 26-32 muestran el resultado de su enojo. Dios, en su misericordia, hubiera negado la petición de carne, porque la pidieron con una actitud de duda y rebelión para dar rienda suelta a sus apetitos en vez de pedir con una actitud de fe para necesidades legítimas. Sin embargo, concedió su petición para castigarles por su falta de fe y su actitud rebelde. El concepto de fe en el AT no es sólo aceptar algo intelectualmente; es una actitud hacia Dios que toma en serio sus mandatos y sus promesas.

Secuela reflexiva

Esta sección presenta un resumen de lo que pasó en Israel; es semejante al ciclo de pecado, opresión, clamor y liberación que se explica en Jueces 2:11-18. Cuando se dieron cuenta de que estaban sufriendo por su apostasía clamaron a Dios, pero no eran del todo sinceros, no amaban a Dios con su corazón. Igualmente Dios seguía perdonando porque ama a su pueblo y es Dios de misericordia. La enseñanza del salmista era clara a sus oyentes, y es clara para cada generación del pueblo de Dios en nuestros días.

Actos misericordiosos de Dios

Esta sección recuerda los grandes milagros para salvar a Israel de Egipto y algunos del desierto y la conquista de Canaán. Menciona seis o siete (según se entienden las palabras heb.) de las plagas contra los egipcios. Todo estas maravillas Dios las hizo a favor de su pueblo Israel. Pero el pueblo no se acordó de la mano de Dios en su redención. Siempre es importante recordar nuestra redención, nuestro rescate del pecado, de la opresión y de la corrupción. Este monte puede ser Sion, pero puede ser otro lugar como Silo también, según la fecha de composición del Salmo.

Rebelión

De nuevo, en la tierra, pusieron a prueba al Dios Altísimo. Esta vez su rebelión se manifestó a través de la idolatría.

A nosotros nos parece muy tonto lo que hizo Israel, pero si entendemos su contexto vemos que sus tentaciones no eran tan diferentes de las nuestras. Allí también los profetas predicaron contra la idolatría del poder y de los bienes terrenales. Además, los ritos de los vecinos cananeos fueron muy atrayentes con su énfasis en el sexo y en elementos de curanderismo. Los profetas siempre tenían que luchar contra el sincretismo, la mezcla de elementos paganos con su propio culto a Jehová.

La ira y el castigo de Dios

De nuevo se ven las consecuencias de no amar a Dios; cuando uno no sigue a Dios de cerca se expone a la derrota. En el versículo 61 la cautividad no sería la derrota de 722 a. de J.C. ante Asiria, sino la derrota ante los filisteos en tiempo de Elí. La gloria se refiere al arca del pacto.

Secuela reflexiva

De nuevo el salmista muestra cómo Dios responde aun cuando el pueblo ha sido tan rebelde. En este caso del tiempo de Elí, Dios, en su misericordia, castigó a los que capturaron el arca. La figura de que Dios se despierta se usa varias veces; por supuesto, es una figura, los israelitas no creían que Dios dormía.

David como pastor de ovejas

Los versículos 67-72 ponen énfasis en el reino davídico. Dios es soberano, todavía tenía compasión de su pueblo. Pero lo salvó por medio de un escogido que era David. El salmista enfatiza la elección de la línea davídica. Desde la perspectiva del Nuevo Pacto, vemos cómo Dios siguió cumpliendo su propósito de traer al Hijo de David, que es el Buen Pastor de su pueblo.

El Salmo nos ayuda a pensar de nuevo en todo lo que Dios ha hecho en nuestra iglesia, en nuestra familia y en nuestra vida. Nos ayuda a examinar nuestras actitudes, qué cosas nos hicieron apartarnos de Dios o acercarnos más. Siempre se destaca la paciencia y la misericordia de Dios y esto nos aumenta la fe. Nosotros también hemos de aprender de la historia de Israel y de nuestra propia historia.

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar