Logo

Génesis 21: Nacimiento de Isaac

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

Gén 21:1 Visitó Jehová a Sara, como había dicho, e hizo Jehová con Sara como había hablado.

Gén 21:2 Y Sara concibió y dio a Abraham un hijo en su vejez, en el tiempo que Dios le había dicho.

Gén 21:3 Y llamó Abraham el nombre de su hijo que le nació, que le dio a luz Sara, Isaac.

Isaac : «Risa», así llamado porque «Dios me ha hecho reír». Esta era una risa alegre, pero la primera risa de Abraham, así como la de Sara, fueron reacciones de incredulidad ante el milagro del nacimiento de Isaac, que ellos consideraban todavía como algo imposible.

Gén 21:4 Y circuncidó Abraham a su hijo Isaac de ocho días, como Dios le había mandado.

Gén 21:5 Y era Abraham de cien años cuando nació Isaac su hijo.

Gén 21:6 Entonces dijo Sara: Dios me ha hecho reir, y cualquiera que lo oyere, se reirá conmigo.

Gén 21:7 Y añadió: ¿Quién dijera a Abraham que Sara habría de dar de mamar a hijos? Pues le he dado un hijo en su vejez.

¿Quién podía creer que Abraham tendría un hijo a los cien años de edad, y vivir para criarlo hasta la adultez? Sin embargo, hacer lo imposible es el oficio cotidiano de Dios. Nuestros grandes problemas no parecerían tan imposibles si permitiéramos que Dios los manejara.

Después de repetidas promesas, una visita de dos ángeles, y la aparición de Dios mismo, Sara finalmente gritó con sorpresa y gozo al nacer su hijo. Debido a su duda, preocupación y temor, perdió la paz que pudo haber sentido cuando se cumplió la promesa maravillosa que Dios le había hecho. La forma de dar paz a un corazón atribulado es concentrarse uno en las promesas de Dios. Confíe que El cumplirá lo prometido.

Gén 21:8 Y creció el niño, y fue destetado; e hizo Abraham gran banquete el día que fue destetado Isaac.

Gén 21:9 Y vio Sara que el hijo de Agar la egipcia, el cual ésta le había dado a luz a Abraham, se burlaba de su hijo Isaac.

Ismael estaba haciéndole algo a Isaac que ofendió profundamente a Sara . La palabra hebrea traducida como se burlaba puede significar «jugaba», «se reía», o «reprochaba». Pablo usó más tarde la palabra «perseguido» al describir la forma como Ismael trató a Isaac.

Gén 21:10 Por tanto, dijo a Abraham: Echa a esta sierva y a su hijo, porque el hijo de esta sierva no ha de heredar con Isaac mi hijo.

El Nuevo Testamento ve en este histórico incidente el modelo de ambos pactos: la ley y la gracia

Gén 21:11 Este dicho pareció grave en gran manera a Abraham a causa de su hijo.

Gén 21:12 Entonces dijo Dios a Abraham: No te parezca grave a causa del muchacho y de tu sierva; en todo lo que te dijere Sara, oye su voz, porque en Isaac te será llamada descendencia.

Gén 21:13 Y también del hijo de la sierva haré una nación, porque es tu descendiente.

Dios le estaba diciendo a Abraham que proveería a Ismael en su lugar.

Gén 21:14 Entonces Abraham se levantó muy de mañana, y tomó pan, y un odre de agua, y lo dio a Agar, poniéndolo sobre su hombro, y le entregó el muchacho, y la despidió. Y ella salió y anduvo errante por el desierto de Beerseba.

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR