Logo

Introducción a las cartas segunda y tercera de Juan

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

El problema de la segunda carta

Estas dos cartitas nos presentan unos pocos problemas. El único real es decidir si la Segunda Carta iba dirigida a una persona o a una iglesia. Empieza: « Del Anciano, a la Señora Elegida y a sus hijos.» El problema se centra en la frase la señora elegida. En griego es eklekté kyria, que se puede entender de tres maneras.

(i) Es remotamente posible, aunque no probable, que eklekté sea un nombre propio, y que kyria sea una manera afectuosa de dirigirse a ella. Kyrios -la forma masculina- tiene muchos sentidos. El más corriente es señor como título de respeto; también quiere decir amo o dueño, de esclavos o posesiones; en un nivel mucho más alto quiere decir Señor, y es la palabra que se usa para traducir el tetragrámaton Jehová del Antiguo Testamento o refiriéndose a Jesús. En las cartas kyrios tiene un uso especial. Es prácticamente el equivalente del castellano querido. Así, por ejemplo, un soldado le escribe a su padre llamándole Kyrie mu patér, Mi querido padre. Es una palabra que combina el afecto y el respeto. Así es que es posible que esta carta fuera dirigida a Mi querida Eklekté. Rendel Harris llegó a decir que Segunda de Juan no es otra cosa que una carta cristiana de amor. Esto no es probable, como veremos, por más de una razón. Pero hay algo claramente en contra. Segunda de Juan termina: « Los hijos de tu hermana elegida te saludan.» En griego aparece de nuevo eklekté; y, si es un nombre propio al principio de la carta, también lo será al final. Eso querría decir que había dos hermanas con el mismo extraño nombre de Eklekté -lo cual es sencillamente increíble.

(ii) También es posible tomar Kyria como nombre propio, porque hay ejemplos de este uso. En tal caso tomaríamos eklekté en su sentido normal en el Nuevo Testamento, y la carta se habría dirigido a la elegida Kyria. Las objeciones son triples.

(a) Parece improbable que se dirigiera la carta a una sola persona con la expresión amada por todos los que han conocido la verdad (versículo 1).

(b) El versículo 4 dice que Juan se regocijó cuando vio que algunos de los hijos de ella andaban en la verdad, lo que implicaría que otros no andaban en la verdad. Esto parece referirse a un número mayor del que podría contener la familia de una mujer. (c) La objeción definitiva es que en toda la carta el autor se dirige a Eklekté Kyria unas veces en singular y otras en plural. En singular aparece en los versículos 4, 5 y 13; y en plural en 6, 8, 10, 12. Es casi imposible el que se dirija uno a un individuo de esas dos maneras.

(iii) Así es que debemos llegar a la conclusión de que la señora elegida quiere decir una iglesia. Hay de hecho buena evidencia de que la expresión se usaba con ese sentido. 1 Pedro, en la Reina-Valera, termina con saludos de «la iglesia que está en Babilonia, elegida juntamente con vosotros» (1 Pedro 5:13). En la Antigua versión, las palabras iglesia que está aparecían así, en cursiva, para indicar que no estaban en el original y que se habían añadido para aclarar el sentido. El griego dice literalmente: « la elegida en Babilonia.» Pocos han puesto en duda que la frase quiere decir « la iglesia que está en Babilonia,» que es también como debemos tomarla en la carta de Juan. Sin duda el título de La Señora Elegida se remonta a la idea de la Iglesia como la Esposa de Cristo. Podemos estar seguros de que Segunda de Juan no se escribió a una persona, sino a una iglesia.

El problema de la iglesia primitiva

Segunda y Tercera de Juan arrojan un haz de luz sobre el problema que más tarde o más temprano tenía que surgir en la organización de la Iglesia Primitiva. Veamos si podemos reconstruir la situación que hay detrás de ellas. Está claro que el Anciano Juan considera que tiene derecho a actuar como guía y consejero, y aportar advertencias y reprensiones en las iglesias cuyos miembros son sus hijos espirituales. En Segunda de Juan escribe a los que se están portando bien (versículo 4) y, por implicación sugiere que hay otros que no están actuando de manera tan satisfactoria. Además, deja bien claro que hay maestros itinerantes en el distrito, algunos de los cuales van predicando doctrina falsa y peligrosa, y da órdenes para que los tales no sean aceptados (versículos 7-11). Así es que aquí Juan está ejerciendo lo que considera su derecho incuestionable a dar órdenes a sus iglesias, y está tratando de protegerlas frente a una situación en la que los maestros itinerantes de falsedad pueden llegar en cualquier momento.

La situación tras Tercera de Juan es algo más complicada. La carta va dirigida a un tal Gayo, cuyo carácter y acciones Juan aprueba totalmente (versículo 3-5). Habían venido a la iglesia unos misioneros ambulantes que eran colaboradores de la verdad, y Gayo les había ofrecido una hospitalidad cristiana auténtica (versículos 6-8). En la misma iglesia había otro hombre, Diótrefes, al que le encantaba ser el mandamás (versículo 9). Diótrefes se nos presenta como un dictador que no admite rivales. Se había negado a recibir a los maestros ambulantes de la verdad, y había tratado de echar de la iglesia a los que los recibían. No quería tener nada que ver con los maestros ambulantes, aunque fueran verdaderos predicadores de la Palabra (versículo 10). Entonces se introduce en escena un hombre llamado Demetrio, de quien Juan da un testimonio personal positivo, y al que hay que ofrecer hospitalidad (versículo 12). La explicación más sencilla de es que Demetrio debe de ser el líder de un grupo ambulante de maestros que van de camino a la iglesia a la que Juan está escribiendo.

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR