Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Isaías 11: Reinado justo del Mesías

Isaías 11:1 Reinado justo del Mesías[a] Saldrá una vara del tronco de Isaí; un vástago retoñará de sus raíces

Isaías pronuncia otra vez un mensaje de esperanza que se centra en el reinado del heredero de David ordenado por Dios.  Otra vez, es mejor ver la consumación de la profecía como un acontecimiento de los últimos tiempos y su cumplimiento inicial en tiempos de Ezequías.

Presupone las dificultades por las que ha atravesado el trono de David desde la división del reino. De esta corrompida raíz resurgirá una nueva vida en la persona de un nuevo rey, simbólicamente llamado vara y vástago . Apocalipsis 5:5 llama a Cristo «raíz de David».

Asiria sería como un árbol cortado a la altura de su poder, para no levantarse jamás. Judá (del linaje real de David) la cortarían como un árbol reducido al tronco. Sin embargo, a partir de ese tronco surgiría un vástago: el Mesías. Sería más grande que el árbol original y llevaría mucho más fruto. El Mesías es el cumplimiento de la promesa de Dios, de que un descendiente de David gobernaría para siempre.

Isaías 11:2 y reposará sobre él el espíritu de Jehová: espíritu de sabiduría y de inteligencia,[b] espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová.[c]

El Espíritu de Jehová da al rey su capacidad de gobernar, una verdad que se manifiesta plenamente en el ministerio de Cristo. Isaías menciona al Espíritu Santo más que ningún otro profeta. Los atributos que aquí comunica la unción del Espíritu Santo parecen sugerir los nombres del niño milagroso. Los distintos ministerios del Espíritu Santo que se mencionan, sabiduría , inteligencia , espíritu de consejo y de poder , espíritu de conocimiento y de temor (reverencia), son para algunos la contrapartida del AT aApocalipsis  4:5, lo cual revela la multiplicidad de manifestaciones del Espíritu Santo.

sabiduría, chochmah: Saber; inteligencia; habilidad, ya sea en el sentido artístico (artesanía) o en el sentido moral (capacidad de vivir correctamente). Este sustantivo aparece cerca de 150 veces. Se encuentra en todas las secciones del Antiguo Testamento, y se le usa extensamente en Job, Proverbios y Eclesiastés. La sabiduría bíblica une a Dios, la fuente de todo entendimiento, con la vida cotidiana, donde los principios del sano vivir se ponen en práctica. Por lo tanto, se nos exhorta a hacer de Dios el punto de partida en toda búsqueda de la sabiduría, y a buscarla sobre todas las cosas si queremos vivir victoriosamente. Este pasaje se refiere a la sabiduría como una característica distintiva del Mesías.x

Isaías 11:3 Y le hará entender diligente en el temor de Jehová. No juzgará según la vista de sus ojos[d] ni resolverá por lo que oigan sus oídos,

Dios juzgará con justicia y con equidad. Cuánto anhelamos que los demás nos traten con justicia, pero, ¿la damos nosotros? Odiamos a quienes basan sus juicios en la apariencia, en la falsa evidencia o en los rumores. Pero, ¿somos rápidos para juzgar a otros utilizando esas normas? Solo Cristo puede ser el perfecto Juez justo, y solo cuando El gobierne nuestros corazones aprenderemos a tratar a los demás con justicia, así como deseamos que no traten a nosotros.

Isaías 11:4 sino que juzgará con justicia a los pobres y resolverá con equidad a favor de los mansos de la tierra. Herirá la tierra[e] con la vara de su boca y con el espíritu de sus labios matará al impío.[f]

Y herirá . . . al impío : La primera venida de Cristo hizo que esto se cumpliese en la esfera espiritual, él propiciará su consumación total al final de los tiempos

Judá se corrompió y ahora la rodeaban potencias extranjeras hostiles. La nación necesitaba con desesperación un avivamiento de justicia, equidad y fidelidad. Necesitaban volverse del egoísmo y mostrar justicia al pobre y al oprimido. La justicia que Dios valora es más que refrenarse de pecar. Es darse activamente a otros y ofrecerles la ayuda que necesitan.

Isaías 11:5 Y será la justicia cinto de sus caderas,[g] y la fidelidad ceñirá su cintura.

Isaías 11:6 Morará el lobo con el cordero,[h] y el leopardo con el cabrito se acostará; el becerro, el león y la bestia doméstica andarán juntos,[i] y un niño los pastoreará.

Este cuadro de perfecta y bucólica paz simboliza a una tierra . . . llena del conocimiento de Jehová . Tales condiciones implican un mundo redimido y recreado por Dios, y comenzarán a manifestarse durante el interludio del milenio

Aún no había venido una época de oro, un tiempo de paz donde los niños podrían jugar con animales que antes eran peligrosos. Todo esto no se cumplió con la primera venida de Cristo. Por ejemplo, la naturaleza no ha vuelto a su balance y armonía originales. Esta paz perfecta solo será posible cuando Cristo reine sobre la tierra

Isaías 11:7 La vaca pacerá junto a la osa, sus crías se recostarán juntas; y el león, como el buey, comerá paja.

Isaías 11:8 El niño de pecho jugará sobre la cueva de la cobra; el recién destetado extenderá su mano sobre la caverna de la víbora.

Isaías 11:9 No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte,[j] porque la tierra será llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren el mar.[k]

Isaías 11:10 Acontecerá en aquel tiempo que la raíz de Isaí, la cual estará puesta por pendón a los pueblos, será buscada por las gentes; y su habitación será gloriosa.

Gentes : El reino del Mesías incluirá a los redimidos de todas las naciones que se reunirán bajo su pendón.

Isaías 11:11 [l]Asimismo, acontecerá en aquel tiempo que Jehová alzará otra vez su mano para recobrar el resto de su pueblo[m] que aún quede en Asiria, Egipto, Patros, Etiopía, Elam, Sinar y Hamat,[n] y en las costas del mar.

Recobrar el remanente: Patros está en el Alto Egipto. Etiopía se extiende al sur del Sudán. Elam se halla al este de Mesopotamia. Sinar está en el delta del éufrates. Las costas del mar alude a los territorios que bordean el Mediterráneo. Estos lugares representan los cuatro confines de la tierra.

¿Cuándo volverá a su tierra este remanente del pueblo de Dios? La profecía del Antiguo Testamento a menudo se aplica tanto al futuro cercano como al distante. Judá iría pronto al cautiverio de Babilonia y un remanente regresaría a Jerusalén en 537 a.C. por el decreto de Ciro. En las eras venideras, sin embargo, el pueblo de Dios se dispersaría por todo el mundo. Estas ciudades representan las cuatro puntos del mundo conocido: Hamat en el norte, Egipto en el sur, Asiria en el este y las costas del mar en el oeste. Al final, el pueblo de Dios se reunirá cuando Cristo venga a reinar sobre la tierra.

Isaías 11:12 Levantará pendón a las naciones, juntará los desterrados de Israel y desde los cuatro confines de la tierra reunirá a los esparcidos de Judá.

Isaías 11:13 Se disipará la envidia de Efraín y los enemigos de Judá serán destruidos. Efraín no tendrá envidia de Judá, ni Judá afligirá a Efraín,

Efraín es la tribu dominante del norte. Se usa como otro nombre para Israel, el reino del norte.

Isaías 11:14 sino que se lanzarán contra los filisteos al occidente, y saquearán también a los de oriente. Edom y Moab los servirán,[ñ] y los hijos de Amón los obedecerán.

Edom, Moab y Amón eran tres países que colindaban con Judá (junto con Filistea). Fueron las naciones que se regocijaron con la derrota de Judá y le quitaron sus tierras.

Isaías 11:15 Secará Jehová la lengua del mar de Egipto y levantará su mano con el poder de su aliento sobre el río; lo herirá en sus siete brazos y hará que pasen por él con sandalias.[o]

La lengua del mar de Egipto : Parece que se refiere a la porción superior del golfo de Suez.

Isaías 11:16 Y habrá camino para el resto de su pueblo, el que quedó de Asiria, de la manera que lo hubo para Israel el día que subió de la tierra de Egipto.[p]

Isaías habla de un nuevo o un segundo Exodo cuando Dios lleve de regreso a su pueblo esparcido a Israel y el Mesías venga a gobernar el mundo. Dios secó el Mar Rojo para que los israelitas pudieran cruzarlo camino a la tierra prometida (Exodo 14). Secó el río Jordán para que la nación entrara a la tierra (Josué 3). Dios volverá a facilitar el camino de regreso para su pueblo.

El retoño de Isaí y la era mesiánica

El contenido de esta sección eleva a la altura más sublime el concepto de un rey ideal que encarnaría la justicia absoluta y la paz victoriosa para felicidad de todo el género humano. Todo esto aparece en marcado contraste con el rey de Asiria, cuya gloria fue tirada por los suelos en la profecía anterior.

Este rey mesiánico brotaría del tronco de Isaí, que es otra manera de aludir al rey David. Las expresiones como “tronco” y “retoño” dan a entender que por causas políticas internas o externas la dinastía de David sería interrumpida, pero restaurada antes de que se desvanecieran sus raíces históricas: Y un vástago de sus raíces dará fruto.

El versículo 2 describe el carácter de este rey ideal, que sería todo lo contrario de los reyes de Asiria e Israel. Sobre él reposaría el Espíritu de Jehová y lo coronaría con estas cualidades:

(1) Sabiduría : Para conocer el propósito de su alta investidura y actuar de acuerdo con las expectativas del Señor.

(2) Inteligencia : para saber cómo actuar en cada circunstancia.

(3) Consejo : Para alcanzar las vías y los medios para lograr sus objetivos. Esta cualidad es también expresada por el título Péle, Yoéts, “Admirable Consejero”.

(4) Fortaleza : Es la cualidad del poder y del valor para llevar a cabo todo su consejo. La palabra en hebreo es gueburah, y eso le asocia con el título El Guibor, “Dios Fuerte”.

(5) Conocimiento : Por el par que forma esta cualidad con temor de Jehová, podemos darnos cuenta que este es el conocimiento de la voluntad de Jehová, que nutre en él una conciencia ética.

(6) Temor de Jehová : Es la convicción constante y positiva de que es a Jehová a quien ha de dar cuenta de sus hechos.

Los versículos 3-5 describen en la práctica del gobierno las cualidades de su carácter. Su preocupación paternal por los pobres y por los afligidos de la tierra, su intolerancia contra los tiranos e impíos, hacen eco del título Abiad   “Padre Eterno”.

Los versículos 6-9 describen el estado de paz que imperaría en sus dominios, sobre todo en el ámbito de la tierra de Israel. El compañerismo y la armonía de los animales de naturalezas tan diferentes simbolizan las relaciones entre sus súbditos, cuyo carácter sería transformado: El lobo, que simboliza la fuerza y la prepotencia, podrá convivir con el cordero, que simboliza la debilidad, la fragilidad y la sumisión; y el uno no se comerá al otro. Igualmente, el leopardo y el cabrito podrán descansar en el campo abierto sin despliegue de seguridad. Esto no tendría que ser fugaz para ser efectivo, porque también el ternero y el cachorro de león crecerán juntos. No habrá temor de que los niños pequeños e inocentes puedan extender su mano a un juguete explosivo y volar en pedazos, porque un niño de pecho jugará sobre el agujero de la cobra, y el recién destetado extenderá su mano sobre el escondrijo de la víbora.

Aunque en ciertos lugares de Israel moderno esto se ha logrado, gracias a la ayuda de la computadora —en mi última visita a la reserva natural de Enguede encontré varios tigres que viven junto con los venados y no se los comen ni causan daños en el quibuts, porque por la computadora se conocen todos sus movimientos, y han sido enseñados a acudir para recibir sus alimentos en un solo lugar, y al estar satisfechos no agreden— hay una enorme diferencia con el conocimiento de Jehová que producirá el estado de cosas que describe la profecía (v. 9). En el ámbito del dominio del rey mesiánico no habrá violencia porque todos estarán satisfechos. Tal satisfacción es resultado práctico del conocimiento de Jehová.

Este estado de cosas hará que todas las naciones pongan su mirada en Sion, pues allá estará el que habrá surgido de la raíz de Isaí, en pie como una bandera para los pueblos, y su morada será gloriosa.

Unidad de Efraín y Judá en la tierra de Israel

El contenido de esta sección difiere marcadamente del contenido de la sección anterior, y los investigadores han sugerido la posibilidad de que esta sección constituya una profecía independiente.

Esta profecía, que también es posterior a la ruina de Samaria y al cautiverio de su población, expresó una fuerte añoranza y un anhelo vehemente de parte del profeta porque también de las diez tribus del norte se conservara un remanente que se reunificara con el de Judá para formar un solo pueblo sin los devastadores celos del pasado. Este remanente unido volvería a su tierra, en la cual para siempre se habrían borrado las divisiones territoriales.

El pronombre “él”, al comienzo del versículo 12 no se refiere al retoño de Isaí, sino a Jehová del versículo 11. El indicará el momento del final de la diáspora, y el retorno a la patria será desde los cuatro extremos de la tierra, no solamente de Asiria. Jehová redimiría a los cautivos de Asiria con proezas similares a las del éxodo de Egipto.

En medio de los pueblos limítrofes, Israel recuperaría su dominio, como en los días del reino unido de David y Salomón.

    Páginas: 1 2 3 4

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar