Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Isaías 11: Reinado justo del Mesías

Los versículos 3-5 describen en la práctica del gobierno las cualidades de su carácter. Su preocupación paternal por los pobres y por los afligidos de la tierra, su intolerancia contra los tiranos e impíos, hacen eco del título Abiad   “Padre Eterno”.

Los versículos 6-9 describen el estado de paz que imperaría en sus dominios, sobre todo en el ámbito de la tierra de Israel. El compañerismo y la armonía de los animales de naturalezas tan diferentes simbolizan las relaciones entre sus súbditos, cuyo carácter sería transformado: El lobo, que simboliza la fuerza y la prepotencia, podrá convivir con el cordero, que simboliza la debilidad, la fragilidad y la sumisión; y el uno no se comerá al otro. Igualmente, el leopardo y el cabrito podrán descansar en el campo abierto sin despliegue de seguridad. Esto no tendría que ser fugaz para ser efectivo, porque también el ternero y el cachorro de león crecerán juntos. No habrá temor de que los niños pequeños e inocentes puedan extender su mano a un juguete explosivo y volar en pedazos, porque un niño de pecho jugará sobre el agujero de la cobra, y el recién destetado extenderá su mano sobre el escondrijo de la víbora.

Aunque en ciertos lugares de Israel moderno esto se ha logrado, gracias a la ayuda de la computadora —en mi última visita a la reserva natural de Enguede encontré varios tigres que viven junto con los venados y no se los comen ni causan daños en el quibuts, porque por la computadora se conocen todos sus movimientos, y han sido enseñados a acudir para recibir sus alimentos en un solo lugar, y al estar satisfechos no agreden— hay una enorme diferencia con el conocimiento de Jehová que producirá el estado de cosas que describe la profecía (v. 9). En el ámbito del dominio del rey mesiánico no habrá violencia porque todos estarán satisfechos. Tal satisfacción es resultado práctico del conocimiento de Jehová.

Este estado de cosas hará que todas las naciones pongan su mirada en Sion, pues allá estará el que habrá surgido de la raíz de Isaí, en pie como una bandera para los pueblos, y su morada será gloriosa.

Unidad de Efraín y Judá en la tierra de Israel

El contenido de esta sección difiere marcadamente del contenido de la sección anterior, y los investigadores han sugerido la posibilidad de que esta sección constituya una profecía independiente.

Esta profecía, que también es posterior a la ruina de Samaria y al cautiverio de su población, expresó una fuerte añoranza y un anhelo vehemente de parte del profeta porque también de las diez tribus del norte se conservara un remanente que se reunificara con el de Judá para formar un solo pueblo sin los devastadores celos del pasado. Este remanente unido volvería a su tierra, en la cual para siempre se habrían borrado las divisiones territoriales.

El pronombre “él”, al comienzo del versículo 12 no se refiere al retoño de Isaí, sino a Jehová del versículo 11. El indicará el momento del final de la diáspora, y el retorno a la patria será desde los cuatro extremos de la tierra, no solamente de Asiria. Jehová redimiría a los cautivos de Asiria con proezas similares a las del éxodo de Egipto.

En medio de los pueblos limítrofes, Israel recuperaría su dominio, como en los días del reino unido de David y Salomón.

    Páginas: 1 2 3 4

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar