Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Isaías 28: Profecias del tiempo de Ezequias

Isaías 28:1  ¡Ay de la corona de arrogancia de los ebrios de Efraín, y de la flor marchita de su gloriosa hermosura, que está sobre la cabeza del valle fértil de los vencidos por el vino!

Este pasaje nos hace regresar al segmento final del reino de Ezequías y a las luchas con Senaquerib. El tema principal es el enfrentamiento de Judá con Asiria y la tentación de buscar auxilio en Egipto.

Efraín representa el reino del norte de Israel, gobernado por una sucesión de reyes malvados. Cuando Israel se dividió después del reinado de Salomón, Jerusalén quedó en el reino del sur. Los líderes del reino del norte, deseando permanecer separados por completo de sus parientes del sur, levantaron ídolos para evitar que el pueblo fuera al templo de Jerusalén a adorar. Esto llevó al pueblo del reino del norte a la idolatría. Isaías dio este mensaje a Israel para amonestarlo, así como también a Judá para instarlo a arrepentirse antes de que recibiera el mismo castigo que el reino del norte recibió solo unos años después.

Isaías 28:2  He aquí que uno, fuerte y poderoso, de parte del Señor, como tormenta de granizo, tempestad destructora, como tormenta de violentas aguas desbordadas, los ha lanzado a tierra con su mano.

Isaías 28:3  Con los pies es hollada la corona de arrogancia de los ebrios de Efraín.

La corona de soberbia : Israel se gloriaba de la belleza de su capital Samaria y de las riquezas y el lujo que ella atesoraba.

Isaías 28:4  Y la flor marchita de su gloriosa hermosura, que está sobre la cabeza del valle fértil, será como el primer higo maduro antes del verano, el cual uno ve, y tan pronto está en su mano se lo traga.

Isaías 28:5  En aquel día el Señor de los ejércitos será hermosa corona, gloriosa diadema para el remanente de su pueblo,

Isaías 28:6  espíritu de justicia para el que se sienta en juicio, y fuerza para aquellos que rechazan el asalto en la puerta.

Isaías 28:7  También estos se tambalean por el vino y dan traspiés por el licor: el sacerdote y el profeta por el licor se tambalean, están ofuscados por el vino, por el licor dan traspiés; vacilan en sus visiones, titubean al pronunciar juicio.

Isaías 28:8  Porque todas las mesas están llenas de vómito asqueroso, sin un solo lugar limpio.

Isaías 28:9  ¿A quién enseñará conocimiento, o a quién interpretará el mensaje? ¿A los recién destetados? ¿A los recién quitados de los pechos?

Aquellos soberbios líderes desoyeron las profecías de Isaías y lo ridiculizaron, acusándolo de intentar aleccionarlos con historias infantiles. En lengua de tartamudos : Por su irreverencia y testarudez Dios enviará contra ellos a un invasor foráneo (Asiria), cuya lengua les parecerá una jerigonza; como rechazaron las enseñanzas que Dios les ofrecía por medio de los profetas, un conquistador extranjero pronunciaría palabra de juicio sobre ellos en extraña lengua (la lengua asiria). Pablo cita este pasaje para explicar que el uso del don de lenguas e interpretación en el NT es una señal de advertencia para los incrédulos.

Isaías 28:10  Porque dice: «Mandato sobre mandato, mandato sobre mandato, línea sobre línea, línea sobre línea, un poco aquí, un poco allá.»

Isaías 28:11  En verdad, con tartamudez de labios y en lengua extranjera, El hablará a este pueblo,

La profecía acerca del don de lenguas, Dones Espirituales. Pablo dijo que la predicción de Isaías sobre el hablar en varias lenguas, conocidas y desconocidas, fue una profecía que se cumplió en la iglesia en Hechos 2 y que se proyecta al Reino futuro.

Isaías 28:12  al cual había dicho: Aquí hay reposo, dad reposo al cansado; y: Aquí hay descanso. Pero no quisieron escuchar.

reposo, menuchah: Lugar de descanso, lugar de quietud, consolación y paz. También se refiere a la condición misma del reposo. Menuchah proviene de nuach  un verbo que significa «descansar, calmar, asentarse, alivio». Debido a que los padres de Noé previeron que su vida sería placentera, le llamaron «Noé», que viene de esta raíz. Isa_28:12 declara: «Este es el reposo; dad reposo al cansado». Menuchah denota gran alivio, paz y seguridad, como «Junto a aguas de menuchah [reposo] me pastoreará».

Isaías 28:13  Por lo cual la palabra del Señor para ellos será: Mandato sobre mandato, mandato sobre mandato, línea sobre línea, línea sobre línea, un poco aquí, un poco allá, para que vayan y caigan de espaldas, se quiebren los huesos, y sean enlazados y apresados.

Aunque preocupado con Judá, Isaías comienza con una visión retrospectiva de la miserable década final en la historia de Efraín , las 10 tribus norteñas. Sus líderes y gente prominente se convirtieron en ebrios , rehusando escuchar las advertencias de Jehová. De ahí que en el 722 a.C. cayeran ante Salmanasar el fuerte

Isaías 28:14  Por tanto, oíd la palabra del Señor, oh escarnecedores, gobernantes de este pueblo que está en Jerusalén.

Estos versículos ponen de manifiesto la reacción del pueblo ante Isaías. Es más, decían: «Isaías nos habla como un maestro de escuela lo hace a los niños pequeños. No necesitamos que nos enseñen. Nosotros decidiremos». Por tener esta actitud, Isaías les profetizó que los asirios les enseñarían de una manera que les gustaría mucho menos.

Isaías 28:15  Porque habéis dicho: Hemos hecho un pacto con la muerte, hemos hecho un convenio con el Seol; cuando pase el azote abrumador, no nos alcanzará, porque hemos hecho de la mentira nuestro refugio y en el engaño nos hemos escondido.

Dios aplica el ejemplo de Israel a Judá, que no tenía fe en Jehová, por lo que concertó alianzas que la protegieran de la muerte; pero su aliado, Egipto, servía de refugio a la mentira

Judá temía a los asirios, «el turbión del azote». En vez de confiar en Dios, se volvió a otras fuentes de seguridad. Dios la acusó de negociar con la muerte. Se usa esto para significar la tumba o el estado de la muerte. Quizás este pasaje se refiera a la alianza que Ezequías hizo con el rey Tirhaca (faraón de la XXV dinastía, la etíope, de Egipto) en contra de Asiria. Dios cancelaría este acuerdo. Egipto no ayudaría cuando Asiria atacara. ¿Vale la pena vender nuestras creencias por una protección temporal en contra de un enemigo? Si quiere una protección perdurable, vuélvase al único que puede salvarlo de la muerte eterna: Dios.

Isaías 28:16  Por tanto, así dice el Señor DIOS: He aquí, pongo por fundamento en Sion una piedra, una piedra probada, angular, preciosa, fundamental, bien colocada. El que crea en ella no será perturbado.

Si va a construir algo, necesita una base firme. Isaías habla de una piedra angular, que se colocará en Sion. Esta piedra angular es el Mesías, el cimiento sobre el que construimos nuestras vidas. ¿Está su vida construida sobre la base frágil de sus propios éxitos o sueños? ¿O está establecida sobre un cimiento firme?

Isaías 28:17  Pondré el juicio por medida, y la justicia por nivel; el granizo barrerá el refugio de la mentira, y las aguas cubrirán el escondite.

Isaías 28:18  Y será abolido vuestro pacto con la muerte, vuestro convenio con el Seol no quedará en pie; cuando pase el azote abrumador, seréis su holladero.

Isaías 28:19  Cuantas veces pase, os arrebatará, porque pasará mañana tras mañana, de día y de noche; y será terrible espanto el comprender el mensaje.

Isaías 28:20  La cama es muy corta para estirarse en ella, y la manta muy estrecha para envolverse en ella.

La cama será corta : Descansar exclusivamente en la iniciativa y el comportamiento humanos nos dejaría indefensos.

Isaías 28:21  Porque el Señor se levantará como en el monte Perazim, se enojará como en el valle de Gabaón, para hacer su tarea, su extraña tarea, y para hacer su obra, su extraordinaria obra.

El monte Perazim . . . Gabaón : Quizás una referencia a la entrega de los filisteos por Dios en manos de David en Baal-perazim

Dios luchó a favor de Josué en el valle de Gabaón y a favor de David en Baal-perazim. Pero ahora lucharía en contra de Israel, su pueblo, en estos mismos lugares

Isaías 28:22  Y ahora, no continuéis como escarnecedores, no sea que se hagan más fuertes vuestros grillos, pues de parte del Señor, DIOS de los ejércitos, he oído de una destrucción decretada sobre la tierra.

Dios reitera a Judá que debe confiar en su intervención, la cual ha estado presente en Sion durante años. Su propósito era obrar, como en los siglos pasados y también en el futuro, por medio de la dinastía davídica, un cimiento estable. Aunque Ezequías pudo haber sido el objeto inmediato de la profecía, en realidad lo era en su condición de prototipo de Cristo, de hombre probado, (piedra . . . escogida).

Isaías 28:23  Escuchad y oíd mi voz, prestad atención y oíd mis palabras.

Así como Dios instruye al hombre que ara en materias agrícolas, así quiere instruir a los líderes de la nación (v. 29). Si se le permite, el Señor pondrá en marcha la estrategia correcta en el momento justo, a fin de que su propósito se cumpla y traiga arrepentimiento y redención.

Isaías 28:24  ¿Acaso para sembrar se pasa arando el labrador todo el día, abriendo y rastrillando su tierra?

Isaías 28:25  ¿No allana su superficie y siembra eneldo y esparce comino, y siembra trigo en hileras, cebada en su debido lugar, y centeno dentro de sus límites?

Isaías 28:26  Porque su Dios le instruye y le enseña cómo hacerlo.

Isaías 28:27  Pues no se trilla el eneldo con el trillo, ni se hace girar la rueda de carreta sobre el comino; sino que con vara se sacude el eneldo, y con palo el comino.

Isaías 28:28  El grano es triturado, pero no se le seguirá trillando indefinidamente; debido a que la rueda de la carreta y sus caballos lo dañarán, no se le triturará más.

Isaías 28:29  También esto procede del Señor de los ejércitos, que ha hecho maravilloso su consejo y grande su sabiduría.

El agricultor utiliza herramientas especiales para sembrar y cosechar las plantas delicadas para no destruirlas. Se preocupa de su fragilidad. Toma en cuenta todas nuestras circunstancias y debilidades personales. Debemos seguir su ejemplo cuando tratemos a otros. Cada persona necesita un trato diferente. Identifíquese con las necesidades de quienes lo rodean y el trato especial que quizás les haga falta.

Profecias del tiempo de Ezequias

La parte del libro de Isaías que abarca desde 28:1 hasta 35:10 incluye varias profecías pronunciadas en los días del rey Ezequías, desde poco antes de la ruina de Samaria hasta los días de la campaña que dirigió Senaquerib contra el reino de Judá. Como en Deuteronomio 7:1 al 12:6, que incluye profecías pronunciadas en los días del rey Acaz, también en esta parte refleja el duro conflicto del profeta con los dirigentes del pueblo, que le responden con burla y con escarnio. Igualmente, en esta parte también, en medio de las profecías de juicio aparecen preciosas promesas de total restauración del remanente del pueblo de Dios, como es el caso Deuteronomio  32:1-8.

Lamento por la ruina de Samaria

El profeta trata de la ciudad de Samaria, muy poco antes de haber sido sitiada por los ejércitos de Asiria, y haber sucumbido bajo ellos después de tres años de asedio. Muchas de las dificultades de la interpretación de esta sección quedan resueltas si consideramos que aquí el profeta describe la ciudad de Samaria geográficamente, y al mismo tiempo alude a las coronas que llevaban los convidados de un gran banquete en Samaria, coronas de flores que muchas veces llegaban a marchitarse aun mientras se las llevaba sobre la cabeza.

En cuanto a la ciudad de Samaria, le cae bien la analogía de una corona porque estaba situada sobre un monte ceñido por árboles de olivo cultivados en sus terrazas sobre sus faldas. En el versículo 1, la corona de soberbia de los borrachos de Efraín es Samaria. Y la flor marchita de la hermosura de su gloria se refiere a las coronas de flores ya marchitas que ceñían las cabezas de los de la aristocracia de Samaria, los que se gloriaban de la abundancia. El profeta describe la corona como marchita dando a entender que el final está muy cerca y la ciudad está destinada a caer.

El versículo 2 anuncia la llegada de los ejércitos del rey de Asiria, alguien que es fuerte y poderoso, para poner asedio contra Samaria y tomarla. Como Amos 6:6, también Isaías describe la vida placentera e indolente de los dirigentes de Israel. Los llama los borrachos de Efraín o los aturdidos por el vino. Pero el juicio divino se manifestará como una tormenta de granizo que echaría por los suelos sus coronas de gloria. Este granizo no es otra cosa que los pies del enemigo: Con los pies será pisoteada la corona de soberbia de los borrachos de Efraín.

Para los asirios el anhelo de tomar por fin la fortificada ciudad de Samaria sería semejante al deseo de tragarse una fruta temprana en la alborada del verano. Esta profecía habría sido pronunciada en los días de Salmanasar V, el rey de Asiria que iniciaría el sitio de Samaria.

Verdades prácticas  Preciosa piedra angular Sabemos que la piedra angular era una piedra especial que se utilizaba para juntar los arcos en las puertas, ventanas y otras aberturas en las construcciones. Esta piedra servía para reforzar estos elementos en el edificio.

Bajo esta figura podemos ver que Dios ha utilizado a la nación de Israel para dar estabilidad a las civilizaciones. Han contribuido en gran manera a la cultura antigua tanto como moderna.

Pedro en el Nuevo Testamento utiliza esta misma figura para referirse a Cristo como la piedra angular y preciosa. Cristo da estabilidad a   a vida de uno. Ayuda para tener la permanencia y madurez que son necesarias para vivir en el mundo hoy.

Amonestación a los dirigentes

En la manera característica de Isaías, al lamento por la ruina de Samaria sigue una profecía de aliento expresada en pocas palabras en los versículos 5 y 6. En aquel día con que comienza no coincide con el día de la ruina de Samaria, que el profeta ve avecinarse. Se trata de un día en el futuro más distante, una época de gloria para el remanente de Israel. En estos versículos se nos aclara el concepto de Isaías acerca del remanente. Al expresar su esperanza inmediatamente después de la profecía de la ruina de Samaria, es evidente que el profeta ve a parte del remanente levantarse de entre los escombros. Sus palabras en el versículo 5 expresan un contraste con lo dicho en los versículos 3 y 4 sobre las coronas de los dirigentes de Samaria: En aquel día Jehová de los Ejércitos será corona de hermosura y diadema de gloria para el remanente de su pueblo. El sitial de preferencia que ocupará Jehová en la vida del remanente se reflejará en el espíritu de justicia de los que presiden en el juicio y en el valor de los que sean capaces de desterrar los conflictos internos que provocan la guerra civil. Se requiere del Espíritu de Jehová para tener tal valor y capacidad.

Sin embargo, por lo que se dice a partir del versículo 7 es más claro que Judá estaba en la mente del profeta como el remanente del pueblo de Dios: Pero también éstos… Así como los de Efraín, también los de Judá han errado a causa del vino. Isaías se refiere a los sacerdotes, a los profetas y a los gobernantes. Con ellos el profeta se confronta a diario tratando insistentemente de influir en ellos a fin de librar a Judá del destino de Samaria.

Los versículos 9 y 10 reflejan la respuesta que dan al mensaje del profeta, del cual depende la existencia misma del pueblo. Los sacerdotes y los profetas se sienten ofendidos. ¿Acaso son ellos unos recién destetados, para que Isaías les trate de guiar pasito a paso? ¿A quién pues se imagina que enseñará conocimiento? Malaquías decía: Porque los labios del sacerdote han de guardar el conocimiento, y de su boca han de buscar la instrucción, pues él es un mensajero de Jehová de los Ejércitos.

El castigo divino por el rechazo del claro mensaje de Isaías serán las duras órdenes de sus amos, los asirios, y en un idioma (el acadio) que les parecería un mero balbuceo de labios. Y los asirios no buscarán el reposo del pueblo, sino su perdición.

A los dirigentes del pueblo había dicho Isaías insistentemente: Dad reposo al cansado. Es decir, el pueblo de Judá estaba agotado por la guerra contra la coalición de Siria e Israel. ¿Cómo podía someterlo a una peor confrontación con Asiria, por una errada política de alianza con Egipto? En la política de “siéntate y no hagas nada” estaba para Judá el secreto de permanecer en su tierra, su lugar de descanso. Pero como en los días de Acaz, también ahora en los días de Ezequías, no quisieron escuchar a Isaías.

Los dirigentes del pueblo se comportaban ante Isaías con escarnio. Se burlaban de él repitiendo sus palabras mediante refranes satíricos. Cuando él les decía que su política acarrearía la muerte, ellos respondían: “¡Comamos y bebamos, que mañana moriremos!“. Y aquí se cita otra de sus temerarias bravatas: “Hemos realizado un pacto con la muerte; con el Seol hemos hecho un convenio“. Estaban convencidos de que sus artificios políticos los librarían del torrente arrollador de Asiria. Por tanto, descartaban al profeta, quien venía a asustarlos con los fantasmas de la muerte y del Seol (que equivale a decir, del infierno). Sus palabras en el versículo 15a parecen hacer eco de aquellas en 5:14: Por eso el Seol ensanchó su garganta y abrió su boca sin medida.

Ante la horrible confianza y la ciega convicción de los que habían cimentado todas sus expectativas en Egipto, el profeta responde con estas palabras de Jehová: “He aquí que yo pongo como cimiento en Sion una piedra, una piedra probada. Una preciosa piedra angular es puesta como cimiento“. Esta es la base de la auténtica confianza y el fundamento del verdadero gobierno del reino de Judá: la vigencia del derecho y la justicia que Dios impondrá en Sion. No es lo que los sabios del faraón planean en Egipto lo que decidirá el curso de la historia, sino lo que Jehová decidirá en Sion, su santa morada.

La expresión, “El que crea no se apresure“, es elíptica; quiere decir: El que cree que es Dios quien dirige la historia, no se apresure a cometer tales imprudencias como venderse primero a Egipto para luego caer bajo la bota de Asiria. Por la vía del midrash estas palabras han sido aplicadas en el NT a la persona de Jesús, pero como la cita fue tomada de la LXX, tiene no será avergonzado, en lugar de no se apresure.

Para los escarnecedores que decían: “Hemos puesto al engaño como nuestro refugio y en la mentira nos hemos escondido”, el profeta responde: “El granizo (Asiria) barrerá el refugio del engaño (Egipto), y las aguas inundarán su escondrijo“. Y a las vanas expectativas centradas en la ayuda de Egipto el profeta responde en el versículo 20: La cama es demasiado corta para estirarse sobre ella, y la manta es demasiado estrecha para envolverse con ella.

Finalmente les recuerda dos campañas militares victoriosas de David que sí estuvieron basadas en la dirección divina por un lado y en la obediencia plena de David por el otro: son las campañas de Baalperazim y de Gabaón. Como en Baalperazim y Gabaón Dios intervendría de nuevo, pero de una manera extraña, difícil de explicar: Esta vez actuaría a favor de los enemigos de su pueblo.

El profeta termina presentando una parábola para ilustrar mejor la manera como Dios actúa en la historia: la parábola del labrador. Y observa: Su Dios le enseña y le instruye en cuanto a lo que es correcto hacer con los diversos productos de la tierra. ¡Cuánto más Jehová de los Ejércitos, quien es maravilloso en designios y grande en logros!. Seguramente en la mente del profeta estaba presente el juicio divino contra Samaria, recientemente ocurrido, y la manera distinta en que Dios procedería con Judá y con Jerusalén.

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar