Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Isaías 30: Profecías contra los que confían en Egipto

Isaías 30:1  ¡Ay de los hijos rebeldes–declara el Señor– que ejecutan planes, pero no los míos, y hacen alianza, pero no según mi Espíritu, para añadir pecado sobre pecado!

Tomar consejo . . . y no de mi Espíritu : Este capítulo describe la lucha entre Jehová y los líderes de Judá que se inclinaban a acordar alianzas con el extranjero (aquí con Egipto ) para protegerse de Asiria . Rechazaban así la guía divina, agraviando al Espíritu Santo. Egipto no era un guardián, sino solamente una sombra .

«Los hijos que se apartan» son el pueblo de Judá, los que se han rebelado contra Dios. Las negociaciones para una alianza estaban en camino e Isaías condenó sus planes torcidos. El pueblo de Judá buscó el consejo de todos menos el de Dios. Cuando el miedo nos impulsa, tendemos a buscar consuelo, consejos y alivio en todas partes, esperando encontrar una salida fácil para los problemas. En vez de ello, debemos consultar a Dios. Si bien El nos da una ayuda de emergencia en tiempos de crisis, prefiere ser nuestro guía a través de nuestra vida. Al leer su Palabra y al procurar con denuedo hacer su voluntad, mantenemos el vínculo que nos proporciona estabilidad por grande que sea la crisis que enfrentemos.

Isaías 30:2  Los que descienden a Egipto sin consultarme, para refugiarse al amparo de Faraón, y buscar abrigo a la sombra de Egipto.

El rey Ezequías andaba en busca de una alianza defensiva con Egipto en contra de Senaquerib de Asiria

Isaías 30:3  El amparo de Faraón será vuestra vergüenza, y el abrigo a la sombra de Egipto, vuestra humillación.

Isaías 30:4  Porque sus príncipes están en Zoán, y sus embajadores llegan a Hanes.

Los embajadores de Ezequías en Egipto ( Zoán . . . Hanes ) descubrirán que este país no les aprovecha , ni los socorre.

Isaías 30:5  Todos se avergonzarán a causa de un pueblo que no les trae provecho, no les sirve de ayuda ni de utilidad, sino de vergüenza y también de oprobio.

Isaías 30:6  Profecía sobre las bestias del Neguev. Por tierra de tribulación y angustia, de donde vienen la leona y el león, la víbora y la serpiente voladora, llevan sus riquezas sobre lomos de pollinos y sus tesoros sobre gibas de camellos, a un pueblo que no les traerá provecho,

Profecía : Las caravanas egipcias en el sur del Neguev no serán de ayuda alguna. Egipto sólo podía estarse quieto.

Esta profecía se titula «sobre las bestias del Neguev», pero está dirigida a los que llevaron soborno a Egipto a través del desierto en la región del Neguev.

Isaías 30:7  a Egipto, cuya ayuda es vana y vacía. Por tanto lo he llamado Rahab el destruido.

Isaías 30:8  Ahora ve, escríbelo en una tablilla delante de ellos y grábalo en un rollo, para que sirva en el día postrero como testigo para siempre.

Isaías 30:9  Porque este es un pueblo rebelde, hijos falsos, hijos que no quieren escuchar la instrucción del Señor;

Isaías 30:10  que dicen a los videntes: No veáis visiones; y a los profetas: No nos profeticéis lo que es recto, decidnos palabras agradables, profetizad ilusiones.

Quizás algunas personas en Judá buscaron refugio en Egipto. En su deseo de seguridad, quisieron escuchar buenas noticias. No recibieron con agrado la verdad que proclamaban los profetas de Dios. A menudo la verdad nos incomoda. Preferimos mentiras e ilusiones cuando nos hacen sentir más seguros. Es mucho mejor enfrentar la realidad que vivir una mentira. No se sienta a gusto con algo que lo haga sentir bien, pero que no es verdad.

Isaías 30:11  Apartaos del camino, desviaos de la senda, no oigamos más acerca del Santo de Israel.

Isaías 30:12  Por tanto, así dice el Santo de Israel: Ya que habéis desechado esta palabra, y habéis confiado en la opresión y en el engaño, y os habéis apoyado en ellos,

Que Judá confiase en los corceles veloces de Egipto en lugar de Jehová, la dejaría sola como mástil en la cumbre de un monte

Isaías 30:13  por eso esta iniquidad será para vosotros como muro agrietado a punto de caer, como abultamiento en una pared alta, cuya caída viene de repente, en un instante.

Isaías 30:14  Su caída es como el romper de una vasija de alfarero, despedazada sin piedad; no se halla entre sus pedazos ni un tiesto para tomar fuego del hogar o para sacar agua de una cisterna.

Isaías 30:15  Porque así ha dicho el Señor Dios, el Santo de Israel: En arrepentimiento y en reposo seréis salvos; en quietud y confianza está vuestro poder. Pero no quisisteis,

Dios advirtió a Judá que volverse a Egipto y a otras naciones para adquirir fuerza militar, no la salvaría. Solo Dios podía hacerlo. Debieron esperar en El «en quietud y en confianza». Ninguna cantidad de palabras imprudentes ni actividades precipitadas podía acelerar el gran designio de Dios. No tenemos otra cosa que decir a Dios que gracias. La salvación viene solo de El. Debido a que nos ha salvado, podemos confiar en El y permanecer tranquilos con la confianza de que nos dará las fuerzas para enfrentar las dificultades de la vida. Deberíamos echar a un lado nuestro esfuerzo interminable por cuidarnos y permitirle actuar a El.

Isaías 30:16  y dijisteis: No, porque huiremos a caballo. Por tanto, huiréis. Y: Sobre corceles veloces cabalgaremos. Por tanto, serán veloces los que os persiguen.

Isaías 30:17  Mil huirán  ante la amenaza de uno solo, ante la amenaza de cinco huiréis; hasta que seáis dejados como una enseña en la cima de un monte, y como señal sobre una colina.

Isaías 30:18  Por tanto, el Señor espera para tener piedad de vosotros, y por eso se levantará para tener compasión de vosotros. Porque el Señor es un Dios de justicia; ¡cuán bienaventurados son todos los que en El esperan!

Para tener piedad de vosotros : En lugar de juzgar a su pueblo, Jehová ansía bendecirlo. El día vendrá cuando el pueblo escuchará a maestros como Isaías y será guiado por la mano del Señor. Gracias a ello, abandonará la idolatría y hará suyo el culto verdadero. En aquel día toda la naturaleza se mostrará benigna y la gloria de Dios resplandecerá más que el sol .

Isaías 30:19  Oh pueblo de Sion, morador de Jerusalén, no llorarás más. Ciertamente se apiadará de ti a la voz de tu clamor; cuando la oiga, te responderá.

Isaías 30:20  Aunque el Señor os ha dado pan de escasez y agua de opresión, tu Maestro no se esconderá más, sino que tus ojos contemplarán a tu Maestro.

El Señor dio a su pueblo pan de congoja y agua de angustia, pero prometió estar con ellos, enseñarles y guiarles durante los tiempos difíciles. Dios espera mucho de nosotros y en múltiples ocasiones seguirlo quizás sea doloroso, pero El lo hace por amor a nosotros. La próxima vez que enfrente un tiempo difícil trate de apreciar la experiencia y crecer a partir de ella al aprender lo que Dios quiere enseñarle. Tal vez Dios le esté mostrando su amor al caminar pacientemente con usted a lo largo de la adversidad.

Isaías 30:21  Tus oídos oirán detrás de ti una palabra: Este es el camino, andad en él, ya sea que vayáis a la derecha o a la izquierda.

Cuando el pueblo de Jerusalén abandonaba la senda de Dios, El los corregía. Hará lo mismo por nosotros. ¡Pero cuando escuchemos su voz de corrección, debemos estar dispuestos a seguirla!

Isaías 30:22  Y profanarás tus imágenes talladas recubiertas de plata, y tus imágenes fundidas revestidas de oro. Las esparcirás como cosa inmunda, y les dirás: ¡Fuera de aquí!

Isaías 30:23  Entonces El dará lluvia para la semilla que sembrarás en la tierra, y pan del producto de la tierra, y será rico y abundante. En aquel día tus ganados serán apacentados en espaciosos pastizales.

Isaías 30:24  También los bueyes y los asnos que labran la tierra comerán forraje salado, que ha sido aventado con pala y con bieldo.

Isaías 30:25  Sobre todo monte alto y sobre toda colina elevada habrá arroyos de aguas perennes el día de la gran matanza, cuando caigan las torres.

Isaías 30:26  Y será la luz de la luna como la luz del sol, y la luz del sol será siete veces mayor, como la luz de siete días, el día que el Señor vende la fractura de su pueblo y cure la llaga que El ha causado.

Isaías 30:27  He aquí, el nombre del Señor viene de lejos ardiente es su ira, y denso es su humo. Sus labios están llenos de indignación, su lengua es como fuego consumidor,

En los preparativos de aquel día, Dios visitará indignado a los enemigos de Israel, incluyendo a Asiria , su actual enemigo. Tofet : Un lugar en el valle de Hinom donde se ofrecían sacrificios, inclusive de niños, al Dios Moloc; sugiere una pira funeraria y alude simbólicamente a la muerte de los reyes paganos bajo el soplo de Jehová .

Isaías 30:28  y su aliento como un torrente desbordado que llega hasta el cuello, para zarandear a las naciones en una zaranda de destrucción, y poner la brida que conduce a la ruina en las mandíbulas de los pueblos.

Isaías 30:29  Tendréis cánticos como en la noche en que celebráis la fiesta, y alegría de corazón como cuando uno marcha al son de la flauta, para ir al monte del Señor, a la Roca de Israel.

Isaías 30:30  Y el Señor hará oír la majestad de su voz, y dejará ver el descenso de su brazo con furia de ira y llama de fuego consumidor, con turbión, aguacero y piedra de granizo.

Isaías 30:31  Porque a la voz del Señor, Asiria se aterrará cuando El hiera con la vara.

Isaías 30:32  Y cada golpe de la vara de castigo que el Señor descargue sobre ella, será al son de panderos y liras; y en batallas, blandiendo armas, El peleará contra ellos.

Isaías 30:33  Porque Tofet está preparado desde hace tiempo, ciertamente, ha sido dispuesto para el rey. El lo ha hecho profundo y ancho, una pira de fuego con abundante leña; el soplo del Señor, como torrente

Profecías contra los que confían en Egipto

En los versículos 1-17 viene una serie de profecías que reflejan un incremento de las actividades políticas que el profeta condenaba. En 29:15 los planes de los del partido pro Egipto todavía pretendían ser secretos. Ahora han alcanzado el plano de la ejecución de los planes: concretamente la alianza con Egipto para tener su respaldo a la rebelión contra Asiria, que el profeta señalaba como contraria a los planes del Señor para su pueblo.

En los versículos 2-5 el profeta describe la partida de los embajadores hacia Egipto y su llegada a la ciudad de Tanis y de Hanes y prevé una gran desilusión. Aunque el protocolo de la alianza fuera llevado a cabo, al final Egipto no les serviría de nada. Al contrario, sólo les traería vergüenza y afrenta.

En los versículos 6 y 7 aparece una profecía que amplía lo expresado en los versículos 2-5: que los egipcios darían ayuda vana y vacía. El profeta llama a Egipto con dos nombres simbólicos: Primero lo llama Bahamot Néguev, y al final lo llama Rahab.

El primer nombre ha sido traducido por la RVA literalmente, siguiendo la tradición de ReinaValera: los animales del Néguev. Pero es evidente que en este caso Néguev no es el desierto al sur de Israel, sino que la palabra es usada en su sentido original para referirse al “sur” (pues Egipto está al sudoeste de Israel). Igualmente, Bahamot no es el plural de behemáh, “animal”, sino el Behemot, un animal descrito en términos poéticos y semimitológicos en Job 40. Pero se trata de un animal conocido: el hipopótamo. Uno de los nombres del hipopótamo en egipcio antiguo se escribe así Behemot. Esta palabra se lee Peejamut, es decir, Behemot, y se traduce literalmente “toro de agua”. Observe que en Job 40:15 se dice que el Behemot come hierba como el buey. En árabe se le llama “caballo del Nilo”, y su nombre “hipopótamo” significa en realidad “caballo del río” (del río Nilo, su principal habitáculo).

El profeta parece comunicar un juego de ideas. El toro era un símbolo del rey de Egipto, pero aquí indirectamente lo califica como “de agua”, describiendo a Egipto como el hipopótamo, un animal enorme, pero pesado y lento de movimientos. Acudir a este ótamo” resultaría en que todos serían defraudados por un pueblo que no les servirá de nada.

El segundo nombre, Rahab, completa la expresión de lo que el profeta tiene en mente. Rahab, como lo indica la nota de la RVA, significa “arrogante”, y el objeto de la arrogancia de Egipto siempre ha sido su río, el Nilo. En Job 26:12 y 13 parece aludirse al Nilo cuando se habla de la serpiente furtiva con que se describe a Rahab, pero en 30:7 se le da un adjetivo a Rahab: la inutilizada (“paralizada”).

Ante el rumbo definido que han tomado las cosas de la política, rumbo que el profeta lamenta en el alma, sólo le queda escribir la visión delante de ellos, para que se conserve como un testimonio perpetuo hasta el día final. Pero la rebeldía contra el mensaje profético acarrearía la ruina al pueblo.

En el versículo 15 el profeta vuelve a sustentar el núcleo de su mensaje: “En arrepentimiento y en reposo seréis salvos; en la quietud y en la confianza estará vuestra fortaleza“. Un retorno del pueblo a su Dios y a las demandas de su palabra; eso es arrepentimiento (shubáh). A esto sucede el reposo, o mejor, la calma, como apunta la nota de la RVA. Esta calma no es fruto de la falta de conciencia y responsabilidad, sino una bien sopesada postura política de no comprometerse con Egipto ni confrontarse con Asiria.

El verdadero valor o fortaleza (gueburáh) debería revelar la confianza en Jehová que los gobernadores pueden infundir a toda la nación. Pero los políticos de Judá optaron por la vía de la guerra al formar una alianza con el apoyo de Egipto.

Jehová tendrá piedad de Sion

El profeta en ningún momento manifestó que Jehová abandonaría definitivamente a Judá y a Jerusalén. El manifestó clara y repetidamente que Jehová intervendría para vindicar su nombre, para castigar a los asirios y para tener piedad de su pueblo rebelde. Sin embargo, la actitud rebelde del pueblo lo alejaba y distanciaba de Dios y lo privaba de disfrutar de su misericordia. Pero llegaría el momento cuando su palabra hallaría oídos que la escucharían y que vivirían de acuerdo con sus demandas. La prosperidad de la tierra de Israel sería resultado de este cambio de actitud.

Jehová consumirá a los asirios

En el versículo 28 Isaías llama a los asirios gpim y amim, es decir, naciones y pueblos, aludiendo a los variados componentes étnicos de sus ejércitos.

La intervención de Dios esta vez es comparada a una llama de fuego consumidor, a lluvia violenta, a torrente, a piedras de granizo y al golpe del palo y de la vara con que Jehová castigará a este pueblo que había constituido la “vara de Dios”, para llevar a cabo los juicios de Dios contra las naciones. Finalmente compara el castigo de los asirios con un holocausto para Moloc, en el sitio de su antiguo altar, en el Tófet, a las afueras de Jerusalén. La palabra que se traduce Moloc, aparece traducida en la RVA como rey, ya que sus consonantes son las mismas. Aunque el Tófet tiene relación con el Dios Moloc, sin duda el profeta está expresándose indirectamente del rey de Asiria, Senaquerib, aunque éste no llegó a las puertas de Jerusalén, sino que envió sus lugartenientes desde Laquis.

La liberación de Jerusalén se describe como motivo de fiesta y de regocijo. En el versículo 32 se expresa en términos sumamente irónicos el azote de Asiria, la “vara de Dios”: Y sucederá que cada pasada de la vara de corrección que Jehová descargará sobre ella será al son de panderos y de liras.

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar