Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Isaías 43: Yo estaré contigo

Isaías 43:1  Mas ahora, así dice el Señor tu Creador, oh Jacob, y el que te formó, oh Israel: No temas, porque yo te he redimido, te he llamado por tu nombre; mío eres tú.

Yo te redimí : Aquí se reafirma el cuidado providencial que Dios dispensa a su pueblo y su redención de la cautividad. Las palabras «redentor», «redimir» y «redención» son comunes en Isaías y recuerdan la liberación de la cautividad en Egipto.

El capítulo 42 termina con la tristeza de Dios por la decadencia espiritual de su pueblo. En el capítulo 43, Dios dice al pueblo que, a pesar de su fracaso espiritual, El les mostrará misericordia, los traerá de regreso del cautiverio y los restaurará. Les derramaría amor y no ira. Entonces el mundo sabría que únicamente Dios había hecho esto.

Isaías 43:2  Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo, y si por los ríos, no te anegarán; cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama te abrasará.

aguas, mayim: Agua, inundaciones o mares. Mayim es la palabra hebrea para «agua», pero siempre aparece en plural: «aguas». Mayim aparece 570 veces en el Antiguo Testamento. Se utiliza como metáfora para referirse a los paganos, los tormentosos y caóticos mares en la creación y la vastedad de las gentes (naciones o pueblos). De forma más significativa mayim nos habla de vida, sustento, fertilidad y bendiciones.

Al pasar por aguas de tribulación quizás lo ahoguen o lo obliguen a crecer más fuerte. Si va con su fuerza, es muy probable que se ahogue. Si invita al Señor a ir con usted, El lo protegerá.

Isaías 43:3  Porque yo soy el Señor tu Dios, el Santo de Israel, tu Salvador; he dado a Egipto por tu rescate, a Cus y a Seba en lugar tuyo.

De alguna manera Dios habló a Ciro, prometiéndole amplias regiones de áfrica a cambio de su contribución a la restauración de Jerusalén.

Dios entregó a Persia a otras naciones a cambio de dejaran partir a los judíos a su tierra natal. Egipto, Etiopía y partes de Arabia (Seba) atacaron a Persia y fueron derrotados.

Isaías 43:4  Ya que eres precioso a mis ojos, digno de honra, y yo te amo, daré a otros hombres en lugar tuyo, y a otros pueblos por tu vida.

Dios creó a Israel haciéndolo especial para El. La redimió y la llamó por su nombre para que fueran de El. Dios protegió a Israel en tiempos difíciles. Nosotros somos importantes para Dios, ¡también nos llama por nombre y nos da su nombre! Cuando llevemos su maravilloso nombre, nunca debemos hacer nada que le avergüence.

Dios providencialmente influyó sobre Persia y Egipto para que se cumplieran sus propósitos para Israel.

Isaías 43:5  No temas, porque yo estoy contigo; del oriente traeré tu descendencia, y del occidente te reuniré.

Isaías 43:6  Diré al norte: «Entrégalos;» y al sur: «No los retengas.» Trae a mis hijos desde lejos, y a mis hijas desde los confines de la tierra,

Isaías habla sobre todo del regreso de Israel desde Babilonia. Pero hay un significado más amplio: todo el pueblo de Dios se reunirá cuando Cristo venga a gobernar en paz sobre la tierra.

Además de referirse al regreso de Babilonia, estos versículos parecen aludir a la reunión, por parte de Dios, de su remanente a través de la historia.

Isaías 43:7  a todo el que es llamado por mi nombre y a quien he creado para mi gloria, a quien he formado y a quien he hecho.

Isaías 43:8  Sacad al pueblo ciego, aunque tiene ojos, y a los sordos, aunque tienen oídos.

Isaías 43:9  Todas las naciones a una se han reunido y se han congregado los pueblos. ¿Quién de ellos declarará esto y nos proclamará las cosas anteriores? Que presenten sus testigos y que se justifiquen, que oigan y digan: Es verdad.

Isaías 43:10  Vosotros sois mis testigos–declara el Señor– y mi siervo a quien he escogido, para que me conozcáis y creáis en mí, y entendáis que yo soy. Antes de mí no fue formado otro Dios, ni después de mí lo habrá.

Isaías 43:11  Yo, yo soy el Señor, y fuera de mí no hay salvador.

La tarea de Israel era la de ser testigo, decir al mundo quién era Dios y lo que había hecho. En la actualidad todos los creyentes tienen la misma responsabilidad de ser testigos de Dios. ¿Sabrá la gente cómo es Dios al ver la forma en que usted habla y actúa? Ellos no pueden ver a Dios directamente, pero lo pueden ver reflejado en usted.

Isaías 43:12  Yo soy el que lo he anunciado, he salvado y lo he proclamado, y no hay entre vosotros Dios extraño; vosotros, pues, sois mis testigos–declara el Señor– y yo soy Dios.

Isaías 43:13  Aun desde la eternidad, yo soy, y no hay quien libre de mi mano; yo actúo, ¿y quién lo revocará?

Isaías 43:14  Así dice el Señor vuestro Redentor, el Santo de Israel: Por vuestra causa envié a Babilonia e hice descender como fugitivos a todos ellos, es decir, a los caldeos, en las naves de las cuales se gloriaban.

Isaías 43:15  Yo soy el Señor, vuestro Santo, el Creador de Israel, vuestro Rey.

Esta sección describe un nuevo éxodo para un pueblo una vez más oprimido, como lo fueron los israelitas durante el cautiverio en Egipto antes del éxodo. Clamarían a Dios y una vez más los escucharía y liberaría. Un nuevo éxodo se llevaría a cabo por un nuevo desierto. Los milagros pasados no fueron nada en comparación con lo que Dios haría por su pueblo.

Isaías 43:16  Así dice el Señor, que abre camino en el mar y sendero en las aguas impetuosas;

Isaías 43:17  el que hace salir carro y caballo, ejército y fuerza (a una se echarán y no se levantarán, como pabilo han sido apagados y extinguidos):

Isaías 43:18  No recordéis las cosas anteriores ni consideréis las cosas del pasado.

Isaías 43:19  He aquí, hago algo nuevo, ahora acontece; ¿no lo percibís? Aun en los desiertos haré camino y ríos en el yermo.

Isaías 43:20  Me glorificarán las bestias del campo, los chacales y los avestruces, porque he puesto aguas en los desiertos y ríos en el yermo, para dar de beber a mi pueblo escogido.

Isaías 43:21  El pueblo que yo he formado para mí proclamará mi alabanza.

Judá es convocada a olvidar su intento de ocupar un sitio entre las naciones. Dios reserva un nuevo destino para Israel. Cosa nueva es este pueblo que surge del proceso histórico de la cautividad y el retorno a su tierra.

Isaías 43:22  Pero no me has invocado, Jacob, sino que te has cansado de mí, Israel.

Y no me invocaste a mí , oh Jacob : Israel no se había reformado por completo; aunque aún no llena los requisitos, todavía se le asegura que sus rebeliones serán borradas. Su futuro será distinto a su pasado.

Isaías 43:23  No me has traído las ovejas de tus holocaustos, ni me has honrado con tus sacrificios. No te he abrumado exigiendo ofrendas, ni te he cansado exigiendo incienso.

Isaías 43:24  No me has comprado con dinero caña aromática, ni con la grosura de tus sacrificios me has saciado; por el contrario me has abrumado con tus pecados, y me has cansado con tus iniquidades.

Caña aromática : Uno de los ingredientes del aceite destinado al ungimiento. La caña aromática quizás era un ingrediente del incienso usado en la adoración. Un sacrificio requería renunciar a un animal valioso y clamar por el perdón de Dios. Pero el pueblo se presentaba ante Dios con pecados en vez de sacrificios. ¿Puede imaginarse llevando lo mejor de sus pecados ante al altar de Dios? Esta ilustración irónica muestra lo bajo que cayó Israel. ¿Qué presenta ante Dios: sus pecados o una súplica para obtener su perdón?

Isaías 43:25  Yo, yo soy el que borro tus transgresiones por amor a mí mismo, y no recordaré tus pecados.

Tu primer padre : Probablemente Jacob. Tus enseñadores : Moisés, Aarón y sus sucesores. Los príncipes eran los líderes del sacerdocio en Jerusalén. Yo profané significa que Dios los despojaría de su dignidad sacerdotal.

¡Cuán tentador resulta recordar a otro una ofensa pasada! Sin embargo, cuando Dios perdona nuestros pecados, los olvida totalmente. Nunca debemos temer que El nos los recuerde más tarde. Puesto que Dios hizo esto por nosotros, necesitamos hacer lo mismo por los demás.

La idolatria actual

Isaías nos dice: «¿Quién formó un Dios, o quién fundió una imagen que para nada es de provecho?» Pensamos en los ídolos como figuras de madera o piedra, pero en realidad un ídolo es cualquier cosa natural a la que se le da un valor y un poder sagrados. Si su respuesta a cualquiera de las siguientes preguntas es otra cosa u otra persona que no sea Dios, tendrá que analizar a quién o a qué adora en realidad.

¿Quién me creó?

—    ¿En quién confío siempre?
—    ¿En quién busco la verdad suprema?
—    ¿En quién busco la seguridad y la felicidad?
—    ¿Quién está a cargo de mi futuro?

Isaías 43:26  Hazme recordar, discutamos juntos nuestro caso; habla tú para justificarte.

Isaías 43:27  Tu primer padre pecó, y tus voceros prevaricaron contra mí.

Isaías 43:28  Por tanto, profanaré a los príncipes del santuario, y entregaré a Jacob al anatema y a Israel al oprobio.

¿Por qué se manifestará el celo de Dios con la redención de Israel su siervo? La respuesta se expresa en 43:1b : Te he llamado por tu nombre; tú eres mío. Y en 43:4 dice: … ante mis ojos tú eres de gran estima, y eres honorable, y yo te amo…

En los versículos 5 al 7 se refiere al retorno de los cautivos de Israel de los cuatro extremos de la tierra (alusión al carácter mundial del imperio babilónico). En 43:8, en lugar de la formulación del Texto Masorético hotsí, haz salir, preferimos la formulación de los Rollos del mar Muerto que tienen: Haré salir, pues es Dios mismo quien hace salir a su pueblo de Babilonia. El retorno de Israel a su tierra no constituye un movimiento puramente ideológico y político, ya que como lo indica el versículo 8, Israel permanece ciego y sordo, es decir, inconsciente frente a la naturaleza de estos acontecimientos históricos. Es un hecho de Dios, y por eso mismo Israel como siervo de Jehová es su testigo en la historia y en el conflicto de la fe monoteísta con la concepción politeísta e idólatra de la historia. Y el testigo, antes de testificar, ha de ser un convencido de su fe en el Dios único. Por eso Dios ha hecho que Israel presencie una historia articulada y dirigida por el Dios supremo: … para que me conozcáis y me creáis, a fin de que entendáis que Yo Soy.

En los versículos 14-21 se especifica que es de Babilonia que Israel habría de ser rescatado tras los acontecimientos que ha desatado el surgimiento de Ciro y el imperio persa. En el versículo 14 se anuncia la caída de Babilonia y de los caldeos. El decreto es divino y su sello o firma aparece en el versículo 15, en la manera de la ratificación de las leyes de Dios en Levítico 18-26. Como en estos capítulos, en el versículo 15 se puede omitir el verbo soy.

En 43:16-21 se describe el retorno de Israel a su tierra después del cautiverio babilónico como un acontecimiento comparable sólo al éxodo de Israel de Egipto. Pero esta cosa nueva que Dios está a punto de hacer superará aquel acontecimiento de la historia pasada. La repetición de las maravillas del éxodo de Egipto en el éxodo de Babilonia es testimonio de que realmente Israel es el pueblo escogido y formado por Dios con el propósito de que en su carácter de siervo de Dios proclame su alabanza.

Títulos divinos:

Jehová, el que te creó; el que te formó. Nos dan un enfoque divino de la nación de Israel.

El Santo de Israel. Nos muestra que el Dios de Israel es apartado de todo mal, y que es distinto de cualquier otro.

Vuestro Redentor : El que rescató a la nación de la esclavitud de Egipto.

Vuestro Rey. Pone de relieve que Jehová como creador y redentor de Israel, es el que gobierna a la nación y la protege. En términos generales se puede decir que estos títulos destacan lo que Dios es y a la vez nos muestran la relación íntima que hay entre él y la nación de Israel.

    Páginas: 1 2 3 4

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar