Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Isaías 47: Pero un mal vendrá sobre ti

Isaías 47:1 Desciende y siéntate en el polvo, virgen hija de Babilonia. Siéntate en la tierra, sin trono, hija de los caldeos, porque nunca más serás llamada tierna y delicada.

Otro mensaje del juicio contra Babilonia por idolatría, hechicería, arrogancia y crueldad contra el pueblo de Dios, particularmente los ancianos. Virgen hija de Babilonia : Se le llama virgen a la ciudad porque sus muros nunca habían sido violados, pero su virginidad se perdería a manos de Ciro. [private]

Isaías predijo la caída de Babilonia más de ciento cincuenta años antes de que ocurriera. En este tiempo, Babilonia aún no sobresalía como la fuerza más poderosa de la tierra, el imperio orgulloso que destruiría a Judá y Jerusalén. Pero los babilonios, captores de Judá, caerían cautivos en 539 a.C. Dios, no Babilonia, tiene el poder supremo. Utilizó a Babilonia para castigar al pueblo de Dios pecador. Usaría a los medos y a los persas para destruir a Babilonia y liberar a su pueblo.

Isaías 47:2 Toma las piedras de molino y muele la harina; quítate el velo, despójate de la falda, descubre tus piernas, pasa los ríos.

Babilonia es comparada con una esclava que tendrá que abrirse camino por sí sola.

Isaías 47:3 Será descubierta tu desnudez, también será expuesta tu vergüenza; tomaré venganza y no perdonaré a hombre alguno.

Isaías 47:4 Nuestro Redentor, el Señor de los ejércitos es su nombre, el Santo de Israel.

Isaías 47:5 Siéntate en silencio y entra en las tinieblas, hija de los caldeos, porque nunca más te llamarán soberana de reinos.

Isaías 47:6 Estaba enojado contra mi pueblo, profané mi heredad y en tu mano los entregué; no les mostraste compasión, sobre el anciano hiciste muy pesado tu yugo,

Señora de reinos : La destrucción de Babilonia es presentada en términos de una reina destronada. Aunque la invasión de Ciro en el 539 a.C. no aniquiló a Babilonia, sí ocasionó grandes destrucciones.

Isaías 47:7 y dijiste: «Seré soberana para siempre.» No consideraste esto en tu corazón, ni te acordaste de su resultado.

Isaías 47:8 Ahora pues, oye esto, voluptuosa, tú que moras confiadamente, que dices en tu corazón: «Yo, y nadie más. No me quedaré viuda, ni sabré de pérdida de hijos.»

Isaías 47:9 Pero estas dos cosas vendrán de repente sobre ti en un mismo día: pérdida de hijos y viudez. Vendrán sobre ti en toda su plenitud a pesar de tus muchas hechicerías, a pesar del gran poder de tus encantamientos.

Atrapada en la búsqueda de poder y placer, Babilonia creyó en su grandeza y proclamó ser la única potencia sobre la tierra. Babilonia se sintió completamente segura y Nabucodonosor, su rey, se autodenominó «Dios», pero el Dios verdadero le enseñó una lección poderosa al quitarle todo lo que poseía (Dan_4:28-37). Nuestra sociedad es adicta al placer y al poder, pero esto puede acabarse pronto. Analice su vida y pregúntese cómo puede ser más responsable con los talentos y las posesiones que Dios le ha dado. ¿Cómo puede usar su vida para honrar a Dios y no a usted mismo?

Isaías 47:10 Te sentiste segura en tu maldad y dijiste: «Nadie me ve.» Tu sabiduría y tu conocimiento te han engañado, y dijiste en tu corazón: «Yo, y nadie más.»

Isaías 47:11 Pero un mal vendrá sobre ti que no sabrás conjurar; caerá sobre ti un desastre que no podrás remediar; vendrá de repente sobre ti una destrucción que no conoces.

Isaías 47:12 Permanece ahora en tus encantamientos y en tus muchas hechicerías en las cuales te has ocupado desde tu juventud; tal vez podrás sacar provecho, tal vez causarás temor.

El pueblo babilonio buscó el consejo y la ayuda de astrólogos y astrónomos. Pero al igual que los ídolos de madera y oro, ni siquiera se pudieron salvar ellos mismos de lo que vendría de la mano de Dios. ¿Por qué depender de quienes no tienen poder? Los incapaces no pueden ayudarnos. Si usted desea ayuda, búsquela en Dios, quien ha probado su poder en la creación y en la historia.

Isaías 47:13 Estás fatigada por los muchos consejos; que se levanten ahora los que contemplan los cielos, los que profetizan por medio de las estrellas, los que pronostican cada luna nueva, y te salven de lo que vendrá sobre ti.

Los que cuentan los meses : Gente que hacía pronósticos dividiendo los cielos en segmentos para estudiar el movimiento de los astros y así predecir los acontecimientos terrestres. De ahí se derivan los actuales mapas del zodíaco

Isaías 47:14 He aquí, ellos se han vuelto como rastrojo, el fuego los quema; no librarán sus vidas del poder de la llama. No habrá brasas para calentarse, ni lumbre ante la cual sentarse.

Isaías 47:15 Así han venido a ser para ti aquellos con quienes has trabajado, que han negociado contigo desde tu juventud; cada cual vaga por su camino, no hay nadie que te salve.

La caída inevitable de Babilonia

El capítulo 46 empezó con un corto lamento por los dioses de Babilonia, que van en cautiverio. El presente capítulo empieza con un lamento por la caída de la ciudad misma, Babilonia, después que sus dioses y sus habitantes han sido llevados en cautiverio.

Como ocurre a menudo en la poesía semítica, una ciudad es personificada en una mujer; y en este caso, la capital imperial es personificada por una reina, o como se la llama en el versículo 5: soberana de reinos.

La caída de Babilonia es resultado del juicio divino, por su extrema crueldad para con los hijos de Israel, los cautivos de Judá (v. 6), y por su arrogancia que la llevó a creer que fuera invencible y eterna. La tragedia que se avecina a Babilonia no podrá ser evitada ni por su estrategia política o militar, ni por los febriles esfuerzos de sus sabios, magos y astrólogos, ni mediante el pago de rescate.

En cuanto a la formulación literaria del lamento, la invencible y encumbrada Babilonia es simbolizada por una joven reina, virgen y gloriosa, que llega a ser despojada de su trono de gloria y humillada hasta el polvo. De haber sido una reina tierna y delicada, ha sido convertida en una cenicienta, en la sierva más baja: a la cual suelen poner para que muela el grano en el mortero. Ella es despojada de su larga y lujosa vestidura, y viste el vestido corto de una sierva. Por último, tiene que descubrir sus piernas y vadear los ríos al ser conducida a pie, cautiva, por el conquistador que no hace acepción de personas. Todo esto le vendrá a Babilonia como sentencia y venganza de parte de Jehová, y no podrá haber quien interceda por ella.

En los versículos 8-11 el profeta se aparta del simbolismo de la virgen y describe a Babilonia como una señora que por designio divino va a quedar viuda. En otras palabras, se alude a la muerte de su rey, o a su eliminación del trono real. De esta manera ella quedará como viuda y sus habitantes como si fueran sus hijos huérfanos.

Babilonia, en su arrogancia, creyó que jamás perdería su dominio real ni sus habitantes experimentarían alguna vez lo que ella tanto había causado a otras capitales: privación de hijos, es decir, el cautiverio de su población. Pero ahora, las dos cosas que ella jamás vislumbró para sí, le sucederán de repente: privación de hijos y viudez.

Esto ocurriría de todas maneras, pues esta señora, que simboliza el centro más famoso de los sabios, astrólogos y adivinos del mundo, no podrá evitarlo a pesar de sus muchas hechicerías y encantamientos.

El profeta vislumbra, al parecer, el incendio de la ciudad, lo cual no se produjo con la conquista persa.

Cambio de capital Se dice que cuando cayó Babilonia en el 536 a. de J.C. se tuvo la intención de trasladar la capital del Imperio Persa de Susa (Susán) a Babilonia, para convertirla en la capital. El más interesado en esta empresa fue Alejandro (336) el gran conquistador griego de todo el Imperio Persa y del mundo de ese tiempo. No consiguió cumplir con ese deseo pues murió según dicen los historiadores de una fiebre en Babilonia. Así, providencialmente se truncó un deseo humano de convertir Babilonia en una gran ciudad. Un deseo humano no puede ir en contra de los designios de Dios. Y en este caso la profecía sobre la destrucción de Babilonia se cumplió.[/private]

    Páginas: 1 2 3

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar