Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Isaías 52: La profecía y su cumplimiento

Isaías52:1  Despierta, despierta, vístete de tu poder, oh Sion; vístete de tus ropajes hermosos, oh Jerusalén, ciudad santa. Porque el incircunciso y el inmundo no volverán a entrar en ti.

Isaías52:2  Sal del polvo, levántate, cautiva Jerusalén; líbrate de las cadenas de tu cuello, cautiva hija de Sion.

Isaías52:3  Porque así dice el Señor: De balde fuisteis vendidos y sin dinero seréis redimidos.

Otra celebración de la venida anticipada de Dios a las soledades de Jerusalén . Su cumplimiento tiene dos aspectos: el regreso de la cautividad babilónica y la salvación del Dios nuestro en Cristo. Ello se ve en el uso que hace Isaías de aquel día . [private]

Isaías52:4  Porque así dice el Señor Dios: Mi pueblo descendió a Egipto al principio para residir allí; después los asirios sin motivo los oprimieron.

Isaías52:5  Y ahora, ¿qué hago yo aquí–declara el Señor–viendo que se llevan a mi pueblo sin causa? También declara el Señor: Sus dominadores dan gritos, y sin cesar mi nombre es blasfemado todo el día.

Isaías52:6  Por tanto, mi pueblo conocerá mi nombre; así que en aquel día comprenderán que yo soy el que dice: «Heme aquí.»

Isaías52:7  ¡Qué hermosos son sobre los montes los pies del que trae buenas nuevas, del que anuncia la paz, del que trae las buenas nuevas de gozo, del que anuncia la salvación, y dice a Sion: Tu Dios reina!

Hermosos son sobre los montes : Dios derrocará a Babilonia. Darío, el instrumento escogido por el Señor, ha establecido su autoridad y decretará la restauración de Sion. Dejad que los atalayas suban a las montañas y proclamen las buenas nuevas. ¡ Tu Dios reina ! Pablo cita este versículo en Rom_10:15 en relación directa con la predicación del evangelio.

Dios dice que son «hermosos» los pies del que trae buenas nuevas. Es un precioso privilegio anunciar las buenas nuevas a otros: noticias de redención, salvación y paz. ¿A quién necesita anunciarle las buenas nuevas?

Isaías52:8  ¡Una voz! Tus centinelas alzan la voz, a una gritan de júbilo porque verán con sus propios ojos cuando el Señor restaure a Sion.

Isaías52:9  Prorrumpid a una en gritos de júbilo, lugares desolados de Jerusalén, porque el Señor ha consolado a su pueblo, ha redimido a Jerusalén.

redimido, gaal: Rescate, redención, comprar nuevamente, liberar mediante una venganza o indemnización. Gaal se refiere a la costumbre de comprar algo que una persona perdió a causa de la pobreza, la violencia o el desamparo. Además, el que redime es a menudo un familiar que está en mejor posición y puede adquirir la propiedad perdida a favor de su débil pariente. El Salmo 72 se interpreta universalmente en términos mesiánicos. El versículo 14 declara: «De engaño y de violencia redimirá sus almas». En Isaías 52:9, Dios redime a Jerusalén, comprándola de sus opresores. El punto de vista bíblico de la redención es sumamente amplio, debido a que Dios ha prometido redimir a toda la creación, que en la actualidad gime en esclavitud.

Isaías52:10  El Señor ha desnudado su santo brazo a la vista de todas las naciones, y todos los confines de la tierra verán la salvación de nuestro Dios.

Desnudó su santo brazo : Esta es una expresión coloquial que significa: «Dios se subió las mangas» y utilizó su espada para redimir a su pueblo a la vista de todas las naciones

Isaías52:11  Apartaos, apartaos, salid de allí, nada inmundo toquéis; salid de en medio de ella, purificaos, vosotros que lleváis las vasijas del Señor.

Isaías52:12  Pues no saldréis precipitadamente, ni iréis como fugitivos; porque delante de vosotros irá el Señor, y vuestra retaguardia será el Dios de Israel.

He aquí que mi siervo: Este es el último cántico del Siervo. Se trata de uno de los grandes pasajes de la Biblia, el punto culminante del libro de Isaías, el más sublime mensaje profético del AT relacionado con muchos de los aspectos de la obra redentora de Cristo.

El cántico tiene que ver con la muerte, a manos de sus enemigos, del Siervo (Mesías), el cual es asombrosamente resucitado por Jehová. Todos sus sufrimientos y su muerte son en pago por los pecados de los demás.

Algunos comentaristas, buscando una figura histórica que cumpla este papel como prototipo de Cristo, ven aquí de nuevo a Zorobabel. Basados en el hecho de que éste desapareció «misteriosamente» en la Escritura, antes de la dedicación del segundo templo, algunos especialistas ven en aquí una referencia a los padecimientos y la muerte de Zorobabel.

El pueblo no salió huyendo temeroso debido a que Ciro, el ungido de Dios, decretó que los cautivos judíos podían regresar sanos y salvos a Jerusalén. Tenían la aprobación del rey, su protección garantizada. Aún más importante, el Señor iría adelante para señalar el camino y atrás para protegerlos.

Isaías52:13  He aquí, mi siervo prosperará, será enaltecido, levantado y en gran manera exaltado.

El siervo sufriente: La profecía y su cumplimiento

Jesús entendió que su misión y obra era el cumplimiento de la profecía de Isaías sobre el Siervo sufriente.

Será exaltado
Será desfigurado por el sufrimiento
Su sangre servirá de expiación
Será despreciado y desechado
Llevará sobre sí nuestros pecados y penas
Será nuestro sustituto
Aceptará voluntariamente cargar sobre sí nuestra culpa y castigo
Será sepultado en la tumba de un hombre rico
Salvará a los que en él creen
Morirá por los transgresores

Exaltado . . . muy en alto : Después del sufrimiento final, el siervo será engrandecido y exaltado. Será grandemente exaltado debido a su sacrificio

Isaías52:14  De la manera que muchos se asombraron de ti, pueblo mío, así fue desfigurada su apariencia más que la de cualquier hombre, y su aspecto más que el de los hijos de los hombres.

Desfigurado de los hombres su parecer : El sufrimiento y la desfiguración del Siervo (el Mesías) no tendrían paralelo. Una corona de espinas precedería a la corona de gloria.

Isaías52:15  Ciertamente El asombrará a muchas naciones, los reyes cerrarán la boca ante El; porque lo que no les habían contado verán, y lo que no habían oído entenderán.

Así asombrará él a muchas naciones : El sacrificio redentor del Siervo limpiará a muchos gentiles y hasta los reyes se asombrarán de los resultados de sus sufrimientos.

Este Siervo, Cristo, sería «desfigurado de los hombres su parecer»; pero mediante su sufrimiento, purificaría a las naciones.

Las buenas nuevas de salvación

Esta sección es continuación de la anterior. El profeta se dirige a Jerusalén con las palabras: ¡Despierta! ¡Despierta!

En los primeros tres versículos se refiere a Sion exactamente en términos de contraste con lo dicho en el lamento por Babilonia en 47:1-3, siempre bajo la analogía de una ciudad como si fuera mujer. En 47:2, 3, se le dice a Babilonia: Quita tu velo, alza tu larga falda, descubre tus piernas… Tu desnudez será descubierta… Ahora se le dice a Jerusalén: Vístete de tu poder… vístete de ropa de gala. Se le dice a Babilonia: Desciende y siéntate en el polvo… sin trono; ahora se le dice a Jerusalén: Despréndete del polvo; levántate y toma asiento [en su trono].

En los versículos 3-5 se rememora la historia del pasado y la sucesión de imperios que tanto afectaron la vida del pueblo de Dios: la esclavitud en Egipto, el cautiverio en Asiria, y ahora el cautiverio en Babilonia. Es una historia que ha llevado a muchos, propios y extraños, a blasfemar continuamente del nombre de Jehová. Por tanto, Jehová se decide a intervenir de una vez por todas, por su propio honor. Y dice: ¡Aquí estoy!.

En los versículos 7-10 se describe la marcha triunfal de Jehová desde Babilonia hasta Sion. El versículo 7 habla de los enviados que se anticipan para hacer llegar a Sion las buenas nuevas de la salvación, diciendo: ¡Tu Dios reina!

En el versículo 8, los centinelas de Sion ya vislumbran con sus propios ojos la gloriosa llegada de Jehová, y dan gritos de júbilo anunciando a todo el pueblo. Y en el versículo 9 el profeta exhorta a las mismas ruinas de Jerusalén a prorrumpir juntas con gritos de júbilo, porque Jehová ha consolado a su pueblo y ha redimido a Jerusalén.

Los versículos 1-12 anuncian una nueva inmigración desde Babilonia a Jerusalén, para lo cual han de hacerse los debidos preparativos. Jehová mismo irá delante y detrás de su pueblo, sirviéndole de protección y guía en el camino a Sion.

Obra expiatoria del siervo de Jehová

Los versículos 13-15 constituyen las últimas palabras concernientes al siervo de Jehová que aún pueden referirse al pueblo de Israel. Como tales, constituyen un impresionante epílogo de los anuncios proféticos del capítulo 52. Israel triunfará en medio de las naciones. De la manera que muchos se asombraron de él al ver su extrema humillación y holocausto, así Israel asombrará a muchas naciones, porque su triunfo será tan impresionante que los reyes cerrarán la boca delante de él.

Por otro lado, los versículos 13-15 son también las primeras palabras que se refieren a una persona. Y de esta persona, que posee facultades expiatorias que Israel no puede reclamar como nación, se trata en el capítulo 53.

¿A qué anuncio profético se refiere 53:1? ¿Se refiere a las palabras Deuteronomio 52:10? Allí está escrito: Jehová ha descubierto el brazo de su santidad ante los ojos de todas las naciones. Todos los confines de la tierra verán la salvación de Jehová, que alude a la manifestación del brazo de Jehová. Es más: En 52:8 está escrito: … porque cuando Jehová vuelva a Sion, lo verán con sus propios ojos (ojo a ojo, es decir, cara a cara).

Los versículos 2 y 3 nos muestran a esta persona, el siervo de Jehová, como surgiendo en la escena de la historia como yonéq. Esta palabra ha sido tradicionalmente traducida como retoño debido a su paralelismo con el segundo hemistiquio: y como una raíz. Pero no se trata solamente de la analogía de una planta, pues la palabra yonéq básicamente significa bebé y deriva del verbo yanáq, que significa “mamar”. A continuación se lo presenta como un hombre sin atractivo físico especial y como experimentado en lo que es el sufrimiento humano. Cuando el profeta dice: escondimos de él el rostro, indica que su pueblo se avergonzaría de él. Sin embargo, aunque su pueblo lo menosprecie y no lo estime, él es el siervo de Jehová. Su aparición en la escena humana concede carácter literal a muchas otras profecías que pudieron haber pasado como simples figuras poéticas. Ahora hay la posibilidad de verle cara a cara.

Los versículos 4-7 constituyen la revelación más revolucionaria de la teología bíblica. Tratan de su obra expiatoria a favor de su pueblo. Esta obra, a la manera de lo simbolizado en los sacrificios del templo, involucra su muerte.

Los versículos 8-10a constituyen una reflexión profética de lo expresado en el párrafo anterior. Impresionan en especial las últimas palabras del versículo 9 y las primeras del versículo 10: Aunque nunca hizo violencia, ni hubo engaño en su boca, con todo eso, Jehová quiso quebrantarlo y le hirió. La nota de la RVA que cuelga de la palabra hirió indica que se ha traducido esta palabra con la ayuda de los Rollos del Mar Muerto. Efectivamente, en la RVR-1960, la palabra hebrea hejéli (que es una palabra trunca y con sus letras en desorden debido a un problema en la transmisión del texto) ha sido traducida: sujetándole a padecimiento. La razón para traducir de esta manera es que la palabra parecía proceder del verbo jalah, que significa enfermarse. Pero los Rollos del Mar Muerto tienen la palabra intacta: vayejalelehu, que se traduce literalmente: y lo atravesó. Queda así claro, que la palabra deriva del verbo jalal, que significa atravesar o producir una herida mortal. De la misma palabra deriva la palabra hebrea que se traduce cadáver. Está clara y corroborada la referencia a muerte.

Los versículos 10b y 11a constituyen la cúspide del asombro porque indican que el siervo de Jehová volvería a vivir después de haber muerto, y que aun vería descendencia. El viviría sin fin, haciendo prosperar en su mano la voluntad de Jehová. El no fracasaría ni una sola vez, como Israel que fracasó muchas veces. El lograría ver la luz, aquella luz anunciada por Isaías hijo de Amoz en 9:2, y que era la alborada de una nueva era en la historia universal, la antesala misma de la eternidad. De esta manera él quedaría satisfecho.

Como se observará las palabras del profeta terminan con la misma nota de victoria con que empieza esta sección en 52:13: He aquí que mi siervo triunfará…

Los versículos 11b y 12 ya no salen de la boca del profeta, sino que son palabras pronunciadas directamente por Jehová, como se observa cuando llama al siervo de Jehová: mi siervo justo. Mientras en el resto del capítulo 53 el profeta parece referirse al alcance de la obra expiatoria del siervo de Jehová a favor de su pueblo Israel, en el versículo 11b las palabras justificará a muchos, y cargará con los pecados de ellos parecen referirse a su alcance mundial, universal.

Finalmente, mientras esta profecía empieza con un prólogo donde Jehová habla en primera persona, y donde dice: He aquí que mi siervo triunfará… también termina con un epílogo. También en el epílogo Jehová habla en primera persona y dice: Por su conocimiento mi siervo justo justificará a muchos… De esta manera Jehová corrobora el anuncio profético desde antes de que empiece y después de haber concluido.

En Hechos 8:26-40 esta profecía del libro de Isaías es asociada con la persona y la obra del Señor Jesús.[/private]

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar