Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Isaías 61: El Espíritu de Dios está sobre mí

Isaías 61:1 El Espíritu del Señor Dios está sobre mí, porque me ha ungido el Señor para traer buenas nuevas a los afligidos; me ha enviado para vendar a los quebrantados de corazón, para proclamar libertad a los cautivos y liberación a los prisioneros;

Esta sección describe el ministerio del ungido de Dios como un mensajero de la libertad y el consuelo divinos. También se refiere a lo que significará el ministerio de Dios para las demás naciones. Todo ello se desprende de las promesas del pacto divino. Desde una perspectiva histórica, algunos especialistas ven en el ungido a Esdras. Ungió, mashach: Ungir, frotar con aceite para consagrar algo o a alguien. Mashach aparece 70 veces y se refiere a la costumbre de frotar o untar, con aceite santificado, a personas santas o cosas sagradas para su consagración. En particular, tanto los sacerdotes como los reyes fueron instalados en sus cargos mediante la unción. En Exodo 40:9-14, se estipula que el altar, el tabernáculo, la fuente y los hijos del sumo sacerdote, habrían de ser ungidos. El derivado más importante de mashach es mashiyach (Mesías), que quiere decir «el ungido». Como Jesús es el Ungido prometido, su título llegó a ser: «Jesús, el Mesías». Mashiyach se traduce al griego como Christos, de ahí la designación «Cristo». Jesús citó este versículo y parte del versículo 2 en la sinagoga de Nazaret. Afirmó entonces que aquí se encontraba la esencia de su ministerio. También describió la misión fundamental que había encomendado a su Iglesia. [private]

Isaías 61:2 para proclamar el año favorable del Señor, y el día de venganza de nuestro Dios; para consolar a todos los que lloran,

Jesús citó estas palabras en Lukas 4:18-19. Cuando leyó para el pueblo en la sinagoga, se detuvo en la mitad de 61.2 después de las palabras «a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová». Cerrando el libro, dijo: «Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros». El resto de 61.2, «y el día de venganza del Dios nuestro», se cumplirá cuando Jesús vuelva a la tierra otra vez. Ahora estamos bajo el favor de Dios, su ira aún no ha llegado.

El día de la venganza : Corresponde a la Segunda Venida de Cristo.

Isaías 61:3 para conceder que a los que lloran en Sion se les dé diadema en vez de ceniza, aceite de alegría en vez de luto, manto de alabanza en vez de espíritu abatido; para que sean llamados robles de justicia, plantío del Señor, para que El sea glorificado.

El simbolismo representa aquí el gozo que acompaña al establecimiento del reino del Mesías. Espíritu angustiado : Se refiere al desaliento. Debe ser reemplazado por una vida abundante (manto de alegría). Muchos ven en este texto el poder del culto de alabanza para expulsar la tenebrosas consecuencias de la incertidumbre. El glorioso manto de la alabanza, la senda de la alabanza. La raíz hebrea de «manto» (~atah) sugiere que la alabanza no es una prenda de vestir que ocasionalmente usamos. Se nos invita, literalmente, a «arroparnos» o «cubrirnos», de forma tal que no haya hendidura alguna por donde puedan penetrar los elementos hostiles. Este manto de alabanza repele y reemplaza el espíritu de pesadumbre. Su mensaje de aliento y esperanza se dirige a todos los oprimidos por la duda y el temor. «Vístete» de este manto. Una pieza de vestir para el invierno sólo nos protege del frio cuando la utilizamos. ¡Vistámonos con el manto de la alabanza en los momentos difíciles! ¡Haz lo que te dice la Palabra de Dios!

Isaías 61:4 Entonces reedificarán las ruinas antiguas, levantarán los lugares devastados de antaño, y restaurarán las ciudades arruinadas, los lugares devastados de muchas generaciones.

Isaías 61:5 Se presentarán extraños y apacentarán vuestros rebaños, e hijos de extranjeros serán vuestros labradores y vuestros viñadores.

Isaías 61:6 Y vosotros seréis llamados sacerdotes del Señor; ministros de nuestro Dios se os llamará. Comeréis las riquezas de las naciones, y en su gloria os jactaréis.

Bajo el antiguo pacto, Dios ordenó a los sacerdotes de Israel que se pararan entre El y su pueblo. Llevaban la Palabra de Dios al pueblo, y las necesidades y los pecados del pueblo a Dios. Bajo el nuevo pacto, todos los creyentes son sacerdotes ante Dios, leyendo la Palabra de Dios y procurando comprenderla, confesando sus pecados directamente a Dios y ministrando a otros.

Isaías 61:7 En vez de vuestra vergüenza tendréis doble porción , y en vez de humillación ellos gritarán de júbilo por su herencia. Por tanto poseerán el doble en su tierra, y tendrán alegría eterna.

Y los extraños serán vuestros labradores : Otra vez la promesa de que los gentiles honrarán y servirán el propósito de Dios y que el pueblo de Dios siempre proveerá sacerdotes para todas las naciones.

Isaías 61:8 Porque yo, el Señor, amo el derecho, odio el latrocinio en el holocausto. Fielmente les daré su recompensa, y haré con ellos un pacto eterno.

Sufrimos por muchas razones: nuestros errores, las faltas de otros, la injusticia. Cuando sufrimos por nuestros errores, obtenemos lo merecido. Cuando sufrimos a causa de otros o por la injusticia, Dios se enoja. Dios en su misericordia dice que su pueblo ha sufrido bastante. Recompensará a los que sufren por la injusticia. Dios saldará las cuentas.

Isaías 61:9 Entonces su descendencia será conocida entre las naciones, y sus vástagos en medio de los pueblos; todos los que los vean los reconocerán, porque son la simiente que el Señor ha bendecido.

Isaías 61:10 En gran manera me gozaré en el Señor, mi alma se regocijará en mi Dios; porque El me ha vestido de ropas de salvación, me ha envuelto en manto de justicia como el novio se engalana con una corona, como la novia se adorna con sus joyas.

Una voz no identificada anuncia los beneficios personales que traerá el ministerio del Ungido. Justicia implica salvación. La palabra «me» puede referirse al Mesías, la persona ungida por el Espíritu de Jehová, o a Sion que simboliza el pueblo de Dios. El lenguaje figurado del Novio o Esposo se utiliza en la Escritura a menudo para describir al Mesíasx, mientras que el lenguaje figurado de Novia o Esposa se utiliza para describir al pueblo de Dios. Nosotros también podemos vestirnos con la justicia de Cristo cuando creemos en El

Isaías 61:11 Porque como la tierra produce sus renuevos, y como el huerto hace brotar lo sembrado en él, así el Señor Dios hará que la justicia y la alabanza broten en presencia de todas las naciones.

Las buenas nuevas de liberación

Al final del comentario de la sección Deuteronomio 59:16-21 indicamos que las promesas del versículo 21 pueden haber sido para el profeta y sus descendientes: Mi Espíritu que está sobre ti y mis palabras que he puesto en tu boca no se apartarán… Estas palabras pueden ser la base para la declaración del profeta en el versículo 1: El Espíritu del Señor Jehová está sobre mí…

El profeta, que antes se viera desprovisto de la capacidad para interceder, se vio de pronto investido del poder del Espíritu de Dios para encarnar el mensaje de liberación para Sion. Sus palabras en los versículos 1 y 2 fueron leídas por nuestro Señor Jesús en la sinagoga de Nazaret, para luego basar en ellas su testimonio mesiánico. Las figuras literarias que describen el efecto o consecuencias del ministerio del profeta, se convierten en hechos concretos en la persona y ministerio de Jesús. No obstante, pasemos a considerar el sentido de las palabras del profeta a la luz de su mismo desempeño profético.

El profeta ha adquirido conciencia de su misión profética y se siente ungido por el Espíritu de Dios para anunciar las buenas nuevas de liberación a una comunidad sumida en la humillación y la desesperación de la pobreza, en la desilusión y desaliento o “quebranto de corazón” , de la esclavitud y de la cárcel que constituye el perder la visión).

La meta de su ministerio profético es hacer resurgir la vida en medio del duelo nacional. La ceniza, que es señal de duelo, va a ser reemplazada por una diadema de gloria. Va a haber aceite de regocijo y manto de alabanza.

¿En qué reside la garantía de estas buenas nuevas? La respuesta fue dada en 60:21 y se repite aquí en el versículo 3: Serán efectivas porque han sido destinadas para manifestar la gloria divina. Para Dios es un asunto de honor que la ruina y la desolación desaparezcan del país y que sean restauradas las ciudades destruidas.

En los versículos 5-9 y en versículo 11 el profeta concibe la reunificación de toda la humanidad en un solo pueblo, en medio del cual Israel asumirá el sitial del sacerdocio. Todos ellos estarán entregados por completo al servicio de Dios, mientras que las demás naciones llevarán a cabo las actividades seculares.

Quizá teniendo en mente la vergonzosa remuneración y el abandono por parte del pueblo de sus guías espirituales, los sacerdotes y los levitas de los días del profeta, él vislumbra que en lugar de la presente vergüenza habrá doble porción y en lugar de la afrenta se regocijarán por su heredad.

Los versículos 8 y 9 siguen refiriéndose a este nuevo y más extenso radio del servicio sacerdotal de todo el pueblo de Israel. Jehová recompensará sus obras con fidelidad, sobre la base de un pacto eterno (v. 8). No como hizo el pueblo de Israel con sus sacerdotes y levitas, a los cuales abandonó. El encumbramiento de Israel a un sitial glorioso en medio de los pueblos hará que todos reconozcan que ellos son la simiente que Jehová bendijo.

La justicia como la base de la recompensa de los siervos de Dios, y la alabanza a Dios como resultado del cumplimiento del ministerio sacerdotal delante de todas las naciones, son lo que el Señor mismo va a hacer germinar en el planeta tierra.

El versículo 10 interrumpe la secuencia del pensamiento expuesto arriba, por lo cual se cree que su sitio original habría sido al final del capítulo, después de las palabras del versículo 11. El versículo 10 en realidad subraya la investidura del profeta para anunciar las buenas nuevas de salvación y de justicia. Es muy posible que el contenido del versículo 10 haya sido traspuesto en una fase temprana de la transmisión, siendo su lugar correcto antes Deuteronomio 62:1, donde se retoma el tema de la justicia y la salvación. [/private]

    Páginas: 1 2 3

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar